Abrir menú principal

La bienaventurada Madre Santa Teresa de Jesús: 101

Acto III
Pág. 101 de 144
La bienaventurada Madre Santa Teresa de Jesús Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen VALLE, TERESA DE JESÚS y PETRONA.
VALLE:

  Esta es la fértil vega deleitosa
do se cifra la ciencia y mi sosiego:
la insigne Salamanca suntüosa.
  Esta es la fundación del fuerte Griego,
que vertió el Paladión preñado de ira:
convirtió el edificio en vivo fuego.
  Este es el muro que al Trajano admira,
poniendo al cuarto cielo las escalas,
que temeroso, al parecer, las mira.
  Parece que las torres tienen alas,
y que Febo se humilla, disparando
piedras zafiros en lugar de balas.
  La más bella ciudad estás mirando,
que el gallardo Pintor del cielo hermoso
repasa, todo el orbe iluminando.
  Ya con su luz el Tormes caudaloso
las flores mira que guarnece atento
con blando curso de cristal ondoso.
  Este es de Salamanca el firme asiento,
pozo de ciencia, fuente milagrosa,
que trae del cielo empíreo el firmamento.