La casa de los celos: 02

Jornada Primera
Pág. 02 de 89
La casa de los celos Jornada I Miguel de Cervantes


Entra REINALDOS y MALGESÍ


REINALDOS

 
Sin duda que el ser pobre es causa desto;
pues, ¡vive Dios!, que pueden estas manos
echar a todas horas todo el resto
con bárbaros, franceses y paganos.
¿A mí, Roldán, a mí se ha de hacer esto?
Levántate a los cielos soberanos,
el confalón que tienes de la Iglesia.
O reniego, o descreo...


MALGESÍ

¡Oh, hermano!


REINALDOS

¡Oh, pesia...!


MALGESÍ

Mira que suenan mal esas razones.


REINALDOS

Nunca las pasa mi intención del techo.


MALGESÍ

Pues, ¿por qué a pronunciallas te dispones?


REINALDOS

¡Rabio de enojo y muero de despecho!


MALGESÍ

Pónesme en confusión.


REINALDOS

Y tú me pones...
¡Déjame, que revienta de ira el pecho!


La casa de los celos de Miguel de Cervantes

Personas - Jornada I - Jornada II - Jornada III