Abrir menú principal

La Patria
de Ventura Ruiz Aguilera

Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original. Publicado en la Revista de España


LA PATRIA [1]Editar

I.

Queriendo yo un dia
Saber qué es la Pátria,
Me dijo un anciano
Que mucho la amaba:

«La Patria se siente;
No tienen palabras
Que claro la expliquen
Las lenguas humanas.

»Allí, donde todas
Las cosas nos hablan
Con voz que hasta el fondo
Penetra del alma;

»Allí, donde empieza
La breve jornada
Que al hombre en el mundo
Los cielos señalan;

»Allí, donde el canto
Materno arrullaba
La cuna que el Ángel
Veló de la guarda;

»Allí, donde en tierra
Bendita y sagrada
De abuelos y padres
Los restos descansan;

»Allí, donde eleva
Su techo la casa
De nuestros mayores...
Allí está la Pátria.



II.


»El valle profundo,
La ruda montaña
Que vieron alegre
Correr nuestra infancia;

»Las viejas ruïnas
De tumbas y de aras
Que mantos hoy visten
De hiedra y de zarza;

»El árbol que frutos
Y sombra nos daba
Al són armonioso
Del ave y del aura;

»Recuerdos, amores,
Tristeza, esperanzas,
Que fuentes han sido
De gozos y lágrimas;

»La imágen del templo,
La roca y la playa
Que ni años ni ausencias
Del ánimo arrancan;

»La voz conocida,
La jóven que pasa,
La flor que has regado,
Y el campo que labras;

»Ya en dulce concierto,
Ya en notas aisladas,
Oirás que te dicen:
Aquí está la Pátria.


III.


»El suelo que pisas
Y ostenta las galas
Del arte y la industria
De toda tu raza,

»No es obra de un dia
Que el viento quebranta;
Labor es de siglos
De penas y hazañas.

»En él tuvo orígen
La fe que te inflama;
En él tus afectos
Más nobles se arraigan:

»En él han escrito
Arados y espadas,
Pinceles y plumas,
Buriles y hazañas,

»Anales sombríos,
Historias que encantan
Y en rasgos eternos
Tu pueblo retratan.

»Y tanto á su vida
La tuya se enlaza,
Cual se une en un árbol
Al tronco la rama.

»Por eso presente
O en zonas lejanas,
Doquiera contigo
Va siempre la Pátria.


IV.


»No importa que al hombre,
Su tierra sea ingrata,
Que el hambre la aflija,
Que pestes la invadan;

»Que viles verdugos
La postren esclava,
Rompiendo las leyes
Más justas y santas;

»Que noches eternas
Las brumas le traigan,
Y nunca los astros
Su luz deseada;

»Pregunta al proscrito,
Pregunta al que vaga
Por ella sin techo,
Sin paz y sin calma;

»Pregunta si pueden
Jamas olvidarla,

Si en sueño y vigilia
Por ella no claman!

»No existe, á sus ojos,
Más bella morada,
Ni en campo ni en cielo
Ninguna le iguala.

»Quizá unidos todos
Se digan mañana:
«Mi Dios es el tuyo,
Mi Pátria tu Pátria.»


Ventura Ruiz Aguilera.
  1. La propiedad de esta poesía pertenece á su autor.