La celosa de sí misma: 002

Escena I
Pág. 002 de 153
La celosa de sí misma Acto I Tirso de Molina


Salen don MELCHOR y
VENTURA, de camino
MELCHOR:

               Bello lugar es Madrid.
               ¡Qué agradable confusión!

VENTURA:

               No lo era menos León.

MELCHOR:

               ¿Cuándo?

VENTURA:

               En los tiempos del Cid.
               Ya todo lo nuevo aplace;
               a toda España se lleva
               tras sí.

MELCHOR:

               Su buen gusto aprueba
               quien de ella se satisface.
               ¡Bizarras casas!

VENTURA:

               Retozan
               los ojos del más galán;
               que en Madrid, sin ser Jordán,
               las mas viejas se remozan.
               Casa hay aquí, si se aliña
               y el dinero la trabuca,
               que anocheciendo caduca,
               sale a la mañana niña.
               Pícaro entra aquí más roto
               que tostador de castañas,
               que fiado en las hazañas
               del dinero, su piloto,
               le muda la ropería,
               donde hijo pródigo vino,
               en un conde palatino,
               tan presto que es tropelía.
               Dama hay aquí, si reparas
               en gracias del solimán,
               a quien en un hora dan
               sus salserillas diez caras.
               Como se vive de prisa,
               no te has de espantar si vieres
               metamorfosear mujeres,
               casas y ropas.