La elección por la virtud: 019

Pág. 019 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


DECIO:

               Porque te desvelas
               mucho, Y más que las escuelas
               cursas la plaza y mercado
               de Fermo. Si las más veces
               vienes, y en viéndola aquí
               sin más criados que a mí,
               con ser quien eres, te ofreces
               hablar con ella, de modo
               que das nota a quien te ve;
               y si quieres que te dé
               razón que lo diga todo,
               ¿por qué me mandas comprar
               cuanto aquí trae a vender?
               ¿Para qué puedes querer
               lino tú, pues no has de hilar?
               ¿No me hiciste el otro día
               que me ensuciase la ropa
               con una carga de estopa
               que trujo?

CÉSARO:

               Harás que me ría.

DECIO:

               ¿De qué sirven tus cautelas?
               ¿Qué puede significar
               hacerme ansí ayer comprar
               una espuerta de pajuelas
               que trujo? Dos aposentos
               tengo llenos de despojos,
               semejantes, de manojos
               de cebollas, de pimientos,
               de tomillo, de romero,
               de espliego...