La cabeza de un mono

FÁBULA III.
virtudes vencen señales.
La cabeza de un mono.

Cierto sugeto vió en casa, de un carnicero, que un mono estaba colgado entre las demas piezas y manjares de venta. Preguntóle ¿á qué sabia? Y el carnicero burlándose, dijo: Cual es la cabeza, tal es el sabor.

Yo pienso, que esto se dijo mas por chanza que con verdad; pues muchas veces hallé, que hombres hermosos eran muy malos, y también, conocí á muchos de rostro feo, que eran muy buenos.


notas.
Turpi facie. Esopo era muy feo y muy hombre de bien. En este sentido dijo Marcial lib. 10, Epig. 54.

Crine ruber, niger, ore, brevis pede, lúmine læsus.
Rem magnam præstas, Zoile, si bonus es.