La dama del olivar (Versión para imprimir)

Esta es la versión para imprimir de La dama del olivar.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada



Personas
Pág. 001 de 130
La dama del olivar


La dama del olivar Tirso de Molina

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



• Don GASTÓN, caballero
• Don GUILLÉN, Comendador de Santiago
• NISO, pastor viejo


• CORBATO, pastor
• Nuestra Señora la VIRGEN María
• ROBERTO, bandolero
• Doña PETRONILA


• GALLARDO
• MAROTO, pastor
• ARDENIO, pastor
• MONTANO, pastor


• LAURENCIA, pastora
• MARBELIO, bandolero
• LIRANO, bandolero




>>>

Escena I
Pág. 002 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


Salen NISO, pastor viejo,
MAROTO, CORBATO, ARDENIO,
MONTANO, y LABRADORES
NISO:

               ¡Brava fiesta!

CORBATO:

               Y la señora
               por quien se hizo, hermosa y mansa.

MONTANO:

               Quien en servirla se cansa
               lo mucho que pierde ignora.

ARDENIO:

               ¡Buen mayordomo!

NISO:

               Y devoto.

MONTANO:

               Pastor que el ganado deja
               por tan blanca y pura oveja,
               dichoso él.

NISO:

               En fin, Maroto,
               vos habéis dejado el cargo
               con honra y fama.

MAROTO:

               Y vendrá
               otro que me sacará
               de la puja rico y largo.

NISO:

               ¡Qué buena estaba la igreja!

MAROTO:

               Como pude la compuse;
               claveles en ella puse
               desde el altar a la reja.
               Verbena, espadaña y juncia
               por el suelo derramé;
               agua de trébol eché
               en las pilas.


Pág. 003 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


ARDENIO:

               Bien anuncia
               vuesa mucha devoción
               la que en el alma encubrís.

NISO:

               Galán, Maroto, venís.

MAROTO:

               Yo saco en la procesión
               todas las galas que tengo.
               El más pobre de Estercuel
               soy.

CORBATO:

               Y el más devoto de él.

MONTANO:

               Alegre en extremo vengo
               de haber visto cuán compuestas
               las calles de nuestra aldea
               estaban.

MAROTO:

               Toda desea
               hacer a nuestra Virgen fiestas.

MONTANO:

               ¡Qué de pinos que plantaron
               por ellas! Y las mujeres
               con qué gustos y praceres
               que las ramas adornaron
               con sus basquiñas de grana.

CORBATO:

               No dejaron paramento,
               cual si huera el monumento,
               cortina o red aldeana
               que en las puertas y paredes
               no colgasen.

NISO:

               Pescarán
               si en el mar del mundo están,
               el cielo con tales redes.


Pág. 004 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


ARDENIO:

               Pues a falta de pastillas
               no faltó incienso y espliego
               y aun estoraque, que el huego
               no quemase en escodillas,
               que por las calles a trechos
               daban gusto y devoción.

MAROTO:

               ¡Oh, qué incienso es la oración,
               y qué grandes sus provechos!

NISO:

               La fiesta, en fin, de septiembre
               en que nació nuesa estrella,
               ha estado extremada y bella.

MAROTO:

               El labrador are y siembre
               los granos que el hielo cubre
               y restituye en agosto.
               Llene las cubas de mosto;
               coja la fruta en Octubre.
               Compre y venda el mercader
               en las herias y mercados,
               traten de armas los soldados,
               vista galas la mujer.
               Los sabios estudien leyes,
               tienten pulsos los dolores,
               dense placer los señores
               y ganen tierra los reyes.
               Mientras yo apaciento el hato
               donde el manso me conoce,
               el corderillo retoce
               y se encarame el chivato.
               Que más precio los halagos
               con que el mastín me hace fiestas,
               la leche en tarro, las fiestas
               que dan el deleite a tragos;
               a la noche en casa la olla,
               y al amanecer las migas,
               que de los ajos amigas,
               son deudos de la cebolla;
               y tras ellas una misa
               al alba en que el sacristén
               dice cantando el amén
               sobre el sayo la camisa,
               que cuanta riqueza guarda
               el avaro.


Pág. 005 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


MONTANO:

               A eso me acoto.

CORBATO:

               Venturoso vos, Maroto,
               que el temor no os acobarda
               del señor, como al privado.

MAROTO:

               Bueno me le ha dado Dios.

ARDENIO:

               Medra su hacienda por vos.

NISO:

               A buen amo, buen crïado.

MAROTO:

               Don Gastón de Bardají,
               noble señor de Estercuel,
               ni es soberbio ni crüel.
               Desde que su pan comí
               mil mercedes Dios me hace.

NISO:

               Mucho priva con el reye.

MAROTO:

               Conoce su esfuerzo y leye,
               por eso le satisface.
               A conquistar a Valencia
               el rey don Jaime partió
               y consigo le llevó.

NISO:

               Tiene en la guerra experiencia.
               Que os hallase me holgaría,
               cuando volviese, Maroto,
               casado.

MAROTO:

               ¿A mí?

MONTANO:

               ¡Juro al soto
               que había de her aquel día
               mil locuras de placer!


Pág. 006 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


MAROTO:

               No sabré yo her buen casado.

NISO:

               Ya que en esto hemos tocado,
               hombre que está sin mujer,
               Maroto, no es hombre entero,
               pues le falta la mitad.

MAROTO:

               La mitad, ¿cómo?

NISO:

               Escuchad.
               ¿De nueso padre primero
               no dice el cura que a Eva
               durmiendo un día sacó?

MAROTO:

               De sus huesos la formó.

NISO:

               ¿Luego la mitad le lleva?

MAROTO:

               No me casaré, aunque pueda,
               con mujer que en eso da,
               que al hombre le quitará
               la otra mitad que le queda.
               Y a fe que es cosa inhumana
               que, formándose de un hueso
               tan firme, tan duro y tieso,
               la mujer sea tan liviana.
               Dadla a la buena ventura;
               que es, al fin, la más hermosa,
               si de carne, peligrosa;
               y si de hueso, muy dura.

ARDENIO:

               No decís mal.

MAROTO:

               Y aun por eso
               las mujeres, Niso, son
               de tan mala digestión:
               que no se digiere el hueso.


Pág. 007 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


NISO:

               Pues mi Laurencia no es tal,
               ni en liviana o dura peca,
               que en lo amoroso es manteca
               y en lo honrado pedernal.
               No hay en Aragón mujer
               que mijor os pueda estar,
               y si os la vengo a pintar
               yo sé que la heis de querer.
               Sus años verdes y en flor,
               y su hermosura en la aldea,
               no hay borrico que la vea
               que no rebuzne de amor.
               Es de una imagen su cara.
               ¿Con qué la lava? Dirás
               con lleve el diablo lo más
               que un caldero de agua clara.
               Los cabellos, no dirán,
               son que al sol causan vergüenza,
               y cuando en cola los trenza
               en las rodillas la dan.
               La frente bruñida y lisa,
               las cejas son de amor arcos,
               los ojos, si no son zarcos,
               provocan a amor y a risa.
               Pues los carrillos, no hay mozo
               que no cante al descobrillos,
               "Más valen vuesos carrillos
               que el carrillo de mi pozo."
               De las narices no pocos
               han dicho, "Alegre estuviera,
               Laurencia, si amor me hiciera
               de vuesas narices mocos.


Pág. 008 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


NISO:

               ¿Pues qué la boca? Aunque pasa
               de raya, limpia y risueña;
               que no es bien que sea pequeña
               la portada de la casa.
               Los dientes altos y bajos,
               en hilera y procesión,
               piñones mondados son,
               a lo menos dientes de ajos.
               ¿Qué diré de los hocicos?
               Son que amapolas parecen
               cuando entre los trigos crecen.
               Pues los dos hoyuelos chicos
               que hace en riéndose, el cielo,
               a tener allá su cara,
               en ellos cro que jugara
               con el Amor al hoyuelo.
               Pues la barba, ¿qué otra cría
               más abajo de cristal?
               Con ella el mejor zagal
               barba a barba la abriría.
               Las tetas son naterones
               y los corpiños encellas,
               que mamara Amor en ellas
               a no, encubrir los pezones.
               Las manos, que nunca adoba,
               más brancas fueran que el pecho,
               a no haberlas callos hecho
               ya el cedazo, ya la escoba.


Pág. 009 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


NISO:

               La cintura puede entrar
Señala los dedos
               aquí, y si amor navegara
               mejor su estrecho pasara
               --¡pardiez!--que el de Gibraltar.
               Pues aquella redondez,
               monte de nieve y cristal,
               rodará encima el brïal
               por ella Amor cada vez.
               Pues las piernas, si en el río
               lava, porque el cristal borre,
               corrido de verlas corre
               más aprisa y con más brío.
               Los pies calzan once puntos,
               cuando la aprieta el botín;
               mas sea ella honrada, en fin,
               que no miraréis en puntos.
               Pintada os la tengo toda,
               puesto que mal y en bosquejo,
               lo demás allá os lo dejo
               para el día de la boda.

MAROTO:

               No del todo me despido
               de daros, Niso, placer,
               que, en fin, la buena mujer
               suele hacer bueno al marido;
               pero venga mi señor,
               que lo que ha de ser dirá.


Pág. 010 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


NISO:

               Rico dote se os dará,
               que aunque es mi hija la menor,
               por verla con vos casada,
               vos prometo dar, Maroto,
               un pedazo de este soto
               y media fanega arada
               de tierra, catorce ovejas
               y seis cabras con el perro,
               la barrosa y el becerro,
               una casa con sus tejas
               que no de techo pajizo,
               una cama con su ajuar,
               un San Miguel, que pintar
               en una sábana hizo
               mi abuela, que Dios perdone,
               y dos calderas también
               con su cuchar y sartén
               que rojas las migas pone.
Sale un CRIADO

MAROTO:

               Todo es bueno, y lo mejor,
               ser Laurencia vuestra hija.

CRIADO:

               El puebro se regocija
               porque viene mi señor
               de Valencia y ha dejado
               al buen reye en Zaragoza.


Pág. 011 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


MAROTO:

               No en balde el monte le goza
               y se está riendo el prado,
               que no hay señor que le iguale.

NISO:

               Bien podéis eso decir.

CRIADO:

               ¡Ao! Vámosle a recebir;
               pero al encuentro mos sale.
Sale don GASTÓN,
bizarro de camino

GASTÓN:

               ¡Oh, mis zagales, alcalde,
               Corbato, Ardenio, Maroto!

NISO:

               Llegad, las manos besalde.

MAROTO:

               No en balde se alegra el soto
               ni está verde el prado en balde
               viéndoos, señor, con salud
               en vuesa tierra y vasallos.

GASTÓN:

               Huélgome con su quietud,
               que no puedo deseallos
               mejores.

NISO:

               Por su virtud.

MAROTO:

               ¿Cómo venís de la guerra,
               buen señor?

GASTÓN:

               Gracias á Dios
               vitorioso.

MAROTO:

               Nuesa tierra
               estaba triste sin vos

GASTÓN:

               Es, en fin, mi estado y tierra.


Pág. 012 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


MAROTO:

               El ganado que apaciento,
               y por ser vuestro es dichoso,
               sin vos dejara el sustento.
               El cordero temeroso,
               que da los brincos a ciento,
               balaba por don Gastón;
               las ovejas os llamaban;
               y con ronco y triste son,
               por suspirar, rebuznaban
               los borricos, con perdón.
               Secábase el prado ameno,
               donde el hato flores pace,
               de luto y tristeza lleno,
               porque todo este mal hace
               la ausencia de un señor bueno.

GASTÓN:

               Debéisme esa voluntad.

NISO:

               ¿Qué ha habido de guerra?

GASTÓN:

               Queda
               conquistada la ciudad
               de Valencia, donde pueda
               renacer la cristiandad
               que el mahomético profeta
               desterró por tantos años.
               Borró de ella el rey su seta
               llena de vicios y engaños.
               Ya queda segura y quieta,
               su mezquita consagrada,
               sus cautivos redimidos,
               su soberbia derribada
               y con blasones debidos
               eternizando su espada,
               el rey don Jaime glorioso,
               tan agradecido al cielo,
               que, devoto y generoso,
               premió con divino celo
               al estado religioso
               fundando cuatro conventos
               en ella.


Pág. 013 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


MAROTO:

               ¡Gran cristiandad!

GASTÓN:

               Honró Dios los pensamientos
               de su liberalidad
               con milagrosos portentos;
               porque cerca de Valencia,
               al tiempo de conquistalla,
               para mayor evidencia
               de su amor, nuestro rey halla,
               animando su presencia,
               un retrato de aquel sol
               que, abrasando a Dios de amores,
               le vistió de su arrebol,
               un ramillete de flores,
               gloria del suelo español;
               un tanto monta del día;
               una suma del jardín
               que a Dios se aposenta y cría;
               un cielo en el suelo; en fin,
               una imagen de María,
               que en medio de aquella sierra
               el godo escondió del moro
               y en sus entrañas encierra
               aquel divino tesoro,
               feliz paz de nuestra guerra,
               desde que el campo asentó
               en su sitio el santo rey;
               Salomón que a Aragón dio,
               por defensa de su ley,
               el que por ella murió.


Pág. 014 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


GASTÓN:

               Cada noche aparecía
               un resplandor soberano
               sobre el monte que escondía
               a la que a Dios hizo humano,
               que al sol competencia hacía.
               Música alegre sonaba,
               dando tal gusto el oílla,
               que la devoción juzgaba
               ser de ángeles la capilla
               y su autor quien la entonaba.
               Determinóse de ver
               el rey el misterio oculto
               que allí se podía esconder,
               y con religioso culto
               el primero quiso ser
               que, con la azada villana,
               para que todos trabajen,
               cavase.

MAROTO:

               ¡Fe soberana!

GASTÓN:

               Y hallando una hermosa imagen
               debajo de una campana,
               alegre con tal tesoro
               dio su vitoria por cierta.

MAROTO:

               De placer devoto lloro.


Pág. 015 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


GASTÓN:

               Con los obispos concierta
               para que esté con decoro,
               que un monasterio real
               allí mismo se edifique
               a su devoción igual,
               y que a la Merced se aplique
               y se dé a su general
               fray Pedro Nolasco, piedra
               sobre quien Dios edifica
               la orden que por él medra,
               con el cuarto voto rica
               de la caridad, que es hiedra
               que a Dios alcanzan sus ramas.
               Orden de tantos favores,
               que, eternizando las famas
               de sus hijos redentores,
               los Fénix son de sus llamas.
               Fue el santo rey fundador
               de la orden militar
               dándola ser y favor,
               con que se quiso llamar,
               como Dios, rey redentor.
               Y, en fin, como era su hechura
               y de su celo heredera,
               darle la imagen procura
               de la que es de Dios esfera
               y cifra de su hermosura.
               Labró, en fin, en su montaña
               el templo, y hasta él con fiesta
               la coloca y la acompaña.
               La imagen del Puche es ésta
               que ha de ennoblecer a España;
               de que vengo tan devoto
               y envidioso, que quisiera,
               a merecerlo, Maroto,
               que de mi estado heredera
               viniera a ser.


Pág. 016 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


MAROTO:

               ¡Qué buen voto!
               Dome a Dios, mi buen señor,
               que es como suya esa fe,
               y que me muero de amor
               por ella, después que sé
               tan milagroso favor.
               Pero no se desconsuele;
               sirva y pretenda tal dama.
               Róndela, aunque se desvele,
               que a la casa de quien la ama
               venirse de asiento suele.
               Soltero es, no hay tal esposa
               como la virgen María,
               que es discreta y es hermosa,
               no pasa por ella día
               ni es en las galas costosa,
               que el sol de vestirla trata
               con cintas de resplandores,
               de estrellas sus trenzas ata,
               chapines trae de valores
               con sus virillas de prata,
               pues los adorna la luna;
               dote suyo son los cielos,
               do no hay temer la fortuna,
               y, en fin, no le dará celos,
               que es lo que más importuna.

GASTÓN:

               ¡Oh, qué buen casamentero,
               Maroto, sabéis hacer!

NISO:

               Pues sabed, señor, que quiero
               helle novio con mujer
               que vos aprobéis primero.


Pág. 017 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


ARDENIO:

               Al menos de nuesos votos
               lo que esto le importa sabe.

MAROTO:

               De lo ajeno manirrotos
               sois.

NISO:

               No es bien que en vos se acabe
               la casta de los Marotos.

GASTÓN:

               Y vos ¿qué decís a esto?

MAROTO:

               Que el casarse no es delito,
               y aunque es el estado honesto
               mijor, a vos me remito,
               en quien tengo el gusto puesto.

GASTÓN:

               Pues si está en mi parecer,
               vamos agora a palacio,
               que hay mucho en esto que hacer,
               y ha de mirarse despacio
               esto de tomar mujer.
Vanse.
Salen don GUILLÉN con hábito
de Santiago, y LAURENCIA,
como que ha cernido

LAURENCIA:

               Déjeme cerner mi harina.

GUILLÉN:

               Laurencia hermosa, cerned
               pensamientos de mi amor,
               porque la harina apuréis
               de esperanzas candeales
               que con el agua amaséis
               de mis ojos, y cozáis
               en el horno de mi fe.
               Celos serán levadura,
               tan agria cuanto cruel,
               que os dará pan blanco y tierno.


Pág. 018 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


LAURENCIA:

               No le como si trechel.
               Mire que he de amasar hoy,
               vaya con Dios su mercé
               y a las bobas diga amores,
               porque yo ya sé quién es,

GUILLÉN:

               ¿Quién soy?

LAURENCIA:

               Amante común
               que enamora cuántas ve,
               mesón que todo lo acoge,
               fuente que da de beber
               a gente de toda broza,
               prado concejil en quien
               pacen de comunidad
               hierba que mata después.
               Yo no tengo más de un alma,
               sólo un dueño ha de tener,
               que con una voluntad
               a una sola quiera bien.

GUILLÉN:

               Sola vos sois, sol hermoso,
               en quien me siento encender,
               fénix sola en hermosura.

LAURENCIA:

               Vaya, señor don Guillén,
               y venda esos morrimullos
               a Constanza y a Isabel,
               burladas de sus promesas
               como Polonia e Inés,
               y perdone que me vo
               porque hay mucho que cerner.

GUILLÉN:

               Aguardad un poco.

LAURENCIA:

               Mire...

GUILLÉN:

               ¿Qué?


Pág. 019 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


LAURENCIA:

               Que le enharinaré.

GUILLÉN:

               Yo sé cuándo menos dura
               me escuchábades.

LAURENCIA:

               Cerré
               las orejas con candados.

GUILLÉN:

               Pues ¿por qué es tanto desdén?

LAURENCIA:

               Porque tiene el corazón
               muy ancho y caben en él
               a gruesas, como botones,
               las pastoras que mantién.
               Caballero es de Aragón,
               sobre su pecho se ve
               la cruz que de Montalbán
               le encomendó nuesa fe.
               Pero ¿qué importa que traiga,
               mostrando que es hombre fiel,
               a los pechos la cruz roja
               si en el alma el diablo tien?
               Los que son comendadores
               y caballeros como él
               damas sirven de palacio
               con estrado y con dosel.
               Deje villanas groseras
               de sayal y de buriel,
               que no es bien coma truchuela
               quien truchas puede comer.

GUILLÉN:

               En fin, ¿ya me despedís?
               En fin, ¿ya no me queréis?

LAURENCIA:

               No, que da mal fin a todas
               y un mal fin es de temer.

GUILLÉN:

               Escuchadme una palabra.


Pág. 020 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


LAURENCIA:

               Ya le he oído más de diez
               y no quiero escuchar once.

GUILLÉN:

               Acabad.

LAURENCIA:

               Apártese.

GUILLÉN:

               No puedo.

LAURENCIA:

               Pues ¡por mi vida!...

GUILLÉN:

               ¿Qué?

LAURENCIA:

               Que le enharinaré.

GUILLÉN:

               Pues en esquiva habéis dado,
               y vos sola en Estercuel
               no estimáis mi voluntad,
               adiós.

LAURENCIA:

               ¿Luego vase?

GUILLÉN:

               Pues.

LAURENCIA:

               Vaya con la maldición.

GUILLÉN:

               ¿Qué más maldición queréis
               que partirme y no obligaros?

LAURENCIA:

               En fin, ¿se va?

GUILLÉN:

               ¿Qué he de hacer?

LAURENCIA:

               Volved acá, caballero.
               No seáis tan descortés;
               que los noes al principio
               son síes en la mujer.
               No estáis ducho en conocernos,
               y pues no lo estáis, sabed
               que las palabras que habramos
               han de entenderse al revés.

GUILLÉN:

               Pues ¿qué quieres?

LAURENCIA:

               Que no os vais.

GUILLÉN:

               Pues ¿tiénesme amor?

LAURENCIA:

               Sí, a fe.

GUILLÉN:

               ¿Mucho?


Pág. 021 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


LAURENCIA:

 Mucho, que es con celos.

GUILLÉN:

 ¿Quién te los causa?

LAURENCIA:

 Isabel.

GUILLÉN:

 Aborrézcola.

LAURENCIA:

 Mentides.

GUILLÉN:

 Mucho sabes.

LAURENCIA:

 Mi mal sé.

GUILLÉN:

 ¿Dónde la vi?

LAURENCIA:

 En el molino.

GUILLÉN:

 Yo, ¿cuándo?

LAURENCIA:

 Vos, y antiyer.

GUILLÉN:

 ¿Enamorado?

LAURENCIA:

 Y perdido.

GUILLÉN:

 Pues ¿qué la dije?

LAURENCIA:

 "Mi bien."

GUILLÉN:

 ¿Hubo más de aqueso?

LAURENCIA:

 ¿Pues?

GUILLÉN:

 ¿Qué hubo?

LAURENCIA:

 La embracijasteis.

GUILLÉN:

 ¿Eso qué importa?

LAURENCIA:

 ¡Oh, cruel!

GUILLÉN:

 ¿Pues un abrazo?

LAURENCIA:

 Es luchar,

GUILLÉN:

 ¿Para qué?


Pág. 022 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


LAURENCIA:

 Para caer.

GUILLÉN:

 Si tú me quieres...

LAURENCIA:

 ¿Qué hará?

GUILLÉN:

 Aborrecerla.

LAURENCIA:

 ¿Y después?

GUILLÉN:

 Ser amante tuyo.

LAURENCIA:

 ¿Y luego?

GUILLÉN:

 Adorarte a ti.

LAURENCIA:

 ¡Qué bien!

GUILLÉN:

 Yo lo juro.

LAURENCIA:

 ¿De qué modo?

GUILLÉN:

 Por tus ojos.

LAURENCIA:

 Burlas ven.

GUILLÉN:

 Por el cielo.

LAURENCIA:

 Está muy lejos.

GUILLÉN:

 Por mi fe.

LAURENCIA:

 No guarda fe.

GUILLÉN:

 Por mi vida.

LAURENCIA:

 Moriráse.

GUILLÉN:

 Por esta cruz.
Pone la mano en la del pecho

LAURENCIA:

 No la cree.

GUILLÉN:

 Por Dios.

LAURENCIA:

 Es un mal cristiano.

GUILLÉN:

 Pues ¿por quién quieres?

LAURENCIA:

 No sé.

GUILLÉN:

 Fía en mí.


Pág. 023 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


LAURENCIA:

               ¿Sobre qué prendas?

GUILLÉN:

               Sobre el alma.

LAURENCIA:

               Iráseme.

GUILLÉN:

               ¿No es prenda segura?

LAURENCIA:

               No.

GUILLÉN:

               ¿Por qué?

LAURENCIA:

               Por que no se ve.

GUILLÉN:

               ¿Quieres otra?

LAURENCIA:

               Como fuere.

GUILLÉN:

               Mis brazos.

LAURENCIA:

               Arrédiese.

GUILLÉN:

               ¿Qué recelas?

LAURENCIA:

               Que he cernido...

GUILLÉN:

               ¿Pues?

LAURENCIA:

               Y le enharinaré.

GUILLÉN:

               Echemos cosas a un lado,
               Laurencia, de Amor laurel,
               de quien es mi amor Apolo,
               aunque más dichoso que él.
               Un mes ha que estoy perdido
               por ti, juzgando este mes
               por siglos de dilaciones,
               propiedad del bien querer.
               Yo he sabido que tu padre,
               de mi amor padrastro infiel,
               casándote darme intenta
               con celos muerte crüel.
               ¿Será, pues, razón, serrana,
               que esperanzas que sembré
               goce un tosco labrador
               de quien esposa has de ser?
               ¿Que un rústico sea hortelano,
               que coja de tu verjel
               la flor primera debida
               a la imagen de mi fe?
               Primero que tal consienta
               he de abrasar a Estercuel,
               y en venganza de mis celos
               Nerón seré aragonés.


Pág. 024 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


LAURENCIA:

               Pues ¿qué queréis que yo haga?

GUILLÉN:

               Que esta noche entrada des
               a atrevimientos de amor
               que facilita el querer.
               Por las tapias de tu casa
               confïado subiré
               de que desvelada esperas,
               en tu huerta, y si una vez
               las primicias de tus gustos
               gozo, en bronce escribiré
               obligaciones que al tiempo
               jamás pueda deshacer.
               ¿Qué respondes?

LAURENCIA:

               Que no vengas.

GUILLÉN:

               ¿No, dices? Si te he de creer,
               y el "no" en la mujer es "sí,"
               porque habláis siempre al revés,
               tu "no" misterioso adoro.
               Llega y dame...

LAURENCIA:

               Apártese
               que está muy limpio.

GUILLÉN:

               ¿Qué importa?

LAURENCIA:

               ¿Qué? Que le enharinaré.

Vanse.


Pág. 025 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


Salen MAROTO, NISO, CORBATO,
MONTANO, don GASTÓN y CRIADOS
GASTÓN:

               Maroto, lo que Niso me ha pedido
               está puesto en razón, y es justa cosa.
               En mis manos habéis comprometido
               la elección de casaros provechosa.
               Hoy de Laurencia habéis de ser marido,
               que es rica, cuerda, honesta y es hermosa,
               y Dios le dice a Adán cuando le cría
               que el hombre no está bien sin compañía.
               Cuando a medias se llevan los trabajos
               no pesan tanto, y es el yugo leve
               de Amor, que hallando alguno estos atajos
               a caminar con más valor se atreve;
               los altos reyes, los pastores bajos,
               para pasar la vida triste y breve,
               buscan mujer, en cuyo estado amable
               muestran que el hombre es animal sociable.
               La tortolilla con suspiros quiebra,
               viuda, los vientos por el bien que pierde,
               y mientras las exequias le celebra
               huye del agua clara y roble verde.
               Enlaza a su consorte la culebra.
               Si la hiedra amorosa al olmo pierde,
               da, pálida y marchita, testimonio
               de los bienes que causa el matrimonio.


Pág. 026 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


GASTÓN:

               Un hombre solo triste vida pasa;
               los más breves pesares son prolijos;
               casado en paz, la más estrecha casa
               es alcázar y corte los cortijos.
               Cuando del monte deis la vuelta a casa,
               ¿hay gloria como, ver los caros hijos
               al lado tierno de la madre honesta
               que os sale a recibir y os hace fiesta?
               Esto ha de ser, Maroto; este es mi gusto;
               yo, que también casarme determino,
               quiero que en este estado santo y justo
               abráis a mis intentos el camino.
               En buena edad estáis, mozo robusto
               sois, y que llevaréis bien imagino
               la cruz del matrimonio.

MAROTO:

               El que es prudente
               recela de tal cruz ser penitente.
               Pero, en fin, pues vos dais, señor, en eso,
               digo que de ella desde aquí me encargo,
               aunque tan grande cruz y más de hueso,
               en el camino de la vida largo
               derribará un gigante con su peso.

CORBATO:

               Cirineos del mundo hay que ese cargo
               alivian.

MAROTO:

               Nunca hará en su honra empleos
               el marido con tales cirineos.

GASTÓN:

               Pues vengo a vuestra casa, Niso hermano,
               a tratar esta boda, haced que agora
               la desposada salga.


Pág. 027 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


NISO:

               Noble y llano,
               honráis nuestra humildad.

CORBATO:

               Bien os adora
               todo Aragón, señor.

NISO:

               Llamad, Montano,
               a Laurencia que, a fuer de labradora,
               o rastrilla o jabona, o cierne o cuece
               o a su hermanillo mientras hila mece.
Sale LAURENCIA

LAURENCIA:

               ¿Qué es, padre, lo que mandáis?

NISO:

               Que agradezcáis el favor
               que nueso dueño y señor
               os hace, hija, y que pongáis
               la boca humilde en su pata.

LAURENCIA:

               ¡Oh, mi señor don Gastón,
               bien venido!

GASTÓN:

               Con razón
               de hermosa Estercuel os trata.
               Bizarra vasalla tengo
               en vos.

NISO:

               ¡Oh! pues si viniera
               lavada, mijor pudiera
               llamarla hermosa.


Pág. 028 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


GASTÓN:

               Yo vengo,
               Laurencia, aquí, cuando menos
               a daros marido.

LAURENCIA:

               ¿A mí?

GASTÓN:

               Labradora bella, sí;
               y en vuestros ojos serenos
               miro la dicha y ventura
               de quien os ha de gozar.

LAURENCIA:

               Pues ¿cómo me he de casar,
               señor, si aún no estoy madura?
               ¡Buenos están los engaños!

GASTÓN:

               ¿Qué edad tenéis?

LAURENCIA:

               Cumpliré,
               si al cura hemos de dar fe,
               para estas hierbas veinte años.

GASTÓN:

               Luego, según vuestra cuenta,
               a buen tiempo vengo yo.

LAURENCIA:

               Mi madre no se casó,
               señor, hasta los cuarenta,
               y tuvo a mucha ventura,
               según mi abuela contaba,
               que cuando menos cuidaba
               la casasen tan criatura.

GASTÓN:

               Ya ese tiempo se ha perdido.

CORBATO:

               Y como las que ahora nacen
               diz que lo primero que hacen
               es decir "taita, marido."


Pág. 029 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


GASTÓN:

               Vuestro padre determina
               que con Maroto tengáis
               el dueño que deseáis.
               Mi hermana ha de ser madrina
               y yo os he de apadrinar.
               ¿Qué decís?

LAURENCIA:

               Tengo vergüenza.

GASTÓN:

               Púrpura a salir comienza
               vuestro rostro a hermosear.
               Acercaos, Maroto, aquí,
               y habladla.

MAROTO:

               ¿Hablarla qué importa,
               siendo una boda tan corta
               que no tiene más de un sí?

GASTÓN:

               ¿Daisle vos de buena gana?

NISO:

               Pues ¿no ha de darle si vos
               lo mandáis?

CORBATO:

               ¡Verán los dos
               qué mudos están!

GASTÓN:

               Mañana
               los desposorios serán.
               Vestíos, Maroto, de fiesta,
               que desposada como ésta
               merece el novio galán.
               Y quedaos, Laurencia, adiós,
               que la nueva os ha turbado.
               ................... [ -ado]
               ¡Envidia llevo a los dos!


Pág. 030 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


CORBATO:

               Cualquiera se la tendrá
               si su cara llega a ver.

ARDENIO:

               Maroto, buena mujer
               os han dado.

MAROTO:

               Ella dirá.
Vanse, quédase sola LAURENCIA

LAURENCIA:

               ¿Qué es esto, desdicha mía?
               ¿Cabrán, sí ya tengo dueño,
               en corazón tan pequeño
               dos huéspedes en un día?
               Don Guillén es el primero,
               y siendo abeja de Amor,
               le ofrecí la primer flor,
               derechos del jardinero.
               Es noble y quiérole bien,
               pues ¿por qué en tal alboroto
               tiene de usurpar Maroto
               derechos de don Guillén?
               Perdonará, pues espera
               a don Guillén mi fortuna
               y va a avisalle la luna,
               de amantes casamentera.
               Primero el cántaro llena
               aquél que llega primero,
               si Maroto vien postrero
               Dios se la depare buena.

Vase.


Pág. 031 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


Sale MAROTO
MAROTO:

               A la fe, mi Dios, que han dado
               en que he de tener mujer,
               yo soldemente sé her
               empleita y guardar ganado.
               ¡Pues meterme a mí en rencilla
               con una mujer! El cura
               diz que nunca está madura,
               porque, al fin, es de costilla.
               Es hacer que me descarne
               para ella y que pierda el seso.
               Aun si huera todo hueso
               y no cubierto de carne,
               no anduvieran diligentes
               tantos, hendo en la honra mella
               porque temieran mordella
               por no quebrarse los dientes...
               Yo no tengo si el rosario
               con quien en tales afrentas
               me aconseje y haga cuentas,
               que es el mejor secretario.
               Ahora bien, rezarle quiero
               que si ayuda a todos da,
               lo mijor me endilgará,
               que es divino consejero.


Pág. 032 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


MAROTO:

               ¿Yo cautivarme en un día?
               ¿Hay cosa más importuna
               que un muchacho en una cuna
               cuando llora? ¡Ave Maria!
Reja paseándose
               "Virgen, la esposa más buena
               érades para mí vos;
               dígalo el ángel de Dios,
               pues vos llamó gratia plena.
               Mas cautivar mis praceres,
               pues nadie en toda la vida
               halló mujer que no pida
               entre todas las mujeres.
               ¿No es disparate, Jesú?
               Esto a enloquecerme basta;
               aunque si eres mujer casta,
               Laurencia, bendita tú.
               Que si libre de delito
               da de su honor testimonio
               al hombre en el matrimonio
               regocijado y bendito.
               Mas ¿qué esposo habrá que encuentre
               mujer a quien si quillotro
               la diga mío y no de otro
               es el fruto de tu vientre?
               ¿Casamientos ahora?, ¡Sús!
               Dejadme, que pierdo el seso.
               ¿Yo en casa con sobrehueso
               estando sano? ¡Jesús!


Pág. 033 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


MAROTO:

               ¿Yo riñendo cada día
               a quien sin tomar consejos
               como sea a la más lejos
               va a misa a Santa María?
               Pues que me encomiendo a vos,
               si no soy para casado,
               de tan peligroso estado
               libradame, madre de Dios.
               Santos, pues estáis vosotros
               en el eterno placer,
               libres de toda mujer
               y en paz, rogad por nosotros.
               Maridos, si de estos modos
               son las mujeres, tened
               mucha paciencia y sabed
               que rezo por mí y por todos.
               Pues si por quitar temores
               las mujeres no nacieran,
               muchos más los santos fueran
               y menos los pecadores.
               El alma su prisión llora.
               ¿Hay más riguroso paso,
               pues si que agora me caso
               me han de cautivar agora?
               Porque el trance que hay más fuerte
               y que más puede temblarse
               es al tiempo de casarse
               y en la hora de nuestra muerte.
               Haga a los solteros bien,
               Dios, guardando sus sentidos,
               dé paciencia a los maridos
               y digan todos Amén."


Pág. 034 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


Salen don GUILLÉN y GALLARDO
GUILLÉN:

               Gallardo, si mi Laurencia
               aguarda cual prometió,
               Amor posesión me dio
               de la más bella presencia
               que celebra su deidad.

GALLARDO:

               ¿Qué diablos hiperbolizas
               y hermosura solenizas?

GUILLÉN:

               Pues ¿aquesto no es verdad?

GALLARDO:

               No, por cierto, con perdón.
               ¿Es más de una labradora
               que estará cerniendo agora
               y quizá cantando al son
               que hace con el cedazo
               "A las tres ánades, madre,"
               mientras que duerme su padre,
               que es el mayor villanazo
               que tiene todo Estercuel?

GUILLÉN:

               Laurencia es un sol, un cielo.

GALLARDO:

               Que has de enloquecer recelo.
               ¡Miren qué Dafne en laurel,
               qué Leucote vuelta incienso,
               o que Clicie en girasol!
               ¡Par Dios, si Laurencia es sol,
               que es muy puerco el sol!


Pág. 035 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


GUILLÉN:

               No pienso
               que estás en ti, si eso dices.
               ¡Oh, quién verla ya pudiera!
               ¡Oh, quién la hablara! ¡Quién fuera...!

GALLARDO:

               Di, moco de sus narices.

GUILLÉN:

               ¡Quién sus manos o cristales...

GALLARDO:

               ¿Besallas?

GUILLÉN:

               Sí.

GALLARDO:

               Buen galán
               besa, que quizá estarán
               lavando agora pañales.
               ¿Es posible, di, señor,
               que un caballero estimado,
               a quien mil damas han dado
               más fama que a Galaor,
               con esa flemaza agora
               el sayal grosero ensalza,
               tú, que los puntos que calza
               la más guardada señora
               sabes, botines deseas?

GUILLÉN:

               Gallardo, ya estoy cansado
               de tanta seda y brocado.
               Las más graves son más feas.
               Hermosura que en la tienda
               se vende, ¿quién la ha de amar?


Pág. 036 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


GALLARDO:

               Si el afeite es rejalgar
               Bercebú que las pretenda.
               Tu opinión sigo en cuanto eso,
               que caras de solimán
               la muerte a un hombre darán,
               como píldora en un beso
               por no venderla, de balde.
               Hermosuras de retazos
               de sastre, hechas a pedazos
               de color y de albayalde,
               con que jalbegan las casas,
               como pared de mesón,
               caras como colación,
               cargadas de miel y pasas.

GUILLÉN:

               Y miel virgen.

GALLARDO:

               Es verdad,
               con que engañarnos pretenden,
               porque todas ellas venden
               postiza la puridad.
               No hay tienda si vas a ella,
               porque este discurso sigas,
               que en cintas, bandas o ligas
               no halles carne de doncella.
               Y pues en cintas las pinta
               el interés, no me engaño
               cuando sospeche que hogaño
               se usan doncellas en cinta.

GUILLÉN:

               ¿Luego yo discreto soy
               en buscar sin compostura
               la natural hermosura
               de Laurencia?


Pág. 037 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


GALLARDO:

               Amigo soy
               de amor que huele a tomillo,
               y más tomillo salsero,
               que es carne con sal y quiero
               bien este trato sencillo;
               pero no has de encarecerlo
               con tanta exageración,
               que es plato de salpicón,
               aunque sabroso al comerlo,
               que después huele a cebolla;
               mas dirás que es polla bella
               y que por eso con ella
               quieres jugar a la polla.

MAROTO:

               (Maroto, ¿no escucháis esto? (-Aparte-)
               Andaos a caza de bodas.

GUILLÉN:

               Estas labradoras todas,
               por lo simple y por lo honesto,
               me enamoran. ¡Si saliese
               y la seña hiciese ya!

MAROTO:

               (¿Señas le ha de hacer? ¡Verá! (-Aparte-)
               ¡Oh, qué mal agüero es ése!)

GUILLÉN:

               La gente de casa, Amor,
               ¿por qué no la habéis dormido?

GALLARDO:

               Sobre la tapia ha salido
               tu labradora, señor.


Pág. 038 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


Sale arriba LAURENCIA
GUILLÉN:

               Sí, que la luna salió
               a enseñarme su presencia.

MAROTO:

               (Trepadora sois, Laurencia; (-Aparte-)
               no os llevo a mi casa yo.)

LAURENCIA:

               ¡Ce! ¿es Don Guillén?

MAROTO:

               (¿Por la ce (-Aparte-)
               comenzáis, sin ser casada?
               Labradora sois letrada;
               ya llegáis al A B C.
               Pues bien sé yo, aunque villano,
               que si llegáis a la D,
               por más riqueza que os dé,
               que no heis de darme la mano.)

GUILLÉN:

               Yo soy quien en vos viviendo,
               y sin vos muriendo en mí,
               por la vida vengo aquí
               que me usurpáis.

LAURENCIA:

               Yo no entiendo
               aquesas algarabías;
               pero lo que os sé decir
               que aún no se ha echado a dormir
               mi padre.

GUILLÉN:

               Desdichas mías
               le despiertan.

LAURENCIA:

               Hablad paso
               y volved mañana acá;
               mas no, que en vano será,
               porque mañana me caso.


Pág. 039 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


MAROTO:

               (No conmigo, si yo puedo.) (-Aparte-)

GUILLÉN:

               ¿Que os casáis? ¿Cómo o con quién?

LAURENCIA:

               Con Maroto, don Guillén.

GUILLÉN:

               ¡Ay, cielos!

LAURENCIA:

               Sospirad quedo.

GUILLÉN:

               Daré yo muerte a Maroto.

MAROTO:

               (¿Qué más muerte que casarme?) (-Aparte-)

GUILLÉN:

               ¿Luego podréis olvidarme
               el nudo de mi amor roto?

LAURENCIA:

               Mandólo nueso señor
               don Gastón de Bardají.

GUILLÉN:

               ¿Y habéis vos ya dado el sí?

LAURENCIA:

               Más por fuerza que de amor.

MAROTO:

               (Yo os le suelto desde agora.) (-Aparte-)

GUILLÉN:

               Pues, Laurencia, aunque se abrase
               el lugar, antes que os case
               logrará quien os adora
               la posesión deseada
               que merece mi afición.

MAROTO:

               ¿Y después como melón (-Aparte-)
               dármela a mí decentada?
               ¡Malos años para vos!)

LAURENCIA:

               Ahora bien, desde aquí a una hora
               volved, que es temprano agora,
               y quedad, señor, con Dios.

GUILLÉN:

               Dadme una mano primero.


Pág. 040 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


MAROTO:

               (De azotes la merecía. (-Aparte-)
               ¿Hay tan gran bellaquería?)

LAURENCIA:

               No tien la tapia agujero
               por donde darla, y está
               tan alta, que no podréis
               alcanzarla, si volvéis
               presto, Amor lo ordenará.

GUILLÉN:

               El Amor todo lo alcanza,
               que sabe hacer invenciones.
               Gallardo, si aquí te pones,
               podrá subir mi esperanza
               y alcanzar esta ventura.
               ¿Oyes?

GALLARDO:

               Durmiéndome estaba.

GUILLÉN:

               Ponte aquí debajo, acaba.

GALLARDO:

               Pues ¿soy yo cabalgadura?

GUILLÉN:

               No seas necio ni pesado.

GALLARDO:

               Si subes no lo seas tú.
Pónese en cuclillas
y sobre las espaldas
don GUILLÉN, de pies

MAROTO:

               (¿Que aquesto se use? ¡Jesú! (-Aparte-)
               ¿El amo sobre el crïado?
               Miren cuál anda ya el mundo,
               unos sobre otros los vicios.)


Pág. 041 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


GALLARDO:

               Si son cortos los oficios
               en darte gusto me fundo;
               pero si van a la larga,
               desde agora te prevengo
               que, en pesando, me derriengo,
               y que me echo con la carga.

MAROTO:

               (¡Lo que sufre un alcahuete!) (-Aparte-)

GALLARDO:

               ¡A lo que obliga un señor!

GUILLÉN:

               ¡Mi cordera!

LAURENCIA:

               ¡Mi pastor!

GUILLÉN:

               ¡Mi mayo!

LAURENCIA:

               ¡Mi ramillete!

GUILLÉN:

               ¿Que os casáis?

LAURENCIA:

               Contra mi gusto.

GUILLÉN:

               ¿Con un bárbaro?

LAURENCIA:

               Un grosero.

GUILLÉN:

               ¿Quién soy yo?

LAURENCIA:

               Mi jardinero.

GUILLÉN:

               Pagadme, pues.

LAURENCIA:

               Esto es justo.

GUILLÉN:

               ¿Y con qué?

LAURENCIA:

               Con las primicias.

GUILLÉN:

               ¿De vuestro amor?

LAURENCIA:

               Claro está.

GUILLÉN:

               ¿Cuándo?


Pág. 042 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


LAURENCIA:

               Esta noche será.

GALLARDO:

               ¿No ahorraremos de caricias
               don Guillén? ¡Que me deslomo!

MAROTO:

               (¿Qué esto sabe una mujer?) (-Aparte-)

GALLARDO:

               Mas ¿que he de hacerte caer?

GUILLÉN:

               Soy un pájaro.

GALLARDO:

               De plomo.

GUILLÉN:

               ¡Qué hermosa mano!

LAURENCIA:

               Grosera
               que friega, barre y amasa.

GUILLÉN:

               Es de nieve.

MAROTO:

               (¡Y os abrasa!) (-Aparte-)

GALLARDO:

               Que me matas considera.

GUILLÉN:

               ¿Podré entrar luego?

LAURENCIA:

               No sé.

GUILLÉN:

               Ya el viejo se habrá dormido.

LAURENCIA:

               Si vos estáis escondido
               mientras que voy y lo sé,
               entrad.

MAROTO:

               (Bellaco va esto. (-Aparte-)
               Excusemos un pecado.
Da gritos
               ¡Ah de casa; que han entrado
               ladrones, acudid presto!
               Niso, Corbato, Montano,
               mozos, zagales, garzones,
               que andan ladrones, ¡ladrones!}}


Pág. 043 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


LAURENCIA:

               ¡Ay, cielo, vete!

GUILLÉN:

               ¡Oh, villano!
               ¡Vive Dios, que has de pagarme
               el dar a la gente aviso!

MAROTO:

               ¡Ladrones, ladrones! Niso,
               ¡Salid, que quieren matarme!
               ¡Ladrones!

GALLARDO:

               Huye, señor,
               no te conozca esta gente.
Salen los PASTORES con chuzos

GUILLÉN:

               ¡Que así un bárbaro insolente
               haya estorbado mi amor!

GALLARDO:

               Cada cual su hacienda guarda.

GUILLÉN:

               ¿Que aquesto pase por mí?

GALLARDO:

               Yo de burro te serví
               pero tú fuiste mi albarda.
NISO y ARDENIO

NISO:

               ¿En casa de la josticia
               ladrones? ¿Adónde están?

ARDENIO:

               Ténganse al rey los ladrones.

NISO:

               ¡Por Dios, que los he de ahorcar!

GALLARDO:

               Huye, señor, que villanos
               ya sabes que en su lugar
               son reyes, y que los gallos
               cantan en su muladar.


Pág. 044 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


GUILLÉN:

               ¡Que este rústico grosero
               de mi suerte fuese azar
               que esta ocasión me impidiese!
               Mas él me lo pagará.
Vanse don GUILLÉN y GALLARDO.
Sale don GASTÓN

GASTÓN:

               ¿Qué alboroto es éste, Niso?

MAROTO:

               ¡Oh, señor! Vino a robar
               un ladrón aquí una joya
               de Laurencia.

GASTÓN:

               ¿Cómo?

MAROTO:

               Y tal,
               que si una vez se la quitan,
               aunque la percuren más,
               ojos que la vieron ir
               a vella no volverán.

NISO:

               ¿Mas si fuese la patena
               con la sarta de coral?


Pág. 045 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


MAROTO:

               Patena y corales son
               dignos, Niso, de estimar.
               Y si arrancan la patena,
               la sarta se quebrará,
               derramando los corales
               que asidos con ella van.
               Este negro casamiento,
               si va a decir la verdad,
               me trae sin seso ni gusto
               desde esta mañana acá.
               Como el hombre que se vela,
               su mujer ha de velar,
               en fe que es vela el honor
               que el fuego suele quemar,
               a velar vine a estas puertas
               más celoso que galán,
               que un marido es como un muerto,
               pues le velan como a tal.
               De temores y sospechas
               cansado, que poco va
               de estar cansado a casado
               y más siendo a mi pesar.
               ¡A la fe que me dormí!
               Yo confieso que hice mal,
               que honra y sueño pocas
               veces se guardaron amistad.
               Echéme a aquestos umbrales;
               que un marido ha de imitar
               al mastín, que cuidadoso
               a las puertas tién de estar.


Pág. 046 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


MAROTO:

               Apenas que me dormí,
               cuando comencé a soñar
               que Niso me había vendido
               un hermoso colmenar.
               Yo, que no estaba contento
               con la compra, vi llegar
               a robarme la miel virgen
               dos osos de Montalbán.
               Como toda miel se pega,
               y sin cera no hay panal,
               y la cera junto al huego
               por fuerza se ha de quemar,
               viendo que se derretía
               pretendílo remediar,
               pues colmenas sin miel virgen
               aun no valen la mitad.
               Los celos, que son abejas,
               y ya zánganos serán,
               a los osos colmeneros
               iban locos a picar.
               Mas viendo su resistencia
               comenzaron a gritar,
               que sus voces son susurros,
               "¡Ladrones en el lugar!"
               Despertéme yo a mí mismo,
               y a fe que a no despertar,
               que de aquesta pesadilla,
               muerte me diera el afán.
               Salistes alborotados,
               y pues presentes estáis,
               sed testigos desde ahora
               que no me quiero casar.


Pág. 047 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


MAROTO:

               Colmenas tan peligrosas
               en campos de libertad,
               sin más guardas que a sí mismas,
               comprarlas es necedad.
               Si a una viña ponen cercas,
               y la guarda por demás
               el lanzón de un viñadero,
               pues las hurtan en agraz,
               ¿qué hará una colmena sola
               en el campo, a voluntad
               de cualquiera caminante
               sino comer y picar?
               A lo dulce no hay defensa,
               Niso, que aunque en el corral
               lo guardéis, hay quien las tapias
               de él se atreverá a saltar.
               Líbreme Dios de colmenas
               con pies, que se subirán
               en somo de las paredes
               si una vez en ello dan.
               Tienen alas las abejas,
               y como en corchos están,
               pesan poco y vuelan mucho,
               pican honras y se van.
               No curéis de persuadirme,
               que si me ha dado pesar
               aun durmiendo una mujer,
               despierto, decid, ¿qué hará?
               Primero que yo me case,
               aunque me lo rueguen más,
               torciéndomela cabeza
               llevaré la cara atrás.
               Esposo entonces seré
               cuando de aquel olivar
               nazca, en lugar de aceituna,
               mi esposa. No hay más que hablar.

Vase


Pág. 048 de 130
La dama del olivar Acto I Tirso de Molina


NISO:

               Oye, Maroto... ¡Maroto!

GASTÓN:

               Misterio tiene el hablar
               mi pastor de esta manera.
               Algo ha visto.

NISO:

               Pues se va
               y mi hija menosprecia,
               vaya con Dios el gañán,
               que no es Laurencia mocosa
               ni peina canas.

CORBATO:

               ¡Verdad!

GASTÓN:

               El casarse, mis amigos,
               ha de ser con voluntad;
               no le forcemos la suya.

NISO:

               ¿Qué llama, señor, forzar?
               ¿Peina canas mi Laurencia?

CORBATO:

               Que es un simpre.

NISO:

               Vaya en paz
               y no se case, hasta tanto
               que lleve la cara atrás.

CORBATO:

               ¿Hay tal bruto? Siembre esposas
               aquí, quizás nacerá
               alguna que le enamore,
               cual dice, en este olivar.
 
FIN DEL ACTO PRIMERO


Escena II
Pág. 049 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


Salen don GASTÓN,
doña PETRONILA,
LAURENCIA y LABRADORES
PETRONILA:

               Bueno y apacible está
               el prado, sentaos aquí.

GASTÓN:

               Si vuestro sol luz le da
               en tapetes de tabí
               estrados os prevendrá.
               En vuestras hebras derrama
               su tibia tez la retama,
               vuestras mejillas hermosas
               dan nuevo ser a las rosas
               que Venus adora y ama.
               Las maravillas se ven
               en vuestros ardientes ojos,
               la frente es jazmín también,
               en la nariz los despojos
               de la azucena están bien.
               Si los dientes son azahar
               que en grana pudo enlazar
               Amor, que nació en verjeles,
               muros hizo de claveles
               en que se puedan guardar.
               Y así el prado con su flor
               imita vuestra belleza,
               siendo planteles de olor
               él de la Naturaleza,
               vos, señora, del Amor.


Pág. 050 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


PETRONILA:

               Favores de vuestra mano,
               ¿a quién no enriquecerán?
               Si por venir con vos gano
               las ternezas de galán
               y los regalos de hermano.
               Basta, señor don Gastón,
               que por no dar ocasión
               a que el alma se divierta,
               tenéis tomada la puerta
               a toda imaginación. Como
               hermano me guardáis,
               como galán me servís,
               como esposo regaláis,
               y a serlo todo venís,
               pues que con todo os alzáis.

GASTÓN:

               No tanto, mi Petronila,
               que no sepa que en el alma
               sus flechas Amor afila,
               y que el pensamiento en calma
               esperanzas recopila.
               Yo sé que tenéis capaz
               la voluntad para extremos
               del atrevido rapaz,
               tanto, que en ella cabemos
               otro y yo viviendo en paz.
               Porque en casa semejante,
               si él es aposentador,
               posada dará bastante
               para un hermano el Amor
               y también para un amante.


Pág. 051 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


PETRONILA:

               Si ése en el alma ha de entrar,
               de vos vendrá acompañado,
               pues cuando os quiera hospedar
               costumbre es que un convidado
               a otro pueda convidar.

GASTÓN:

               Como forastero pasa
               un rayo, y de paso abrasa,
               y es tal don Guillén, por Dios,
               que, por quedarse con vos,
               temo que me eche de casa.
               Aunque si os caso con él,
               diré, Petronila mía,
               puesto que es trance cruel,
               que por vuestra mejoría
               dejaré mi casa en él.

PETRONILA:

               Eso no, que será poca
               voluntad la que mostráis
               si a dejarme se provoca,
               y para que no salgáis
               cerrará el alma la boca.

GASTÓN:

               Don Guillén de Montalbán
               es mozo, noble, galán,
               comendador generoso,
               en las paces amoroso
               y en las guerras capitán.
               Escogíle para vos,
               y pienso que agradecéis
               la elección que hice en los dos;
               mas para que en él penséis
               quedaos, bella hermana, adiós.
               Que apacible compañía
               os dejo, y yo, como suelo,
               por ser inclinación mía,
               de aves que mate al vuelo
               volver cargado querría.

Vase don GASTÓN


Pág. 052 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


PETRONILA:

               Pues Laurencia ¿en qué se entiende?

LAURENCIA:

               Nunca falta, mi señora,
               a la gente labradora
               en qué, y más la que pretende
               casarse y se le despinta.

PETRONILA:

               ¿Echastes hogaño gansos?

LAURENCIA:

               Veinte hay que gordos y mansos
               la nieve en ellos se pinta.

CORBATO:

               Dos de esos serán del cura.

LAURENCIA:

               ¿Diezma en todo?

CORBATO:

               Como lleva
               en toda cosecha nueva
               el diezmo de la verdura,
               de los pollos, los lechones,
               la fruta, el pan y cebada.
               ¿No fuera cosa extremada
               que diezmara en las quistiones,
               los males y calenturas?
               ¡Mala landre que le tome,
               como las maduras come
               comiera también las duras!

PETRONILA:

               ¡Mal estáis con él!

CORBATO:

               Quisiera
               que de diez días que he estado
               en la cama desahuciado,
               uno al cura le cupiera;
               diez melecinas me echaron
               una le vien de derecho.

NISO:

               Ley fuera ésa de provecho
               para el otro que azotaron,
               pues de quinientos tocinos
               cincuenta el cura llevara.


Pág. 053 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


ARDENIO:

               Yo sé que a alguien le pesara,
               a usarse esos desatinos;
               que nadie quisiera ser
               casado en tales porfías,
               porque de diez en diez días
               le había de dar su mujer.

CORBATO:

               ¡Plugiera a Dios que él tuviera
               tres veces en cada mes
               esa carga! Que después,
               yo sé que el diezmo perdiera
               de lo demás que le damos,
               por no sofrir tanta pena.

ARDENIO:

               ¿Hay plomo, hay costal de arena
               como aqueste que llevamos
               a cuestas con las mujeres?

LAURENCIA:

               ¿Y nosotras que sufrimos?
               ¡Que hechas esclavas vivimos
               aguándonos los placeres
               vosotros; de hijos cargadas;
               ya callando, ya meciendo,
               mil dolores padeciendo,
               nueve meses de preñadas,
               siempre con temor y susto
               de que el parto nos asombre,
               dejándonos cualquier hombre
               la pena, y llevando el gusto!

NISO:

               No golosmeara Eva
               de la manzana el sabor
               y pariera sin dolor;
               mas si tal trabajo lleva,
               Laurencia, la que se casa,
               ¿por qué os morís vos por ello?


Pág. 054 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


LAURENCIA:

               ¿Yo?

NISO:

               Vos, pues que por sabello
               no hay diabro que os tenga en casa.

MONTANO:

               En fin, ¿no quiso Maroto
               desposarse?

NISO:

               No es la boda
               para él. Sólo se acomoda
               al ganado, monte y soto.
               Mas ¿qué es esto?

ARDENIO:

               Don Guillén
               viene acá, que como sabe
               que estáis aquí, y es tan grave,
               al que como él quiere bien
               la ausencia, el estar sin vos
               tendrá por tormento extraño.

LAURENCIA:

               Todo es mentira y engaño
               el hombre. Líbreme Dios
               de creer más sus desvelos;
               amarme fingió el traidor,
               y mudándose su amor
               sembró gusto y cogí celos.


Pág. 055 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


Salen don GUILLÉN,
GALLARDO y CRIADOS
GUILLÉN:

               ¡Oh, serranos! A gozar
               de vuestra conversación
               me ha traído la ocasión.

NISO:

               Viniéndonos vos a honrar
               será apacible esta tarde,
               por más que el sol la molesta.

GUILLÉN:

               ¡Qué mucho abrase la fiesta
               el prado, si haciendo alarde
               el sol que flores perfila
               con el oro que en él pasa,
               otro sol de amor abrasa,
               bella doña Petronila,
               en vuestra hermosa presencia!

PETRONILA:

               Si como lo decís bien
               amáis, señor don Guillén,
               dichosa es por excelencia
               la que serviros merece.
               Sentaos, si gustáis, aquí.


Pág. 056 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


GUILLÉN:

               Jamás la ocasión perdí
               cuando el Amor me la ofrece.
               Con vuestro hermano, señora,
               he concertado de ser
               vuestro esposo, y por tener
               mientras se llega esa hora,
               en quien el amor que os debo
               se ejercite, que no es justo
               que ocioso se embote el gusto,
               esta serrana me llevo,
               ensayaré en su hermosura
               la que en vos pienso gozar.
Cogen don GUILLÉN y GALLARDO
a LAURENCIA y llévansela

PETRONILA:

               ¿Qué es eso?

TODOS:

               ¡Aquí del lugar!

GUILLÉN:

               El que morir no procura
               sosiéguese, o--¡vive Dios--
               que le cuelgue de ese roble!

NISO:

               ¿Pues es ésa hazaña noble?

GUILLÉN:

               Llevadla vosotros dos
               a Montalbán.

LAURENCIA:

               ¡Ay de mí!

GUILLÉN:

               Gallardo, aprisa con ella.


Pág. 057 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


GALLARDO:

               No os quejéis, Laurencia bella,
               que os lleve Gallardo ansí,
               que también tiro yo gajes
               de don Guillén y su amor,
               pues lo que sobra al señor
               viene a parar en los pajes.
               Seréis de su gusto presa
               y hartaréisle en breve rato,
               gozándoos yo como plato
               que levante de la mesa.
Vanse con ella

PETRONILA:

               Don Guillén de Montalbán,
               respetad, si sois prudente,
               el ver que estoy yo presente.

GUILLÉN:

               El que no fue buen galán
               no puede ser buen marido.
               Quien cañas ha de jugar
               primero se ha de ensayar.
               Sólo a ensayarme he venido
               en Laurencia. Si os molesta
               la osadía que en mí veis,
               consolaos con que seréis
               de aqueste ensayo la fiesta.

Vase don GUILLÉN


Pág. 058 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


NISO:

               ¿Hay tan gran bellaquería?
               ¿Que esto suframos, serranos?
               ¿Para qué mos dieron manos
               los cielos?

CORBATO:

               No sufriría
               tal afrenta aunque muriese.
               Juntemos todo el lugar.

PETRONILA:

               A mi hermano id a avisar.
               ¡Que a mis ojos se atreviese
               a tal insulto! ¡Ay Amor,
               qué mal me habéis empleado!

MAROTO:

               ¡Todo Estercuel salga armado
               y muera aqueste traidor!
               Niso será el capitán,
               pues es alcalde.

NISO:

               Eso intento.
               Vos alférez, vos sargento;
               abrasaré a Montalbán
               si aquesto adelante pasa.

TODOS:

               Vamos.

PETRONILA:

               Y mis desconsuelos
               me abrasarán en sus celos
               mientras Montalbán se abrasa.

Vanse los villanos.


Pág. 059 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


Sale don GASTÓN
GASTÓN:

               ¿Qué alboroto, hermana mía,
               es éste? ¿Quién os da enojos
               y las perlas de esos ojos
               agravia, luz de mi día?
               ¿Dónde mis vasallos van
               confusos y alborotados?

PETRONILA:

               Van a vengarse afrentados
               del señor de Montalbán.
               Confieso que le he querido;
               porque como una afición
               se funda en la inclinación
               y no en consejos, han sido
               en vano los que me han dado;
               porque aun las travesuras,
               por no llamarlas locuras,
               que en don Guillén han causado
               común aborrecimiento,
               pudieran curar. Mi amor
               es loco, y al fin furor
               que ciega el entendimiento;
               pero ya el no aborrecerle
               fuera, más que amor, locura.

GASTÓN:

               Pues ¿qué hizo?


Pág. 060 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


PETRONILA:

               ¡Gran ventura
               fuera, hermano, no quererle!
               Sin respetar mi presencia
               ni el amor que le he tenido,
               descortés como atrevido
               llevó robada a Laurencia
               con ayuda de crïados,
               que en la escuela de sus vicios
               aprenden estos oficios.
               Los pastores agraviados
               han convocado el lugar
               para intentar su venganza,
               y yo ya sin esperanza
               todo lo libro en llorar.

GASTÓN:

               ¿Es posible que este loco
               a mis vasallos se atreva?
               Si a Laurencia, hermana, lleva,
               yo haré que la goce poco.
               ¡Vive Dios! Que ha de saber
               quién es a quien ha ofendido.
               ¿Él en mi tierra atrevido?

PETRONILA:

               ¿Qué es lo que intentas hacer?

GASTÓN:

               Pegar fuego a Montalbán,
               hacerle entender así
               que es don Gastón Bardají
               a quien ofende. Hoy verán
               los que sustenta Aragón,
               ya que mi paciencia instiga,
               de la suerte que castiga
               a don Guillén don Gastón.


Pág. 061 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


PETRONILA:

               Hermano, su poco seso
               perdona.

GASTÓN:

               ¿No te ha ofendido?

PETRONILA:

               Aunque es loco y atrevido,
               que le adoro te confieso.
               Busca otros medios más sabios.

GASTÓN:

               Pagará lo que merece.

PETRONILA:

               El amor con celos crece
               y se aumenta con agravios.
Vanse.
Salen don GUILLÉN,
GALLARDO y LAURENCIA

GUILLÉN:

               Échala de aquí Gallardo.
               ¡Jesús, y qué mala cosa!
               Juzgábala antes hermosa;
               ya morir, viéndola, aguardo.

LAURENCIA:

               ¡Traidor! ¿Después de alcanzada
               de ti soy aborrecida?
               Huésped vil que la comida
               no pagas ni la posada.
               ¿Será de noble esa empresa?

GUILLÉN:

               Echarla de aquí procura.

Vase


Pág. 062 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


GALLARDO:

               Siempre echan en la basura
               los relieves de la mesa.
               Si sacuden los manteles
               mándanme que los sacuda.
               Adiós, que el amor se muda
               en odio.

LAURENCIA:

               ¡Rabias crueles
               me incitan a la venganza!

GALLARDO:

               De todo manjar barato
               un señor, si es tosco el plato,
               un bocado sólo alcanza.
               Yo tengo acción desde agora,
               Laurencia, a tu hermoso talle,
               y así no hay que rehusalle.
               Gallardo, mi bien, te adora.
               Deja la pena y recelo,
               que el caballo que corrió
               en silla, lo llevo yo
               al pilón y voy en pelo.

LAURENCIA:

               ¡Grosero desenfrenado!
               No incites más mi furor,
               que puesto que a su señor
               es semejante el crïado,
               no conoces bien mis bríos.

GALLARDO:

               Estaos, Laurencia, quedita.
               Los zapatos que se quita
               mi señor son siempre míos;
               y así por mía os acoto;
               pues después que os ha calzado
               venís a ser del crïado,
               porque sois zapato roto.
               Sosegaos, Laurencia hermana,
               que soy discreto y galán,
               y vos, si antes cordobán,
               ya zapato de badana.
               Dadme esa mano nevada.


Pág. 063 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


LAURENCIA:

               ¡Oh infame!
Dale

GALLARDO:

               ¡Ay, que me mató!
               Mano es la que os pido yo,
               Laurencia; no manotada.

LAURENCIA:

               Presto verá lo que puede
               la afrenta en una mujer.
               Rayo del mundo he de ser;
               no piense el traidor que quede
               sin castigo su desprecio.
               ¡Vive Dios! Si mi lugar
               no me procura vengar,
               don Guillén, infame y necio,
               que, pues estoy deshonrada,
               mudando el traje y el nombre,
               que ha de verme Aragón hombre,
               vuelta la rueca en espada,
               hacer de mi injuria alarde.
               Aunque la rueca mejor
               fuera para ti, traidor,
               que es insignia de cobarde.
               Mas, pues la suerte nos trueca,
               será, traidor, desde aquí
               la espada el adorno en mí,
               y en ti, villano, la rueca.

Vase LAURENCIA


Pág. 064 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


GALLARDO:

               ¡Malos años y cuál va!
               No quiero más tu afición,
               que da coz y mojicón
               que el diablo la esperará.
               Amansarán sus querellas
               si las sabe remediar,
               y más que yo sé lugar
               donde se curan doncellas.
Vase.
Salen todos los VILLANOS,
menos NISO

MONTANO:

               No ha querido don Gastón
               dejarnos salir contra él,
               como es señor de Estercuel
               obedecerle es razón.
               Dice que este agravio se hizo
               a él solo, y que así le toca
               castigar la furia loca
               de quien tan mal satisfizo
               al honor que con su hermana
               pensaba en Aragón darle,
               y así va a desafiarle;
               que si no a son de campana
               habíamos convocado
               todo el lugar.

CORBATO:

               ¿Qué, no hay quien
               se libre de don Guillén?


Pág. 065 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


ARDENIO:

               No imagino que ha quedado
               doncella en esta comarca
               que no le pague primicias.

CORBATO:

               ¿Es cura?

ARDENIO:

               De las malicias.
               Todas las mochachas marca.

MONTANO:

               Aunque fuera el moro entre ellas
               y Córdoba Montalbán,
               pues el pecho que le dan
               es cual el de cien doncellas.

CORBATO:

               Éste es turco aragonés.
               ¡Qué bien hizo en no casarse
               Maroto!

ARDENIO:

               Fuera cargarse
               la cabeza ya hecha pies.

MONTANO:

               Él es sabio, aunque parece
               ignorante.

ARDENIO:

               Es buen cristiano.

CORBATO:

               Dios le tuvo de su mano,
               y el cuerdo se está en sus trece.

MONTANO:

               Y Niso, ¿qué hace?

CORBATO:

               Llora
               de su Laurencia la afrenta.

ARDENIO:

               Si ella quisiera, a mi cuenta
               que estoviera honrada agora.

CORBATO:

               Como allá dicen que andaba
               con don Guillén de escondidas
               en cuentos.


Pág. 066 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


MONTANO:

               Están perdidas
               por él las mozas.

ARDENIO:

               Habraba
               con él los disantos todos,
               ya en el soto, ya en el río.

MONTANO:

               Y aun por esa se hacen, tío,
               de esos polvos estos lodos.
               Tómese lo que se tiene,
               y tenga agora paciencia;
               mas ¿no es ésta Laurencia?

ARDENIO:

               La misma.

CORBATO:

               ¡Verá y cuál viene!


Pág. 067 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


Sale LAURENCIA
LAURENCIA:

               ¿Qué hacéis aquí, afeminados,
               hombres sólo en la apariencia,
               en conversación infame,
               que no sentís vuestra afrenta?
               Gallinas, y aun no gallinas,
               pues ya saben volver éstas
               los picos contra el milano
               que sus polluelos le lleva.
               ¿Qué pastor hay tan cobarde
               que, con gritos, hondas, piedras,
               no libre del lobo vil
               la ya acometida oveja?
               Una hormiga, si la quitan
               el grano que avara encierra,
               muerde atrevida al contrario.
               Un mosquito se sustenta
               de la sangre de un león,
               y hasta la más torpe abeja
               acomete vengativa
               a quien roba sus colmenas.
               Pues, gallinas, el milano
               se atreve a las pollas tiernas
               de vuestro lugar y casas,
               ¿y no vengáis vuestra ofensa?
               El lobo bárbaro os roba,
               villanos, una cordera
               delante de vuestros ojos,
               ¿y le dejáis ir con ella?


Pág. 068 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


LAURENCIA:

               Volved, hormigas cobardes,
               por la agostada cosecha
               del honor que os han quitado
               de un traidor las insolencias.
               Aún menos sois que mosquitos,
               pues ninguno hay que se atreva
               á sacar sangre afrentosa
               a quien derrama la vuestra.
               Mas, pues, vuestra cobardía
               llevar los panales deja,
               del colmenar de la fama
               zánganos sois, que no abejas.
               No os llaméis hombres, cobardes;
               ceñid al lado las ruecas,
               pues no sabéis ceñir armas
               más que para la apariencia.
               Si como sabéis guardar
               las espadas que las vean
               desnudas contra tiranos
               guardarais las hijas vuestras,
               no las violara la injuria;
               mas si las espadas vuestras
               son vírgenes, mal podréis
               defender tantas doncellas.
               ¡Que a vuestros ojos un hombre
               haga torpe y loca presa
               en una frágil mujer,
               en una vecina vuestra!
               ¡Que os lleve con ella la honra,
               y que no tengáis vergüenza
               de vivir y no vengaros!


Pág. 069 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


LAURENCIA:

               ¡Que estéis de aquesa manera
               conversando unos con otros
               como si en paces o fiestas,
               contárades las hazañas
               que emprendistes en la guerra!
               Diez leguas de Zaragoza
               vivís, y la gente de ella
               son espejo de las armas,
               blasones de la nobleza.
               ¿Cómo se os pega tan poco,
               decid, gente aragonesa?
               ¿Por qué afrentáis vuestra pata
               afeminados en ella?
               Si no sois para vengaros,
               llamad las mujeres vuestras;
               pedidlas que os desagravien,
               quejaos llorosos ante ellas,
               y mientras se arman valientes
               y la aguja en lanza truecan,
               el acero por las galas,
               las espadas por las ruecas,
               quedaos en casa vosotros,
               hilad, barred, viles hembras;
               jabonad y haced colada,
               que aunque la hagáis, yo estoy cierta
               que no sacaréis las manchas
               que en vuestra honra el agravio echa,
               si no es con sangre enemiga
               que es la más eficaz greda.


Pág. 070 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


LAURENCIA:

               ¿Calláis? ¿Teméis? ¿No venís?
               Mas ¿para qué? No os den pena
               injurias de vuestras hijas,
               comprad trompas y muñecas;
               jugad, niños, que es razón
               que mientras vive Laurencia
               ella tomará venganza.
               ¡Vive Dios! Que en vuestra afrenta
               ha de mudar, gente vil,
               el traje y naturaleza,
               por que os enseñe a ser hombres,
               siéndolo vuestra Laurencia.
               Bandos hay en Aragón;
               volviéndome bandolera,
               no he de dejar hombre a vida.
               ¡Guárdese de mí mi tierra!
               Que en vosotros los primeros
               he de vengar mis ofensas,
               y vestidos de mujeres
               sacaros a la vergüenza.
               El que hombre fuere, mis agravios sienta.
               ¡Al arma! ¡Don Guillén, serranos, muera!

Vase


Pág. 071 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


CORBATO:

               Salpimentado nos ha.

ARDENIO:

               ¡Malos años para ella,
               y qué sabida que es!

MONTANO:

               No tién pelillo en la lengua;
               mas sóbrala la razón,

CORBATO:

               Si aquí su padre estuviera
               también llevara su parte.
               Pero ¡qué infamia es la vuestra!
               Vamos, aunque mos lo estorbe
               don Gastón, y el fuego encienda
               a Montalbán y a su dueño,
               que si no es de esta manera
               corre peligro Estercuel.

TODOS:

               ¡Al arma! ¡Don Guillén muera!

ARDENIO:

               Muera; porque antes de un año
               no ha de haber en esta tierra
               una virgen por un ojo.

MONTANO:

               Si el fuego de Amor le quema
               un clavo saca otro clavo,
               con un fuego otro se venga.

CORBATO:

               La campana de concejo
               tocad, por que todos vengan
               a vengar nuestras injurias.

ARDENIO:

               ¡Al arma, serranos!

TODOS:

               ¡Guerra!

Vanse.


Pág. 072 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


Salen don GUILLÉN
y don GASTÓN
GASTÓN:

               La cruz que traéis al pecho,
               señal de vuestra nobleza,
               para adornar la cabeza
               de los césares se ha hecho.
               Las veces que sin provecho
               la veo en hombres que no son
               de crédito y opinión,
               aunque lástima me da,
               sospecho que es cruz que está
               pintada en algún rincón.
               En el más alto lugar
               y sublime chapitel
               se pone la cruz, y en él
               la suele el cuerdo estimar.
               La nobleza suele dar
               alto sitio cuando intenta
               darle el pecho, mas si afrenta
               la posesión, no se estime,
               porque en la cruz más sublime
               un pájaro vil se asienta.
               Digo esto, y no sin razón,
               porque aunque con ella os veo
               adornar el pecho, creo
               que es cruz que está en el rincón;
               que puesto que ese blasón,
               que ilustre y noble os ha hecho,
               en vos es cruz sin provecho,
               pues, según dais los indicios,
               mil aves de torpes vicios
               se asientan en vuestro pecho.


Pág. 073 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


GASTÓN:

               Yo, a lo menos, como suelo
               adorar la cruz que ensalzo,
               con reverencia la alzo
               la vez que la hallo en el suelo.
               Como es insignia que el cielo
               reverencia, del lugar
               donde no es decencia estar
               la quito, y así al presente,
               por no ser lugar decente,
               la cruz os vengo a quitar.
               Que, pues tan torpe afrentáis
               mis vasallos, más castigo
               os darán, siendo testigo
               la cruz que al pecho lleváis.
               Cuando las honras quitáis
               a las doncellas, que en vano
               os dan nombre de tirano,
               sacáis vuestra infamia a luz,
               pues delante de una cruz
               el que peca es mal cristiano.
               En vos está mal empleada,
               y así vengo satisfecho,
               que la cruz de vuestro pecho
               quitará la de mi espada.
               Mi tierra llora afrentada
               por vos, y no será yerro
               que la cólera que encierro,
               la cruz os deje, si da
               hoy la muerte, y servirá
               de cruz para vuestro entierro.


Pág. 074 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


GUILLÉN:

               Cuando vi que con cruz tanta
               veníades, don Gastón,
               os juzgaba procesión
               que sale en semana santa.
               Mas no me admira ni espanta
               lo que os oigo, que el valor
               que a mi sangre da favor
               me enseña en nuestras querellas
               que santiguándoos con ellas
               mostráis tenerme temor.
               Quistión será peregrina
               la que empezáis, dándoos luz
               por la señal de la cruz
               como niño de doctrina.
               Dad en eso, que es divina
               traza, y en vos señalada.
               Predicad, no se os dé nada,
               tendrá por nuevo favor
               en vos un predicador,
               Aragón, de la cruzada.
               Que yo, más travieso y roto,
               de mi valor haré alarde,
               porque el hombre que es cobarde
               siempre da por lo devoto.
               Si vuestra tierra alboroto
               mi gusto es, y está bien hecho,
               y si no estáis satisfecho,
               entrad con furia doblada
               por la cruz de aquesta espada
               a quitarme la del pecho.

Echan mano.


Pág. 075 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


Sale GALLARDO
GALLARDO:

               Don Guillén, a Montalbán.
               ha puesto fuego Estercuel;
               acude al remedio de él,
               mira los gritos que dan.

GUILLÉN:

               Hazañas vuestras serán
               éstas, y vendréisnos luego
               a predicar con sosiego
               cruz, valor, fe y opinión,
               cuando pegáis a traición
               a vuestros vecinos fuego.
               Pero agradeced ahora
               que ayuda mi gente pida,
               dándoos término de vida,
               a mi pesar, por un hora.

GASTÓN:

               La injuria, que es labradora,
               se ha vengado de esta suerte.
               Id, que en ceniza convierte
               la hacienda que os atropella,
               que cuando volváis sin ella
               entonces yo os daré muerte.

Éntranse por puertas diferentes.


Pág. 076 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


Sale LAURENCIA, de hombre,
ROBERTO, y los BANDOLEROS
LAURENCIA:

               En otro tiempo sintiera
               haber dado en vuestras manos;
               pero ya agravios villanos
               me mudaron de manera,
               que estoy contenta en extremo,
               Roberto, de andar con vos,
               por que venguemos los dos
               agravios que ya no temo.
               Bandolero sois, Roberto,
               que de esta suerte se alcanza
               en Aragón la venganza.
               Don Guillén mi honor ha muerto;
               vengadme del y cobrad,
               si es deuda una obligación,
               de mí la satisfación
               en oro de voluntad.
               Vuestra soy desde este día,
               sin honra ni fama estoy
               mientras venganza no doy,
               Roberto, a la afrenta mía.
               Nadie me llame Laurencia,
               que soy hombre en restaurar
               mi honra, si fui en amar
               mujer de poca experiencia.
               En este traje pretendo
               serviros, acompañaros,
               suspenderos, asombraros,
               y si en mi amor os enciendo
               yo os pagaré de manera
               que, no quedándoos deudora,
               si me amasteis labradora
               me queráis más bandolera.


Pág. 077 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


ROBERTO:

               Cuando no haya yo ganado
               con los bandos que profeso
               sino el escucharos eso
               y el traeros a mi lado,
               dando deleite a mis ojos,
               entretenimiento a amor,
               al pecho esfuerzo y valor
               y a la voluntad despojos,
               tengo por ser bandolero
               más dicha que por ser rey.
               Compañeros, haced ley
               de mi gusto. Desde hoy quiero
               que mi Laurencia nos mande.
               Ella es nuestro capitán.

BANDOLERO 1:

               Si por caudillo nos dan
               un sol, en dicha tan grande,
               ¿quién habrá que nos resista?
               Y qué presas no esperamos
               si a cuantos vengan les damos
               con este sol una vista?

BANDOLERO 2:

               Yo la estimo y reverencio.

ROBERTO:

               ¡Laurencia viva! Decid.

TODOS:

               ¡Viva Laurencia!

LAURENCIA:

               Advertid
               que he de llamarme Laurencio,
               y que de Roberto soy
               amorosa compañera
               pero con los demás fiera
               leona y tigre desde hoy.
               No ha de quedar hombre a vida
               de cuantos a nuestras manos
               vinieren, ya sean villanos,
               ya de sangre conocida;
               que quiero, por estos modos,
               ya que mi amor banderizo,
               que el mal que un hombre me hizo
               lo vengan a pagar todos.


Pág. 078 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


ROBERTO:

               Tu gusto es, mi bien, el nuestro.

LAURENCIA:

               No imagine don Guillén
               que su villano desdén,
               si en torpezas está diestro,
               se ha de quedar sin castigo.
               ¡Vive Dios! Que ha de saber
               que una ofendida mujer
               es el mayor enemigo.

BANDOLERO 1:

               Gente parece que viene.

LAURENCIA:

               ¡Ojalá fuera el primero
               mi ofensor!
Salen don GUlLLÉN y GALLARDO

GUILLÉN:

               El fuego fiero
               mi tierra asolada tiene.
               ¡Vive Dios que aquesta afrenta
               la tengo de castigar,
               si España vuelve a llorar
               de su pérdida sangrienta
               segunda vez el destrozo!
               De enojo y cólera ardo;
               yo haré en Aragón, Gallardo,
               que se le convierta el gozo
               de don Gastón en tristeza.
               Yo le allanaré a Estercuel
               por el suelo.


Pág. 079 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


GALLARDO:

               Hazaña cruel,
               indigna de su nobleza,
               ha sido; mas--¡vive Dios!--
               que, según los dos andamos,
               no es mucho que nos perdamos
               en esta ocasión los dos.
               Los llantos de las doncellas,
               que yo te he solicitado
               y tú sin razón logrado
               han llegado a las estrellas.
               Dios por ellas nos castiga.

ROBERTO:

               Ténganse y las armas den.

LAURENCIA:

               (¡Cielos, éste es don Guillén! (-Aparte-)
               Pues mi deshonra os obliga,
               hoy verá Aragón en mí
               que un agravio basta a hacer
               tigre hircana a una mujer.)

GUILLÉN:

               ¿Que es esto?

GALLARDO:

               Purgar aquí
               lo que pecamos los dos;
               los que ves son bandoleros.

GUILLÉN:

               ¿Hay más males, cielos fieros?
               Mas tengo ofendido a Dios,
               no me espanto.

LAURENCIA:

               Don Guillén,
               ¿conocéisme?

GUILLÉN:

               Si creyera
               los ojos, que eres dijera
               Laurencia.


Pág. 080 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


LAURENCIA:

               Y dijeras bien.

GUILLÉN:

               Pues ¿cómo? ¿Tú en este traje?

LAURENCIA:

               De tu amor vil le aprendí,
               y por parecerme a ti
               en el oficio y lenguaje,
               cual ves me vuelvo en razón;
               que, como ser ladrón quieres
               del honor de las mujeres,
               de ti aprendo a ser ladrón.
               Cual bandolero asaltaste
               mi honor, que era peregrino,
               y saliéndole al camino
               una joya le quitaste
               que todo mi ser valía;
               y cual suele el bandolero,
               en sacándole el dinero,
               la bolsa arrojar vacía,
               ingrato me despreciaste;
               que la mujer sin honor
               es un vaso sin licor,
               y como tal me arrojaste.
               Yo, pues, que por ti ofendida
               a ser salteadora aprendo,
               quitarte agora pretendo
               la vil y bárbara vida.
               Y sirviendo de cadalso
               un roble, cual tú cruel,
               te mandaré colgar de él
               como hacen al peso falso.


Pág. 081 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


GUILLÉN:

               Laurencia, humilde confieso
               mi crueldad e ingratitud;
               mas tu prudencia y virtud
               perdonen mi poco seso,
               que no querrás dar la muerte
               a quien tanto un tiempo amaste.

LAURENCIA:

               ¡Qué mal mi amor aplicaste!
               Con él pienso convencerte.
               La miel de un panal sabroso,
               si se corrompe, en acíbar
               convierte su dulce almíbar.
               Del vino más generoso
               sale el vinagre mejor,
               y a este modo, don Guillén,
               se engendra el mayor desdén
               del más firme y puro amor.
               El corazón--¡vive Dios!--
               te he de sacar y comer.

GALLARDO:

               ¿Y de mí qué vendrá a ser?
               ¡Cielos!

LAURENCIA:

               Venid acá vos,
               que sois corredor de oreja,
               de vicios casamentero,
               de juegos torpes tercero,
               el que la ropa que deja
               vuestro señor os vestís,
               alzáis del deleite platos,
               calzáis sus rotos zapatos
               y de su sombra os cubrís.
               Venid acá.


Pág. 082 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


GALLARDO:

               De rodillas
               puestas las manos, Laurencia,
               Gallardo os pide clemencia.
               No armaré desde hoy pandillas.

LAURENCIA:

               Sois un gran bellaco.

GALLARDO:

               En esto
               no hay señora que negar,
               es virtud el confesar,
               yo pecador lo confieso.

LAURENCIA:

               Tenéis muy bellacos hechos.

GALLARDO:

               ¿Qué mucho si en mí repara
               teniendo tan mala cara?

LAURENCIA:

               ¡Y qué mala!

GALLARDO:

               Los deshechos
               del mundo, porque se asombre
               de lo que alego en mi abono,
               mi padre iba a hacer un mono
               y por yerro hizo en mí un hombre.
               Mire este rostro de cerca
               si con gana de reír viene,
               que cuando está mejor tiene
               color de gamuza puerca.
               La nariz, segunda Roma
               que porque no me la hurtasen
               los que a envidiarla llegasen,
               me la remachó Mahoma.
               Los ojos de cuya lumbre
               son las dos niñas morenas,
               de sangre y lagañas llenas
               por venirles su costumbre.
               Y porque vea mi trabajo,
               en tres ojos con que vengo,
               sepa que almorranas tengo,
               así arriba como abajo.


Pág. 083 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


GALLARDO:

               ¿Quién de un hombre tal pensara,
               aunque más le persiguieran,
               que almorranas le nacieran
               en los ojos de la cara?
               Pues la boca, y dentadura
               en ella, una moza echó
               el servicio, que creyó
               ser carretón de basura.
               Los hociquitos dirán,
               según son gordos y bellos,
               yo muy rubio, y belfos ellos,
               que soy inglés o alemán.
               Las manos cándidas, pues
               que lisas, blandas y bellas,
               por anillos traigo en ellas
               los juanetes de los pies.
               Pues el talle de bacique,
               segundo Brunelo en todo,
               que no hay dicho, mote, apodo
               que al propio no se me aplique.
               Pues si por el cuerpo saca
               el alma que en él está,
               ¿qué tal el huésped será
               de posada tan bellaca?
               Por eso en el alma aguardo
               lo que mi cuerpo promete;
               traidora ella, él alcahuete,
               y un bellacón, Gallardo,
               Pues yo me culpo y me riño,
               perdóneme, que si erré
               como mozo y niño fué.


Pág. 084 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


ROBERTO:

               ¡Válgate el diablo por niño!

BANDOLERO 1:

               ¿Tú niño? De Satanás.

LAURENCIA:

               Roberto, hoy tienes de ver
               nuevas crueldades hacer,
               sin que asombre al mundo más
               Falaris, Sila o Nerón,
               porque aventajarlos quiero.

ROBERTO:

               Si amorosa eres cordero,
               injuriada eres león.
               Pues tengo dicha en quererte,
               yo haré como no enojarte;
               pues viviré en agradarte
               y moriré en ofenderte.

LAURENCIA:

               Tráeme atados estos dos,
               imaginaré tormentos
               tan nuevos como sangrientos.

GUILLÉN:

               ¡Paciencia, cielos!

GALLARDO:

               ¡Par Dios,
               que es muy linda tu paciencia!

GUILLÉN:

               Pagaré locuras mías.

GALLARDO:

               Yo engaños, bellaquerías,
               mala vida y peor conciencia.

Vanse.


Pág. 085 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


Sale MAROTO
MAROTO:

               Soledades discretas,
               si es discreción comunicar con pocos
               pasiones que secretas
               dicen a voces, bárbaros y locos,
               con vosotras me entiendo
               que habláis callando y regaláis riendo.
               Cautivarme quería
               quien envidioso está de mi ventura,
               con triste compañía,
               pues suele ser prisión una hermosura
               que con dulces cadenas,
               tal vez da por un gusto dos mil penas.
               Más precio yo, mi prado,
               ser rey de vuestras flores y belleza,
               tejiendo coronado
               guirnaldas que regalen mi cabeza,
               entre el arado y bueyes
               que la diadema avara de los reyes.
               Más precio los vasallos
               de mansas ovejuelas y corderos,
               que en coches y caballos
               la adulación de hechizos lisonjeros
               donde el engaño mira
               que a la verdad oprime la mentira.


Pág. 086 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


MAROTO:

               Más precio el pan moreno
               con la cebolla y rústico tasajo,
               que el banquete más lleno;
               pues con la dulce salsa del trabajo
               sustento mi alegría
               sin miedo de la torpe apoplegía.
               Más precio, cuando ordeño
               las cabras en el tarro que en él eche,
               para brindar al sueño,
               el pecho que sus pechos paga en leche,
               licor blando y sabroso,
               que el vino más caliente y generoso.
               Oh, soledad hermosa
               con vosotras estoy solo casado,
               no quiero tener esposa,
               que la quietud de vuestro alegre prado
               alivia mis desvelos
               y conserva el honor sin tener celos.
Salen LAURENCIA y los BANDOLEROS

LAURENCIA:

               Atados en estos robles
               servirán de puntería
               hoy a la venganza mía
               y a vuestras pistolas dobles.
               Tirarán los pedreñales,
               en señal de mi dureza,
               al blanco de su torpeza,
               pues fueron los dos iguales.
               Al pedernal duro y ciego
               que descalabró mi honor,
               pues como su torpe amor
               a puros golpes da fuego.


Pág. 087 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


ROBERTO:

               Mi Laurencia, haz sacrificio
               de quien le hizo de tu fama,
               su sangre torpe derrama;
               que ya su muerte codicio,
               en fe que de don Guillén
               estoy celoso y cobarde,
               porque al fin se olvida tarde
               lo que se ha querido bien.

LAURENCIA:

               Bien dices, cuando la injuria
               no llega a quitar la honra;
               pero el amor que deshonra
               sus llamas convierte en furia.
               Mas ¿quién es éste? Aguardad.

ROBERTO:

               Un pastor grosero y roto.

LAURENCIA:

               ¿Éste, cielos, no es Maroto?
               Pues ya soy toda crueldad;
               que él por mujer no me quiso
               cuando guardarme pudiera
               y mi honor en pie viviera;
               pagará su poco aviso.
               Prendelde.

MAROTO:

               ¿Qué es esto? ¡Ay cielo!

LAURENCIA:

               Laurencia, villano, soy.

MAROTO:

               Sea en buena hora, y yo le doy
               el parabién sin recelo,
               de ver que se ha vuelto hombre;
               que a fe que Dios la ha sacado
               de mujer que es de pecado,
               y pues en el traje y nombre
               se ha convertido en varón,
               déle barba Dios también,
               que no será hombre de bien
               si se convierte en capón.


Pág. 088 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


LAURENCIA:

               A lo menos no lo fuera
               si yo os dejara con vida.

MAROTO:

               Pues ¿qué le he hecho yo?

LAURENCIA:

               Ofendida
               me tenéis.
                       .......... [ -era]
               ...................... [ -ar]

MAROTO:

               ......... No hay mandamiento
               de casaráste.

LAURENCIA:

               Tormento,
               atado, aquí os han de dar.

MAROTO:

               ¿Porque casar no me quise?

LAURENCIA:

               Colgádmelo de ese olivo.

MAROTO:

               ¡Mas arre allá, que estoy vivo!

LAURENCIA:

               En su mismo daño avise.
               Ea, colgadle.

MAROTO:

               ¡Mas no nada!
               ¿No ve que falta escalera?
               Mas, pues me ahorca soltera,
               ¿qué hiciera estando casada?

LAURENCIA:

               Vivir honrada con vos,
               sin llorar mi honor enojos.

MAROTO:

               Si me sacara los ojos
               tuviéramos paz los dos;
               que los maridos al uso,
               y más si son cortesanos,
               no tienen ojos ni manos,
               que el oro vendas les puso.
               Y de mi cura he sabido
               que Dios sanó, porque pudo,
               uno ciego, sordo y mudo,
               que pienso que era marido.


Pág. 089 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


LAURENCIA:

               Acabad, colgadle.

MAROTO:

               Atajo
               es del cielo, no me espanta.
               Más vale de la garganta
               ser de un olivo colgajo,
               que serlo en esta ocasión
               de la cabeza.

ROBERTO:

               ¡Simpleza
               notable!

MAROTO:

               De la cabeza
               quedó colgado Absalón,
               y si maridos pasaran
               como él, quizá los más de ellos,
               que traen ganchos por cabellos,
               colgados también quedaran.
Sale un BANDOLERO

BANDOLERO 1:

               Mira, Roberto, por ti;
               que todos estos lugares,
               para vengar sus pesares,
               se van convocando aquí.
               Procura hacer resistencia
               o embocarte en la espesura.

ROBERTO:

               ¿Qué haremos?

LAURENCIA:

               Probar ventura;
               hoy veréis quién es Laurencia.
               En matando a don Guillén,
               acometerlos podremos
               para que ricos quedemos,
               que huír no parece bien.


Pág. 090 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


ROBERTO:

               Moriré determinado
               de defender tu beldad.

LAURENCIA:

               A ellos, pues, y dejad
               aquí este villano atado.
               Pero no, venga conmigo,
               que si vitoria alcanzamos
               de los que a acometer vamos,
               después le daré castigo.
Vanse

FIN DEL SEGUNDO ACTO


Escena III
Pág. 091 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


Salen LIRANO, MARBELIO y MAROTO
LIRANO:

               No fue nada; huyeron todos;
               y aunque han ido por más gente,
               cuando asaltarnos intente
               no nos han de faltar modos,
               si nos llevasen ventaja,
               para emboscarnos, que aquí
               todo es monte.

MARBELIO:

               Es así;
               pero entre tanto que baja
               la aragonesa cuadrilla,
               de aqueste olivo colgad
               ese hombre.

MAROTO:

               ¿Y que es verdad
               que a vista de nuesa villa
               me quieren ahorcar?

LIRANO:

               De noche
               es, no hay que tener temor
               que os salgan a dar favor.

MAROTO:

               Porque una mujer reproche
               y con ella no me caso,
               ¿es justo matarme así?

LIRANO:

               Mándalo Laurencia.


Pág. 092 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


MAROTO:

               Aquí
               de un salto hasta el cielo paso.
               Pero, pues hemos llegado
               a hablar verdades, más quiero
               morir ahorcado, soltero,
               que estar vivo y ser casado.
               Olivo, de mi fortuna
               os doled, mirad mi daño,
               que no dais buen fruto hogaño
               ni Maroto es aceituna
               para que de vos colgado
               imitéis en tales dudas
               al saúco de do Judas
               dicen que estuvo ahorcado.

MARBELIO:

               Atalde mientras que apresto
               el cordel.

MAROTO:

               ¡Aquí del reye!
               Porque no me caso ¿es leye?
               ¿Es justicia?

MARBELIO:

               Acabad presto;
               pero, escuchad, que parece
               que hay rüido de batalla.
Dentro

VOCES:

               ¡A ellos, mueran, que es canalla!

OTRAS:

               ¡Mueran!


Pág. 093 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


LIRANO:

               El peligro crece.

MARBELIO:

               Dejadle atado, y después
               volveremos a acabar
               lo empezado.

LIRANO:

               Si el lugar
               no le libra.

MARBELIO:

               Vamos, pues.
Vanse y dejan atado a MAROTO

MAROTO:

               ¡Madre de Dios, siempre he sido
               amigo y vueso devoto;
               porque no quiere Maroto
               ser de una loca marido,
               me matan, Madre de Dios!
               Toda boda es peligrosa,
               yo no quiero más esposa
               ni más amores que a vos;
               las demás que esposas son
               las manos y libertad
               atan, que al fin es verdad
               que toda esposa es prisión.
               Pero vos, que a los humanos
               desatáis libertadora,
               pues que sois mi esposa agora
               desatad mis pies y manos.
               Que porque no me maltrate
               quien mi muerte sentenció,
               si así una mujer me ató
               otra es bien que me desate.


Pág. 094 de 129
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


Ábrese un olivo, y entre sus ramas
está una imagen de la VIRGEN,
Nuestra Señora de la Merced
VIRGEN:

               ¡Maroto!

MAROTO:

               ¡Ay, Dios! ¿Quién me nombra?

VIRGEN:

               Alza alegre la cabeza.

MAROTO:

               ¿Quién sois, divina Señora?

VIRGEN:

               Quien tu fe y devoción prueba.
               La Dama del Olivar
               ha de llamarme esta tierra,
               consagrándola mi nombre
               y honrándola mi presencia.
               El olivo significa
               misericordia, y la iglesia
               se alumbra con su licor.
               Misericordia es clemencia,
               la clemencia a nadie mata,
               siendo esta verdad tan cierta,
               necio es quien en este olivo
               darte muerte ciego intenta.
               Yo, que al fin soy la paloma
               que en el diluvio y tormenta,
               que en el mar de los pecados
               todos los hombres anega,
               desde el arca de Noé,
               de la ley de gracia nueva,
               el ramo de oliva traje
               que anuncia la pascua eterna.
               Aquel pimpollo admirable,
               ramo de la oliva inmensa,
               que siempre verde y florido
               el tronco del padre engendra.


Pág. 095 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


VIRGEN:

               Aquel ramo que plantó
               el labrador que sustenta
               los cielos en mis entrañas,
               sin que humana obra se atreva
               a poner en su labor
               la mano, porque en vez de ella
               es el Espíritu Santo
               quien la planta y quien la riega.
               Aquel engerto divino,
               que de dos naturalezas
               en un supuesto da el fruto
               que sana el que comió Eva.
               En fin, yo la oliva soy
               que a Dios hombre cría y lleva,
               que es aceite derramado
               en el lugar de la iglesia.
               Yo, pues, que en ella quedé
               por legítima heredera,
               por ser hija, madre, esposa,
               de los tres que en uno reinan,
               he plantado un olivar,
               que puesto que agora empieza
               a crecer, se extenderá
               por el orbe de la tierra.
               Cuatro frutos dará al año,
               aunque de especies diversas,
               porque su fertilidad
               cause asombro a quien la vea.
               Será el primero sabroso
               por el voto de pobreza,
               que aunque la forzosa amarga,
               la voluntaria deleita.


Pág. 096 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


VIRGEN:

               Pues no sin causa la oliva
               es amarga a quien la prueba
               verde, y después por sabrosa
               honra la más noble mesa.
               Tras este fruto se sigue
               el segundo de obediencia,
               mortificando sus gustos
               a la voluntad ajena;
               que por eso la aceituna,
               que es su símbolo, se quiebra,
               muele, parte y martiriza
               en el lagar y la prensa,
               de donde el aceite puro
               se saca, que a Dios recrea;
               que después de los trabajos
               ofrece luz la paciencia.
               El tercero es castidad,
               fruto que la palma lleva
               a todas cuantas virtudes
               a los santos hermosean.
               Que no sin causa el aceite,
               si con el agua le mezclan,
               a otro licor le juntan,
               por más que con él le envuelvan
               siempre está encima de todos;
               que siendo el cielo su esfera,
               como rey de las virtudes
               sobre todas triunfa y reina.


Pág. 097 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


VIRGEN:

               El cuarto la caridad,
               emperatriz que gobierna
               los cielos y rige el mundo;
               fuego que abrasa y no quema;
               luz que alumbra a todo hombre;
               que, en fe de esto, en nuestra
               iglesia da luz de noche y de día
               y el fuego de amor sustenta.
               Redimirá aqueste fruto
               los cautivos que atormenta
               el blasfemo y torpe amor,
               para que con fama eterna,
               llamándose redentores,
               den sus vidas y su hacienda
               por sus hermanos, que oprimen
               las crueldades sarracenas.
               Darán para ellos sus vidas,
               quedándose en sus cadenas,
               porque ellos salgan seguros,
               virtud excelente y nueva.
               Pero, en fin, como la oliva,
               que toda a todos se entrega
               dejándose hacer pedazos,
               dando sus entrañas mesmas,
               llamaráse este olivar
               de la Merced, porque en ella
               la han de hallar sus oprimidos,
               blasón que ha de ennoblecerla...


Pág. 098 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


VIRGEN:

               Y para que estimes más
               esta heredad, que comienza
               de esta tierra a florear
               con divinas influencias,
               un rey es su labrador
               para que más se ennoblezca.
               Mira cómo con sus armas
               la autoriza su nobleza.
               Don Jaime el conquistador,
               que entra triunfando en Valencia,
               le planta y le da principio,
               ¿qué maravilla que crezca?
               Del pecho piadoso nace
               de Pedro Nolasco, piedra
               fundamental, que promete
               en el valor y firmeza.
Con los santos y corona
que refiere ha de estar
adornado el árbol
               Por primicias de ese fruto
               es la primer fruta nueva
               otro Pedro de Armengol,
               que de él, como oliva cuelga.
               Un Ramón es verde rama
               que mi olivar fertil echa,
               no nacido y milagroso
               que con un candado cierran,
               porque tal aceite y fruto
               en fe de lo que se precia,
               con candado ha de guardarse
               para dar luz a mi iglesia.


Pág. 099 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


VIRGEN:

               Un Serapión es esotro,
               oliva sabrosa y tierna,
               que en el lugar del martirio
               descoyuntan y atormentan.
               La corona que remata
               este olivo, a todos muestra
               que es real, militar y noble,
               para que a todos exceda.
               Siendo, pues, de tal valor
               esta heredad, porque tenga
               lo necesario, he querido
               que aquí se labre una iglesia
               donde mi aceite se guarde,
               y con mi misma presencia
               se autorice en Aragón
               que a esta orden sirve y precia.
               Ve, pues, pastor, a Estercuel,
               su gente convoca, y llega
               a su señor, mi devoto,
               llama y diles que aquí vengan,
               y este sitio me dediquen
               con un templo, donde vean
               mi imagen, que en este olivo
               como en su trono se asienta,
               y dándole a la merced
               estimen la Merced nueva
               que les vengo a hacer propicia,
               y tú, por que goces de ella,
               pues por esposa me elijes,
               el ganado y campos deja,
               y sírveme en esta casa,
               pues el que me sirve reina.


Pág. 100 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


Encúbrese
MAROTO:

              ¡Oh visión digna de espanto!
               Pues que me libras y sueltas
               y tengo en ti tal esposa,
               dete alabanzas mi lengua.
               A hacer voy lo que me mandas.
               Religión piadosa y tierna,
               yo os serviré desde hoy más.
               Olivar de fama eterna,
               desde hoy quedará memoria
               que celebre tu grandeza,
               la Dama del Olivar,
               de amor y de dichas prenda.
Vase.
Sacan a don GUILLÉN los LABRADORES,
y salen don GASTÓN y doña PETRONILA

NISO:

               Huyeron los bandoleros,
               y a dos encinas atados,
               para pagar sus pecados,
               aquestos dos lobos fieros
               de nuestras tiernas ovejas
               se dejaron.

CORBATO:

               Permisión
               del cielo, pues ellos son
               la causa de nuestras quejas.


Pág. 101 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


GASTÓN:

               A mi poder, don Guillén,
               la Fortuna os ha traído,
               y aunque de vos ofendido
               querellas justas me den
               mis vasallos, y pudiera
               satisfacerla con vos,
               el valor que me dio Dios
               mi agravio no considera.
               Sin mi gusto a Montalbán
               os quemaron mis vasallos,
               que no pude refrenallos,
               porque ofendidos están.
               Que cuando la injuria es tal,
               las riendas del tiento pierde,
               y un perro con rabia muerde
               con ser tan fiel animal.
               Mostrara ser caballero
               agora, y libre os dejara,
               si en daño no resultara,
               como sabéis, de tercero.
               Pero haciéndolo, provoco
               todo el lugar de Estercuel,
               y ya sabéis cuán crüel
               es un pueblo y vulgo loco.
               Mientras Laurencia parece
               y se aplaca tanto exceso,
               será razón que estéis preso,
               y el alcaide que os ofrece
               mi nobleza, es a mi hermana,
               que en regalo y cortesía
               dará muestras que lo es mía.


Pág. 102 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


GUILLÉN:

               Libertad mi suerte gana
               con ser yo su prisionero;
               y aunque estimo este favor,
               sois caballero mayor
               y en Aragón el primero.
               Bien pudiérades mostrar
               vuestro poder por mil modos,
               que vuestros vasallos todos,
               son de bien y mal pasar
               y a vuestro gusto obedientes.
               Cuando libertad me deis
               han de aprobar lo que hacéis
               sin mirar inconvenientes;
               pero hacer podéis de mí
               vuestro gusto, pues estoy
               sujeto.

GASTÓN:

               Su señor soy,
               mas el valor que adquirí
               quiere, por más que me amen
               si de bien y mal pasar
               son, que los de este lugar
               no de mal pasar se llamen.
               Mas solo de pasar bien,
               que cuando a regirlos vengo,
               los viejos por padres tengo
               y por hermanos también
               los mozos, porque es mejor,
               para poder gobernallos,
               hacer hijos de vasallos
               y convertir en amor
               el poder, que no han de dar
               como encina el fruto a palos,
               pues por fuerza saldrán malos
               vasallos de mal pasar.


Pág. 103 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


GUILLÉN:

               Enseñáisme, don Gastón,
               a vivir por vuestro preso,
               y obligado me confieso,
               puesto que si mi prisión
               goza de tal carcelera
               más parece libertad.

PETRONILA:

               (¡Que tenga yo voluntad (-Aparte-)
               A quien no la considera!
               ¡Oh, fuerza de un dios tirano!
               Libraréle, que es rigor
               prender a quien tengo amor.)
Llévanle y vase doña PETRONILA

GASTÓN:

               Éste queda en vuestra mano.
               Como no le deis la muerte
               ni saquéis sangre, vengad
               en él vuestra voluntad
               para que a enmendarse acierte.

NISO:

               Hacéisnos señor merced.
               ¡Yo os juro a San...! alcahuete,
               que heis de pagarlo.

GALLARDO:

               Hoy promete,
               Gallardo, enmienda. Tened,
               lástima de este lacayo.

CORBATO:

               Allá lo veréis, venid.

ARDENIO:

               No le saquéis, advertid,
               sangre...


Pág. 104 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


NISO:

               Yo os voto a mi sayo
               que la afrenta de Laurencia
               nos la habéis hoy de pagar.

ARDENIO:

               No le podréis azotar
               mientras no mos den licencia
               de sacarle sangre.

NISO:

               Bueno;
               desnúdele yo una vez,
               que siendo como la pez
               dentro, y de fuera moreno,
               en él quebraré mi cinta
               sin miedo que se desangre,
               porque éste no tiene sangre,
               sino en lugar de ella, tinta.
Llévanle. Sale MAROTO

MAROTO:

               Señor: dad gracias al cielo
               y vuestra dicha estimad,
               en vuestra misma heredad
               para premiar vuestro celo,
               un tesoro hay encerrado
               que con él rico quedéis.
               .................... [ -éis].

NISO:

               ¿Tesoro?

MAROTO:

               Un tesoro he hallado
               en el olivar.

GASTÓN:

               Maroto,
               ¿qué decís? ¿estáis en vos?

MAROTO:

               No hay cosa, después de Dios,
               que valga tanto.

CORBATO:

               Remoto
               venís de vueso juicio.

ARDENIO:

               ¿Qué tesoro puede haber
               que tanto llegue a valer?


Pág. 105 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


MAROTO:

               Ni el sol, a quien sacrificio
               hicieron tantas naciones,
               ni del cielo el mejor santo,
               ni un serafín vale tanto.
               Si no creéis mis razones,
               venid, y sobre un olivo
               veréis la Fénix que es una,
               la Estrella del mar, la Luna,
               la que es Hija de Dios vivo,
               de Dios vivo Madre hermosa,
               de Dios vivo Esposa bella,
               porque se encierran en ella
               ser Hija, Madre y Esposa.
               Atado en él me dejaron
               los bandoleros crueles,
               y rompiendo los cordeles
               mis tinieblas alumbraron
               sus rayos de luz divina.
               Mandóme que aquí viniese
               y que a todos os dijese,
               si servirla determina
               nueso dueño y Estercuel,
               que una casa la edifiquen
               y a la imagen la dediquen
               que es la flor y fruto de él,
               y a los Padres Redentores
               de la Merced se la den,
               porque su merced también
               nos ha de hacer mil favores.
               ¿Hay tesoro que sea igual?
               Venid conmigo y veréis
               la verdad que no creéis.


Pág. 106 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


CORBATO:

               No habéis vos bebido mal.
               ¡Ao, por santo se nos vende!
               Diz que la Virgen María
               del cielo ahablarle venía.

ARDENIO:

               Sí, por cierto.

NISO:

               Bien lo entiende.

GALLARDO:

               Él, es verdad, que es buen hombre
               y devoto, mas no tanto
               que quiera hacérsenos santo
               y con milagros asombre.
               La imagen que España goza
               a su apóstol por lo menos
               mostró sus ojos serenos
               dando vida a Zaragoza
               y renombre a su Pilar;
               pero ¡a un pastor simple y tosco!

MAROTO:

               Que soy pecador conozco;
               pero no habéis de mirar
               mi indigno ser y bajeza,
               que Dios desprecia tal vez
               de los hombres la altivez
               y antepone la pobreza.

GASTÓN:

               Cosas de milagro son,
               Maroto, dificultosas,
               y al crédito peligrosas.
               Mirad que será ilusión
               del demonio, que ya sabe
               transformarle en una cruz
               y fingirse ángel de luz
               porque de perderse acabe
               el simple que es indiscreto.
               Vuelva vuestro seso en sí,
               que éste será frenesí
               o ilusión vana.


Pág. 107 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


MAROTO:

               En efeto
               que la dicha que os ofrezco
               ¿no creéis?

NISO:

               Andad con Dios.

GASTÓN:

               Ni hasta aquí sois santo vos,
               ni yo tanto bien merezco.
Vanse

MAROTO:

               En fin, no quieren dar fe,
               dulce esposa, a mis palabras,
               a mis ovejas y cabras
               corrido me volveré.
               Vos los podréis alumbrar
               con otro mejor testigo
               mientras yo adoro y bendigo
               la Dama del Olivar.
Vase.
Salen los LABRADORES con GALLARDO,
y sacan un vaso con una purga

NISO:

               Ea, ténganle los dos,
               que yo le he de dar tormento.

GALLARDO:

               Señores míos, con tiento.

CORBATO:

               Calle.

GALLARDO:

               Por amor de Dios;
               ya saben que esto ha de ser
               sin sacar sangre.


Pág. 108 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


NISO:

               El humor
               queremos sacar, traidor,
               que bellaco os vino a hacer,
               y a todos nos alborota.
               Callad, y sufrí el castigo.

GALLARDO:

               Sin sacar sangre les digo.

ARDENIO:

               No os sacarán ni una gota.

GALLARDO:

               Pues ¿qué ha de ser?

NISO:

               Esta purga
               habéis de beber aquí.

GALLARDO:

               ¿Purgarme en salud á mí?

CORBATO:

               La bellaquería os hurga
               allá dentro, y es razón
               que quedéis limpio del todo.

GALLARDO:

               No cumpliréis de ese modo
               lo que manda don Gastón.

MONTANO:

               ¿Por qué?

GALLARDO:

               ¿No dice que sea
               sin que sangre me saquéis?

NISO:

               Sólo quiero que os purguéis,
               nadie sangraros desea.

GALLARDO:

               Esas razones son vanas,
               pues mal me podréis purgar
               sin que sangre venga a echar,
               que estoy malo de almorranas.

MONTANO:

               No se entienda el mandamiento
               de sangre que sin castigo
               sale por roín postigo.

NISO:

               Tomad.

GALLARDO:

               ¿Hay igual tormento?
               Que he de morirme es notorio.


Pág. 109 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


CORBATO:

               Purgad vuestro mal gobierno
               y pasaréis al infierno
               desde aqueste purgatorio.

GALLARDO:

               Eso es fuera de razón;
               al que al purgatorio pasa
               el infierno no le abrasa.

NISO:

               ¿Pues eso no es de pasión,
               que pasaporte os darán?

ARDENIO:

               ¡Vaya de purga!

GALLARDO:

               ¿No sabes
               que purgarse sin jarabes
               es mal hecho?

NISO:

               En Montalbán
               os jaropeastes primero.

GALLARDO:

               ¿Con qué?

NISO:

               Con bellaquerías,
               jarabes todos los días
               tomabais alcabalero.

GALLARDO:

               ¿Cuál es?

NISO:

               Guindas serenadas
               con azúcar.

GALLARDO:

               Yo, ¿qué es de ellas?

NISO:

               ¿No son guindas las doncellas
               agridulces coloradas?
               ¿No las sacábades vos
               de noche por el sereno?
               ¿Decid, cacique moreno,
               y a la mañana los dos
               las echábades traviesos?


Pág. 110 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


GALLARDO:

               Si son guindas las que escucho,
               quien come guindas, no es mucho
               que arroje después los huesos.

NISO:

               Jaropado estáis, purgar
               os falta agora.

GALLARDO:

               ¿No sabes
               que la purga y los jarales
               siempre se han de confremar?
               Si doncellas serenadas
               me jaropan, ¡fuego en ellas!
               Los jarabes de doncellas
               piden purga de casadas.

CORBATO:

               Bien rehusáis para vos.

NISO:

               ¿Aún ahí vos las tenéis?
               Bebedla, si no queréis
               que el cincho me quite.

GALLARDO:

               ¡Ay, Dios!
               ¿No hay vinagre o aceituna
               con que la tome?

CORBATO:

               Esa cara
               toda es vinagre.

GALLARDO:

               Repara...

CORBATO:

               No hay reparación ninguna.
               Abra la boca le digo.

GALLARDO:

               ¡Puf!

NISO:

               ¿Pues qué? ¿No huele bien?

GALLARDO:

               Huele a ruibarbo y a sen.

NISO:

               ¡Ea!


Pág. 111 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


GALLARDO:

               ¡Dios vaya conmigo!

CORBATO:

               Agora que esto está hecho
               venga y verá lo que falta.

GALLARDO:

               El alma en las tripas salta.

NISO:

               Calle, que es de gran provecho.

GALLARDO:

               Señores, hagan su oficio,
               que si dónde no me dan,
               de mi cámara serán
               y estarán a mi servicio.

NISO:

               Allá lo veréis, vení.

GALLARDO:

               Ya la prisa me provoca,
               la purga tengo en la boca.

ARDENIO:

               No ha de colar por ahí.

GALLARDO:

               Déjenme, pues.

MONTANO:

               ¡Bien, a fe!
               Aún no sabéis el soceso.

GALLARDO:

               No importa llevarme preso,
               porque yo me soltaré.
Vanse.
Sale MAROTO

MAROTO:

               Madre mía, esposa mía,
               yo llevé vueso recado,
               nadie crédito me ha dado,
               que juzgan a hipocresía
               mi buen celo. ¿Qué he de hacer?
               Pena notable recibo.


Pág. 112 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


Aparécese Nuestra Señora, la VIRGEN
VIRGEN:

               Maroto.

MAROTO:

               ¿Sobre el olivo
               os merezco otra vez ver?

VIRGEN:

               Vuelve y dile a don Gastón
               que, estimando su ventura,
               venga, y si gozar procura
               tan celestial ocasión,
               que aquí me labre una casa
               y a la Merced se la dé.

MAROTO:

               ¿Cómo si no me dan fe
               y es mi suerte tan escasa
               que burlan de mi simpleza?

VIRGEN:

               Llégate, Maroto, acá;
               agora te creerá.


Pág. 113 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


Vuelve la cabeza atrás
y encúbrese
MAROTO:

               ¡Ay, Dios! ¿Qué es de mi cabeza?
               ¿Qué es de mi cara? No tiento
               si cogote y colodrillo,
               señora, si he de decillo,
               ¿con qué boca, con qué aliento?
               Pero a las espaldas tengo
               la cara que me torció
               el rostro, y acá le echó.
               Un hombre hecho revés vengo.
               Si Estercuel en mí repara,
               de verme tendrá temor,
               o creerá que soy traidor,
               pues llevo detrás la cara.
               No la puedo revolver,
               los carcañales me miro,
               no sin ocasión me admiro,
               ¿cómo tengo de comer?
               Adelante la barriga
               y a las espaldas la boca.
               ¿Qué es esto? Simpleza loca.
               ¿Quién de esta suerte os castiga?
               Mas, pues me manda que acuda
               la Virgen, así hecho un mostro,
               y echándome atrás el rostro
               en hombre al revés me muda,
               y es mi cuello de tornillo
               que alrededor se me anda,
               vo a decir lo que me manda
               y a hablar por el colodrillo,
               que con señal semejante
               me creerán, y de hoy más
               los pies irán hacia atrás
               para andar hacia delante.

Vase.


Pág. 114 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


Salen don GUILLÉN
y doña PETRONILA
PETRONILA:

               Ya, don Guillén, que vuestra carcelera
               me hizo don Gastón, porque ha sabido
               serlo mío el amor y llama fiera
               que en fuego me abrasó, no agradecido
               porque os privéis de tanta gente fiera
               y pueblo que de vos se ve ofendido,
               y os quiere aquí abrasar de enojo ciego,
               siendo verdugo un fuego de otro fuego,
               si palabra me dais de ser mi esposo,
               puesto que en vos palabras viento sean,
               de aqueste trance, fiero y peligroso,
               sacaros quiero, porque todos vean
               que en mí el amor es noble y generoso,
               si el vuestro ingrato, y en piedad se emplean
               mis pensamientos, dando en lo que hoy hago
               a vuestra ingratitud diverso pago.

GUILLÉN:

               Hermosa Petronila, arrepentido
               de tantas travesuras como he hecho,
               jamás han de borrar tiempo ni olvido
               favores nobles de ese hidalgo pecho;
               a vuestra voluntad estoy rendido
               y de amor tan notable satisfecho.
               Ya preso quede, ya me deis la vida,
               a vuestro amor desde hoy queda rendida.
               Si en mí tiene valor el juramento,
               por la cruz que ennoblece aqueste lado,
               a quien servir desde hoy humilde intento,
               si hasta aquí indignamente la he llevado,
               por el cielo y su hermoso firmamento,
               por esos ojos, en quien han hallado
               mis travesuras fin, mi amor reposo,
               de ser, agradecido, vuestro esposo.


Pág. 115 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


PETRONILA:

               Pues por este portillo, que secreto
               sale al campo y ninguno le ha sabido,
               podéis libre salir, y tenga efeto
               lo que me habéis jurado y prometido.

GUILLÉN:

               Si en Montalbán me veo, yo os prometo
               de dar orden al punto, agradecido,
               al desposorio que a mi amor conviene.

PETRONILA:

               Salid, pues; mas ¿qué es esto? Gente viene.
Sale GALLARDO

GALLARDO:

               Desátame aquestas manos,
               señor, por amor de Dios.
               Desatacadme los dos.
               ¡Lleve el diablo a los villanos!

GUILLÉN:

               ¿Es tiempo éste de locuras?
               ¿Qué dices?

GALLARDO:

               ¡Ay!

GUILLÉN:

               ¿Qué es esto?

GALLARDO:

               Desatadme presto, presto.

GUILLÉN:

               ¿Qué hay, pues?

GALLARDO:

               ¡Bravas apreturas
               Hay, que el ruibarbo me hurga
               las tripas. ¿Quién vio purgado,
               señor, jamás atacado?

GUILLÉN:

               ¿Qué tienes?


Pág. 116 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


GALLARDO:

               Estoy de purga.
               Córtame estas agujetas,
               o sin ser juez--¡vive Dios!--
               que me provea en los dos.

GUILLÉN:

               ¿Qué te han hecho?

GALLARDO:

               ¡Si me aprietas
               será fuerza que me afloje!

PETRONILA:

               Ya sueltas las manos tienes.

GUILLÉN:

               ¿Cómo de esa suerte vienes?

GALLARDO:

               Cuando menos me congoje
               este mal, te lo diré.
               Más tienen de dos mil nudos
               aquestos lazos cornudos,
               mas, par Dios, que los corté.
               Aguarda, que luego vuelvo
               a contarte lo que pasa.
Vase

GUILLÉN:

               Agora que el sol abrasa
               en no salir me resuelvo.

PETRONILA:

               De noche será mejor,
               no te sientan los villanos.

GUILLÉN:

               Yo agradeceré a tus manos
               mi vida, ser y favor.


Pág. 117 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


Sale GALLARDO
GALLARDO:

               Ya que aliviado me siento,
               cumpliendo en este discurso,
               señor, con el primer curso
               sin estudiar, va de cuento.
               Mandó a aquestos villanotes
               don Gastón que se vengasen
               en mí, sin que me sacasen
               sangre; libréme de azotes
               y toda mutilación;
               mas hallaron un tormento
               Mucho aprieta este argumento,
               voy a darle solución.
Vase

GUILLÉN:

               Si ha de sentir vuestro hermano
               que me libréis

PETRONILA:

               Don Guillén,
               mi hermano me quiere bien,
               y es tan noble y cortesano,
               que si los dos nos casamos
               será extraño su contento.


Pág. 118 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


Sale GALLARDO
GALLARDO:

               Pero hallaron un tormento,
               aquí pienso que quedamos,
               para mi daño y su risa,
               .................. [ -arme]
               y fue purgarme, atacarme...
               ¡Válgate el diablo por prisa!
Vase.
Sale don GASTÓN

GASTÓN:

               A ver hermana del modo
               que vuestro preso guardáis
               he venido, y pues estáis
               con tal cuidado el día todo
               sin que le perdáis de vista,
               no por descuido se irá.

PETRONILA:

               Preso, hermano mío, está,
               sin que se queje o resista.
               En la obligación que os tiene
               deseoso de pagar
               en cosa que os ha de dar
               gusto, y a mí me conviene.

GUILLÉN:

               Vuestra hermana y mi señora,
               puesto que es mi carcelera,
               interceder por mí espera
               y ser mi procuradora.
               Y yo, si de este lenguaje
               usar con ella es razón,
               con el alma y corazón
               le pagaré el carcelaje.


Pág. 119 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


GASTÓN:

               Si yo os veo, don Guillén,
               con el sosiego que es justo,
               tendré en eso mucho gusto.
Sale MAROTO con la cabeza torcida

MAROTO:

               Cuantos me escuchan y ven
               se admiran de la postura
               de mi cabeza trocada.

GASTÓN:

               ¿Qué es esto?


Pág. 120 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


MAROTO:

               Una cabezada
               que hoy me ha dado mi ventura.
               Como todos ponéis duda
               en mi grosera simpleza
               y habéis dado de cabeza,
               mi cabeza, cual veis, muda,
               la Dama del Olivar,
               para que tanto portento
               hoy os sirva de escarmiento
               y la vengáis a buscar.
               Asióme con ambas manos,
               y como es de barro el hombre,
               porque este caso os asombre
               y me deis fe más humanos,
               de una vuelta que me dio,
               cual si fuera de tornillo,
               acá me echó el colodrillo
               y acá la cara me echó.
               Dice que esto sea señal
               de que en el olivo hermoso
               os espera, y que un famoso
               convento, en fábrica real,
               la labréis allí en que viva,
               que su sagrario ha de ser
               el olivo, donde a ver
               vaya Aragón esta oliva;
               que a los padres Redentores
               se entregue la dicha casa,
               por ser gente que a Argel pasa
               y con divinos fervores
               como olivos frutifican
               en la casa de su Dios.
               Patrón habéis de ser vos
               si este templo la fabrican
               dejando el blasón aquí
               eternamente fundado
               del renombre que ha ganado
               la sangre de Bardají.


Pág. 121 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


GASTÓN:

               ¡Caso nuevo!

PETRONILA:

               ¡Gran milagro!

GASTÓN:

               ¡Virgen santa! Don Gastón
               os pide humilde perdón.
               Yo desde agora os consagro
               esa casa, que ha de ser
               honra de mi descendencia.
               No perdamos tal presencia.
               Venid don Guillén a ver
               esta nueva maravilla.
               Suelto estáis, que no es razón
               que nadie quede en prisión.
               si está la reina en mi villa.

GUILLÉN:

               Debidas gracias os doy.

GASTÓN:

               A la Virgen se las dad.

GUILLÉN:

               Pagaré la libertad,
               Petronila hermosa, hoy
               con quedar de nuevo preso
               en el lazo y yugo santo
               vuestro, si merezco tanto.

PETRONILA:

               Mi ventura estriba en eso.
Sale GALLARDO

GALLARDO:

               En fin, las manos atadas
               y la purga en la barriga...

GASTÓN:

               ¿Qué es esto?

GALLARDO:

               Es cierta fatiga
               de tripas alborotadas.


Pág. 122 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


GASTÓN:

               ¡Gallardo! Descolorido
               estáis. ¿Habraos maltratado
               esta gente?

GALLARDO:

               Hanme sacado
               el alma a traición.

GASTÓN:

               ¿Qué ha sido?

GALLARDO:

               Escarmentar desde hoy
               más de alcahuetar a ninguno.

GASTÓN:

               Pues ¿qué es?

GALLARDO:

               Un mal importuno,
               mal de madre por detrás.
               Poeta, señor, me he vuelto,
               que en lugar de redondillas
               a pares las seguidillas
               echo, y mucho verso suelto.
               Que me declare, dirás,
               y así a lo pulido digo
               que vengo por más castigo
               con vómitos por detrás.

GASTÓN:

               ¡Buen humor!

GALLARDO:

               El bueno y malo
               he purgado, ¡vive Dios!

GUILLÉN:

               Sueltos estamos los dos.

GALLARDO:

               Para ti será regalo
               que, en fin, por tu vida has vuelto;
               mas yo que con tal pasión,
               sin cadenas ni prisión,
               cada momento me suelto.
               ¿Qué he de hacer? Pero ¿qué es esto?
               ¿Quién la cara os puso ansí?


Pág. 123 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


MAROTO:

               Vamos, señores, de aquí;
               así el cielo me la ha puesto.

GALLARDO:

               En eso nos parecemos
               los dos, sin ser Galalón,
               que las caras a traición
               y la enfermadad tenemos.

GASTÓN:

               Virgen, yo os haré una casa
               en que os sirva la Merced.
               ¡Vos a todos nos la haced!

GUILLÉN:

               Desde hoy vuestro amor me abrasa,
               doña Petronila hermosa,
               y dejando travesuras
               he de fundar mis venturas
               en teneros por esposa.

GALLARDO:

               Yo me holgara si tuviera
               la cara atrás como vos,
               que de esta suerte, par Dios,
               que lo que purgara viera.
Vanse.
Salen los VILLANOS

NISO:

               ¿Mi Laurencia bandolera
               después de estar deshonrada?
               ¿Y no ha de ser castigada
               la torpeza infame y fiera
               de quien ha sido ocasión
               de tanto mal? ¿Esto es bien?
               Si no mata a don Guillén
               y me venga don Gastón
               tendré causa contra él justa.


Pág. 124 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


ARDENIO:

               Don Gastón de Bardají
               es noble y cuerdo, y así,
               pues de traiciones no gusta,
               cumplirá con vuestra queja
               como, en fin, nuestro señor.

NISO:

               No hay satisfación de honor
               si vivo a don Guillén deja;
               pero, esperad, ¿qué tropel
               de gente es ésta que aquí
               sale? ¿No es don Gastón?

CORBATO:

               Sí,
               y casi todo Estercuel
               le acompaña.

NISO:

               ¿A qué vendrán?

MONTANO:

               Quizá viene a dar castigo
               al cruel.

CORBATO:

               También lo digo.

ARDENIO:

               Si el señor de Montalbán
               muere, yo quedo contento.

NISO:

               Y yo haré que mi Laurencia,
               alegre a nuesa presencia,
               trueque en gozo mi tormento.
Salen todos los que pudieren

MAROTO:

               Éste es el olivo santo
               donde vi la vez primera
               y la segunda a la Virgen
               que me torció la cabeza.
               Aquí la habemos de hallar.


Pág. 125 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


GASTÓN:

               Hinquemos todos en tierra
               las venturosas rodillas,
               y con oraciones tiernas
               la Salve todos digamos,
               porque obligada con ella
               nuestra ventura asegure
               mostrándonos su presencia.
 

PETRONILA:

               Yo, pues, comienzo la Salve.
               Aurora del Sol divino
               que a alumbrar el mundo vino
               con sus rayos, Dios te salve.

GASTÓN:

               Hija del eterno padre,
               reina de inmenso poder,
               en ti mereció tener
               nuestra dicha, reina y madre.

GUILLÉN:

               A Dios pusiste en concordia
               con el hombre rebelado,
               porque en ti la espera ha hallado,
               Virgen de misericordia.

MAROTO:

               Tú quitaste el amargura
               de la fruta triste de Eva,
               porque en tu amor goza y prueba
               el alma, vida y dulzura.

PETRONILA:

               Aunque nuestra culpa muestra
               el castigo que temblamos,
               seguros contigo estamos,
               que eres esperanza nuestra.

GASTÓN:

               Por patrona te nombramos;
               sin tu favor no podemos
               vivir; por luz te tenemos,
               madre nuestra, a ti clamamos.


Pág. 126 de 129
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


GUILLÉN:

               Pues de los cielos airados
               eres la llave maestra,
               haz como en la patria nuestra
               te gocen los desterrados.

MAROTO:

               Y, pues eres madre nueva,
               de nuestra gracia y perdón
               hijos tuyos sólo son
               los que fueron hijos de Eva.
               Sin ti huérfanos estamos,
               y como el niño suspira
               cuando a su madre no mira,
               Señora, a ti suspiramos.

GASTÓN:

               Si lágrimas derramando
               gana el cielo el que es más fuerte,
               tus hijos que están advierte,
               Madre, gimiendo y llorando.

GUILLÉN:

               Sin ti, que de nuestro espanto
               eres remedio, ¿qué haremos
               los que afligidos nos vemos
               en este valle de llanto?

MAROTO:

               Si nuestro consuelo muestra
               tu presencia, Virgen bella,
               muéstranos tu luz en ella,
               ea, pues, abogada nuestra.

PETRONILA:

               Alivia nuestros enojos;
               si en tus ojos la paz vive,
               que nuestra vida recibe,
               muéstranos esos tus ojos.


Pág. 127 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


GASTÓN:

               Que si fueron rigurosos
               los de la ira de Dios,
               esos tus luceros dos
               serán misericordiosos.
               Alegrando nuestro luto
               tú que eres árbol de vida,
               nos darás con paz cumplida
               a Jesús, bendito fruto.

MAROTO:

               Porque cuando nos encuentre
               el enemigo crüel,
               tendremos remedio en él
               por ser fruto de tu vientre.

PETRONILA:

               ¡Oh palma, oh ciprés, oh rosa!
               Alegra nuestra esperanza,
               Luna llena sin mudanza,
               ¡oh clemente! ¡oh piadosa!

GASTÓN:

               ¡Oh aurora de nuestro dia!
               ¡Oh arca del testamento!
               ¡Oh estrella del firmamento!
               ¡Oh dulce Virgen María!

GUILLÉN:

               Con tus favores benignos
               y gracia, ruega por nos,
               sagrada Madre de Dios,
               para que seamos dignos.

MAROTO:

               En el mar que el mundo ha visto,
               donde la culpa se embarca,
               pues de Noé eres arca
               de las promesas de Cristo.


Pág. 128 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


Aparécese la VIRGEN, Nuestra Señora
VIRGEN:

               Hijos, el amor que siempre
               he tenido a vuestra tierra,
               pues en vida a Zaragoza
               ilustré con mi presencia,
               me obliga a que mi retrato
               os deje, en quien todos tengan
               refugio en sus afliciones
               y socorro en sus miserias.
               Labradme en este olivar
               un monasterio e iglesia
               que mis hijos Redentores
               dichosamente posean,
               y haciendo el altar mayor
               en esta parte, por prueba
               de que soy paloma pura
               que el ramo de oliva lleva,
               en este olivo tendré
               mi sagrario, sin que vean
               que sus hojas saludables
               eternamente estén secas.
               Sanarán enfermos tristes
               de enfermedades diversas
               con las hojas de este olivo
               poniendo mi gracia en ellas.
               Y el pastor que descubrió
               esta maravilla inmensa
Vuélvesele la cara adelante
               y ya por mi favor tiene
               en su lugar la cabeza,
               sirviéndome en esta casa,
               trocará campos y ovejas
               por la oveja que dio al hombre
               el Agnus que Juan enseña.
               Hónrate de aquí adelante
               a los patrones que heredan
               esta villa y devoción
               con hazañas y nobleza.
               Hijos, mi imagen os dejo.
               Reverenciándome en ella,
               La Dama del Olivar
               ilustra la patria vuestra.

Encúbrese


Pág. 129 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


GASTÓN:

               ¡Oh, hermosura del Carmelo!

PETRONILA:

               ¡Oh, luz de nuestras tinieblas!

GUILLÉN:

               ¡Oh, salud de nuestros males!

MAROTO:

               ¡Oh, en fin, paz de nuestra guerra!

GASTÓN:

               Yo emplearé en vuestro servicio
               aquí mi vida y hacienda,
               que buen mayorazgo en vos
               a mi sucesión le queda.

MAROTO:

               ¡No sé cómo ya no tengo,
               señor, la cabeza tuerta!
               Desde hoy pastor de la Virgen
               he de ser, y mi esposa ella.


Pág. 130 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


Sale LAURENCIA
LAURENCIA:

               ¿Qué luz es la que ha alumbrado
               mi alma, que loca y ciega
               en desatinos vivió?

GASTÓN:

               ¿Qué es aquesto?

NISO:

               Mi Laurencia.

LAURENCIA:

               Una voz de este olivar,
               entre estas ocultas sierras
               donde el agravio, me hizo,
               de don Guillén, bandolera,
               me llamó, y viniendo
               aquí con la virginal presencia
               de esta señora divina,
               mis vicios dan hoy la vuelta.
               Yo os consagro, insigne imagen
               mi vida, y desde hoy ordena,
               si en pecados la imité
               en virtud ser Magdalena.

GALLARDO:

               Yo vengo tan bien purgado,
               que ningún mal humor queda
               en mi cuerpo ni en mi alma.
               Gallardo, Virgen inmensa,
               será vuestro motilón;
               y si me dan la despensa,
               seré un santo despensero,
               si es posible que esto sea.

GASTÓN:

               Partamos a Zaragoza,
               y al general que gobierna
               la Orden de la Merced,
               Pedro Nolasco, que es piedra
               divina de este edificio,
               convidaremos que venga
               a tomar la posesión
               de esta Virgen pura y bella;
               y labrándose al momento
               fábrica que permanezca
               en honra de nuestra sangre
               la piedad aragonesa
               tendrá un santuario más.

GUILLÉN:

               Y yo, Petronila bella,
               siendo esposo vuestro,
               doy al cielo firmes promesas
               de enmendar mis travesuras.

GASTÓN:

               La imagen divina es ésta
               y Dama del Olivar.
               Perdonad las faltas nuestras.
 
FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg