La elección por la virtud: 007

Pág. 007 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


PERETO:

               Ahora quiero que me des
               este gusto.

SIXTO:

               Si lo es
               vuestro, alto, enhorabuena.
Siéntanse todos

PERETO:

               Almorzad, que hasta la cena
               no habéis de comer los tres.

CAMILA:

               ¿Qué os dice, padre, la lonja?

PERETO:

               Que si mirara de espacio
               la ambición y la lisonja
               del adulador palacio
               que al rico sirve de esponja,
               el que es de tu gusto esclavo
               estimara más que el pavo,
               el francolín y el faisán,
               pobre mesa y negro pan,
               añejo jamón, y al cabo
               dos cascos de una cebolla,
               que en la labradora mesa
               siempre que anda el hambre en folla
               son, en vez de la camuesa,
               mondadientes de la olla.
               Porque aquí, todos sentados,
               no hay menos ni más honrados.
               Todos comemos al fin,
               sin que nos esté el rüín
               contándonos los bocados,
               como en el palacio están.