La elección por la virtud: 018

Pág. 018 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


DECIO:

               Es la mejor;
               mas no mirabas en eso
               habrá un mes cuando adorabas
               a Laura y palabra dabas
               de ser su esposo.

CÉSARO:

               El exceso
               de amor disparates fragua
               como esos. ¿Qué no dirá
               Decio, el que hidrópico está
               por echarse un golpe de agua?
               De Laura no hay calentura,
               y ya la sed acabó.

DECIO:

               La causa bien la sé yo.

CÉSARO:

               Dirás alguna locura.

DECIO:

               Diré que la villaneja
               que cada día al mercado
               viene, ese clavo ha sacado.

CÉSARO:

               Necio, disparates deja.

DECIO:

               Niégamelo, por tu vida,
               que estoy yo ciego, señor.
               Yo sé que en tu pecho, amor,
               juega a "salga la parida,"
               y que a Laura ha rempujado.

CÉSARO:

               ¿Por qué?