La dama del olivar: 091

Escena III
Pág. 091 de 130
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


Salen LIRANO, MARBELIO y MAROTO
LIRANO:

               No fue nada; huyeron todos;
               y aunque han ido por más gente,
               cuando asaltarnos intente
               no nos han de faltar modos,
               si nos llevasen ventaja,
               para emboscarnos, que aquí
               todo es monte.

MARBELIO:

               Es así;
               pero entre tanto que baja
               la aragonesa cuadrilla,
               de aqueste olivo colgad
               ese hombre.

MAROTO:

               ¿Y que es verdad
               que a vista de nuesa villa
               me quieren ahorcar?

LIRANO:

               De noche
               es, no hay que tener temor
               que os salgan a dar favor.

MAROTO:

               Porque una mujer reproche
               y con ella no me caso,
               ¿es justo matarme así?

LIRANO:

               Mándalo Laurencia.