Abrir menú principal

Pág. 18 de 19
La Pedidora Pedro Calderón de la Barca


(Sale uno muy alborotado y encuentra con las mujeres.)
HOMBRE:

¡Que se ha desmandado un toro,
y de los otros se aparta!

CAPITÁN:

¡Vive Dios, que entra hasta aquí!

LUCÍA:

¡Quién ha visto tal desgracia!

GRACIOSO:

¿Y quién en el mundo ha visto
correrse toros en sala?

LUCÍA:

¡El diablo que espere más!

CAPITÁN:

No temáis, hermosas damas,
que a aqueste toro casero
le haré en mis brazos migajas.
(Sale un toro y pega con todos, y echa a rodar al CAPITÁN y hácele a topetadas entrarse.)
¡Jesús, que me mata el toro!