La elección por la virtud: 017

Pág. 017 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


CÉSARO:

               Decio, desde que salí
               de nuestra patria, Fabriano,
               y vine a Fermo a estudiar,
               de Laura olvidé el amor.
               ¿Débole más que el favor
               que una dama suele dar
               a quien comienza a servilla;
               una ventana, un semblante
               risueño, una mano, un guante,
               y cuando mucho, una silla
               en su casa?

DECIO:

               ¡Aqueso es bueno!
               ¿Pues amor que había llegado,
               señor, a verse ensillado
               sabe tan poco de freno?
               Es imposible.

CÉSARO:

               Yo sé
               que el príncipe de Fabriano,
               mi padre, y Julio, mi hermano,
               tienen de holgarse en que esté
               tan libre que a Laura olvide,
               porque lo llevaban mal.

DECIO:

               Laura es mujer principal.

CÉSARO:

               Más prendas mi sangre pide,
               que, aunque soy hijo menor,
               en Italia ni en Sicilia
               no hay más ilustre familia
               que la Ursina.