La elección por la virtud: 016

Pág. 016 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


DECIO:

               Vengamos al fundamento.
               Las especies que a los ojos
               representan los despojos
               de la dama ¿no son viento?
               Sí, que para verte a ti,
               desde el lugar donde estás,
               especies al viento das
               las cuales llegan a mí
               y me enseñan tu retrato.

DECIO:

               Todo lo concedo.

CÉSARO:

               Pues,
               claro está que lo que ves
               es el viento, mentecato.
               Luego si ama el pensamiento
               la hermosura que miré,
               y ésta sólo viento fue,
               el amor no es más que viento.

DECIO:

               Bien tu opinión has probado.
               Conforme a aqueso, señor,
               nadie tendrá más amor
               que un cuero cuando está hinchado,
               porque es todo viento.

CÉSARO:

               Quiero
               dejarte para importuno.

DECIO:

               Ahora sé que es todo uno
               viento, amor, amante y cuero.
               ¡Pobre de Laura, que en vano
               llora, Césaro, por ti!