La elección por la virtud: 020

Pág. 020 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


CÉSARO:

               No digas más.

DECIO:

               ¿Tú espliego?, ¡Y me negarás
               que es amor! O ¿eres barbero?

CÉSARO:

               Decio, la mayor venganza
               que Laura tendrá de mí,
               es que una villana ansí
               me obligue a hacer tal mudanza.
               Conflésote que la adoro.

DECIO:

               Fáciles muros contrastas.

CÉSARO:

               Ni perlas en conchas bastas,
               ni en sayal guarnición de oro,
               ni el sol que por la mañana
               por nubes tienda el cabello,
               sale más bizarro y bello
               que la graciosa villana
               entre el grosero vestido,
               donde la naturaleza,
               sin el arte, a su belleza
               su poder todo ha rendido.
               Si vieres la sal que tiene
               cuando habla, aunque el lenguaje
               corresponde con el traje;
               si el donaire con que viene
               a vender vieras despacio,
               yo sé que me disculparas
               y su aldea ventajaras
               a la corte y el palacio.
               Ocho días ha que salgo
               a verla, y después de vella
               quedo más muerto por ella.