Abrir menú principal

Pág. 19 de 19
La Pedidora Pedro Calderón de la Barca


TERESA:

¡Amiga, el desván me valga!

GRACIOSO:

Linda cosa es ser vaquero,
pues cuando a todos arrastra,
no quiere nada conmigo.
Mas ¡vive Dios! que se encara:
¡Toro, que soy el vaquero!
(Embiste con el GRACIOSO y échalo a rodar, y descubre una camisa muy sucia y muy llena de palominos.)
¡Que me mata, que me mata!
¡El diablo que se detenga
a pedir perdón de faltas!

Fin01.jpg