La dama del olivar: 049

Escena II
Pág. 049 de 130
La dama del olivar Acto II Tirso de Molina


Salen don GASTÓN,
doña PETRONILA,
LAURENCIA y LABRADORES
PETRONILA:

               Bueno y apacible está
               el prado, sentaos aquí.

GASTÓN:

               Si vuestro sol luz le da
               en tapetes de tabí
               estrados os prevendrá.
               En vuestras hebras derrama
               su tibia tez la retama,
               vuestras mejillas hermosas
               dan nuevo ser a las rosas
               que Venus adora y ama.
               Las maravillas se ven
               en vuestros ardientes ojos,
               la frente es jazmín también,
               en la nariz los despojos
               de la azucena están bien.
               Si los dientes son azahar
               que en grana pudo enlazar
               Amor, que nació en verjeles,
               muros hizo de claveles
               en que se puedan guardar.
               Y así el prado con su flor
               imita vuestra belleza,
               siendo planteles de olor
               él de la Naturaleza,
               vos, señora, del Amor.