La elección por la virtud: 002

Escena I
Pág. 002 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


Sale SIXTO de labrador pobremente vestido;
saca a su padre muy viejo, vestido de labrador,
con un gabán viejo, y sácale casi en brazos,
con báculo grosero. Llámase PERETO, el viejo


SIXTO:

               Ya es, padre, hora de almorzar.
               Aquí hace buen sol. Sabina,
               saca un banco en que sentar
               nuestro padre.

PERETO:

               ¡Peregrina
               virtud! ¡Piedad singular!
               Hijo, aunque viejo y cansado,
               no tanto que si arrimado
               a un palo los pies provoco,
               no pueda andar poco a poco.
               Soy ya viejo, estoy pesado;
               ya de mis carnes molestas
               la carga grave contemplo.
               Suelta, si ya no me aprestas
               de la cigüeña el ejemplo,
               que lleva a su padre a cuestas;
               no te canse, por tu vida,
               pues, la cosa más querida
               de mi vejez...