La celosa de sí misma (Versión para imprimir)

Esta es la versión para imprimir de La celosa de sí misma.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada



La segunda parte de El castigo del penseque


Personas
Pág. 001 de 153
La celosa de sí misma


La celosa de sí misma Tirso de Molina

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



• Doña MAGDALENA
• Don MELCHOR
• Doña ÁNGELA


• Don ALONSO, viejo
• Don JERÓNIMO
• Don SEBASTIÁN


• Don LUIS
VENTURA, lacayo
QUIÑONES, dueña


SANTILLANA, escudero
CRIADOS




>>>

Escena I
Pág. 002 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


Salen don MELCHOR y
VENTURA, de camino
MELCHOR:

               Bello lugar es Madrid.
               ¡Qué agradable confusión!

VENTURA:

               No lo era menos León.

MELCHOR:

               ¿Cuándo?

VENTURA:

               En los tiempos del Cid.
               Ya todo lo nuevo aplace;
               a toda España se lleva
               tras sí.

MELCHOR:

               Su buen gusto aprueba
               quien de ella se satisface.
               ¡Bizarras casas!

VENTURA:

               Retozan
               los ojos del más galán;
               que en Madrid, sin ser Jordán,
               las mas viejas se remozan.
               Casa hay aquí, si se aliña
               y el dinero la trabuca,
               que anocheciendo caduca,
               sale a la mañana niña.
               Pícaro entra aquí más roto
               que tostador de castañas,
               que fiado en las hazañas
               del dinero, su piloto,
               le muda la ropería,
               donde hijo pródigo vino,
               en un conde palatino,
               tan presto que es tropelía.
               Dama hay aquí, si reparas
               en gracias del solimán,
               a quien en un hora dan
               sus salserillas diez caras.
               Como se vive de prisa,
               no te has de espantar si vieres
               metamorfosear mujeres,
               casas y ropas.


Pág. 003 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


MELCHOR:

               A misa
               vamos, y déjate de eso.
Mirando al fondo
               ¡Brava calle!

VENTURA:

               Es la Mayor
               donde se vende el amor
               a varas, medida y peso.

MELCHOR:

               Como yo nunca salí
               de León, lugar tan corto,
               quedo en este mar absorto.

VENTURA:

               ¿Mar dices? Llámale así;
               que ese apellido le da
               quien se atreve a navegalle,
               y advierte que es esta calle
               la canal de Panamá.
               Cada tienda es la Bermuda;
               cada mercader inglés
               pechelingue u holandés,
               que a todo bajel desnuda.
               Cada manto es un escollo.
               Dios te libre de que encalle
               la bolsa por esta calle.


Pág. 004 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


MELCHOR:

               Anda, necio.

VENTURA:

               Vienes pollo;
               y temo, aunque más presumas,
               que te pelen ocasiones;
               que aun gallos con espolones
               salen sin cresta ni plumas.

MELCHOR:

               Si yo me vengo a casar
               con sesenta mil ducados,
               y soy pobre, ¿en qué cuidados
               me ha de poner este mar?
               ¿Traigo yo muchos?

VENTURA:

               Doscientos,
               si no ducados, escudos,
               que de malicias desnudos,
               ignoran encantamentos.
               Librólos la corta hacienda
               de señor, para tu costa,
               y aquí correrán la posta
               si no les tiras la rienda.
               ¿Piensas que sin ocasión
               traen cordones los bolsillos?
               Pues para poder regillos,
               advierte que riendas son,
               que tira el considerado,
               temeroso de chocar;
               porque no hay mayor azar
               que un bolsillo desbocado.


Pág. 005 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


MELCHOR:

               Oigamos agora misa,
               que es fiesta, y déjate de eso,
               pues no soy yo tan sin seso
               como tú.

VENTURA:

               ¡Cáusasme risa!
               ¿Qué va que antes que a tu suegro
               --llamo así al que lo ha de ser--
               veas, tienes de caer
               en la red de un manto negro?

MELCHOR:

               Anda, que estás ya pesado.
               ¿Qué iglesia es ésta?

VENTURA:

               Se llama
               La Vitoria, y toda dama
               de silla, coche y estrado,
               la cursa.

MELCHOR:

               ¡Bravas personas
               entran!

VENTURA:

               Todos son galanes,
               espolines, gorgoranes,
               y mazas de aquestas monas.

MELCHOR:

               Vamos, que es tarde y deseo
               ya conocer a mi esposa;
               que dicen que es muy hermosa.

VENTURA:

               ¿Cuándo has visto tú oro feo?
               Con seiscientos mil ducados
               de dote, ¿qué Elena en Grecia,
               y en Italia qué Lucrecia
               se la compara?


Pág. 006 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


MELCHOR:

               Cuidados
               diferentes han de darme
               motivo de ser su esposo;
               que aunque el dinero es hermoso,
               yo no tengo de casarme,
               si no fuere con belleza
               y virtud. Esto es notorio.

VENTURA:

               Entra, que un fraile vitorio
               allí el introíto empieza.

MELCHOR:

               ¡Oh Madrid, hermoso abismo
               de hermosura y de valor!

VENTURA:

               ¡Oh misa de cazador!
               ¿Quién te topara en guarismo?
Vanse los dos.
Salen don JERÓNIMO
y don SEBASTIÁN

JERÓNIMO:

               Vivimos en una casa,
               y así está puesta en razón
               nuestra comunicación.

SEBASTIÁN:

               Como tan presto se pasa
               el tiempo en Madrid, no da
               lugar aun de conocerse
               los vecinos, ni poderse
               hablar.

JERÓNIMO:

               Disculpado está
               nuestro descuido; que aquí
               en una casa tal vez
               suelen vivir ocho y diez
               vecinos, como yo vi,
               y pasarse todo un año
               sin hablarse, ni saber
               unos de otros.


Pág. 007 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


SEBASTIÁN:

               Yo fui ayer
               --escuchad un cuento extraño--
               en busca de cierto amigo
               aposentado en la plaza,
               ésa que el aire embaraza,
               de su soberbia testigo,
               usurpando a su elemento
               el lugar con edificios,
               de esta Babilonia indicios,
               pues hurtan la esfera al viento.
               Pregunté en la tienda, "¿Aquí
               vive don Juan de Bastida?"
               Y dicen, "No vi en mi vida
               tal hombre." Al cuarto subí
               primero, y con una boda
               vi una sala que, entre fiestas,
               de hombres, y damas compuestas
               estaba ocupada toda.
               Pregunté por mi don Juan,
               y díjome un gentilhombre,
               "No hay ninguno de ese nombre
               en cuantos en casa están."
               Llegué al segundo, trasunto
               del llanto y de la tristeza,
               y de una enlutada pieza
               vi cargar con un difunto.


Pág. 008 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


SEBASTIÁN:

               Al son de responso y llantos
               que a dos viejas escuché,
               por mi don Juan pregunté.
               Respondióme uno entre tantos,
               "No sé que tal hombre viva
               en esta casa, señor."
               Subí, huyendo del dolor
               funesto, al de más arriba,
               y hallé una mujer de parto,
               dando gritos la parida,
               y a don Juan de la Bastida
               plácemes, que en aquel cuarto
               había un año que vivía
               con hijos y con mujer;
               de modo que llegué a ver
               en una casa, en un día,
               bodas, entierros y partos,
               llantos, risas, lutos, galas
               en tres inmediatas salas,
               y otros tres continuos cuartos,
               sin que unos de otros supiesen,
               ni dentro una habitación,
               les diese esta confusión
               lugar que se conociesen.


Pág. 009 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


JERÓNIMO:

               Está una pared aquí
               de la otra más distante
               que Valladolid de Gante.

SEBASTIÁN:

               Bien podéis decirlo así
               pero ¿con qué pretensiones
               venís a nuestro Babel?

JERÓNIMO:

               No más que vivir en él,
               y gozar sus ocasiones.
               Tengo un padre perulero
               que, de gobiernos cansado,
               treguas ofrece al cuidado,
               y empleos a su dinero.
               Ciento y cincuenta mil pesos
               trae aquí con que casar
               una hija, en quien lograr
               intereses y sucesos
               que en Indias le hicieron rico.
               La mitad me cabe de ellos.

SEBASTIÁN:

               ¡Bello dinero!

JERÓNIMO:

               Y más bellos
               los gustos a que le aplico
               que es de Madrid la hermosura.

SEBASTIÁN:

               A todos tenéis acción.

JERÓNIMO:

               Esperamos de León
               un deudo con quien procura
               casar mi padre a mi hermana,
               que maridos cortesanos
               son traviesos y livianos.

SEBASTIÁN:

               Elección cuerda y anciana.


Pág. 010 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


JERÓNIMO:

               Y vos, ¿qué hacéis en la corte?

SEBASTIÁN:

               Un hábito he pretendido,
               que ya medio conseguido,
               temo que el plazo me acorte,
               por lo que me ha de pesar
               el dejar esta grandeza;
               que es común naturaleza
               del mundo aqueste lugar.
               Hele habitado tres años;
               seis mil ducados de renta
               como, tomándome cuenta
               de toda amores y engaños.
               Tengo también una hermana,
               que por no hallarse sin mí,
               ha un año que asiste aquí.

JERÓNIMO:

               ¿Y es su patria?

SEBASTIÁN:

               Sevillana,
               y en belleza y discreción
               Venus del Andalucía.
               Y a no ser hermana mía
               y extraña en su presunción,
               os la pudiera alabar
               por sol de la patria nuestra.

JERÓNIMO:

               Basta ser hermana vuestra.


Pág. 011 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


SEBASTIÁN:

               Sí, pero es nunca acabar
               si os cuento en lo que se estima.
               De todos hace desprecio;
               el más Salomón es necio
               si a pretenderla se anima;
               Tersites el más galán,
               Lázaro pobre el más Creso,
               y el más noble, hombre sin seso.
               No quiere venir de Adán,
               porque dice que no pudo
               progenitor suyo ser
               quien delante su mujer
               se atrevía a andar desnudo.

JERÓNIMO:

               ¡Humor singular, por Dios,
               y digno por su camino
               de estima!

SEBASTIÁN:

               Nuestro vecino
               sois, y de una edad los dos.
               Como nos comuniquemos,
               daréis a la admiración,
               como a la risa, ocasión
               de celebrar sus extremos.

JERÓNIMO:

               Yo y mi casa hemos de estar
               desde hoy al servicio vuestro.


Pág. 012 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


SEBASTIÁN:

               Con la voluntad que os muestro,
               me habéis siempre de mandar.
               Pero ya de misa salen.
               Pasad la lengua a los ojos,
               si en hechiceros despojos
               cuerdas resistencias valen
               contra vitoriosas llamas.

JERÓNIMO:

               Es esta iglesia una gloria
               de belleza.

SEBASTIÁN:

               Y la Vitoria
               la parroquia de las damas.
Vanse los dos.
Salen don MELCHOR y VENTURA

MELCHOR:

               ¿No has oído misa tú?

VENTURA:

               ¿Soy yo turco? Siendo hoy fiesta,
               ¿sin misa había de quedarme?

MELCHOR:

               ¿Dónde la viste?

VENTURA:

               A la puerta
               de esta devota capilla
               de la Soledad, y en ella
               a un fraile, que esgrimidor,
               juntó el pomo a la contera.
               ¡En qué santiamén la dijo!
               ¡Oh, quién hacerle pudiera
               secretario de la cifra,
               o capellán de estafetas!
               Entraste tú hasta las gradas,
               al olor de la belleza
               de damas, tus gomecillos,
               que como ciego te llevan;
               mas yo que huyo de apreturas,
               quedéme a la popa de ellas,
               que es rancho de los Guzmanes
               en naves, coches e iglesias.


Pág. 013 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


MELCHOR:

               ¡Ay, Venturilla, cuál salgo!

VENTURA:

               Saldrás con el alma llena
               de devoción de esta imagen,
               que enternece su tristeza.
               Es de las mas celebradas
               de la corte.

MELCHOR:

               ¡Ojalá fuera
               divina mi devoción,
               y la imagen causa de ella!
               Devoto salgo, Ventura,
               pero a lo humano. ¡Ay, qué bella
               imagen vi, si es imagen
               quien a sí se representa!
               ¡Ay si de la Soledad
               esta hermosa imagen fuera,
               y no de la compañía,
               porque ninguna tuviera!


Pág. 014 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


VENTURA:

               ¡Al primer tapón zurrapas!
               ¡Perdido a la primer treta!
               ¡En tierra al primero golpe,
               y al primer lance babera!
               ¿Mas que has visto alguna cara
               margenada de guedejas,
               que el solimán albañil
               hizo blanca, siendo negra;
               manto soplón, con mas puntas
               que grada de recoletas,
               de aquella castaña erizo,
               y archeros de aquella alteza,
               que al descuido cuidadosa,
               al viento de la veleta,
               o abanico, te enseñaba
               por brújula la cabeza?
               Sería peli-azabache
               la prohijada cabellera,
               puesta, como defensivo,
               encima de la mollera;
               toca y valona azulada,
               banda que el pecho atraviesa,
               vueltas y guantes de achiote,
               escapulario y basquiña
               de peñasco, a la frailega,
               chapín con vira de plata,
               crugiendo a ropa de seda,
               la camándula en la mano.


Pág. 015 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


MELCHOR:

               Ventura, palabras deja
               aplicadas a tu humor,
               y en esa mano te queda,
               que es la que he visto no más.
               ¡Ay qué mano! ¡Qué belleza!
               ¡Qué blancura! ¡Qué donaire!
               ¡Qué hoyuelos! ¡Qué tez! ¡Qué venas!
               ¡Ay qué dedos tan hermosos!

VENTURA:

               ¡Ay qué uñas aguileñas!
               ¡Ay qué bello rapio, rapis!
               ¡Ay qué garras monederas!
               ¡Ay qué tonto moscatel!
               ¡Ay qué bobuna leonesa!
               Y ¡Ay qué bolsillo precito,
               si mi Dios no lo remedia!
               ¿Que no la viste la cara?

MELCHOR:

               ¿De qué suerte pude verla,
               si me embarazó los ojos
               aquella blancura tierna,
               aquel cristal animado,
               aquel...


Pág. 016 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


VENTURA:

               Di candor, si intentas
               jerigonzar critiquicios;
               di que brillaba en estrellas,
               que emulaba resplandores,
               que circulaba en esferas,
               que atesoraba diamantes,
               que bostezaba azucenas.
               ¿De una mano te enamoras,
               por el sebo portuguesa,
               dulce por la virgen miel,
               y amarga por las almendras,
               sin un adarme de cara,
               sin ver un ojo, una ceja,
               un asomo de nariz,
               una pestaña siquiera?
               ¡Jesús, qué bisoñería!

MELCHOR:

               Necio, si probar deseas
               mi cólera, di dislates.

VENTURA:

               ¿Ya estás en la corredera?
               Prosigue.


Pág. 017 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


MELCHOR:

               Una mano hermosa,
               blanca, poblada y perfeta,
               que tiene acciones por almas
               y tiene dedos por lenguas.
               Hará enamorar un mármol;
               y la que yo vi pudiera
               menospreciar voluntades,
               descorteses por exentas.
               Cúpome, al oír la misa,
               su lado; y cuando la empiezan,
               quitó la funda al cristal,
               y en la distancia pequeña
               que hay desde el guante a la frente
               vi jazmines, vi mosquetas,
               vi alabastros, vi diamantes,
               vi, al fin, nieve en fuego envuelta.
               Tenía hasta el pecho el manto
               y santiguóse cubierta.
               Pudo ser de verme ansí
               trasformado en su belleza.
               Volvió en ocasos de ámbar
               segunda vez a esconderla,
               hasta que en pie al evangelio
               amaneció aurora fresca.


Pág. 018 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


MELCHOR:

               Santiguóse al comenzarle,
               y al darle fin encarcela
               hasta el Sanctus, que desnuda
               da aldabadas a la puerta
               del pecho, llamando al alma,
               que deseosa de verla,
               debió penetrar cartones,
               pues corazones penetra.
               Duró esta vez el gozarla
               sin la prisión avarienta,
               hasta consumir el cáliz.
               ¡Ay Dios, si mil siglos fueran!
               Volvió a ponérseme el sol
               hasta que acabando, empiezan
               el evangelio postrero,
               siendo también la postrera
               liberalidad feliz
               que hizo a mi vista, ciega
               con la oscura privación
               de su cándida pureza.


Pág. 019 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


VENTURA:

               A tragos te la sorbiste,
               si no es que contigo juega
               al escondite esa mano.
               ¿Hay más de eso?

MELCHOR:

               Oye, y espera.
               Estaba yo reduciendo
               a los ojos mis potencias,
               para que todas gozasen
               la gloria de su belleza,
               cuando vi junto a ella un hombre
               que en el talle y la apariencia
               pasaba plaza de honrado,
               ingeniosa, del cordón
               un bolsillo. ¿Quién creyera
               que de tal civilidad
               fuera apoyo tal presencia?
               Amábala yo, y así
               corría ya por mi cuenta
               el defender prendas suyas;
               pero por no hacer la afrenta
               pública del robador,
               antes que el hurto escondiera,
               asiéndole de la mano,
               le vituperé a la oreja
               la acción de su talle indigna,
               respondiendo su vergüenza
               en la cara por escrito
               lo que no pudo la lengua.


Pág. 020 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


MELCHOR:

               Quitéle en fin el bolsillo,
               y atribuyendo a pobreza
               lo que debió ser costumbre,
               saqué de la faltriquera
               un doblón, que por hallazgo
               de tan estimada prenda
               le di, con que en un instante
               despejó misa e iglesia.
               Cesó el no oído oficio,
               que me holgara yo que fuera
               de pasión; desocupóse
               la capilla, donde queda
               rematando en el rosario
               mi divina mano cuentas,
               cuyo alcance han de pagar
               desde este punto mis penas;
               y salgo a aguardarla aquí;
               deseando que amanezca
               el alba de aquella mano,
               cuando, cisne puro, vuelva
               a bañarse en la agua santa
               que en esta pila desean
               mis esperanzas gozar,
               después que no la ven, secas.
 |-

VENTURA:

               ¡Válgate el diablo por mano!
               La primera vez es ésta
               que entró el amor por grosura.
               Manotada te dio fiera.
               Mas ven acá. Si esta mano
               viene a ser, cuando la veas,
               de algún rostro polifemo,
               o alguna cara juaneta,
               ¿qué has de hacer?


Pág. 021 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


MELCHOR:

               ¡Eres un tonto!
               La sabia naturaleza
               distribuyó proporciones
               en sus fábricas discreta.
               Mano de tal perfección
               fuera culpable indecencia
               que sirviese de instrumento
               a cara menos perfeta.
               Mandó Alejandro pintar
               en una tabla pequeña
               la corpulencia de Alcides;
               y por mostrar su grandeza
               solamente pintó Apeles
               el dedo pulgar, que intentan
               medir gigantes a varas;
               para que hiciesen la cuenta
               qué tan grande sería el cuerpo
               de quien en un dedo emplea
               aritméticas medidas
               y yo, de la suerte mesma,
               conjeturo por la mano
               qué tal será la belleza
               del dueño de tal ministro.


Pág. 022 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


VENTURA:

               ¡Bueno! ¿Ejemplicos me alegas?
               Pues allá va el mío, escucha:
               una dama en la apariencia
               pasaba por una calle,
               hollándola airosa y tiesa
               más que un alcalde de corte;
               enamoróse de verla
               un galán, por las espaldas
               porque el talle y gentileza
               con que jugaba el chapín
               y tremolaba la seda,
               cuando menos, prometían
               una española Belerma.
               Adelantó susto y pasos,
               y volviendo la cabeza,
               vio un ángel de Monicongo
               con una cara pantera.
               Santiguóse el hombre, y dijo,
               "¡Jesús! ¡Delante tan fiera
               y tan hermosa detrás!"
               Y respondióle la negra,
               "Si parécele misor
               espaldas que delantera,
               y transera estar hermosa,
               bese vuesancé transera."
               Enamórate de manos,
               antes que tu dama veas,
               y podrá ser, cuando salga,
               que lo mismo te suceda.


Pág. 023 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


MELCHOR:

               Si vieras tú aquella mano
               y aquel talle, no dijeras
               blasfemias a su hermosura.

VENTURA:

               A tu amor digo blasfemias.

MELCHOR:

               Ya sale; apártate, y mira
               la hermosa mano que llega
               a trasformar gotas de agua,
               si no en diamantes, en perlas.
Salen doña MAGDALENA y QUIÑONES,
cubiertas con manto, y la primera
una mano sin guante, como quien
acaba de tomar agua bendita

QUIÑONES:

               Estarán a la otra puerta
               los escuderos y el coche.


Pág. 024 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


Don MELCHOR se acerca a doña MAGDALENA
MELCHOR:

               Deslutadle al sol la noche,
               dejad su luz descubierta,
               pues no es bien, cuando despierta
               deseos en que me abraso,
               señora, que al mismo paso
               que la adoro, me atormente
               y, apenas goce su oriente,
               cuando me aflija su ocaso.
               Crepúsculos tiene el día,
               como al nacer, al ponerse,
               que ven antes de esconderse
               los que adoran su alegría.
               Sol hermoso, mano mía,
               si al nacer me os habéis puesto
               en el ocaso molesto
               que mis esperanzas ciega,
               sol parecéis de Noruega
               pues os escondéis tan presto.
               Agua traéis. No me espanto
               si Amor llamas multiplica
               porque llover pronostica
               el sol, cuando abrasa tanto.
               Basta que el avaro manto
               sirva de nube sagrada
               a esa gloria idolatrada.
               Descubríos, blanca aurora,
               que dirán que sois traidora,
               pues dais muerte, disfrazada.


Pág. 025 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


MAGDALENA:

               Caballero, ni el lugar
               esas lisonjas abona,
               ni la que habláis es persona
               que os las tiene de feriar.
               Excusadlas de gastar,
               o dad orden de lucirlas
               a quien merezca admitirlas
               o procure agradecerlas;
               que ni yo sé responderlas
               ni tengo gusto de oírlas.
A QUIÑONES

VENTURA:

               ¿Tiene vuesa dueñería
               la mano, cual su señora,
               culta, animada, esplendora,
               gaticinante y harpía?
               ¿Brillarále la uñería
               cuando el caldo escudillice
               o la loza estropajice,
               exhalando cada vez
               las aromas que a las diez
               vierta, cuando bacinice?
               Desencarpine ese pie...
               Iba a decir esa mano.


Pág. 026 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


QUIÑONES le da una bofetada a VENTURA
QUIÑONES:

               ¡Jó, majadero!

VENTURA:

               ¡De llano
               bofetón! ¿Afrenta fue?
A doña MAGDALENA

MELCHOR:

               Hoy a esta corte llegué,
               creyendo que amanecía;
               mas es tal la suerte mía,
               que, cuando más venturosa,
               el sol de esa mano hermosa
               me anochece a mediodía.

MAGDALENA:

               Todo está bien ponderado.
               Si a ganar habéis venido
               nombre de bien entendido,
               ya, hidalgo, le habéis ganado.
               Preciáos de considerado,
               como de discreto agora
               y advertid que el sitio y hora
               no es acomodado. Adiós.

MELCHOR:

               Será fuerza el ir tras vos,
               si os partís así, señora.


Pág. 027 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


MAGDALENA:

               Pues serálo, si eso hacéis,
               que el buen crédito perdáis
               que cortesano ganáis,
               y algún daño ocasionéis.

MELCHOR:

               No intento yo que me deis,
               habiéndome acreditado,
               nombre de necio y pesado,
               sino de restaurador
               de una prenda de valor
               que os han del cordón cortado.
               Mirad lo que os falta de él;
               cobraldo, y luego partíos,
               puesto que mis desvaríos
               os den nombre de cruel.

MAGDALENA:

               Un bolsillo estaba en él;
               pero de poca importancia.

MELCHOR:

               No tiene el mundo ganancia
               con la de éste, por ser vuestro.
Aparte VENTURA y su amo

VENTURA:

               ¡Cuerpo de Dios, que es el nuestro!

MELCHOR:

               Calla, necio.


Pág. 028 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


VENTURA:

               ¡Qué ignorancia!

MELCHOR:

               Un ladrón os le ha robado,
               y yo os le he restituído.
               En hallazgo de él, os pido
               que al sol quitéis el nublado.
               Vea yo el cielo estrellado
               que en ese manto se esconde;
               que si al cristal corresponde
               de la mano que encubrís,
               a ser el fénix venís
               que en Arabia al sol responde.

MAGDALENA:

               No es ése el que yo traía.
Hablan aparte VENTURA y don MELCHOR

VENTURA:

               Que es el nuestro.

MELCHOR:

               ¡Vive el cielo,
               Si no callas...!
A doña MAGADLENA
               El recelo
               turbar al ladrón podía.
               Si por oficio tenía
               quitar las prendas que os muestro,
               y era en el hurtar tan diestro,
               muchas como éstas tendrá,
               y este bolsillo será
               por derecho desde hoy vuestro.
                  Gozad su restitución,
               si no es que por no pagar
               el hallazgo, queréis dar
               a mis quejas ocasión.


Pág. 029 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


MAGDALENA:

               En daño suyo el ladrón,
               o liberal o turbado,
               a los dos nos ha engañado;
               y si admitirle no quiero,
               es porque ese viene entero,
               y el que me hurtó va cortado.
               La mitad de los cordones
muéstrale un pedazo de los cordones con que se
cerraba el bolsillo que traía a la cinta
               me dejó. Sacad por vellos
               la distinción que hay en ellos,
               y no malogréis razones.
               Si atrevimientos ladrones
               la causa de ese hurto han sido
               y no hay señor conocido,
               a la Merced le llevad,
               o si no a la Trinidad,
               que recogen lo perdido,
               y dejadnos, porque hay ojos
               que cuidadosos nos ven,
               y no sé que os esté bien,
               si dais motivos a enojos.


Pág. 030 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


MELCHOR:

               Yo de robados despojos
               no he de ser depositario.

VENTURA:

               (¿Hay hombre más temerario?) (-Aparte-)

MELCHOR:

               Sedlo vos mientras parece
               el dueño, si es que merece
               tal favor su propietario.

MAGDALENA:

               Importunidad cansada
               es la vuestra. Porque os vais,
               y el paso no me impidáis,
               he de hacer lo que os agrada.
               Dádsele a aquesa criada...

VENTURA:

               (¡Qué escrupuloso desdén!) (-Aparte-)

MAGDALENA:

               Que en mí no parece bien
               ni guardarlo, ni admitillo.

VENTURA:

               (Espiró nuestro bolsillo. (-Aparte-)
               Requiescat in pace, amén.

MAGDALENA:

               Y por si acaso volviere
               su dueño por él, podréis
               decir, si con él os veis,
               que aquí mañana me espere.
               Daréis pesar al que os viere
               seguir donde voy; y así
               por me hacer merced a mí
               y por ser tan cortés vos,
               mientras me ausento, los dos
               no habéis de pasar de aquí.
               Esto quiero suplicaros.


Pág. 031 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


MELCHOR:

               Y yo quiero obedeceros,
               sin esperanza de veros,
               sin remedio de olvidaros.
               En fin, ¿podré aquí aguardaros,
               si traigo el dueño?

MAGDALENA:

               A las dos
               volveré, sólo por vos,
               que sois galán cortesano.

MELCHOR:

               Dadme una seña.

MAGDALENA:

               Esta mano.
Quítase de una mano el guante

MELCHOR:

               ¡Ay aurora hermosa!

MAGDALENA:

               Adiós.
Vanse doña MAGDALENA y QUIÑONES

MELCHOR:

               Venturilla, mi ventura
               encarece. No seas recio,
               ni me digas disparates
               que tú vendes por consejos.
               Comprar por un poco de oro
               los cinco climas del cielo,
               la vía láctea nevada,
               el sol de hermosos reflejos,
               ¿no es lance digno de estima?
               ¿No es barato?


Pág. 032 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


VENTURA:

               Sí, y por eso
               dicen, "Lo barato es caro."
               Tú encarecerás el sebo
               de cabrito antes de mucho,
               pues solamente por verlo
               doscientos ducados diste,
               cuarenta por cada dedo;
               y esto a ver, y no a tocar.
               A fe, si viene a saberlo
               Martín Danza, que él te hospede
               en el Nuncio de Toledo.
               ¿Qué habemos de hacer agora,
               sin la mano y sin dineros?
               Medio día era por filo,
               y ni hay blanca, ni comemos.

MELCHOR:

               Impertinente, ¿no sabes
               que me está aguardando un suegro
               con sesenta mil ducados?

VENTURA:

               ¿Y si ése se hubiese muerto,
               acomodado la novia,
               o le parecieses feo,
               y te echase en hora mala,
               que es mujer, y puede hacerlo?

MELCHOR:

               ¿Feo yo?

VENTURA:

               Pues siendo pobre,
               ¿hay Sacripante, hay Brunelo,
               hay tiburón, hay caimán
               más asqueroso y más fiero?
               ¿Hay sátiro como tú
               sin blanca?


Pág. 033 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


MELCHOR:

               Pues según eso,
               para una mujer tan rica,
               ¿podía dejar de serlo
               por un bolsillo de escudos?

VENTURA:

               No la olieras, por lo menos,
               a pelón o contagioso,
               que huye casamientos
               cuando huele mal la boca.
               Alcorzas la dan remedio
               que disimulan olfatos
               y las damas de este tiempo,
               que faldriqueras oliscan,
               si no exhalan el aliento
               dorado, vuelven el rostro,
               escupen y hacen un gesto.
               Con estos pocos de escudos
               remediaras tus defetos.
               Como guantes de polvillos,
               lo que duran, poco y bueno.
               Pero agora, yendo a vistas
               sin un real, por Dios, que temo
               que al instante que te mire,
               le has de oler a perro muerto.

MELCHOR:

               ¿No tengo el bolsillo yo,
               que en ser suyo, es de mas precio
               que cuanto el Oriente cría?


Pág. 034 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


VENTURA:

               Al que se lleva me atengo.
               ¿Mas que no tiene seis cuartos?

MELCHOR:

               Hoy has dado en majadero.

VENTURA:

               Si de manos te enamoras,
               seré mano de mortero.

MELCHOR:

               No había de codiciarle
               el ladrón, a no estar cierto
               de su valor, ni ponerse
               en tan evidente riesgo.

VENTURA:

               ¿Hay más que abrirle?

MELCHOR:

               Verásle.
Saca un bolsillo lleno

VENTURA:

               ¡Oh, virgen del Buen Suceso!
               Dadnosle en esta ocasión,
               y otro de cera os ofrezco.

MELCHOR:

               Mira ¡qué proveído está!

VENTURA:

               Déjame tomarle el peso.

MELCHOR:

               ¿Qué te parece?

VENTURA:

               Por Dios,
               que es en lo pesado un necio.
               Alma tiene de arcabuz.
               Abrámosle, que recelo
               que es barriga de opilada,
               y habrá tomado el acero.
Saca don MELCHOR un envoltorio de papel
dentro del cual hay una piedra
               ¿Qué es eso?


Pág. 035 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina



MELCHOR:

               Un papel preñado.

VENTURA:

               No será vírgen su dueño.
               Desenvuélvele.

MELCHOR:

               ¿Quién duda
               que alguna joya está dentro?
               Esto era lo que pesaba.

VENTURA:

               Date prisa ya, sabremos
               si es hijo o hija.

MELCHOR:

               Hija fue.

VENTURA:

               Y yo los dolores temo.
Don MELCHOR le muestra la piedra

MELCHOR:

               Una piedra es verde oscura,
               atada a un listón.

VENTURA:

               Enfermo
               de piedra estaba el bolsillo,
               y tú has sido su potrero.

MELCHOR:

               Oye, en este papel dice:
               "Esta piedra es por extremo
               buena para el mal de ijada."


Pág. 036 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


VENTURA:

               Désele Dios a su dueño.
               ¿De la ijada, y no es atún?
               Enfermedad es de viejos
               y la tapada será
               en la edad censo perpetuo.
               De pedradas nos ha dado.
               ¿Queda más?

MELCHOR:

               Sí.

VENTURA:

               Saca presto.
Don MELCHOR saca lo que dice

MELCHOR:

               Éste es un dedal de plata.

VENTURA:

               De dallo fue su embeleco.

MELCHOR:

               Éste es un devanador.

VENTURA:

               Los tuyos son devaneos.

MELCHOR:

               Y es de ébano.

VENTURA:

               De Eva, no;
               que Eva, en fin, andando en cueros,
               no te engañara tapada.
               No te deshagas del trueco.

MELCHOR:

               Tres sortijas de azabache,
               y cuatro de vidrio.

VENTURA:

               El precio
               se llevó, y tú la sortija.

MELCHOR:

               Reír me haces.


Pág. 037 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


VENTURA:

               ¿Hay más de eso?

MELCHOR:

               No hay otra cosa, Ventura.

VENTURA:

               Tan mala se la dé el cielo,
               como a los dos nos la ha dado.

MELCHOR:

               Yo por tan feliz la tengo,
               que en estas prendas adoro,
               por la mano en que estuvieron.
               Que mañana vuelva aquí
               me manda, y alegre espero
               alguna ventura oculta,
               influencia de su cielo.

VENTURA:

               ¿Y crees tú que volverá?

MELCHOR:

               Pues ¿hay que dudar en eso,
               habiéndolo prometido?

VENTURA:

               ¿A volverte los doscientos?

MELCHOR:

               Si yo los admito, sí.

VENTURA:

               De azotes se los prometo,
               si ella hace tal necedad.

MELCHOR:

               ¡Qué pesado!

VENTURA:

               ¡Qué ligero!

MELCHOR:

               Por señas, ¿no me mostró
               la mano?

VENTURA:

               El arañudero,
               dirás mejor, de bolsillos.
               Vamos a buscar el viejo,
               que ha de ser nuestro socorro.


Pág. 038 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


MELCHOR:

               Si a ver aquel ángel vuelvo,
               no sé cómo he de poder
               casarme.

VENTURA:

               ¿Ángel, y de negro,
               con uñas? Llámole diablo.

MELCHOR:

               Es sol de nubes cubierto.

VENTURA:

               Bien dices que es sol... con uñas.

MELCHOR:

               Vamos; mas oye, ¿qué es eso?
Salen don LUIS y don JERÓNIMO

LUIS:

               Os digo que es don Melchor.

MELCHOR:

               ¡Oh primo! ¿El primero encuentro
               es con vos? Dichoso he sido.

LUIS:

               Dos días ha que os espero,
               pues conforme a vuestra carta,
               si salisteis de León luego
               que se escribió, desde ayer
               tardáis.

MELCHOR:

               Atribuíd al tiempo,
               con tanta lluvia enfadoso,
               la culpa, y no a mis deseos,
               que ya, amigo Don Luis,
               se han cumplido, pues os veo.


Pág. 039 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


LUIS:

               Hablad a vuestro cuñado.
               Mejor diré hermano vuestro;
               que como tal os aguarda.

JERÓNIMO:

               Yo os doy los brazos, contento
               de ver cuán bien corresponde
               a la fama que tenemos
               de vos, vuestra gallardía,
               puesto que con sentimiento
               de que os hayáis apeado,
               y no en mi casa.

MELCHOR:

               Ahora llego,
               y la poca certidumbre
               que en esta confusión tengo
               de sus calles y sus casas,
               me disculpa.

JERÓNIMO:

               Yo la aceto,
               y a ganar voy las albricias
               de mi hermana; que no quiero
               que improvisas turbaciones
               malogren gustos de veros;
               que os tiene muy deseado.


Pág. 040 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


MELCHOR:

               Paga mi fe.

JERÓNIMO:

               Entreteneos
               con don Lüis, entre tanto
               que aviso a mi padre y vuelvo;
               si no es que en su compañía,
               por apresurar deseos,
               queréis honrar nuestra casa.
A don LUIS

MELCHOR:

               Disponedlo al gusto vuestro.

LUIS:

               Conmigo irá de aquí a un rato.

JERÓNIMO:

               Adiós pues.
Vase don JERÓNIMO

LUIS:

               ¿Qué traéis de nuevo
               que contarme de León?

MELCHOR:

               Nada; todos quedan buenos,
               vuestros padres y los míos.
               Y a vos, ¿cómo os va de pleitos?

LUIS:

               Salí con mi mayorazgo.

MELCHOR:

               El parabién os ofrezco.

LUIS:

               Venturilla, ¿cómo vienes?


Pág. 041 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


VENTURA:

               Enfadado de venteros,
               trotando por esos llanos,
               trepando por esos puertos,
               y ofreciendo a Bercebú
               a cierta mano de tejo
               que hemos engastado en oro.
Aparte a VENTURA

MELCHOR:

               ¿Quieres callar, majadero?

LUIS:

               Venís muy enamorado?

MELCHOR:

               No sé lo que os diga en eso;
               lo que sobra por oídas
               y lo que basta hasta verlo.
               No sé yo por qué al Amor
               le llaman y pintan ciego,
               pues lo que no ve no estima.

LUIS:

               ¡Ay! ¡Qué de mal me habéis hecho!

MELCHOR:

               ¡Yo! ¿Cómo, o por qué?

LUIS:

               Mejor
               es reprimir pensamientos,
               y desahuciar esperanzas
               que enemistaran con celos.
               Vos sois pobre; vuestra dama
               tiene sesenta mil pesos,
               que ensayados son escudos;
               yo soy rico y vuestro deudo.
               No he de competir con vos.


Pág. 042 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


MELCHOR:

               Don Luis, si sois discreto,
               ¿por qué me habláis con preñeces?

LUIS:

               Ya no lo son, si lo fueron.
               Doña Magdalena hermosa
               os espera como a dueño
               de su hacienda y libertad,
               con amor libre y honesto.
               Idolatrara yo en ella,
               a no estar vos de por medio,
               y pretendiera imposibles,
               por vos, que amor crece entre ellos.
               Vámosla a ver. No hagáis caso
               de fábricas que en el viento
               desvaneció vuestra vista,
               digna de tan noble empleo.
               Ella os ama; yo la adoro;
               mas sacaréla del pecho,
               aunque me cueste la vida,
               con la ausencia o con el tiempo.

MELCHOR:

               Primo, puesto que a casarme
               de León a Madrid vengo,
               no es de suerte enamorado
               al interés que pretendo
               que no sea lince mi honor,
               con que velando penetro
               dificultades que esconden
               vuestros confusos misterios.
               Si queréis y sois querido,
               proseguid, que yo os prometo
               que su oro no sea bastante
               a dorar de amor los hierros.
               Declaraos, si sois amigo.


Pág. 043 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


LUIS:

               ¿Qué hay que declarar? Yo quiero
               a quien por dueño os aguarda;
               pero no hagáis argumento
               de lo que os digo, ni agravio
               del mínimo pensamiento
               de vuestra dama o esposa;
               porque, por la luz del cielo,
               que hasta agora en mí no ha visto
               una centella del fuego
               que me abrasa; ni en virtud
               tiene España tal ejemplo.
               Fuila a ver de vuestra parte,
               las vuestras encareciendo;
               y amor, que es potencia todo,
               rindióse viendo su objeto.
               Pero amor en los principios
               es niño, y múdase presto.
               Yo me ausentaré esta tarde,
               por aguardarme en Toledo
               amigos y ocupaciones.
               Asegurad, primo, miedos;
               que no es bien perdáis por mí
               tal belleza y tal provecho.


Pág. 044 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


MELCHOR:

               No le tengo yo por tal
               si ha de ser en daño vuestro;
               ni es mi voluntad tan libre
               que no haya los ojos puesto
               en prendas merecedoras
               de señorear deseos,
               que tibios, por no empleados,
               sabrán deshacer conciertos.
               Ni yo a quien amáis he visto,
               ni en viéndola me prometo
               tanto, que pueda mudar
               las memorias que conservo.
               ¿Qué sé yo si agradaré
               a esa dama, que habrá hecho
               ausente retratos míos
               allá en el entendimiento,
               y por no corresponder
               el original con ellos,
               me aborrezca, pues no iguala
               la verdad a los deseos?
               Primo, no habéis de ausentaros.

LUIS:

               Vámosla a ver, que ya es tiempo.
               Plegue a Dios que no os agrade.

MELCHOR:

               (¡Ay mano! ¡Ay cristal! ¡Ay cielo! (-Aparte-)
               Con una mano en los ojos,
               ¿qué he de ver estando ciego?

VENTURA:

               (Mano, vive Dios, de Judas, (-Aparte-)
               pues lleva bolsa y dineros.)

Vanse todos.


Pág. 045 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


Sale doña MAGDALENA,
vistiéndose otro traje, y QUIÑONES
MAGDALENA:

               ¿Que don Melchor ha venido?

QUIÑONES:

               Si no te engaña tu hermano,
               ya llega a darte la mano.

MAGDALENA:

               Iguálame ese vestido;
               que con el otro que dejo,
               los pensamientos desnudo
               que aquel extranjero pudo
               engendrar. Dame ese espejo.
               Ponme esa valona bien.
               ¿Está bueno este cabello?

QUIÑONES:

               Tal, que estando Amor cabe ello,
               rendirá a cuantos le ven.

MAGDALENA:

               ¡Ay, Quiñones, y qué susto
               me causa aquesta venida!
               Tenía yo divertida
               el alma, y no sé si el gusto,
               con la memoria apacible
               del forastero galán.
               ¡Y antes de verle me dan
               esposo! ¡Caso terrible!
               ¡Que tenga tanto poder
               la obediencia y el honor!


Pág. 046 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


QUIÑONES:

               Dilata más el color
               de ese carrillo.

MAGDALENA:

               Sin ver,
               ¿he de amar a quien aguarda?
               Quiñones, ¿no es caso fiero?

QUIÑONES:

               Galán era el forastero.

MAGDALENA:

               Y sobre galán, gallardo.
               ¡Ay! ¡Quién pudiera compralle,
               ya que mis penas escuchas,
               una de las partes muchas
               que tiene: la gracia, el talle
               con que hacer a don Melchor
               como él...! Si no tan perfeto,
               tan amante o tan discreto.

QUIÑONES:

               Podrá ser que sea mejor.

MAGDALENA:

               ¿Cómo será eso posible?
               ¡Tan cortés urbanidad!
               ¡Tanta liberalidad
               y sazón tan apacible!
               No era digna de ella yo.
               Roguéle no me siguiese,
               ni donde vivo supiese;
               y obediente, se quedó
               inmóvil en aquel puesto,
               si, como ya lo advertiste,
               entre confiado y triste,
               solo a agradarme dispuesto.
               Luego ¿tú piensas que ignoro
               que no fue él el robador
               del usurpado favor
               que me restituyó en oro?


Pág. 047 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


QUIÑONES:

               Para mí no hay dudar de eso.

MAGDALENA:

               Pues de tanta eficacia es
               conmigo, no el interés,
               la accion sí, que te confieso
               que hechizo para mí ha sido.

QUIÑONES:

               Es grande hechicero el dar.
               Inmenso y rico es el mar,
               y recibe agradecido
               el tributo sucesivo
               del arroyuelo menor;
               que en los estudios de amor
               sólo hay libros de recibo.
               Pero ¿de qué sirve ya
               hacer de él memoria en vano,
               si para darte la mano
               tu esposo a la puerta está?

MAGDALENA:

               De que salga regalado
               del alma y memoria mía;
               que al huésped es cortesía
               el despedirle obligado.
               Mas los vecinos de arriba
               pienso que me entran a ver.


Pág. 048 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


Salen doña ÁNGELA
y don SEBASTIÁN
SEBASTIÁN:

               La vecindad suele ser,
               cuando en la igualdad estriba
               que conserva la amistad
               si es que la vuestra merezco,
               un grado de parentesco,
               señora, de afinidad.
               Hémosla ya profesado
               vuestro hermano y yo; y así
               a doña Ángela pedí
               que aumentase aqueste grado
               entrándoos a visitar,
               y a dárseos por servidora.

MAGDALENA:

               Casa en que tal dueño mora
               es muy digna de estimar,
               y más el ofrecimiento
               con que esta merced me hacéis,
               cuando en mí, señora, veis
               tan corto merecimiento.
               Mas con tan noble vecina
               seré dichosa desde hoy.

ÁNGELA:

               Vuestra servidora soy,
               y fuera vuestra madrina,
               ya que bodas esperáis,
               si hallara desocupada
               aquesta plaza.


Pág. 049 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


MAGDALENA:

               Obligada,
               quiero que merced me hagáis;
               que hasta aquí no os he servido
               para suplicaros eso.
               Que estoy turbada confieso.

ÁNGELA:

               ¿A quién no turba un marido?

MAGDALENA:

               Y más quien cual yo le aguarda,
               y el talle que tiene ignora.

SEBASTIÁN:

               El honor no se enamora;
               que solas las leyes guarda
               de la opinión, y hasta en esto
               mostráis vuestra discreción.

ÁNGELA:

               Por excusar la ocasión
               en que ese susto os ha puesto,
               el matrimonio rehuso.

MAGDALENA:

               Cruel es vuestra hermosura.

ÁNGELA:

               ¡Jesús! Delante de un cura,
               por más que el cielo dispuso
               que se desposen así,
               y tanta gente, ¿ha de haber
               tan atrevida mujer,
               que le diga a un hombre "sí"?

SEBASTIÁN:

               Pues ¿qué escrúpulo hay en eso?

ÁNGELA:

               ¡Jesús! Quien hace tal cosa,
               o es muy libre y animosa,
               o no tiene mucho seso.


Pág. 050 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


Salen don ALONSO, don JERÓNIMO,
don LUIS, don MELCHOR y VENTURA
ALONSO:

               Atribuye a tu ventura,
               como a mi buena elección,
               hija, el que en esta ocasión
               corresponda a tu hermosura
               el noble merecimiento
               del dueño que te escogí.
               Vesle, Magdalena, aquí.
               No pudo tu pensamiento,
               por más que encarecedor
               galán te le haya pintado,
               ser más que un tosco traslado
               del talle de don Melchor.
               Haz cuenta que en él abrazas
               de don Juan la imagen propia;
               que yo, viéndole en su copia,
               miéntras tú su cuello enlazas,
               mostraré mi regocijo,
               renovando en esta edad
               la juvenil amistad
               del noble padre, en su hijo.
               No quiero yo más hacienda
               que la heredada virtud
               que miro en su juventud.
               El padre avariento venda
               al oro la libertad
               de sus hijas; que el valor
               de tu esposo don Melchor,
               y la ley de mi amistad,
               juzga por más oportuna
               la sangre que la riqueza,
               cuanto la naturaleza
               se aventaja a la fortuna.
               Dale la mano.


Pág. 051 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


Hablan aparte doña MAGDALENA con
QUIÑONES, y don MELCHOR con VENTURA


MAGDALENA:

               ¡Ay Quiñones,
               éste ¿no es el forastero
               que fue usurpador primero
               de mis imaginaciones?

QUIÑONES:

               Sí, señora. En la Vitoria
               éste fue quien la alcanzó
               de ti. ¿Qué dicha llegó
               a la tuya?

MELCHOR:

               La memoria
               de aquella mano, Ventura,
               como quien ve por antojos,
               tiene ocupados mis ojos.
               ¡Fea mujer!

VENTURA:

               ¿Qué hermosura
               se igualará a la presente?
               Pero, dejando la cara,
               en la candidez repara
               de aquella mano esplendente,
               que es la misma, vive Dios,
               que melindrizó el bolsillo.

MELCHOR:

               Anda, borracho; aun decillo
               es blasfemia.


Pág. 052 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


VENTURA:

               No est[á]is vos,
               señor, con juicio cabal.

MELCHOR:

               Ésta es asco, es un carbón.
               Es en su comparación
               el yeso junto al cristal.
               A sus divinos despojos
               no hay igualdad.

VENTURA:

               Yo la vi,
               cuando me llevó tras sí
               con el bolsillo los ojos,
               y juro a Dios que es la propia.

MELCHOR:

               Enviaréte noramala,
               si no callas, necio. Iguala
               la Scitia con la Etiopia.
               La mano que a mí me ha muerto,
               de una vuelta se adornaba
               de red...

VENTURA:

               (Bolsillos pescaba.) (-Aparte-)

MELCHOR:

               ...y ésta trae el puño abierto.

VENTURA:

               No estaba el otro cerrado
               para agarrar los doscientos.
               Llégala a hablar.

MAGDALENA:

               (Pensamientos, (-Aparte-)
               ¿qué piélago os ha engolfado
               de contrarias suspensiones?)

ALONSO:

               Don Melchor, ¿cómo no habláis
               a vuestra esposa?


Pág. 053 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


MELCHOR:

               Agraviáis
               las cuerdas ponderaciones
               que en esta belleza admiro,
               si limitáis su silencio.
               Callo, adoro, reverencio
               y hablo más cuanto más miro.
               Perdonad, señora mía,
               a la lengua, si a los ojos,
               para gozar los despojos
               de ese sol que luz me envía,
               se pasa; que si es verdad
               que Amor al esposo obliga
               que lo primero que diga
               sea alguna necedad,
               yo juzgo por caso recio
               la primer vez que os adoro
               entrar, contra mi decoro,
               por los umbrales de necio.

MAGDALENA:

               Estáis tan acreditado
               conmigo ya, que si fuera
               posible que en vos cupiera
               esa ley de desposado,
               juzgara por discreción
               cualquier desacierto vuestro.

VENTURA:

               Cada cual se dé por diestro.
               Buena está la introducción,
               y vuesa merced me tenga
               cuando me vaya a caer;
               que habemos los dos de ser
               un par hasta que otro venga.


Pág. 054 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


SEBASTIÁN:

               Entre tanto parabién
               los de un vecino admitid,
               de quien podréis en Madrid
               serviros siempre, y también
               los de mi hermana que agora
               añade a su vecindad
               nuevos grados de amistad.

JERÓNIMO:

               Doña Ángela, mi señora,
               y el señor don Sebastián,
               posan los cuartos de arriba,
               y en su noble sangre estriba
               la voluntad con que os dan
               parabienes, que merecen
               mucho.
A don JERÓNIMO

MELCHOR:

               Salid vos por mí
               fiador, pagaréis así
               los favores que me ofrecen;
               que como recién venido,
               caer en mil faltas temo.

ÁNGELA:

               (El leonés es por extremo, (-Aparte-)
               como no oliera a marido.)

ALONSO:

               Esta noche habéis de ser
               mis convidados los dos.

SEBASTIÁN:

               Basta mandárnoslo vos.

VENTURA:

              (Eso sí; haya que comer.) (-Aparte-)


Pág. 055 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


Aparte a don MELCHOR
ALONSO:

               Ya estáis, hijo, en vuestra casa.
               Desposado saldréis de ella.
Aparte don LUIS y don MELCHOR

LUIS:

               ¿Haos parecido muy bella
               la novia? ¿Mas que os abrasa?
               ¿Mas que ya habéis olvidado
               aquella mano homicida?

MELCHOR:

               Quien bien ama, tarde olvida;
               que estoy más enamorado
               por ella, amigo, os advierto.

LUIS:

               ¿Pues no es la de vuestra esposa,
               para mano, tan airosa,
               y tan bella?

MELCHOR:

               No por cierto.
Hablan aparte
doña MAGDALENA y QUIÑONES

QUIÑONES:

               ¿Hay suerte como la tuya?
               ¡Que el primer hombre que vieres
               sea tu esposo! ¡Dichosa eres!

MAGDALENA:

               No sé de eso lo que arguya.
               Pensamientos solicitan
               guerra, en mi pecho, cruel,
               y si unos vuelven por él,
               otros le desacreditan.


Pág. 056 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


JERÓNIMO:

               (Temo que nuestra vecina, (-Aparte-)
               según lo que en mi alma pasa,
               por dueño se quede en casa.)

LUIS:

               (¡Ay Magdalena divina! (-Aparte-)
               Ya te lloro enajenada.)

QUIÑONES:

               ¿Cómo te llamas?

VENTURA:

               Ventura.

QUIÑONES:

               Buen nombre y mala figura.

VENTURA:

               Soylo, mas no descartada.
Don SEBASTIÁN habla aparte
con su hermana, doña ÁNGELA

SEBASTIÁN:

               ¿Qué, hermana, te ha parecido
               del leonés forastero?

ÁNGELA:

               Gallardo para soltero,
               pesado para marido.

MELCHOR:

               (¡Ay! Mano hermosa, cumplid (-Aparte-)
               palabras y juramentos.)

VENTURA:

               (¡Ay, mis escudos doscientos, (-Aparte-)
               espirasteis en Madrid!)


Escena II
Pág. 057 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


Salen doña MAGDALENA,
de luto bizarro, y QUIÑONES
MAGDALENA:

               ¿Qué sacas de encarecer
               la dicha que he conseguido
               en que esposa venga a ser
               del primero que he querido,
               y que llegue a merecer
               las partes que en don Melchor
               rindieron mi voluntad
               su gentileza, valor,
               talle, liberalidad,
               discreción, gracia y amor?
               Pues todas ésas, Quiñones,
               si fueron ponderaciones
               primero de mi afición,
               ya de mis recelos son
               sospechosas ocasiones.


Pág. 058 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


QUIÑONES:

               No me espanto. Todo aquello
               que está en ajeno poder,
               tiene el gusto por más bello,
               y el valor suele perder,
               en llegando a poseello.
               Juzgaste ayer a tu esposo
               por prenda ajena; y así
               te pareció más hermoso.
               Viene a ser tu dueño aquí,
               y júzgasle ya enfadoso.
               Efímera es tu afición:
               toda ayer ponderación
               y hoy desdén toda y mudanza.
               ¿Quién vio morir la esperanza
               antes de la posesión?
               ¿Es posible que tan presto
               aborreces lo que amabas?
               No en balde luto te has puesto
               por los deseos que acabas
               de enterrar.


Pág. 059 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


MAGDALENA:

               No estás en esto
               de amar, Quiñones, tan diestra,
               que los peligros rehuses
               que el yugo conyugal muestra.
               Y así no es mucho que acuses
               mi amor, si no eres maestra.
               De suerte a don Melchor quiero
               después que a esta casa vino,
               que si me agradó primero,
               mi amor es ya desatino,
               pues, sin él, morir espero.
               Mas, ¿con qué seguridad
               rendiré mi voluntad
               a quien, con tan fácil fe,
               la primer mujer que ve
               triunfa de su voluntad?
               Hombre que a darme la mano
               viene aquí desde León
               y es tan mudable y liviano
               que a la primera ocasión,
               liberal y cortesano,
               a un manto rinde despojos
               y a una mano el alma ofrece.


Pág. 060 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


MAGDALENA:

               ¿No quieres que me dé enojos
               quien así se desvanece?
               Y sin penetrar sus ojos
               lo que, por no ver, ignora,
               se suspende y enamora,
               exagera, sutiliza,
               y palabras autoriza,
               pues con escudos las dora.
               ¿Qué satisfacción dará
               a quien por dueño le espera?
               ¿O quién me asegurará
               de voluntad tan ligera,
               que, desposado, no hará
               lo mismo con cuantas mire,
               y yo con él mal casada,
               quejas al alma retire,
               llore mi hacienda gastada,
               y sus mudanzas suspire?


Pág. 061 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


QUIÑONES:

               ¡Pues siendo tú quien despierta
               su voluntad, y encubierta
               diste causa a sus desvelos,
               ¿de quién puedes formar celos?

MAGDALENA:

               De mí misma. Y está cierta
               que si le amé forastero,
               doméstico y dueño ya,
               dudo, al paso que le quiero.

QUIÑONES:

               Pues bien, ¿qué remedio da
               tu amor?

MAGDALENA:

               Cumplir lo primero
               mi palabra en la Vitoria,
               y ver si en ella me aguarda.

QUIÑONES:

               No tendrá de ti memoria;
               que tu presencia gallarda,
               siendo a sus ojos notoria,
               borrará la primer copia
               que vio tapada e impropia,
               pues se enamoró en bosquejo,
               y mudando de consejo,
               te olvidará por ti propia.

MAGDALENA:

               Eso, pues, quiero probar.

QUIÑONES:

               Pues ¿para qué te vestiste
               de luto?

MAGDALENA:

               Para mostrar,
               en señal de que estoy triste,
               la color de mi pesar.
               Todos estos son ardides
               de mi amor.


Pág. 062 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


QUIÑONES:

               ¿No puedo yo
               saberlos?

MAGDALENA:

               Si los impides,
               dándome consejos, no;
               mas sí, si a mi amor te mides.

QUIÑONES:

               ¿Pues agora dudas de eso?

MAGDALENA:

               Que estoy loca, te confieso.
               Pongan el coche.

QUIÑONES:

               Ya está
               a la puerta.

MAGDALENA:

               Importará
               para el fin de este suceso,
               ya que en este tema doy,
               que a casa de doña Juana,
               a quien el pésame voy
               a dar de su muerta hermana,
               mientras que con ella estoy,
               hagas llevarme una silla
               y un escudero alquilados.

QUIÑONES:

               Hartos hay en esta villa.

MAGDALENA:

               Después sabrás mis cuidados.

QUIÑONES:

               ¿Y agora no?

MAGDALENA:

               Maravilla
               fuera, siendo tú mujer,
               no morirte por saber.
               Amor, que en todo es astuto,
               me ha vestido de este luto,
               porque si me llega a ver
               hablando con don Melchor
               mi hermano o padre, no entienda
               por el vestido mi amor
               secreto, y con él se ofenda.


Pág. 063 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


QUIÑONES:

               ¡Lo que previene el temor!

MAGDALENA:

               Por lo mismo iré también
               en silla desconocida.

QUIÑONES:

               Todo lo dispones bien.

MAGDALENA:

               Ténmela allí apercebida,
               y tus albricias prevén
               si don Melchor no me espera
               donde ayer me prometió.

QUIÑONES:

               Dios lo haga de esa manera.

MAGDALENA:

               No soy tan dichosa yo.

QUIÑONES:

               Tú has dado en gentil quimera.
Vanse las dos.
Salen don MELCHOR y VENTURA

VENTURA:

               ¿Es posible que haya amor
               que la hermosura divina
               de tal dama menosprecie
               por una mujer enigma,
               por una mano aruñante,
               que con blancura postiza,
               a pura muda y salvado,
               sus mudanzas pronostica?
               ¿Sin haberla visto un ojo,
               sin saber si es vieja o niña,
               nari-judaizante o chata,
               desdentada o boquichica?
               ¡Que en cáscara te enamores!
               ¡Que bien del espejo digas,
               sin ver no más que la tapa!
               ¡De una dama en alcancía!
               ¡De la tumba por el paño!
               ¡De la toca por la lista!
               ¡Del pastelón por la hojaldre!
               ¡De la sota por la pinta!
               ¡De la espada por la vaina!


Pág. 064 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


MELCHOR:

               Ea, ensarta boberías,
               eslabona disparates,
               y frialdades bufoniza;
               que yo he de esperarla aquí.

VENTURA:

               Y de veras, ¿imaginas
               que ha de tornar la bolsona?

MELCHOR:

               Tú verás presto cumplida
               la palabra que me dio.

VENTURA:

               Como oliscara la ninfa
               otro bolsillo preñado
               de doradas gollorías,
               sí hiciera... ¿Mas no te agrada
               doña Magdalena?

MELCHOR:

               Es... fría.
               No me la nombres, Ventura,
               que tengo el alma rendida
               a la gallarda encubierta;
               y si a la mano divina
               la hermosura corresponde
               del rostro, como adivina
               el alma que nunca miente,
               mi dichosa suerte estima.


Pág. 065 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


VENTURA:

               Y si fuese, como creo,
               en lugar de Raquel, Lía,
               con el un ojo estrellado,
               y con el otro en tortilla,
               los labios de azul turquí,
               cubriendo dientes de alquimia,
               jalbegado el frontispicio
               a fuer de pastelería,
               y como universidad
               rotuladas las mejillas,
               ¿qué has de hacer?

MELCHOR:

               Cuando eso [fuese],
               que supongo que es mentira,
               volveréme a Magdalena,
               que si no es hermosa, es rica.

VENTURA:

               No es tan rica como hermosa.
               Mas asentemos que imita
               en belleza al sol de enero
               la buscona que te hechiza.
               ¿Si es pobre...?

MELCHOR:

               Eso no lo creas.

VENTURA:

               ¿Y si lo fuese por dicha?

MELCHOR:

               Llevarémela a León,
               y con ella en quieta vida,
               al yugo de amor atado,
               daré dueño a mi familia,
               señora a mi herencia corta,
               y a mi padre nuera e hija.


Pág. 066 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


VENTURA:

               ¡Buena vejez le acomodas!
               Mas si no fuese tan limpia
               como tu sangre merece,
               envidiada por antigua
               o, ya que fuese tan noble
               como el árbol de Garnica,
               si es doncella despalmada,
               como nave que inverniza,
               ¿qué has de hacer?

MELCHOR:

               Tendrán respuesta
               todas tus bachillerías
               en viéndola.

VENTURA:

               ¿Cómo sabes
               que es su cara a letra vista?
               Plegue a Dios que nunca vuelva,
               y si vuelve y es pandilla,
               que la tripules, y te abra
               los ojos Santa Lucía.
               Mas don Lüis sale aquí
               con una enlutada o viuda,
               tapada como la nuestra.

MELCHOR:

               Donde hay cebo, todos pican.


Pág. 067 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


Salen doña MAGDALENA
y don LUIS
LUIS:

               ¡Mal haya quien inventó
               los mantos, señora mía,
               que en España solamente
               de tantos gustos nos privan!
               ¡Tal presencia viene sola,
               baldada de madre o tía!
               Por Dios, hermosa enlutada,
               que lo he tenido por dicha.
               Enseñadme sólo un ojo,
               y jugaré con su niña,
               que a la puerta de la iglesia,
               bien es que limosna os pida.

MAGDALENA:

               Dios me dé, señor, qué daros.
               A aquel hidalgo querría
               hablar.

LUIS:

               ¿A cuál?

MAGDALENA:

               Al que está
               al lado de aquella pila.

LUIS:

               Ése es mi amigo y pariente.

MAGDALENA:

               Si lo es vuestra cortesía
               de la que en él reconozco,
               dadme lugar que le diga
               cuatro palabras no más.


Pág. 068 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


LUIS:

               Si sois la que él imagina,
               y sus bodas desazona,
               pedidme, señora, albricias.

MAGDALENA:

               Pídoos pues que despejéis
               este lugar.
Llegando don LUIS
a don MELCHOR

LUIS:

               Si peligra,
               cual dicen, el que anda entre
               la cruz y el agua bendita,
               primo, entre una y otra estáis.
               Aquella dama que os mira
               os quiere hablar. Id con tiento,
               que debe ser homicida,
               pues en fe de lo que mata,
               huyendo de la justicia
               anda a sombra de tejados
               si el manto los significa.

MELCHOR:

               ¿Que me quiere hablar decís?

LUIS:

               Esto me manda que os diga.

MELCHOR:

               ¡Ay, Ventura, que es mi dama!

VENTURA:

               Viene de requiem vestida.
               Otra ganga debe ser;
               que hay en Madrid infinitas,
               y huelen un forastero
               de una legua.


Pág. 069 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


MELCHOR:

               Ésta es la misma
               que vi ayer; su talle y cuerpo
               me la retratan y pintan.
               Primo, adiós.
Volviendo a doña MAGDALENA

LUIS:

               Ya llega a veros.
               Sed con él agradecida.
               Hechizádmele, señora;
               que me va el alma y la vida
               en que aborrezca una prenda
               que mis gustos tiraniza.
Vase don LUIS

MELCHOR:

               ¿Soy yo, señora, el llamado?

VENTURA:

               ¿Sois vos, decid, la escogida?

MELCHOR:

               Ventura, apártate allá.

VENTURA:

               Sé sumiller de cortina,
               descubre aquesa apariencia,
               tocarán las chirimías;
               que en las tramoyas pareces
               poeta de Andalucía.


Pág. 070 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


A don MELCHOR
MAGDALENA:

               ¿Conocéis aquesta mano?

MELCHOR:

               ¡Ay aurora! ¡Ay sol! ¡Ay día!

VENTURA:

               (El cantar del “ay, ay, ay” (-Aparte-)
               se nos ha vuelto a Castilla.)

MAGDALENA:

               Vengo a cumplir mi palabra.

MELCHOR:

               Si fuésedes tan cumplida
               en favores, como en ellas,
               viera yo el sol que me eclipsa
               la nube de aquese manto.

MAGDALENA:

               También a venir me obliga
               la hacienda que usurpo, ajena,
               pues es justo restituírla.

MELCHOR:

               Si lo decís por un alma,
               que desde ayer fugitiva
               en su casa le echan menos,
               yo la doy por bien perdida.

MAGDALENA:

               ¿Es vuestra?

MELCHOR:

               Sí, mi señora.

MAGDALENA:

               ¡Qué traviesa es! ¡Qué atrevida!
               No me ha dejado dormir
               toda esta noche. Registra
               curiosa cuantas potencias
               pensamientos ejercitan;
               no siendo huéspeda, se hace
               mandona en mi casa misma.
               Prométoos que, a no venir
               esta mañana una amiga
               por ella, que es su señora,
               me diera muy triste vida.


Pág. 071 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


MELCHOR:

               ¡Señora suya, y no vos!
               ¿Quién os dijo tal mentira?

MAGDALENA:

               Una doña Magdalena,
               noble, cuerda, hermosa y rica.
               Tenedme por tan curiosa,
               desde ayer a medio día,
               que hice en vuestra información
               diligencias exquisitas.
               Sé que venís a casaros
               con el fénix de las Indias,
               que vuestro amor pesa a pesos
               y en vos esperanzas libra.
               Sé que os llamáis don Melchor,
               que os ilustra sangre limpia,
               que sois pobre y caballero,
               y que hoy han de estar escritas
               vuestras bodas y conciertos;
               mirad ¡cuán necia es quien fía
               en palabras forasteras,
               falsas, si ponderativas!
               Si como os mostré una mano
               ayer, menos advertida
               os permitiera cebar
               en mi rostro vuestra vista,
               ¡qué burlada que quedara,
               siendo después conocida,
               y ocasionando en mi ofensa
               pesados motes y risas!
               ¡Bien haya quien hizo mantos!


Pág. 072 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


MELCHOR:

               ¡Mal haya quien no se olvida,
               por la sal de aquesa lengua,
               de cuantas bellezas mira!
               Verdadera información
               habéis hecho, y tan cumplida
               como la fe con que os amo;
               mas creed, tapada mía,
               que obligado a diligencias
               tan amorosas y dignas
               de la eterna estimación;
               si como el alma imagina,
               sois hermosa, que sí sois,
               pues por más que el manto impida
               milagros que reverencio,
               es mi amor lince en la vista,
               ni el oro, ni la belleza,
               ni imposibles de la envidia,
               tienen de ser poderosos
               a que no os adore y sirva.
               A vuestra competidora
               vi ayer --vuestro amor permita
               que aqueste nombre la dé,
               y si no, el de mi enemiga--,
               y pudo tanto el cristal
               de aquesa mano divina,
               que elevado en su memoria,
               me pareció... No es bien diga
               de mujer, y más ausente,
               faltas que la cortesía,
               de que siempre me he preciado,
               con razón desautorizan.
               Parecióme, en fin, ni hermosa
               ni digna de que compita
               con vos, ni mi amor querrá
               que la libertad la rinda.
               Ésta es vuestra, y es razón
               que conozca la cautiva
               la cara de su señora.
               Mi amor aquesto os suplica.
               Baste ya tanto recato.


Pág. 073 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


MAGDALENA:

               Casi estaba persuadida
               a agradaros... Pero no,
               que vuestro deseo me pinta
               más bella de lo que soy,
               y temo perder la estima
               en que estoy imaginada,
               cuando no la iguale, vista.
               Aunque no quiero tampoco
               desacreditar la dicha
               que en vuestro amor intereso
               si por no verme se entibia.
               Yo os juro a fe de quien soy,
               si es licito que se siga
               la pública voz y fama
               que tengo de aquesta villa,
               que no es doña Magdalena
               ni más bella, ni más rica,
               ni más moza, ni más sabia,
               ni más noble, ni más digna
               de serviros y estimaros
               que yo; y aunque coronista
               de mis mismas alabanzas,
               en competencias se admitan,
               si no créis estas verdades.


Pág. 074 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


MELCHOR:

               Por la luz pura y divina
               que amante adoro y no veo,
               que os juzgo por maravilla
               de la belleza, y que os hace
               la comparación traída
               agravio en mi estimación
               como la noche hace al día.

MAGDALENA:

               Haced una cosa pues.
               Los conciertos se despidan
               de esa doña Magdalena
               que mi quietud martiriza.
               No viváis más en su casa,
               y llevándoos yo a la mía,
               averiguaréis verdades
               que el temor desacredita.

MELCHOR:

               Que me place dos mil veces.
               Y porque vais persuadida
               del poco amor que la tengo,
               sabed que aquel que venía
               con vos, y de vuestra parte
               me llamó, es mi sangre misma,
               y la que aborrezco adora.

MAGDALENA:

               Ya lo sé.

MELCHOR:

               Haré que la pida
               a su padre y yo, cediendo
               la acción que tengo a su dicha,
               serviré de intercesor,
               sin dudar que la consigan
               tres mil ducados de renta
               que a don Luis acreditan,
               y el ser su deudo también.


Pág. 075 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


Sale SANTILLANA y
habla a doña MAGDALENA
SANTILLANA:

               Acabado se han las misas,
               y ya la iglesia está sola.

MAGDALENA:

               No traigo yo tanta prisa.
               Aguardaos un poco allá.

SANTILLANA:

               (¡Qué señora tan prolija!) (-Aparte-)
VENTURA habla aparte con SANTILLANA

VENTURA:

               ¡Ah señor Nuño Salido!
               Vuesa ancianidad se sirva
               de escucharme mil palabras.

SANTILLANA:

               ¿Es vuesancé taravilla?

VENTURA:

               ¿Cómo ha nombre?

SANTILLANA:

               Santillana.

VENTURA:

               ¿Y el que sacó de la pila?

SANTILLANA:

               Ése es Suero.

VENTURA:

               Sorberánle
               héticos, que el suero alivia.
               ¿Cuánto ha que sirve a esta dama?

SANTILLANA:

               Dos horas, aun no cumplidas,
               ha que me alquiló una dueña
               por coadjutor de una silla.


Pág. 076 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


VENTURA:

               Luego ¿no sabe quién es?

SANTILLANA:

               No, señor.

VENTURA:

               ¿A mí pandillas?
               So pena de la ración
               le mandan que no lo diga;
               pero aquí está un real de a cuatro
               que secretos desvalija
               de arrugados entrecejos.
               Diga quién es, si le brindan.

SANTILLANA:

               (Estafar a un paje de estos (-Aparte-)
               es hazaña peregrina.
               Los cuatro reales me tocan.
               De esta vez le doy papilla.)
               Mucho puede el hipocrás
               que cierta despensa cría,
               a [que] los cuatro condeno,
               aunque más mi ama me riña.
Va a coger la moneda que
VENTURA ha mostrado

VENTURA:

               No. Tengamos y tengamos;
               que temo alguna engañifa.

SANTILLANA:

               Soy contento. Esta señora,
               por este hidalgo perdida,
               viene a hablarle a lo cubierto
               sin más gente y compañía,
               que la que en mis años ve.


Pág. 077 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


VENTURA:

               Más trae que doce tías.

SANTILLANA:

               Y es... No ha de decirlo a nadie,
               si no es que le pida albricias
               de su ventura a su dueño.

VENTURA:

               Pierda cuidado y prosiga.

SANTILLANA:

    Es la condesa...

VENTURA:

               ¿Condesa?

SANTILLANA:

               De Chirinola.

VENTURA:

               En la China
               estará el chiri-condado.

SANTILLANA:

               No, señor, que es la provincia
               de Nápoles.

VENTURA:

               ¡Chirinola!
               Llamaráse Chirimía
               la condesa. ¿Y dónde vive?

SANTILLANA:

               Vive en la calle de Silva,
               en una casa de rejas
               azules con celosías.

MAGDALENA:

               El luto que pena os da,
               de un pobre viejo me libra,
               que ayer supe que murió;
               y antes de aguardar visitas
               y pésames, vine a veros
               con un escudero y silla,
               que excusan coche y crïados.

SANTILLANA:

               ¿Falta más?

VENTURA:

               Sí.


Pág. 078 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


SANTILLANA:

               Pues aprisa.

VENTURA:

               ¿Es casada esta condesa?

SANTILLANA:

               Ya dicen que se le endilga,
               hablando a lo labrador.

MELCHOR:

               En fin, ¿mi amor no os obliga
               a que lo que por fe adoro,
               vea?

MAGDALENA:

               Soy agradecida,
               y quiero de vos saber
               si soy, como otros afirman,
               más que doña Magdalena
               Hermosa. Aplicad la vista
               a este ojo, fiador de estotro.
Descubre el un ojo

MELCHOR:

               Decid nueva maravilla
               del cielo, decid que es sol
               con rayos que vivifican
               el alma, en su ausencia muerta.
               ¡Ah Ventura, Venturilla!

VENTURA:

               ¿Señor?
A SANTILLANA
               Adiós, escudante;
               que yo pagaré esta dita.

Guárdase la moneda


Pág. 079 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


SANTILLANA:

               (¡Mal hubiese el escudero (-Aparte-)
               que de pajancos se fía!)

VENTURA:

               ¿Qué manda vuesa merced?

MELCHOR:

               Mira la belleza en cifra
               del cielo de este lucero,
               porque después no me digas
               que es mi repudiada esposa
               más hermosa, ni más digna
               del empleo de mi amor.

VENTURA:

               Mata, rinde, esplende, brilla,
               hermoso rasgón de gloria,
               luminosa saetía
               para las flechas de amor.
A su amo
               Sé culto aquí, critiquiza.

MELCHOR:

               Mostradme su compañero.

MAGDALENA:

               Que me place.
Muéstrale el otro ojo tapada

VENTURA:

               ¿Son reliquias
               de una en una?


Pág. 080 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


MELCHOR:

               ¿Hay tal belleza?

VENTURA:

               Ya, ojos, pierdo la ojeriza
               con que el bolso nos aojastes.
               Ojale ese ojal de vista
               el dios sin ojos ni ojetes,
               pues es hojuela en almíbar.
               Ojo a la margen, señor.

MAGDALENA:

               ¿Paréceos que con justicia
               podrán competir mis ojos
               con los que amor autoriza
               en vuestra dama?

MELCHOR:

               ¡Jesús!
               No os injuriéis a vos misma
               con esa comparación.
               Que aquellos son...

VENTURA:

               Porquería.

MAGDALENA:

               Esa sentencia pretendo
               pagaros reconocida
               con esta firmeza.

VENTURA:

               Vaya.

MAGDALENA:

               Y a vos con esta sortija.

VENTURA:

               ¡Oh mano, más celebrada...!
               (Iba a decir que una misa (-Aparte-)
               nueva y de aldea; mas no,
               que es descompuesta osadía.)
               ¡Mano, si en bolsillos fiera,
               en sortijas franca y linda!
               ¡Mano ginovesa o fúcar!
               ¡Mano de papel batida!
               ¡Mano de reloj de Flandes,
               de cabrito o de cabrita,
               de almirez que hace almendrada,
               y de misal manecilla!
               ¡Ésta es mano, y no la otra,
               flemática, floja y fría,
               frágil, follona, fullera,
               fiera, fregona y francisca!
               ¡Oh mano, en fin, de condesa
               Chirinola, o chilindrina!
               Pues si acierta el escudero,
               es mano de señoría.


Pág. 081 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


SANTILLANA:

               ¿Queréis callar?

MELCHOR:

               ¿Cómo es eso?

VENTURA:

               No hay verdad que oculta viva.
               Condesa de Chirinola
               sois. Esta vejez lo afirma.

MELCHOR:

               ¿Condesa, mi bien?

MAGDALENA:

               Creed,
               aunque al parlero despida,
               lo que os esté bien en eso.

SANTILLANA:

               (Apoyóse mi mentira.) (-Aparte-)

MAGDALENA:

               Y en vuestra fe confïada,
               adiós.

MELCHOR:

               Veréisla cumplida
               antes que amanezca. Adiós.

VENTURA:

               ¡O mano que mana mina!

Vanse todos.


Pág. 082 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


Salen doña ÁNGELA
y don SEBASTIÁN
SEBASTIÁN:

               ¿Cómo podré yo estorbar
               que este don Melchor se case
               y de celos no me abrase?

ÁNGELA:

               Hoy se tienen de firmar
               las escrituras; mañana,
               que es fiesta, su amor espera
               la amonestación primera.

SEBASTIÁN:

               Y en ella mi muerte, hermana.
               ¡Nunca él hubiera venido
               a Madrid!

ÁNGELA:

               ¡Pluguiera a Dios,
               si se han de casar los dos!

SEBASTIÁN:

               Ya tu amor he conocido.
               Bien le quieres.

ÁNGELA:

               Es verdad.

SEBASTIÁN:

               Hasta en eso me pareces.
               Mas que a don Melchor mereces
               por tu sangre y tu beldad.
               Mas, en fin, los dos se casan,
               y los dos de pena y celos
               perecemos.

ÁNGELA:

               Mis desvelos
               del justo límite pasan
               que el amor de solo un día
               permite.


Pág. 083 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


SEBASTIÁN:

               Darle la muerte.

ÁNGELA:

               Medio es el que escoges fuerte,
               y contra la elección mía,
               que haciéndola en don Melchor,
               se juzga bien empleada.

SEBASTIÁN:

               Muriendo él, aunque te agrada,
               también morirá tu amor,
               pero hagamos una cosa.
               Esta boda alborotemos.

ÁNGELA:

               ¿De qué manera podremos?

SEBASTIÁN:

               Diré que me dio de esposa
               el sí doña Magdalena.

ÁNGELA:

               ¿Dónde hallarás los testigos?

SEBASTIÁN:

               Criados tengo y amigos.

ÁNGELA:

               Para dilatarla es buena;
               mas no para disuadirla.

SEBASTIÁN:

               Como agora se suspenda,
               mi calidad y mi hacienda
               bastarán a persuadirla.
               Viejo es su padre. ¿Quién duda
               que su edad será avarienta?
               Seis mil ducados de renta,
               si el oro todo lo muda,
               y el hábito que ya espero,
               ¿qué cosa no alcanzarán?

ÁNGELA:

               Don Melchor es muy galán.

SEBASTIÁN:

               Pero más lo es el dinero.
               Hasta intentarlo, ¿qué importa?


Pág. 084 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


ÁNGELA:

               Nada; mas de esto te advierto,
               que si el desposorio es cierto,
               por ser mi ventura corta,
               no he de estar más un instante
               en esta casa.

SEBASTIÁN:

               Yo voy,
               pues los conciertos son hoy,
               a negociar lo importante
               para impedirlos.

ÁNGELA:

               Ardid
               es provechoso, como halles
               testigos.

SEBASTIÁN:

               Tiene en sus calles
               todos los vicios Madrid.
               Haz cuenta que es una tienda
               de toda mercadería.
               Siendo así, ¡bueno sería
               que aquí el interés no venda
               testigos falsos!

ÁNGELA:

               Allana
               con ellos cuanto dinero
               tengo.

SEBASTIÁN:

               Más barato espero
               negociar. Adiós, hermana.

Vase don SEBASTIÁN.


Pág. 085 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


Sale VENTURA
VENTURA:

               Buscaba a señor el viejo,
               y pensé que estaba aquí.

ÁNGELA:

               Aguardaos. No os vais así.

VENTURA:

               Voyme porque a mi amo dejo
               esperándome.

ÁNGELA:

               Escuchad.

VENTURA:

               ¿Qué manda vuestra hermosura?

ÁNGELA:

               ¿Cómo os llamáis?

VENTURA:

               ¿Yo? Ventura.

ÁNGELA:

               Buen nombre.

VENTURA:

               Es de calidad,
               que soy muy cálido y franco;
               pero aunque el nombre me alegra,
               es, por ser mi dicha negra,
               llamar al negro Juan Blanco.

ÁNGELA:

               No venistes vos anoche
               de León?

VENTURA:

               Vine.

ÁNGELA:

               Un secreto
               me guardad, si sois discreto.

VENTURA:

               Mejor lo guardo que un coche.

ÁNGELA:

               Esta sortija os obligue.


Pág. 086 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


VENTURA:

               ¡Oh mano, también perfeta!
               (¿Qué lapidario planeta (-Aparte-)
               mi dicha ensortija y sigue?)
               Fuera Alejandro discreto,
               si cuando a la obligación
               de su amigo Efestïón
               puso el anillo en secreto,
               la mano en lugar del labio,
               le honrara, pues le selló;
               que pues que no se le dio,
               ni fue liberal, ni sabio.
               Mas yo que con él me quedo,
               mejor le sabré guardar,
               pues para poder callar,
               me pondré en la boca el dedo.
               Digo, el de este anillo, freno
               que mudo a la lengua doy.

ÁNGELA:

               ¿Sabes, Ventura, quién soy?

VENTURA:

               Sois cielo de amor sereno.

ÁNGELA:

               ¿Podría yo competir,
               en materia de querer
               con quien esposa ha de ser
               de don Melchor?

VENTURA:

               Y salir
               triunfante del mejor rayo
               con que el sol alumbra el mapa,
               pues sin haber sido papa,
               me hacéis de anillo lacayo.

ÁNGELA:

               ¿Tiene doña Magdalena
               muy tierno a vuestro señor?


Pág. 087 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


VENTURA:

               Más lejos está su amor,
               que París de Cartagena.

ÁNGELA:

               ¿Que no la tiene afición,
               y es de su venida el norte?

VENTURA:

               Como a un alguacil de corte
               que entra a hacer la ejecución.
               Más faltas en ella nota
               que en una mujer preñada,
               que en una mula fïada,
               y un juego, en fin, de pelota.
               No se casará con ella,
               aunque le hagan gran Sofí.

ÁNGELA:

               Pues ¿para qué vino aquí?

VENTURA:

               Cierta señoría bella,
               ya que todo lo desbucho,
               aquestas bodas enfría.

ÁNGELA:

               ¿Señoría?

VENTURA:

               Señoría.

ÁNGELA:

               ¿Y se quieren mucho?

VENTURA:

               Mucho.

ÁNGELA:

               ¿Quién es ella?

VENTURA:

               Una condesa
               de medio ojo y una mano,
               que el reino napolitano
               le dio la pinta y la presa,
               y ella a mí me dio el anillo
               que veis.


Pág. 088 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


ÁNGELA:

               ¿Y cómo se llama?

VENTURA:

               Digo yo que es nuestra dama
               la condesa del bolsillo.

ÁNGELA:

               ¿Adónde cae ese estado?

VENTURA:

               Si no perdí la memoria,
               cae dentro de la Vitoria;
               que es condesa de pescado.
 |-

ÁNGELA:

               Hablad de veras.

VENTURA:

               Por Dios,
               que le ha enamorado allí
               el mejor ojo que vi,
               no os haciendo agravio a vos,
               y la mano más brillosa,
               que el jabón de Chipre honró.
               Hoy la palabra nos dio
               de que ha de ser nuestra esposa
               como a estotra Magdalena
               olvide, y deje su casa.
               Esto es todo lo que pasa;
               mas no os dé, señora, pena,
               que en sabiendo vuestro amor
               mudará de parecer,
               porque solo dejó ver
               la condesa a don Melchor
               un par de ojos y una mano.
               Mostradle vos la nariz,
               con el rosado matiz
               de ese rostro soberano,
               el hocico y dentadura,
               cocándole con el dote;
               que a Magdalena y su bote
               olvidará, y por Ventura,
               digo por mí, a la condesa.
               Pues si aquí con vos se casa,
               todo en fin se cae en casa.
               (De lo parlado me pesa; (-Aparte-)
               mas este anillo me quita
               el frenillo del secreto;
               que es como salvia en efeto,
               que la lengua facilita.)

Vase VENTURA


Pág. 089 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


ÁNGELA:

               No he menester yo más de esto
               para hacer que se dilate
               esta boda. Mi amor trate
               nuevos pleitos, y sea presto;
               que aunque más celosa estoy
               de la condesa que escucho,
               la dilación puede mucho.
               A buscar mi hermano voy.

Vase doña ÁNGELA.


Pág. 090 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


Sale doña MAGDALENA,
con otro vestido, y QUIÑONES
MAGDALENA:

               Esto pasa. Yo, Quiñones,
               soy amada aborrecida,
               desdeñada y pretendida.
               ¡Mira mis contradicciones!
               Cubierta, doy ocasiones
               a su pasión amorosa;
               vista, soy fea y odiosa;
               enamoro y desobligo.
               Y compitiendo conmigo,
               de mí misma estoy celosa.
               Esta mano causa enojos
               que esta misma mano enciende.
               Déjame quien me pretende,
               por unos mismos despojos.
               Mal ha dicho de estos ojos,
               cuando los llama más bellos;
               huye lo que busca en ellos;
               y puede la aprension tanto,
               que es bastante solo un manto
               a amarlos y a aborrecellos.
               Por desposarse conmigo,
               de mí misma se descasa;
               y por pasarse a mi casa,
               deja mi casa, enemigo.
               Yo que como sombra sigo
               sus pasos, pues lo parezco,
               lo que gano, desmerezco;
               lo que me da gusto, lloro;
               porque me adora, le adoro
               y porque no, le aborrezco.
               ¿Has oído tú jamás
               caso como este en tu vida?


Pág. 091 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


QUIÑONES:

               Cosa es ni vista, ni oída;
               pero tú la ocasión das.
               Envidiosa de ti estás,
               y niegas lo mismo que eres;
               por ti que te olvide quieres
               y sin darte a conocer,
               siendo sola una mujer,
               te partes en dos mujeres.
               Dasle joyas, y conjuras
               su amor, que no te dará
               la mano, ni vivirá
               donde hospedarlo procuras.
               Que rasgue las escrituras
               le pides, y niegue el sí
               que anoche concertar vi;
               y pues de ti misma agora
               vencida, eres vencedora,
               véngate por ti de ti.


Pág. 092 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


MAGDALENA:

               Mira. El verle tan constante
               en amarme, me enloquece,
               y en cuanto a esta parte, crece
               mi fe, a su amor semejante.
               Según esto, no te espante
               que me obligue la Fortuna
               a ser conmigo importuna,
               y quiera ser sola amada;
               pues soy dos imaginada,
               aunque en la verdad soy una.
               Sólo en la imaginación
               vive amor; y siendo en ella
               dos, una fea, otra bella,
               tengo celos con razón.
               En cuanto doy ocasión
               a que se case conmigo,
               si soy dos, ya desobligo
               a la que desprecia y deja,
               y si no, ya forma queja
               la que es de su amor testigo.
               Como corren por mi cuenta
               una y otra, he de acudir
               a entrambas hasta morir,
               a un tiempo triste y contenta.
               Premiaréle porque intenta
               pagar firme mi esperanza,
               y entonces daré venganza
               a su injurioso rigor
               porque el desdén y el favor
               paguen firmeza y mudanza.
               Yo le querré eternamente,
               y eternamente también
               se vengará mi desdén
               de lo que en el suyo siente.


Pág. 093 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


QUIÑONES:

               De ti misma diferente,
               tejes contrarios desvelos.

MAGDALENA:

               Sólo es poderoso, cielos,
               en tan proceloso abismo,
               partir un corazón mismo
               el cuchillo de los celos.
Salen doña ÁNGELA, don SEBASTIÁN,
don JERÓNIMO, y don ALONSO

ÁNGELA:

               Su crïado lo confiesa,
               y otros afirman lo mismo,
               que le han contado los pasos.

SEBASTIÁN:

               A mí algunos me lo han dicho
               y no lo quise creer,
               hasta que siendo testigo,
               por mis ojos lo que pasa
               en agravio vuestro he visto.
               Palabra se han dado ya,
               sospecho que por escrito,
               y se hubieran desposado,
               a no habérselo impedido
               la muerte del conde viejo.
               Como sois nuestro vecino,
               sentiré cualquier desgracia,
               que en la casa donde vivo
               os suceda. Remediad
               este daño a los principios;
               que si le dejáis crecer,
               corre riesgo su peligro.


Pág. 094 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


ALONSO:

               ¿Don Melchor enamorado
               tan presto? ¿De ayer venido,
               y hoy casado por conciertos?
               ¿Quién creerá tal desatino?

SEBASTIÁN:

               ¿Qué sabéis vos lo que ha
               que el leonés a Madrid vino,
               y los engaños que ha hecho
               disfrazado y escondido?

JERÓNIMO:

               A no hablarle don Lüis
               en la Vitoria conmigo,
               dudo que a vernos viniera,
               y así la verdad colijo
               que afirma don Sebastián.

ALONSO:

               Alto. Si vos lo habéis visto,
               ¿qué hay que dudar? Esta corte
               es toda engaños y hechizos.
               No ha de estar un hora en casa,
               Magdalena.

MAGDALENA:

               Señor mío,
               más certeza tengo yo
               en las dudas que os he oído.
               Don Melchor, nuestro paisano,
               como más discreto y digno
               de estados y de bellezas,
               que los que en mi empleo ha visto,
               está en vísperas de conde.


Pág. 095 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


ALONSO:

               ¿Tambien tú lo sabes?

MAGDALENA:

               Quiso
               el cielo desengañarme.
               Su esposa me ha dado aviso
               en la Vitoria hoy de todo;
               que es muy amiga, y me dijo
               que un don Melchor de León,
               aunque pobre, bien nacido,
               viniéndose a desposar
               con otra, en fin, ha podido
               más en un hora con ella
               que otro pudiera en un siglo.
               Hanse parecido bien
               los dos; de suerte que ha sido
               del luto de un padre muerto
               su presencia regocijo.
               Ignoraba que era yo
               la interesada; y convino
               disimular por sacar
               toda esta verdad en limpio.
               En fin, estoy convidada
               al desposorio el domingo;
               que es, por su luto, en secreto.

ALONSO:

               ¡Casamiento repentino!
               ¿Y quién es esa condesa?

MAGDALENA:

               Por hoy no puedo decirlo;
               que me ha encargado el secreto
               hasta que esté concluído.


Pág. 096 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


JERÓNIMO:

               ¡Vive Dios! Si no mirara
               que él mismo se da el castigo
               del necio trueco que hace...

ALONSO:

               ¿De qué os alborotáis, hijo?
               ¿Qué pierde mi Magdalena
               en que no sea su marido
               quien tan presto se enamora,
               que hoy se casa y ayer vino?

MAGDALENA:

               Es muy hermosa de manos,
               tiene los ojos muy lindos,
               llámala Italia condesa,
               muere por ser palatino...
               Muy buen provecho le haga;
               que ni lo siento, ni envidio
               las mejoras de su amor.

ALONSO:

               ¿Hay caso mas peregrino?
               Mal me paga la amistad
               que su padre y yo tuvimos;
               pero es mozo: no me espanto.
               Vaya con Dios. Yo he cumplido
               con lo que a su padre debo.
               Ni es más noble, ni es tan rico...
               Yo te buscaré consorte
               caudaloso y bien nacido.

SEBASTIÁN:

               Si yo ese nombre merezco,
               y con mi hermana os obligo
               a que por hijos troquemos
               el título de vecinos,
               doce mil ducados tiene
               de dote, y siendo los míos
               seis mil, que de renta gozo,
               daréis a mi amor alivio.


Pág. 097 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


JERÓNIMO:

               Deberéle a don Melchor,
               si eso se cumple, infinito;
               pues por dejar a mi hermana,
               tan bella esposa consigo.

ALONSO:

               La oferta me está muy bien,
               y como vuestra la estimo,
               aunque para más de espacio
               los tratos de ella remito.
               Venga agora el conde nuevo;
               que el parabién le apercibo
               sin que de sus mocedades
               me piense dar por sentido.
Salen don MELCHOR y VENTURA

MELCHOR:

               (Hoy tengo de despedirme.) (-Aparte-)
A don ALONSO
               ¡Oh, señor! Aquí ha venido
               un capitán de León,
               algo deudo y muy amigo.
               Va a casarse a Talavera,
               y necesita testigos
               que abonen su calidad.
               La cortedad del camino
               me fuerza a que le acompañe.
               Licencia vengo a pediros,
               y a vos, señora, paciencia
               para reprimir suspiros,
               en vuestra ausencia forzosos.


Pág. 098 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


ALONSO:

               Sois cortesano cumplido.
               Andad, don Melchor, con Dios,
               y traed apercebidos
               a la vuelta parabienes;
               que aunque breve, ya imagino
               que hallaréis a Magdalena
               consolada y con marido.
Vase don ALONSO

JERÓNIMO:

               No es el viaje tan largo,
               don Melchor, como me heis dicho,
               ni está de aquí muchas calles
               la posada que ha podido
               alejaros de la nuestra.
               El pláceme os apercibo
               del título y desposorio.
Vase don JERÓNIMO

VENTURA:

               (Algún Merlín se lo dijo.) (-Aparte-)

SEBASTIÁN:

               Pésame, como es razón,
               que os hayamos conocido,
               señor, por tan poco tiempo.
               Gocéis la condesa un siglo.

Vase don SEBASTIÁN


Pág. 099 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


ÁNGELA:

               Si no tiene inconvenientes
               el estado clandestino
               que honráis, decidnos el cuándo,
               porque vamos a serviros.
Vase doña ÁNGELA

VENTURA:

               Quiñones, aquella ropa
               que te di ayer en un lío,
               dos camisas son y un cuello...

QUIÑONES:

               Hoy las llevaron al río.
               Acuda a la lavandera
               que se llama Mari-Pinos,
               porque si también se casa,
               aunque roto, vaya limpio.
               Y vueseñoría vea
               a los nietos de sus hijos,
               archiduque al mayorazgo,
               y a los otros arzobispos.

Vase QUIÑONES


Pág. 100 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


MAGDALENA:

               Todos le dan parabienes
               a vuesiria, y yo he sido
               de diverso parecer,
               pues pésames le dedico
               de su desposorio en cierne.
               Habrá un hora que me dijo
               la condesa, con quien tengo
               mucha amistad, que un su primo
               viene hoy por ella de Italia;
               que está la herencia a peligro
               de sus estados, si deja
               de dar a no sé qué Enrico
               la palabra y sí de esposa;
               y que así al instante mismo
               es fuerza el irse a embarcar
               a Barcelona; que han dicho
               que se parten las galeras,
               y corren riesgo navíos,
               porque en toda aquella costa
               andan cosarios moriscos.
               Pidióme que de su parte
               me despidiese a lo fino,
               y enjugó a los soles perlas
               con aquel marfil bruñido,
               en cuya comparación
               es yeso, es carbón el mío,
               y es en fin, una Etiopia.


Pág. 101 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


VENTURA:

               (¡Oste, puto! ¡Piconcicos!)

MAGDALENA:

               Por no tiznar señorías
               que se quiebran como vidrios,
               no sustituyo condesas,
               que abrasan, y yo granizo.
               Mi padre me busca esposo;
               a obedecerle me animo;
               pésame que vuesiría
               fue llamado y no escogido.
Hácele una gran reverencia,
y vase

VENTURA:

               Conde en calzas y en jubón
               te han dejado. Vive Cristo,
               que la tapada borracha
               nos la pegó de codillo.
               Patibobo te has quedado;
               alma Garibaya has sido.
               Ni te quiere Dios ni el diablo,
               pues las dos te han despedido.
               Vendamos aquesas joyas
               con que alquilemos hospicios,
               si no son falsas como ellas
               esa firmeza y anillos.

MELCHOR:

               Volverme quiero a León.

VENTURA:

               ¿Qué has de hacer allá, corrido
               más que perro por antruejo,
               sin mujer y sin bolsillo?


Pág. 102 de 153
La celosa de sí misma Acto II Tirso de Molina


MELCHOR:

               Yo tengo fortuna corta.
               Salgamos de laberintos,
               donde hoy se casan amantes,
               y enviudan al tiempo mismo.
               ¡Jesús mil veces, cuál voy!
               ¡No más Madrid!

VENTURA:

               Motolitos
               entran, como tú, brillantes,
               y salen almas del limbo.


Escena III
Pág. 103 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


Salen don MELCHOR y VENTURA, de camino
MELCHOR:

               ¿Vino el mozo?

VENTURA:

               Con dos mulas
               tan macilentas y flacas,
               que si por Madrid las sacas
               dirán que pregonas bulas.

MELCHOR:

               Ponme, pues, esas espuelas.

VENTURA:

               Los dos, en resolución,
               ¿nos volvemos a León?

MELCHOR:

               Ventura, no más cautelas,
               no más amor de camino.
               ¡Hoy ido, y casado ayer!

VENTURA:

               La disfrazada mujer
               te quiso bien a lo fino,
               como dirá la firmeza
               que con treinta y dos diamantes,
               a lo culto rutilantes,
               te asegura su riqueza.
               Seiscientos ducados da
               a la primera palabra
               un platero que los labra.


Pág. 104 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


MELCHOR:

               De memoria servirá,
               Ventura, para tenerla
               de su dueño mal logrado,
               perdido hoy y ayer hallado.

VENTURA:

               Más nos valiera venderla,
               pues no saben en León
               de los diamantes el precio.

MELCHOR:

               ¿Son allá bárbaros, necio?

VENTURA:

               No, mas montañeses so[n],
               que sin hacerles injurias,
               por vidrios los juzgarán
               los que diestros sólo están
               en azabaches de Asturias
               y no sé yo que tú tengas
               para el camino dinero.
               Mi anillo compró el platero,
               no para que en él prevengas
               tu costa, que son mis gajes,
               y si me dio treinta escudos
               tienen otros tantos ñudos.

MELCHOR:

               Para que los aventajes,
               prestarásmelos, y allá
               te los volveré seguros.


Pág. 105 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


VENTURA:

               ¿Sobre qué hipoteca o juros?
Va calzando a su amo las espuelas
               No te enojes: bueno está;
               pues siendo yo tuyo todo,
               también lo es cuanto poseo.
               Sólo que vuelvas deseo
               a nuestra patria de modo
               que no hagan burla de ti
               los que el parabién te dieron
               en León, cuando te vieron
               venir a casarte aquí.
               Ya se fue a la Chirinola
               la condesa oji-morena;
               bella es doña Magdalena,
               y ella te merece sola.
               Enojada del agravio
               que la hiciste, no fue mucho
               que hubiese llanto y celucho.
               Vuelve a hablarla, si eres sabio.
               Pídele al viejo perdón.
               Intercederá su hermano;
               daráte la hermosa mano.
               Parará en paz la cuestión.
               Tendrá tu venida el fruto
               que allá apeteciste tanto,
               y sin engaños de un manto.
               ¡Vaya el diablo para puto!


Pág. 106 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


MELCHOR:

               Si ella fuera tan hermosa
               como mi condesa ausente,
               o no estuviera presente
               en mi memoria amorosa,
               yo hiciera lo que me dices.

VENTURA:

               Dos ojos llegaste a ver
               y una mano, sin saber
               si la tal tiene narices;
               y la Magdalena basta,
               y aun sobra, para abrasar
               catorce Troyas, y dar
               a veinte linajes casta.
               Pero cuando no te agrade,
               de su vecina te dije
               que por su amante te elige,
               y que a su hermosura añade
               doce mil de dote.

MELCHOR:

               Todas
               con mi bella ausente son
               monstruos.

VENTURA:

               Pues, alto á León,
               y enhuérense nuestras bodas.
               A poner voy las maletas.
               ¡Vive Dios, que estás extraño!

MELCHOR:

               Huyamos de tanto engaño,
               y en lo demás no te metas.


Pág. 107 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


Sale SANTILLANA
SANTILLANA:

               ¿Vive un caballero aquí,
               que vino ayer de León?
VENTURA habla aparte a su amo

VENTURA:

               Señor, el escuderón
               que con la condesa vi
               nos busca.

SANTILLANA:

               ¡Oh, leonés gallardo,
               bésoos el izquierdo pie,
               que en vuestro talle se ve
               el valor de aquel Bernardo
               heredero de Saldaña,
               del Carpio y Asturias gloria.
               También sabemos de historia
               los viejos de la montaña.

VENTURA:

               (Es demonio el Santillana.) (-Aparte-)

SANTILLANA:

               Dejémonos de eso agora.
               La condesa mi señora,
               la que le habló ayer mañana,
               este billete le envía,
               y con él cierto regalo,
               que al de una reina le igualo,
               aunque es de una señoría.


Pág. 108 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


MELCHOR:

               ¿Luego aquí está la condesa?

SANTILLANA:

               ¿Pues dónde?
Hablan aparte don MELCHOR y VENTURA

VENTURA:

               Éste fué picón.

MELCHOR:

               Ventura, dale un doblón.

VENTURA:

               ¡Mas nonada!

SANTILLANA:

               ¡Lo que os pesa
               de mi bien!

VENTURA:

               ¿Doblón? Primero
               doble el sacristán por vos.

MELCHOR:

               No seas necio. Dale dos.
A VENTURA

SANTILLANA:

               ¿Daislo de vuestro dinero?
               ¿Son estos los cuatro reales
               de marras?

VENTURA:

               (Tras el bolsillo (-Aparte-)
               se va acogiendo mi anillo.)
               A muchas dádivas tales
               quedaremos en pelota.
               Tome y reviente con él.


Pág. 109 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


MELCHOR:

               Oye, Ventura, el papel.

VENTURA:

               Buena letra.

MELCHOR:

               Y mejor nota.

     Lee
                    "Por asegurarme de vuestro amor,
                    he fingido jornadas que no pienso hacer,
                    y casamientos de que estoy libre, puesto
                    que doña Magdalena, engañada por mí,
                    haya publicado lo uno y lo otro por
                    verdadero. Satisfaceos de mis celosas
                    diligencias, y vedme luego en el lugar
                    acostumbrado; que para la costa del
                    camino, que os ruego no hagáis, ese
                    escudero os lleva dos mil escudos y un
                    regalo de dulces y ropa blanca.
                    Reservándoos el principal para cuando
                    sea ya tiempo, que es un alma reconocida
                    a lo mucho que merece vuestra firmeza y
                    valor. -- La Condesa."

               Quita espuelas, quita botas,
               despide postas.

VENTURA:

               Despido,
               quito botas y vestido.
               ¡Dos mil escudos! ¿Qué flotas
               qué vellocino, qué gato
               de avariento tabernero,
               qué talegón de arriero,
               ni qué robo de mulato
               hay que iguale a nuestra presa?


Pág. 110 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


MELCHOR:

               ¡Que la condesa fingió
               sus bodas! ¡Que no partió
               a Nápoles la condesa!
               ¡Que otra vez me quiere hablar!

VENTURA:

               ¡Que dos mil escudos de oro
               envía! ¡Oh viejo Medoro!
               Por Dios, que te he de besar.

SANTILLANA:

               Arre allá. ¿Venís en vos?
               Aún el diablo fuera el beso.
               No está el tiempo para eso.

VENTURA:

               ¡Mil doblones, y de a dos!
               ¿Dos mil escudos envía?
               Dar dos mil abrazos quiero...
               --¡Oh escudos!--...al escudero
               de tan bella escudería.
A VENTURA, que porfía en abrazarle

SANTILLANA:

               ¿Queréis apostar, hermano,
               que os he de hacer acusar?

MELCHOR:

     Lee
                    "Vedme luego en el lugar
                    acostumbrado." ¡Ay mi mano!
                    ¡Que otra vez tengo de veros!

VENTURA:

               ¿Dónde el regalo quedó?


Pág. 111 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


SANTILLANA:

               Una dueña me guió
               con la ropa y los dineros
               a esta casa, y a la puerta.
               Con todo aguardando está.

MELCHOR:

               Venturilla, llamalá.
               Veré si es mi dicha cierta;
               que si ella me la asegura,
               cuanto me trae pienso darla
               de albricias.

VENTURA:

               Voy a llamarla.
               Ahora sí que soy Ventura.
               Con una y otra cabriola
               tengo el alma alborotada.
               ¡Oh, condesa oji-tapada!
               ¡Bien haya tu Chirinola!
Vase VENTURA.
Don MELCHOR repasa el papel

MELCHOR:

               ¡Ay condesa de mi vida!

SANTILLANA:

               (¡Válgate el diablo el leonés! (-Aparte-)
               ¿Beso a Santillana?)

MELCHOR:

               "Que es
               un alma reconocida
               a lo mucho que merece
               vuestra firmeza y valor.
               La condesa." ¿Hay tal favor?
               El contento me enloquece.


Pág. 112 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


SANTILLANA:

               (¿A mí beso? Vive Dios, (-Aparte-)
               que a no venir sin espada...)
Sale VENTURA

VENTURA:

               Fuése la dueña tapada,
               y en talegos, me dio dos...
               ¡esto es crítico!... dos mil
               escudos y tres tabaques
               con preciosos badulaques,
               cuellos de cambray sutil,
               camisas de holanda, y tal
               que te la puedes beber,
               dulces que bastan a ser
               de Santo Domingo el Real,
               o de una Constantinopla
               dechados, para imitarse,
               y sin querer destaparse
               sino sola una manopla
               me dijo, "Paji-lacayo,
               al conde mi señor diga
               que su buena suerte siga."
               Y acogióse como un rayo.

MELCHOR:

               Vamos, pues, a la Vitoria.

VENTURA:

               ¿Con botas y con espuelas?

MELCHOR:

               Ya son de mi amor pihuelas
               para detener mi gloria.


Pág. 113 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


VENTURA:

               ¡Oh qué traidores doblones!
               Cada uno tiene dos caras.
               Todas son yemas; no hay claras
               de reales ni patacones.

MELCHOR:

               Ven, y no te espantes de eso,
               pues me los presenta un sol.

VENTURA:

               ¡Oh, escudero chirinol!

SANTILLANA:

               ¿Mas que vuelve a lo del beso?
Vanse todos.
Salen doña ÁNGELA y
QUIÑONES, con manto

QUIÑONES:

               Antes de quitarme el manto,
               por lo que a tu hermano debo,
               a ser tercera me atrevo
               de vuestro amoroso encanto;
               que aunque sea a mi señora
               infiel, estoy obligada
               a tu hermano, y cohechada
               de mil regalos que agora
               estorbos han de allanar
               que su cuidado encarece.
               Sé lo mucho que merece;
               mas no se podrá casar
               con él doña Magdalena,
               mientras durare el amor
               que a tu amante don Melchor
               da por la condesa pena.
               Ella fingió su partida
               a Nápoles por saber
               si el leonés sabe querer.


Pág. 114 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


ÁNGELA:

               ¿Luego no es la condesa ida?
               ¿Luego no se va a casar
               a Nápoles con su primo?

QUIÑONES:

               Su ingenio sutil estimo.
               Engaño fue por probar
               si a mi señora quería,
               y se casaba con ella;
               pero viendo que atropella
               tantas cosas en un día,
               y que se vuelve a León,
               despreciando la belleza,
               discreción, sangre y riqueza
               que, juntas a la afición
               que mi señora le tiene,
               bastaban a enternecer
               un mármol, ser su mujer
               con nuevas trazas previene.
               Nuestra doña Magdalena,
               que para decir verdad
               tiene extraña voluntad
               a don Melchor, con la pena
               y celos de quien adora,
               en fe que por él se abrasa,
               para saber lo que pasa
               me ha hecho su inquisidora.
               En efeto, me he informado
               que ni a Nápoles se va,
               ni vino a Madrid de allá
               tío para darla estado.
               Antes, a su don Melchor
               obligada, cuando estaba
               el pie en el estribo, y daba
               nuevo repudio a su amor,
               dos mil escudos le envía,
               y un regalo amante y franca
               de dulces y ropa blanca...
               pero, en fin, es señoría
               y en la Vitoria le espera,
               donde tratarán los dos,
               con la bendición de Dios,
               echar cuidados afuera
               y desposarse mañana.

ÁNGELA:

               Si eso es cierto, muerta soy.


Pág. 115 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


QUIÑONES:

               Yo, que este aviso te doy
               y tengo engaños de indiana,
               como tú te determines
               a un hecho digno de fama,
               daré a tu amorosa llama
               dichosos y alegres fines.
               Vístete de luto, y ve
               a la Vitoria cubierta;
               que él aguardará a la puerta
               su condesa; y si te ve
               tapada y con luto, luego
               te ha de tener por su dama,
               a quien adora por fama,
               sin que su amoroso fuego
               haya alcanzado a ver más
               que una mano y un medio ojo,
               ocasión de tanto enojo.
               La tuya le enseñarás;
               que cuando no sea mejor,
               a lo menos su cristal
               es a su belleza igual.


Pág. 116 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


QUIÑONES:

               Dile finezas de amor;
               agradécele discreta
               el haber por ti dejado
               tal mujer; di que tu estado,
               y voluntad ya sujeta
               por dueño elegirle ordena
               y porque en la casa tuya
               habrá estorbos, en la suya,
               sin que doña Magdalena
               lo sepa, esta tarde quieres
               darle de esposa la mano.
               Él, con tal favor ufano,
               sin consultar pareceres,
               que no los admite Amor,
               te guiará a su casa luego.
               Darás alivio a su fuego,
               y dueño noble a tu honor.
               Pues no habiendo visto, en fin,
               de la condesa la cara,
               si en tu hermosura repara,
               retrato de un serafín,
               ¿quién duda que en su provecho
               engañado, si lo sabe
               después, su dicha no alabe,
               y te adore satisfecho?
               Quedaráse la condesa
               burlada; dará a tu hermano
               mi señora el alma y mano;
               y viendo lo que interesa
               don Jerónimo, después
               que por perdida te llore,
               podrá ser que se enamore
               de la condesa, y los tres
               os caséis por causa mía.
               Tú y don Melchor, mi señora,
               y tu hermano que la adora;
               y con una señoría
               don Jerónimo, porque haya
               mejor fin del que se espera,
               de tres yo casamentera,
               y un amor de tres en raya.


Pág. 117 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


ÁNGELA:

               ¡Determinación terrible!
               Pero a un grande daño es medio
               forzoso otro igual remedio,
               y sin ése no es posible
               atajar el que yo lloro,
               si se intentan casar hoy.
               Resuelta en seguirle estoy,
               que al leonés gallardo adoro.
               Salga yo bien de este enredo,
               y daréte un dote igual
               a tu ingenio.

QUIÑONES:

               La señal
               con que asegurarte puedo,
               es el bolsillo que ves,
               y lleno de escudos dio
               don Melchor, la vez que habló
               a la Condesa. Después
               te diré de la manera
               que vino a mi posesión.
               Cuélgatele del cordón;
               asegura esta quimera,
               y vete a vestir de luto.
               No pierdas por tu tardanza
               el fruto de tu esperanza.


Pág. 118 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


ÁNGELA:

               Y la vida con el fruto.
               Notables cosas intento.
               ¡Ay tirano don Melchor!
               Anime mi firme amor
               este extraño atrevimiento.
Vase doña ÁNGELA

QUIÑONES:

               Si doña Ángela se casa
               con don Melchor, de este modo
               a mi señora acomodo
               con don Sebastián, y en casa
               se queda todo el provecho.
               Pues que después de casados
               me quedarán obligados
               y mi interés satisfecho.
               A alargar la dilación
               de mi ama voy agora,
               porque su competidora
               le gane la bendición.
Vase QUIÑONES.
Salen don MELCHOR y don LUIS

LUIS:

               Ya os juzgaba una jornada
               de aquí.


Pág. 119 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


MELCHOR:

               Nuevas ocasiones
               dan a mi amor dilaciones.
               Aquella dama tapada
               que ayer vistes enlutada,
               ha de volver hoy aquí.

LUIS:

               ¿No fue la Condesa?

MELCHOR:

               Sí.

LUIS:

               Pues ella ¿no se partió
               a Nápoles?

MELCHOR:

               Primo, no;
               que a Italia deja por mí.
               Vos me veréis conde presto,
               y dueño de una hermosura
               que dé envidia a la ventura,
               y a mi amor un alto puesto.

LUIS:

               Ya el parabién os apresto;
               aprestad vos a mi pena
               el pésame, pues ordena,
               para que muera y me abrase,
               que don Sebastián se case
               con mi doña Magdalena.
               Don Jerónimo ha pedido
               a doña Ángela, y el viejo,
               aprobando su consejo,
               da a mi tirana marido.
               Estoy de celos perdido,
               y si se casan los dos,
               podrá ser, primo, por Dios,
               que algún disparate intente
               porque mi amor no consiente
               celos de otro que de vos.


Pág. 120 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


MELCHOR:

               Vivid vos seguro de esos,
               porque yo no me casara
               con ella, si despojara
               al Potosí de sus pesos.
               Por los ojuelos traviesos
               que adoro, y ya llamo míos,
               hace mi amor desvaríos,
               y esotros me dan enojos,
               que son muertos, si son ojos,
               y si son soles, son fríos.

LUIS:

               Consiéntoos hablar mal de ellos
               por lo bien que eso me está;
               puesto que el cielo podrá
               poner sus luces en ellos.
               Gozad vos los vuestros bellos
               mil años con dulce fruto,
               que mientras os dan tributo,
               si mis celos ponderáis,
               en esta ocasión mezcláis
               vuestras bodas con mi luto.

Vase don LUIS.


Pág. 121 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


Sale VENTURA, y después
doña ÁNGELA, de luto como
doña Magdalena y tapada
VENTURA:

               Ea, señor, ya ha llegado
               nuestra condesa dorada,
               que a quien da dos mil escudos
               así quiero intitularla.
               Llega haciendo reverencias
               o paternidades, y habla.
               Mil doblones te envïó;
               dobla las rodillas ambas.

MELCHOR:

               ¡Oh, hermosa señora mía,
               ¿cuándo ha de romper el alba
               los crepúsculos oscuros,
               de ese sol nubes avaras?
               ¿Cuándo dirá mi ventura,
               después de noche tan larga,
               que el cielo corrió cortinas,
               y amaneció la mañana?

VENTURA:

               ¿Cuándo, o bella Chirinola,
               costurera ballenata,
               pues con agujas del sol
               no cosistes ropa blanca
               desnudándoos ornamentos,
               pues alba mi amo os llama,
               los dos os podremos ver
               en sobrepelliz o en alba?
               ¿Cuándo dirá, "¡Ropa fuera!"
               el ciego Amor que os enmanta,
               o rasgará, por leeros,
               la cubierta de esa carta?


Pág. 122 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


MELCHOR:

               Apártate allá, Ventura.

VENTURA:

               Toda ave a la aurora canta,
               el jilguero y el gorrión.
               Música hay también lacaya;
               mi parte tengo en el coro;
               canta y cantemos.

MELCHOR:

               Aparta.

VENTURA:

               (Y en los dulces, ya yo he dicho (-Aparte-)
               Ite, missa est a dos cajas.)

ÁNGELA:

               Mala noche os habrá dado
               mi mentirosa jornada,
               prueba de vuestra firmeza,
               vitoria de mi esperanza.

MELCHOR:

               Es así; pero no es mucho
               pasar una noche mala
               por un día tan alegre.

ÁNGELA:

               Quedándoos vos en España,
               mal se pudiera partir,
               quien os quiere tanto, a Italia;
               pues pasara de vacío
               Amor un cuerpo sin alma.

MELCHOR:

               Dadme por esa merced
               a besar la nieve helada
               del puerto de mis deseos.

VENTURA:

               Quitad la encella a esa nata
               si es que hay natas con encellas;
               que yendo a decir "cuajada,"
               andan, desde que hablan cultos,
               las metáforas bastardas.


Pág. 123 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


ÁNGELA:

               No es mano de cada día;
               un ojo enseñaros basta,
               réditos de vuestro amor,
               que mi principal os paga.

MELCHOR:

               Eso fue pagarme en oro,
               cuando os ejecuto en plata;
               que al buen pagador, señora,
               no le duelen prendas.

VENTURA:

               ¡Vaya!
               Hoy cobramos en doblones,
               puesto que ojos con pestañas
               es moneda de vellón;
               mas, o mi vista se engaña,
               o no es ese ojo el de ayer;
               que su niña era mulata,
               y hoy se ha vestido de azul,
               que llama el vulgo, de garza.

MELCHOR:

               Anda, necio.

VENTURA:

               ¡Vive Dios!
               Que era endrina toledana
               la niñeta que ayer vimos,
               y hoy nos mira turquesada;
               pero no te espantes de esto,
               que ha venido de Alemania
               un maestro que tiñe ojos,
               como otros cabello y barbas.


Pág. 124 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


MELCHOR:

               No hagáis caso de este necio;
               que yo doy crédito al alma,
               que con pinceles más vivos
               en mi memoria os retrata.
               Yo sé que es ése el que adoro;
               mas ¿qué es esto? ¿Otra enlutada?

VENTURA:

               Serán como cartas de Indias
               que se escriben duplicadas.
Sale doña MAGDALENA, de luto

MAGDALENA:

               Sólo en vuestro noble trato
               estribó la confïanza,
               don Melchor, que hice de vos,
               pero pues tan presto os falta,
               y venido de antayer,
               me ocupan mantos la plaza
               que pensé yo que era mía,
               cuando la juzgué estar vaca.
               Con desengaños costosos
               dando libertad al alma,
               a precio de algún suspiro,
               podré ya volverme a Italia.
               Gocéis la ocupación nueva
               mil años; que escarmentada
               en mí misma, sabré, en fin,
               lo que son hombres de España.

Hace que se va


Pág. 125 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


MELCHOR:

               Señora, señora mía,
               no desdeñéis enojada
               la confusión de un amor
               que ni os conoce ni agravia.
               ¿Sois vos mi hermosa condesa?

MAGDALENA:

               Que era vuestra, imaginaba
               quien colige de esas dudas
               que sois de memoria flaca.
               Presto me desconocéis.
               Adiós.

MELCHOR:

               ¡Ay, condesa amada!
               O no os vais, o daré voces.

ÁNGELA:

               ¿Condesa? ¿Hay traición más rara?
               ¿Luego otra condesa ha habido
               en la corte, en cuyas llamas
               os abrasáis?

VENTURA:

               (Hay agora (-Aparte-)
               señorías muy baratas.)

ÁNGELA:

               Gracias a Dios que con tiempo,
               aunque el llanto la costa haga,
               podrá hacer mi libertad
               una bella retirada.
               No creyera yo, hasta verlo,
               que en las leonesas montañas,
               de la suerte que en la corte,
               engaños se avecindaran.
               Discreto fue mi recato
               en no enseñaros mi cara.
               Poco hay perdido hasta agora;
               mi nombre ignoráis y casa.
               Si hiciéredes diligencias
               para saberla, mañana
               a Nápoles me escribid
               porque me alcancen las cartas.
               Adiós.

Quiere irse doña ÁNGELA


Pág. 126 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


MELCHOR:

               Condesa, mi bien,
               oíd, escuchad. ¡Qué extrañas
               confusiones me persiguen!

VENTURA:

               (¡Qué gentil chirinolada!) (-Aparte-)

ÁNGELA:

               No quiero llevar memorias
               que entristezcan mi jornada.
               De este bolsillo me hicistes
               antiyer depositaria.
               Pues el dueño pareció,
               aunque a vos no os hará falta
               pues que con dos mil escudos
               mi libertad se rescata,
               haced alguna obra pía
               con su valor, o dad traza
               de engañar con él condesas
               en oír misa ocupadas;
               que yo hiciera mi camino
               satisfecha, si mezclara
               en los dulces rejalgar,
               ponzoña en la ropa blanca
               e imitando a Deyanira,
               la ingratitud castigara
               de un hombre tan descortés.


Pág. 127 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


MAGDALENA:

               ¿Qué es esto, ilusión pesada?
               ¿Vos de Nápoles condesa?
               ¿Vos en el disfraz velada
               de un manto, en esta capilla
               fuistes antiyer la causa
               de la confusion presente?
               ¿Vos dinero, ropa blanca
               y dulces a don Melchor?

ÁNGELA:

               Diréis que no. Cosa es llana;
               que como en el luto y nombre
               usurpáis mi semejanza,
               querréis de ajenos presentes
               levantaros con las gracias.
               Gozadlas enhorabuena;
               que si esta prenda no basta
Enseña el bolsillo de don MELCHOR
               a desengaños tan ciertos,
               ellos me darán venganza.

VENTURA:

               Ésta probó su intención.

MELCHOR:

               A satisfaccion tan clara,
               ¿quién pondrá, condesa mía,
               dudas, pleitos, ni demandas?
               En vuestro favor sentencia
               tan reconocida el alma
               cuanto confusa de ver
               vencida a vuestra contraria.
               Señora, a quien no conozco,
               que me pesa, os doy palabra,
               de condenaros en costas
               de una burla tan pesada.
               Si hacerla de mí quisisteis,
               desazónaseos la traza.
               Vuestras armas os hirieron;
               idos a curar a casa.


Pág. 128 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


VENTURA:

               (Mamóla su señoría. (-Aparte-)
               ¡Oh condesa redomada!
               La picardía os gradúa
               con la borla de bellaca.

MAGDALENA:

               (Yo estoy de suerte perdida, (-Aparte-)
               que si no me desengañan
               que duermo, daré mil voces,
               aunque peligre mi fama.)
               Sutilezas de Madrid
               me habrán robado de casa
               ese bolsillo que encierra
               los hechizos que me encantan.
               Ya me pesa que no hayáis
               visto, don Melchor, mi cara
               porque, enseñándoosla agora,
               viérades quién os engaña.
               Pero esperad. ¿Conocéis
               aqueste ojo?

MELCHOR:

               ¡Ay sol del alma!
               ¡Ay norte de mis deseos!
               ¡Ay gula de mi esperanza!
               ¡Y cómo que le conozco!

VENTURA:

               (¿Ya empezamos nuevas chanzas? (-Aparte-)
               Bolsillo y ojos compiten.
               Ofrézcoos al diablo a entrambas.)


Pág. 129 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


MAGDALENA:

               ¿Acordáisos de los cabos
               que de mi cordón colgaban
               cuando el ladrón los cortó?

MELCHOR:

               Dos trenzas eran de nácar.

MAGDALENA:

               ¿Son éstas?

MELCHOR:

               Sí, mi señora.

MAGDALENA:

               Juzgad agora quién causa,
               de vos o de mí envidiosa,
               los enredos que me agravian.

ÁNGELA:

               Los cordones del bolsillo,
               que con sutileza tanta
               me cortó no sé yo quién,
               en misa estotra mañana,
               téngolos guardados yo,
               y aquésas son señas falsas
               pues para contrahacerlos,
               hay en la corte seda harta.

MELCHOR:

               Ventura, ¿qué dices de esto?

VENTURA:

               Que ha sido almendra preñada
               nuestra condesa de a dos,
               o erizo con dos castañas,
               huevo que dos yemas tuvo,
               y aunque con cáscara entrambas,
               tu amor, que es gallina clueca,
               hoy estas dos pollas saca.


Pág. 130 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


MELCHOR:

               ¡Problemática cuestión!
               Dos sendas hallo encontradas,
               y yo indiferente entre ellas,
               ignoro por cuál me vaya.
               Pero la mano, que fue
               de mi amor primera causa,
               tengo dentro el alma impresa,
               y la memoria la guarda.
               Mostradme, señoras mías,
               cada cual la suya y salga
               vitoriosa la que obligue
               que mi amor llegue a besarla.

MAGDALENA:

               Soy contenta.

ÁNGELA:

               Y también yo.
Salen don JERÓNIMO y don SEBASTIÁN,
hablando en el fondo

MAGDALENA:

               (¡Ay, Dios! ¡Mi hermano! Si me halla (-Aparte-)
               aquí, ocasiono su enojo.)

ÁNGELA:

               (¡Mi hermano es éste! No hay traza (-Aparte-)
               de salir con mis contentos.)

MAGDALENA:

               Ya estaba determinada
               de que mi mano ofendida
               deshiciese esta maraña;
               pero no lo merecéis.
               Adiós. (¡Ay! ¡Cuál voy!) (-Aparte-)

Vase doña MAGDALENA


Pág. 131 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


ÁNGELA:

               (¡Que vaya (-Aparte-)
               vencida mi opositora!)
               Como salieran a plaza
               su mano agora y la mía,
               la vitoria se declara
               por mi parte, pues se va
               y yo, por vos agraviada,
               de vuestro incrédulo amor
               me vengo con no mostrarla.
               Mañana intento partirme.
               Ved qué mandáis para Italia.
Vase doña ÁNGELA.
Don MELCHOR y VENTURA,
en el proscenio; don JERÓNIMO y
don SEBASTIÁN, quedan retirados

VENTURA:

               ¿Volveremos por las mulas?
               ¿Que te quedas hecho babia?
               Dos mil escudos nos dejan.
               ¡Bercebú con ellas vaya!

MELCHOR:

               ¿Hay caso que iguale al mío?

VENTURA:

               Ni sé si es dicha o desgracia.
               Mas don Jerónimo es éste,
               y su vecino. Si tratas
               de componerte con ellos,
               llega a hablarlos. Dos hermanas
               te adoran. Pídeles una.
               A aqueste lado te aparta.


Pág. 132 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


JERÓNIMO:

               No hay que reparar en dotes,
               pues solo mi amor repara
               en los de naturaleza
               que a doña Ángela acompañan.
               Ya están los contratos hechos;
               casados con dos hermanas,
               mediando lazos, Amor
               reciprocará cuatro almas.

SEBASTIÁN:

               La mía reconocida
               os rinde infinitas gracias
               por el dueño que la dais,
               tierno alivio de mis ansias.
Reparando en don MELCHOR

JERÓNIMO:

               ¿No es éste el conde de anillo?

SEBASTIÁN:

               El mismo, aunque le juzgaba
               cinco o seis leguas de aquí.

JERÓNIMO:

               Por no ocasionar palabras,
               que reducidas en obras
               averigüen las espadas,
               fingiré que no le veo.

SEBASTIÁN:

               Hacéis bien. Vamos a casa.
Vanse los dos

VENTURA:

               No te han visto, o no han querido.

MELCHOR:

               ¿Será posible que haya
               historia como la mía,
               en cuantas dan alabanza
               a poéticas ficciones?


Pág. 133 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


VENTURA:

               (¡Oh qué comedia tan brava (-Aparte-)
               hiciera, a ser yo poeta,
               si escribiera aquesta traza!)
Sale SANTILLANA

SANTILLANA:

               La condesa mi señora,
               aunque dice que enojada
               con vos se partió de aquí,
               que vais esta noche os manda
               a la una, no a las doce
               --porque entonces se despachan
               provisiones por Madrid,
               que trocara yo por ámbar--,
               a la calle donde vive
               doña Magdalena, dama
               que vos diz que conocéis,
               que por no sé qué desgracia
               que la condesa recela,
               con quien intenta llevarla
               a Nápoles, esta noche
               teme volver a su casa,
               y así se queda en estotra.
               Dice, en fin, que a una ventana,
               que sale a una calle estrecha,
               para hablaros os aguarda;
               pero que no ha de saber
               doña Magdalena nada
               de lo que por mí os avisa;
               que habrá carambola extraña.
               No me encargó la respuesta.
               Si habéis de ir, catarros andan;
               aforraos con media azumbre,
               y dos cofietas colchadas.

Vase SANTILLANA


Pág. 134 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


MELCHOR:

               Oíd, escuchad...

VENTURA:

               Es sordo.

MELCHOR:

               ¿Qué dices de esto?

VENTURA:

               No vayas;
               que temo que han de cogerte
               su hermano y padre en la trampa.

MELCHOR:

               ¿Para qué?

VENTURA:

               Para casarte,
               o pedirte la palabra
               que diste a su Magdalena.

MELCHOR:

               ¿Cómo? Si ves que se casa
               con don Sebastián.

VENTURA:

               No sé.
               No imagino que le faltan,
               sin que en su casa se hospede,
               a la condesa posadas.
               Don Jerónimo, sentido
               del desprecio de su hermana,
               fingiendo no conocerte,
               junto a ti sin hablar pasa...
               Mira lo que haces primero.

MELCHOR:

               Si la condesa me llama,
               no hay que mirar, ni temer;
               que venga el recaudo basta
               en nombre de mi señora.
               Pero ¿cuál será de entrambas?
               ¿La primera, o la segunda?

VENTURA:

               Eso, averígüelo Vargas.

Vanse.


Pág. 135 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


Sale doña MAGDALENA,con otro vestido,
y QUIÑONES, con el bolsillo de
don MELCHOR en la mano
QUIÑONES:

               Vesle aquí, que de guardado
               le daba yo por perdido.
               (A no haber antes venido (-Aparte-)
               doña Ángela, ¡en buen cuidado
               me había puesto!)

MAGDALENA:

               Hubiera dado,
               Quiñones, yo cualquier cosa,
               aunque estuviera quejosa
               de ti, porque te le hurtaran,
               y estos enredos hallaran
               salida menos dudosa.
               Ése, u otro como él,
               a don Melchor engañó,
               y otra mujer como yo
               turbó mi esperanza fiel.
               Hablóle ciega por él;
               y teniéndola por mí,
               que le daba cuenta oí
               de mi amor distintamente,
               desde el instante presente,
               hasta el punto que le vi;
               lo que pasó en la Vitoria
               cuando el bolsillo me dio,
               lo que en casa sucedió,
               de mis agravios la historia,
               su camino y la memoria
               del regalo que le hice,
               que a Italia se parte dice,
               y que es la condesa prueba.
               Mira tú si hay Circe nueva
               que así engañe y así hechice.


Pág. 136 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


QUIÑONES:

               ¿Quién será? ¡Válgame el cielo!

MAGDALENA:

               Eso me tiene perdida.

QUIÑONES:

               Ya de otra dama ofendida,
               no tendrás de ti recelo.

MAGDALENA:

               Con ese mismo desvelo
               quejas de mí misma doy;
               pues si la condesa soy
               que él ama y mi opositora
               finge estar la misma agora,
               mal conmigo misma estoy.
               Como a condesa, ¿no me ama
               don Melchor?

QUIÑONES:

               Por ti se enciende.

MAGDALENA:

               ¿Ser condesa no pretende
               mi enemiga?

QUIÑONES:

               Así se llama.

MAGDALENA:

               Luego, si una misma llama
               causa aqueste frenesí,
               y yo quien le abrasó fui
               aunque esotra lo enamore,
               mientras en ella me adore,
               celosa estaré de mí.
               Dame tú que ella dijera
               ser Magdalena fingida,
               y vieras que aborrecida
               de ella como de mí huyera.
               Mira qué extraña quimera
               causa este ciego interés;
               que en tres dividirme ves,
               y aunque una sola en tres soy,
               amada en cuanto una, estoy
               celosa de todas tres.


Pág. 137 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


QUIÑONES:

               Parece juego de manos.
               ¡Lindos desvelos te matan,
               mientras que casarse tratan
               hoy hermanas con hermanos!

MAGDALENA:

               Saldrán sus conciertos vanos.

QUIÑONES:

               Tu padre, don Sebastián
               y don Jerónimo están
               sobre esto encerrados.

MAGDALENA:

               Traten
               que estos celos no me maten,
               Quiñones, y acertarán.
               Ya es tarde. Di que, indispuesta,
               temprano me recogí
               si preguntaren por mí.

QUIÑONES:

               ¿No sosegaste esta siesta?

MAGDALENA:

               Soyme a mí misma molesta,
               porque compito conmigo.

QUIÑONES:

               ¿Quiéreste acostar?

MAGDALENA:

               ¿No digo
               que sí?

QUIÑONES:

               Ven pues.

MAGDALENA:

               A velar
               voy, Amor, por esperar
               en mi amante a mi enemigo.

Vanse las dos.


Pág. 138 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


Salen don MELCHOR y VENTURA,
como de noche
MELCHOR:

               Ésta es la calle aplazada,
               y la ventana una de éstas,
               que mis esperanzas verdes
               sus verdes hierros enredan.

VENTURA:

               No hará a lo menos la calle
               información de limpieza,
               ni es malo aquí un romadizo
               con dos botas de diez suelas.

MELCHOR:

               ¿Las cuántas son?

VENTURA:

               El cahiz
               dio Santa Cruz, y ya empiezan
               perfumeras mantellinas
               a arrojar quintas esencias.

MELCHOR:

               ¡Agradable oscuridad!

VENTURA:

               Salen la luna y estrellas
               de medio ojo, porque imiten
               nuestras dos chiri-condesas.

MELCHOR:

               ¿Cuál la que adoro sería?
               ¿O qué es lo que la otra intenta
               con engaño semejante?
               ¡Que estoy loco!

VENTURA:

               Por las señas
               del bolsillo y los cordones
               en derecho suyo alegan
               cada cual valientemente.
               ¡Bercebú que caiga en ellas!


Pág. 139 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


MELCHOR:

               ¡Que dos mujeres tapadas
               hacer con los mantos puedan
               tan sutil trasformación!

VENTURA:

               Son pandillas encubiertas.
Sale doña MAGDALENA,
a una ventana

VENTURA:

               Pero una cara se asoma
               por los claros de esa reja;
               que aquella brizna de luna
               sirve de perro de muestra.

MELCHOR:

               Dices bien.

MAGDALENA:

               ¿Es don Melchor?

MELCHOR:

               ¿Sois vos, mi enlutada bella?

MAGDALENA:

               Bajad la voz y acercaos,
               que estamos en casa ajena.

MELCHOR:

               ¿Cuándo he yo de merecer
               ver ese cielo de cerca?
               Que para mí el mismo efeto
               hace el manto que una ausencia.

MAGDALENA:

               Cuando menos enojada
               esté yo, y más satisfecha
               de que vos no ocasionáis
               disfrazadas competencias.
               Yo sé bien que conocistes
               a quien me ofende.


Pág. 140 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


MELCHOR:

               Estad cierta
               que a conocerla o amarla,
               ni ella lo que no es fingiera,
               ni yo os burlara.

MAGDALENA:

               ¿Es hermosa?

MELCHOR:

               Dudo yo de que lo sea
               quien pretende acreditarse
               vendiendo hermosura ajena.

MAGDALENA:

               Ahora bien, yo os doy perdón
               como propongáis la enmienda.

MELCHOR:

               La enmienda supone culpa,
               y yo nunca os hice ofensa.
               Mas, mi bien, si al que perdona,
               humilde la mano besa
               el perdonado, no es justo
               que yo este derecho pierda.
               Honre ese cristal mis labios.

MAGDALENA:

               Está tan alta esta reja,
               que no podréis alcanzarla.

MELCHOR:

               Para amor todo está cerca.
               ¡Venturilla, ah, mi Ventura!

VENTURA:

               ¡Bueno, por Dios! ¿Me requiebras?
               Más barbón soy que un peraile.

MELCHOR:

               Ponte aquí debajo. Llega.

VENTURA:

               ¡Arre allá! ¿Qué diablos dices?

MELCHOR:

               Para que la mano pueda
               alcanzar de un serafín,
               sé Atlante de mi firmeza.
               Tus espaldas me sublimen.


Pág. 141 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


VENTURA:

               ¡Mal año! Busca una yegua
               o el banco de un herrador;
               que soy macho y no eres hembra.

MELCHOR:

               Hazme esta merced, que así
               quiero llamarla.

VENTURA:

               Dijeras
               servicio, que agora hay hartos
               que a todo Madrid inciensan.

MELCHOR:

               Enojaréme contigo.

VENTURA:

               ¿Yo debajo de ti? ¡Afuera!
               ¡Ni aun de burlas, vive Dios!
               Echa esa carga a otra bestia.

MELCHOR:

               ¿Si este vestido te doy?

VENTURA:

               Extrañamente me aprietas.
               Por esta vez, vaya.

MELCHOR:

               Ponte.

VENTURA:

               Acabemos, sube y besa,
               que ya estoy en cuatro pies.
Don MELCHOR sube encima de
las espaldas de VENTURA
               Mas si luego no te apeas,
               advierte que se enhermanan
               los mulos de aquesta recua.

MELCHOR:

               ¡Ay hermosa mano mía,
               qué amorosa, dulce y tierna
               alimentáis mi esperanza!


Pág. 142 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


VENTURA habla bajo a su amo
VENTURA:

               ¡Ay, pelmazo, y cómo pesas!

MELCHOR:

               ¡Qué de ello debo a esta mano!

MAGDALENA:

               Presto, llamándola vuestra,
               presos al yugo de amor,
               no habrá quien el nuestro ofenda.

MELCHOR:

               ¡Qué suave para mí
               será su carga ligera!

VENTURA:

               (Como para mí pesada (-Aparte-)
               la mía. )
Bajo a su amo
               Costal de arena,
               acaba con Satanás;
               que pesas más que una deuda
               y estoy, sin ser corcovado,
               como salchichón en prensa.

MELCHOR:

               ¡Mi cielo, mi luz, mi gloria!

MAGDALENA:

               ¡Mi dueño, mi bien, mi prenda!

VENTURA:

               (¡Mi rollo, mi pesadilla! (-Aparte-)
               ¡Cuerpo de Dios con la flema!
               Chicolíos a mi costa.)


Pág. 143 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


Déjase caer, y baja don MELCHOR
MELCHOR:

               ¡Ah borracho!

VENTURA:

               No te apeas,
               y soy mula de alquiler
               que, cuando la cansan, se echa.

MELCHOR:

               ¡Vive Dios! Si no mirara...

VENTURA:

               Mira o no mires, a cuestas
               con seis quintales de plomo,
               no hay espaldas ni paciencia.

MAGDALENA:

               Ahora bien, don Melchor mío,
               puesto que el dejaros sienta
               como la vida, no es justo
               que os engañe mas, ni ofenda.
               Mañana me parto a Italia;
               que obligaciones molestas
               de quien, con pensión de un primo,
               me ha nombrado su heredera,
               me mandan casar con él;
               y la vejez me atormenta
               de un tío, que riguroso
               añade prisas a penas.
               Hoy por vos me he detenido;
               mañana a Italia me llevan.
               ¡Ay! ¿Quién memorias dejara
               del modo que el alma os deja?
               Mas, pues esto no es posible,
               y de doña Magdalena,
               a quien quiero como a mí,
               sé que os adora, quisiera
               pagar las obligaciones
               de su amistad y nobleza,
               y no tengo, sino es vos,
               quien me saque de esta deuda.
               Ella os ama; vos sois pobre;
               su calidad y riqueza
               es igual a su hermosura;
               que os persüada me ruega.
               Para esto vine a su casa.
               No habrá consuelo que pueda
               oponerse a mis pesares,
               como el ver que me suceda
               tal amiga en tal amante.
               Pagad noble su firmeza,
               y haced cortés lo que os pido,
               por ser la cosa postrera.


Pág. 144 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


MELCHOR:

               Si eso es cierto, ausente mía,
               y mis desdichas ordenan
               que para afligir memorias,
               hoy os gane, y hoy os pierda,
               aunque lo que me mandáis
               tan pesado me parezca
               como el morir, pues con vos
               la misma hermosura es fea;
               porque sepáis los quilates
               de mi amor, y en lo que precia
               las leyes de vuestro gusto
               el valor de mi obediencia;
               digo, --¡ay Dios, y qué forzado!--
               digo, en fin, que os doy promesa
               de hacer lo que me mandáis
               aunque sé por cosa cierta
               que el casarme y el morir
               será todo uno. Mas muera
               en su yugo aborrecible
               quien perdió vuestra belleza.


Pág. 145 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


MAGDALENA:

               ¡Espejo de amantes sois!
               Esperad, y llamaréla;
               que os habéis de dar las manos,
               siendo el tálamo esta reja.
               ¿No gustáis vos de esto?

MELCHOR:

               ¿Yo?
               ¿Qué gusto queréis que tenga,
               si por el vuestro me rijo?

MAGDALENA:

               No la habléis con aspereza;
               decidla muchos regalos.

MELCHOR:

               Podrá fingirlos la lengua,
               pero el alma, es imposible.

MAGDALENA:

               ¿Y qué? ¿Os casaréis con ella?

MELCHOR:

               Digo, señora, que sí.

MAGDALENA:

               ¡Ah traidor! ¡Y quién tuviera
               fe en voluntades de vidrio
               que al primer golpe se quiebran!
               En fin, habéis confesado
               al primer trato de cuerda
               que basta a haceros mudable,
               con ser fingida, una ausencia.
               Quedaos para poco firme;
               que yo haré elección mas cuerda
               de quien mi firmeza iguale.

MELCHOR:

               Mi bien, mi luz, mi condesa,
               no os vais, esperad, oídme.


Pág. 146 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


MAGDALENA:

               ¿Qué queréis?

MELCHOR:

               Que no os ofenda
               lo que imaginaba yo
               que con vos de estima fuera.
               Si vos me mandáis casar
               con quien sé yo que estáis cierta
               que por vos he aborrecido;
               y puede mas la obediencia
               de vuestra ley que mi gusto;
               ¿será razón que merezca,
               cuando esperaba alabanzas,
               tan mal pagadas finezas?
               ¿No me lo mandasteis vos?

MAGDALENA:

               ¿Quién mandó jamás de veras,
               aunque se fuese a las Indias,
               a su amante que a otra quiera?
               Esperaba excusas yo
               que mis ruegos convencieran,
               y a amaros más me obligaran,
               pintándome faltas de ella.
               Creí oíros decir
               que era fría, que era necia,
               y que os mandara dar muerte,
               antes que casar con ella.
               (¡Qué esté yo de mí celosa, (-Aparte-)
               y en cuanto soy la condesa,
               me pese que don Melchor
               ser mi esposo me prometa!
               Extraña condición tengo!)


Pág. 147 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


MELCHOR:

               No haya más, mi airada bella.
               Si os ofendí, perdon pido;
               pare en paz esta pendencia.
               Yo os juro por la hermosura
               que en vos mi amor considera,
               que no hay monstruo para mí,
               como doña Magdalena.
               Si aunque a Nápoles os vais,
               y aunque más oro me dieran
               que en las entrañas del mundo
               los rayos del sol engendran,
               pusiera en ella los ojos...
Doña MAGDALENA habla con distinta voz,
fingiendo que es doña Magdalena que llega

MAGDALENA:

               ¿Qué es esto?
Responde con la voz que primero
               ¡Oh amiga! Llega;
               que aquí está tu don Melchor
               haciéndote mil ofensas.
               Averígualas con él,
               ya que llegaste a entenderlas;
               que yo me voy a dormir
               para que mañana pueda
               madrugar a mi jornada.


Pág. 148 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


MAGDALENA:

Retírase, y vuelve un momento después,
para aparentar que se va
la Condesa y se queda doña MAGDALENA
               Quien habla mal en ausencia
               de mujeres principales
               sin llegar a merecerlas,
               en fe de poco cortés,
               cual vos, bien será que pierda,
               como el crédito conmigo,
               el amor de la condesa.
               Sois muy limitado vos
               de entendimiento, y es fuerza
               que no alcancéis lo que valen
               los quilates de mis prendas.
               Mal juzgará de colores
               un ciego, ni de bellezas
               el montañés, que templado
               está al gusto de una sierra.
               Las de León os sazonen
               el vuestro; que en esta tierra,
               hilando amor tan delgado,
               no alcanzáis sus sutilezas.

Vase, y cierra la ventana


Pág. 149 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


VENTURA:

               ¡Ventanazo, vive Cristo!
               Y pullas a pares echan,
               sin decirnos, "Agua va."
               ¡Bercebú que las entienda!
               Alto a casa, y quedensé
               ambas a dos para hembras.

MELCHOR:

               ¡Hay sucesos semejantes!
Salen don ALONSO, don LUIS,
don JERÓNIMO, don SEBASTIÁN,
y CRIADOS, con luces

ALONSO:

               ¿En la calle a Magdalena
               que hablaba un hombre, me dices?

JERÓNIMO:

               Esto es verdad.
A su amo

VENTURA:

               Falsas puertas
               abren; acojamonós,
               si no quieres que nos muelan.

SEBASTIÁN:

               Aquí se están todavía.

ALONSO:

               Éste es don Melchor.

JERÓNIMO:

               Pues muera.

VENTURA:

               Cogido nos han la calle.
               Quiera Dios que por bien sea.


Pág. 150 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


A don MELCHOR
ALONSO:

               ¿Qué ocasión puede moveros,
               si no es locura, a que venga
               a hablar por rejas de noche
               quien de día ser pudiera
               señor de esta casa misma,
               si no es que afrentar intenta
               a quien ronda como a dama
               quien de ser su esposo deja!

MELCHOR:

               ¿Yo? Engañáisos si pensáis
               que por doña Magdalena
               rondo calles y ventanas.

ALONSO:

               Pues ¿por quién?

MELCHOR:

               Por la condesa,
               que es mi esposa, y me mandó
               que aquesta noche viniera,
               y agora de aquí se aparta,
               y en vuestra casa se hospeda.

ALONSO:

               ¿Condesa en mi casa?

MELCHOR:

               Sí.

JERÓNIMO:

               ¿Hay locura como aquesta?

MELCHOR:

               Pues ¿podréislo vos negar,
               si en esta ventana mesma
               acaba de hablarme agora?

ALONSO:

               No excusaréis con quimeras
               el agravio que a mi honor
               habéis hecho.


Pág. 151 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


VENTURA:

               Espadas quedas,
               que mi amo dice verdad,
               a pagar de mi honra; y sepan
               que no ha una hora que le dio
               de esposa la mano tierna
               la condesa del bolsillo,
               y yo serví de banqueta
               porque mejor se alcanzasen
               estas bodas zapateras.

ALONSO:

               ¡Cielos! ¿Condesa en mi casa?
Sale doña ÁNGELA

ÁNGELA:

               Sí, señores, yo soy esa,
               que con el favor de un manto,
               antiyer fingí encubierta
               lo que no soy, agradada
               del término y gentileza
               de don Melchor. Esta noche
               le he dado por estas rejas
               mano de esposa.

SEBASTIÁN:

               ¿Qué dices?

ÁNGELA:

               Que no es razón que obedezca,
               si es libre mi voluntad,
               las bodas que tú conciertas.

MELCHOR:

               ¡Ay señora de mis ojos!
               No en balde el alma discreta,
               sin veros, hizo elección
               de tan celestial presencia.
               Vos sois mi querida esposa.

SEBASTIÁN:

               Primero que tal consienta...


Pág. 152 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


Sale doña MAGDALENA,
QUIÑONES, y SANTILLANA
MAGDALENA:

               Doña Ángela os ha engañado,
               por más que usurparme quiera
               el derecho de mi amor
               porque yo soy la condesa,
               si en el título fingida,
               en la sustancia de veras,
               a quien don Melchor adora,
               y vos, quien hoy encubierta
               pretendisteis engañarle,
               hurtándome el nombre y señas
               y para confirmación
               de esto, los testigos sean
               estas trenzas y bolsillo,
               aqueste escudero y dueña.

SANTILLANA:

               Ésta es la pura verdad
               sin jota de agua. Estafeta
               he sido de estos despachos.

QUIÑONES:

               Doña Ángela, en vano intentas
               lo que los cielos estorban.

MAGDALENA:

               Y para última certeza,
               esta mano os desengañe,
               pues fue, idolatrando en ella,
               principio de vuestro amor.

MELCHOR:

               Conózcola, y con vergüenza
               en ella sello mis labios.

VENTURA:

               Acabemos pues, y tengan
               fin alegre estos desvelos.


Pág. 153 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


ALONSO:

               Don Sebastián, pues lo ordena
               el cielo ansí, ¿qué remedio?

SEBASTIÁN:

               Tener envidia y paciencia...

LUIS:

               Ya que yo no merecí
               ser su esposo, pues se emplea
               en mi primo, consolado
               con vos, mis amores cesan.

SEBASTIÁN:

               Don Jerónimo ha de ser,
               Ángela, tu esposo.

ÁNGELA:

               Sea,
               pues no puede don Melchor.

SANTILLANA:

               Y Santillana se queda
               por escudero de casa.

VENTURA:

               Quiñones, tus tocas vengan
               a ser manteles de boda;
               pondráte mi amor la mesa.

MELCHOR:

               Daréos los dos mil escudos,
               si os casáis.

QUIÑONES:

               ¡Enhorabuena!

VENTURA:

               Sacaréte de pecado
               cuando te saque de dueña.

MAGDALENA:

               Ya, señores, no seré
               la celosa de mí mesma.

MELCHOR:

               Ni Tirso estará quejoso,
               si os agrada esta comedia.

FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg