La celosa de sí misma: 103

Escena III
Pág. 103 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


Salen don MELCHOR y VENTURA, de camino
MELCHOR:

               ¿Vino el mozo?

VENTURA:

               Con dos mulas
               tan macilentas y flacas,
               que si por Madrid las sacas
               dirán que pregonas bulas.

MELCHOR:

               Ponme, pues, esas espuelas.

VENTURA:

               Los dos, en resolución,
               ¿nos volvemos a León?

MELCHOR:

               Ventura, no más cautelas,
               no más amor de camino.
               ¡Hoy ido, y casado ayer!

VENTURA:

               La disfrazada mujer
               te quiso bien a lo fino,
               como dirá la firmeza
               que con treinta y dos diamantes,
               a lo culto rutilantes,
               te asegura su riqueza.
               Seiscientos ducados da
               a la primera palabra
               un platero que los labra.