La elección por la virtud: 021

Pág. 021 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


DECIO:

               Pues di, ¿hasla dicho algo?

CÉSARO:

               Sí, mas diéronla los riscos
               su aspereza.

DECIO:

               Todas son
               gatos en camaranchón.
               ¡Do al diablo gatos ariscos!

CÉSARO:

               No tanto que no me avisa
               tal vez con los ojos bellos
               que espere mi amor en ellos
               lo que me ofrece su risa.
               Y aunque con lengua grosera,
               responde de cuando en cuando,
               risueño el semblante y blando,
               y en el mercado me espera,
               porque mis deseos entiende.

DECIO:

               Mas porque ve el interés
               que saca de ti después,
               que a precio de oro te vende
               sus rústicas mercancías.

CÉSARO:

               Antes juzgas como necio;
               porque sólo el justo precio
               toma, sin que mis porfías
               la hayan podido obligar
               a que un anillo reciba.

DECIO:

               Una condición esquiva
               ansí suele comenzar.
               Ella se ablandará cuando
               al interés no resista,
               que no hay mejor tomista
               que la que empieza en "Durando."
               Pero. ¿aguárdasla hoy?