La elección por la virtud: 006

Pág. 006 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


PERETO:

               ¡Ay, mi sobrina querida!
               Mi vejez ve en ti su abril.

CAMILA:

               Entre esas dos rebanadas
               viene que alienta su olor.

SABINA:

               Comedlas, que están pringadas,
               porque desde el asador
               en las diversas jornadas
               que al plato la lonja hacía,
               que las cumpliesen decía
               las lágrimas que lloraba
               y cada vez que llegaba,
               y enjugárselas quería,
               como en toalla de lino
               descansaban sus enojos,
               y lloraban, imagino,
               los dos, dando el pan los ojos,
               las lágrimas el tocino.

PERETO:

               ¡Qué gracia! Camila amada,
               parte.

SABINA:

               Comé si os agrada,
               aunque está salado a fe.

PERETO:

               Por muy salado que esté,
               hija, estáis vos más salada.
               Félix, siéntate aquí.
               Ea, ¿no os sentáis las dos?
De rodillas

SIXTO:

               Padre, ya sabéis de mí
               que siempre que coméis vos,
               gusto yo de estar ansí.