La Ninfa del cielo (Versión para imprimir)

Esta es la versión para imprimir de La Ninfa del cielo.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada



Personas
Pág. 001 de 123
La Ninfa del cielo


La Ninfa del cielo

Tirso de Molina


Los que hablan en ella son los siguientes:

 


CARLOS, duque de Calabria
DIANA, su mujer
ROBERTO, criado
NINFA, condesa de Valdeflor
ALEJANDRO
LAURA
CÉSAR


HORACIO
JULIO
CARDENIO
FABIO
• POMPEYO
• UNA MUJER
• Un CORREO


• Un LABRADOR
LA MUERTE
• Un ÁNGEL
ANSELMO, ermitaño
SILENO, labrador
El Diablo BARQUERO
Jesús CRISTO


• Dos MARINEROS
ALCINO, labrador
ERGASTO, labrador
FILENO, labrador
• Un PASTOR
MÚSICOS, que son los labradores


Escena I
Pág. 002 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


Salen ROBERTO y CARLOS de caza
ROBERTO:

               Dirás que no es necedad
               la caza, en que el tiempo pierdes
               y lo mejor de tu edad,
               pues pasas los años verdes,
               Carlos, en la soledad.
               Un filósofo decía
               que sólo un bruto podía
               vivir en ella contento;
               que al humano entendimiento
               agrada la compañía.
               Tú, entre robles y entre tejos,
               gustas de andar todo el año,
               siempre de la corte lejos,
               sin que te escarmiente en daño
               ni te enfrenen los consejos.
               Donde vas tras un halcón
               que, remontado y perdido,
               imita tu inclinación.


Pág. 003 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


CARLOS:

               Los criados siempre han sido,
               Roberto, de una opinión.
               ¿Cuándo el gusto en el servicio
               pareció del dueño bien?
               Porque es murmurar su oficio,
               y estar quejosos también
               de poca lealtad indicio.
               Nuestros altos pensamientos
               desdicen de los intentos
               que tenéis siempre vosotros,
               y nunca estáis de nosotros
               satisfechos ni contentos.
               Somos, cuando no gastamos,
               miserables; cuando hacemos
               grandezas, locos estamos,
               si callamos, no sabemos;
               si somos graves, cansamos;
               la llaneza nos estraga,
               nada intentamos sin paga;
               no hay cuando más les obliga
               hombre que verdad nos diga
               ni bien de balde nos haga;
               nunca tenemos amigos,
               porque son nuestros criados
               necesarios enemigos.


Pág. 004 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


ROBERTO:

               Serán los poco obligados;
               que los fieles son testigos
               que te sirvo como un perro
               en el cuidado y lealtad,
               siguiendo de cerro en cerro
               tu caza o tu necedad,
               siempre en perpetuo destierro;
               que de esto no he murmurado
               por costumbre de criado,
               de quien no hay señor seguro;
               como hombre humano murmuro
               por tu gusto desterrado.
               A ser las garzas, señor,
               que venimos a volar
               mozas, no fuera rigor
               de un marqués de Mantua andar
               hecho siempre cazador;
               pero una garza que al cielo
               sube, ¿qué me importa a mí
               que un neblí la abata al suelo
               si mi apetito es neblí
               de más ordinario vuelo?
               Toda mi volatería
               es conquistar a Lucía
               o a Marina, que jamás
               se resistieron, y es más
               descansada cetrería,
               comer bien, cenar mejor,
               haciendo después, señor,
               de la gala y del paseo
               alfaneques del deseo
               y tagarotes de amor;
               y no andar de sierra en sierra
               con oficio que embaraza
               y a tantos nobles destierra.
               Responderás que la caza
               es imagen de la guerra,
               que es de todos opinión
               para que gusto no atajen
               a los que de aquéste son;
               y yo digo que a esta imagen
               tengo poca devoción.
               Siempre que siendo aprendiz
               del mar, que es danés Urgel,
               me pongo el guante infeliz
               y luego el halcón en él,
               me considero tapiz
               y pienso que estoy colgado
               en la sala de un letrado
               entre David y Sansón.


Pág. 005 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


CARLOS:

               ¡Extraña imaginación!

ROBERTO:

               Estoy como halcón templado
               y pueden cantar en mí.

CARLOS:

               ¿Dónde dejaste, Roberto,
               nuestros caballos?

ROBERTO:

               Allí
               los dejé arrendados.

CARLOS:

               Muerto,
               por socorrer al neblí,
               traigo el bayo.

ROBERTO:

               Mi alazán
               quiso correr por los vientos,
               y pienso que quedarán
               aguados como contentos,
               según cansados están.

CARLOS:

               No hay que tener del halcón
               por esta noche esperanza.

ROBERTO:

               Ni aun de cenar, que es razón;
               de quien hace confianza
               en viento, castigos son,
               que como camaleones
               hemos de gastar del viento
               donde tu esperanza pones,
               que son torres sin cimiento
               las alas de tus halcones.


Pág. 006 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


CARLOS:

               Ningún cazador parece
               de los míos; y anochece
               a más priesa, ¿qué haremos?

ROBERTO:

               Buscar adonde cenemos,
               que fortuna nos ofrece
               aquí una hermosa alquería,
               aunque en edificios creo
               poco de la suerte mía
               hipócritas del deseo,
               todo vista y fantasía.

CARLOS:

               No es bien la desautorices,
               que del dueño nos ofrece
               esperanzas más felices.

ROBERTO:

               Todo es ventanas; parece
               edificio de narices.
               Más que dormir me remedia
               a mí el comer, y habra sido,
               como dicen, vida media,
               ya que nos hemos perdido
               como reyes de comedia.
Dentro relinchos y alegría

CARLOS:

               Gente suena.

ROBERTO:

               Labradores
               deben de ser que de flores
               dulcemente coronados
               son ladrones de estos prados
               y cantando, ruiseñores.


Pág. 007 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


CARLOS:

               El trabajo y la labor
               deben de acabar.

ROBERTO:

               Es cierto,
               y se irán a Valdeflor.

CARLOS:

               ¡Alegre vida, Roberto!

ROBERTO:

               Para un jabalí, señor.

Salen los LAURA, ERGASTO
y los MÚSICOS y la MÚSICA,
todos de villano con guirnaldas,
y cantando esta letra

MÚSICOS:

               "Que si viene la noche
               presto saldrá el sole,
               que si viene la noche,
               con la luna alegre
               presto saldrá el sole,
               de estos campos verdes
               el día y la noche
               presto saldrá el sole."

ROBERTO:

               Buenas noches, gente honrada.

MÚSICO 2:

               Vengan muy enhorabuena,
               que aliñada está la cena.

ROBERTO:

               Más el embite me agrada
               que la música, ¡par diós!

MÚSICO 3:

               Debemos de cantar mal.


Pág. 008 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


ROBERTO:

               Traigo una hambre cerval,
               aquí para entre los dos,
               y ésa es la causa.

MÚSICO 2:

               No habéis
               llegado a casa vacía.

CARLOS:

               ¿De quién es esta alquería?

MÚSICO 2:

               ¿Sois noble y no lo sabéis?

CARLOS:

               No estuve otra vez aquí,
               porque esta vez que he venido
               ocasión la caza ha sido
               por socorrer un neblí
               que ha que seguimos tres leguas
               con este mismo cuidado,
               hasta que la noche ha entrado
               pidiendo al cansancio treguas,
               que los caballos están
               de cansados y rendidos
               sobre la hierba tendidos.

LAURA:

               Ergasto, ¿no es muy galán?

ERGASTO:

               ¿Ya le has mirado?

LAURA:

               ¡Pues no!
               ¿Estoy yo ciega?


Pág. 009 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


ERGASTO:

               Ojalá
               quedes. Pues Laura, lo está
               la que antes. Loca, miró.
               Así fuerais las mujeres
               ciegas como la Fortuna,
               porque no hubiera ninguna
               de tan varios pareceres;
               la vista os echa a perder,
               que para nuestros enojos
               son basiliscos los ojos
               de la más bella mujer.
               No habéis menester oídos
               ni lengua, que si son bellos
               y libres, tenéis en ellos
               todos los cinco sentidos;
               que fuerais--no son antojos
               sino experiencia de males--
               bellísimos animales
               a haber nacido sin ojos.

LAURA:

               Pues yo me los sacaré
               por no darte pesadumbre.

ERGASTO:

               Y verás por la costumbre
               que tienes de ver.

LAURA:

               A fe
               que no imaginé jamás
               darte celos.

ERGASTO:

               No son celos,
               sino unos nobles recelos
               de estimarte, Laura, en más.

CARLOS:

               Al fin, ¿Ninfa, la condesa
               de Valdeflor, vive aquí?


Pág. 010 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


MÚSICO 3:

               Gusta del campo, y así
               la caza también profesa,
               porque después que heredó
               a Valdeflor, esa villa
               que está del mar en la orilla,
               aunque tan moza quedó,
               se retiró a esta alquería,
               donde de esta suerte pasa
               que os he dicho.

CARLOS:

               ¿No se casa?

MÚSICO 2:

               ¡Lindo es aqueso, a fe mía,
               para su condición!

CARLOS:

               ¿Cómo?

MÚSICO 3:

               Da en aborrecerlo en suma.

CARLOS:

               Mire que el tiempo es de pluma
               para esperanzas de plomo,
               y si le deja pasar,
               pensando verse empleada
               en un rey, vieja y burlada
               será posible quedar
               sin dejarle a Valdeflor
               heredero, porque dura
               poco la humana hermosura.

MÚSICO 2:

               No hay en Nápoles señor
               que no la haya pretendido
               para casarse con ella,
               y ella a todos atropella
               porque no quiere marido.
               Su inclinación solamente
               es el campo y ejercicio
               de la caza, y no otro vicio.


Pág. 011 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


ROBERTO:

               Debe de ser impotente.

CARLOS:

               Calla, loco.

MÚSICO 2:

               De los hombres,
               en tratándole, señor,
               de casamiento o amor,
               aborrece hasta los nombres;
               y como si un hombre fuera,
               hace dos mil maravillas
               a caballo en las dos sillas,
               y a pie robusta y ligera.
               No hay quien la gane a tirar
               todo cuanto alcanza a ver,
               quien la aventaje a correr
               ni quien la rinda a luchar.
               Fatiga al agua y el monte
               con los perros diligentes
               y con aves diferentes
               las que tiene este horizonte,
               y así en el agua, en los vientos
               y en la tierra poder tiene
               y a ser absoluto viene
               dueño de tres elementos.
               A competir con el sol,
               a quien en belleza gana,
               salió al monte esta mañana
               en un caballo español,
               sobre cuya piel manchada
               mostró tanta bizarría,
               que acobardó los del día
               llenos de espuma dorada.
               Sobre una corta basquiña
               un vaquerillo sacó,
               que pienso que el sol bordó,
               porque de rayos le ciña,
               formando crespas espumas
               de oro el cabello en su esfera
               con un sombrero o montera
               hecho una selva de plumas;
               espada pendiente al lado,
               una pistola al arzón
               y en esta mano un halcón.


Pág. 012 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


CARLOS:

               ¡Bellamente la has pintado!
               Parte de dicha habrá sido
               perderme, aunque puede ser
               que de ver esta mujer,
               Roberto, esté más perdido.

ROBERTO:

               No hayas miedo, que no tienes
               tan honrada inclinación;
               si esta mujer fuera halcón,
               pudiera ser.

CARLOS:

               ¡Lindo vienes!

MÚSICO 2:

               Estimará la condesa
               hospedar vuestra persona
               por lo que el talle os abona
               y su grandeza interesa,
               que a muchos que por aquí
               pasan lo mismo hacer suele.

CARLOS:

               ¿No es hora ya de que vuele?

MÚSICO 2:

               Ya no tardará, que así
               a recibirla salimos
               muchos, cantando y bailando
               todas estas noches cuando
               viene de caza, y venimos
               cantando delante de ella
               y bailando, que le agrada
               esta llaneza, cansada
               de la corte.


Pág. 013 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


ROBERTO:

               No hay doncella
               de tan extrañas costumbres
               desde un mar al otro mar,
               amiga siempre de andar
               entre brutos y legumbres,
               siendo mujer tan hermosa.
               Tórtola debió de ser
               antes que fuese mujer;
               no puede ser otra cosa,
               porque tanta soledad
               sin admitir compañía
               es de la sospecha mía
               prueba.

LAURA:

               Tañed y cantad,
               que la condesa nuesa ama
               viene.

Sale NINFA, la condesa,
acompañada de muchos
pastores, en un caballo,
con halcón en la mano,
como se ha dicho

CARLOS:

              ¡Gallardía excelente!

MÚSICO 2:

               Venga con bien.

CARLOS:

               Justamente,
               Roberto, Ninfa se llama.


Pág. 014 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


MÚSICOS:

               Que si viene la noche
               presto saldrá el sole.

UNO:

               Que si viene la noche
               con la alegre luna
               presto saldrá el sole
               de nuestra hermosura.

TODOS:

               El día y la noche,
               presto saldrá el sole.

NINFA:

               Pasead ese caballo
               antes que al pesebre vais
               con él.

MÚSICO 2:

               Con salud vengáis;
               que no hay labrador vasallo
               vuestro, señora, que en viendo
               esa divina hermosura,
               respete la noche oscura
               que entra estos campos vistiendo.
               Agora empieza a nacer
               de vuestros ojos la aurora,
               y en estos prados, señora,
               el abril a florecer;
               agora el sol ha salido
               y las aves se han cantado,
               el alba aljófar llorado
               y estas fuentes se han reído.

NINFA:

               Guárdeos Dios a todos. Pues,
               ¿qué se ha hecho todo el día?


Pág. 015 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


LAURA:

               Desean, señora mía,
               estos prados, vuestros pies;
               vuestros ojos, estas fuentes;
               vuestras doradas mejillas,
               las alegres maravillas;
               los jazmines, vuestros dientes;
               que en tanto que estos favores
               aguardan con vuestro aliento,
               buenaa nuevas daba el viento,
               mensajero de las flores;
               y a vuestro hermoso arrebol,
               haciendo nosotros salva,
               como pájaros al alba,
               esperábamos al sol.
 

NINFA:

               A tus ojos, Laura, hacían
               esas lisonjas, que son
               albas de más perfección
               que a las del sol desafían.

MÚSICO 2:

               ¿Cómo os fue al fin por allá?
               ¿Hallastes en la laguna
               garzas?

NINFA:

               Y entre muchas una,
               que es cometa pienso ya.

MÚSICO 2:

               ¿De qué suerte?


Pág. 016 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


NINFA:

               Yo llegué
               a la parte que esos cerros
               la cercan, y con los perros
               del agua la levanté,
               y por dar al viento velas,
               quité, luego que la vi,
               el capirote al neblí,
               las lonjas a las pigüelas.
               Hizo una punta en el cielo,
               y ella temiendo la punta,
               al mismo cielo se junta
               desmintiendo al neblí el vuelo;
               revuelve el halcón las alas,
               y tan alta punta dio,
               que encima de ella se vio
               poniéndole al cielo escalas;
               vuelve a bajar como el viento
               y el neblí sobre ella baja,
               que parece que la ataja
               por el mismo pensamiento;
               el pico en ella arrebola
               dos veces y al viento iguala,
               y por debajo del ala
               le descompone la cola;
               otra vez la garza sube
               con más furia que bajó,
               y junto al sol pareció
               él átomo y ella nube.
               Llegó el neblí a acometella,
               y pienso que en este estado
               le dio en el cielo sagrado
               el sol por alguna estrella,
               que nunca más pareció;
               y deslumbrado el neblí,
               hecho un Ícaro, de allí
               a la laguna bajó;
               socorríle, y a la tarde,
               adonde la garza eché,
               dos martinetes volé.


Pág. 017 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


MÚSICO 2:

               Muchos años Dios te guarde
               para gloria, para honor
               de estos campos.

ROBERTO:

               ¡Bien por cierto!

CARLOS:

               Admirado estoy, Roberto;
               no vi gallardía mayor.

NINFA:

               ¿Quién es este caballero?

ROBERTO:

               ¿No dirá--¡cuerpo de Dios!--
               vueseñoría estos dos?

NINFA:

               Tenéis talle de escudero
               suyo más que de su igual.

ROBERTO:

               De talle sois entendida;
               mucho sabéis, por mi vida.

CARLOS:

               Aparta.

ROBERTO:

               Trátame mal,
               por que no parezca bien.
               ¡Oh envidia, en cualquiera parte
               tu veneno se reparte!

CARLOS:

               Tiemblo y ardo a su desdén
               con ser mayor su hermosura.}}

ROBERTO:

               Luego ¿estás enamorado?

CARLOS:

               ¡Y loco!

ROBERTO:

               Aun ese cuidado
               es disculpada locura.

CARLOS:

               Quiero gozar la ocasión
               de haberme tan bien perdido.

NINFA:

               Vos seáis muy bien venido.
               ¡Hola¡ guardad ese halcón.

CARLOS:

               Téngame vueseñoría
               por su esclavo.


Pág. 018 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


NINFA:

               Yo lo soy.

CARLOS:

               Roberto, temblando estoy.

ROBERTO:

               ¡Qué amorosa cobardía¡

CARLOS:

               Otro neblí me ha traído,
               que socorrer pretendí,
               más de tres leguas de aquí;
               donde tan dichoso he sido
               y espero tanto favor.

NINFA:

               La persona y ejercicio
               de la caza dan indicio
               de vuestra sangre y valor.
               Cuando os falte ese neblí
               y no le podáis cobrar,
               bien podéis en su lugar
               serviros del que está aquí;
               que a fe que no es menos bueno
               que el vuestro, y le estimo en más
               que a Valdeflor, pues jamás,
               estando el cielo sereno,
               se le escapó, si no es hoy,
               en el viento martinete
               o garza que no sujete.

CARLOS:

               Puesto que buscando voy
               el que perdido no está,
               no es razón ni cortesía
               quitarle a vueseñoría
               lo que estima tanto ya,
               antes presentarle entiendo
               algunos que aún tengo alas
               con que servirla.


Pág. 019 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


NINFA:

               Jamás
               cuando dar algo pretendo
               di lo que menos estimo,
               porque no es dádiva aquella
               en que el dueño no atropella
               grande valor.

CARLOS:

               No me animo
               a ofreceros cosa mía,
               que para vuestra grandeza
               corto don es la riqueza
               que toda el Arabia cría.

NINFA:

               Conforme a mi condición,
               no tiene cosa ninguna
               de cuantas da la Fortuna
               valor.

CARLOS:

               Y tenéis razón.

NINFA:

               Sólo estimo en el presente
               el valor de quien le da;
               mas cesen ofertas ya,
               que es lisonja impertinente,
               y entrad donde descanséis,
               que el halcón que habéis perdido
               puede ser, si aquí ha caído,
               que al nuevo sol le cobréis,
               que no es mala esta posada
               para una noche.

CARLOS:

               El favor
               que ofrece vuestro valor,
               de que estáis acreditada,
               y os rinde esta soledad,
               no puedo dejar, señora,
               de recibir.


Pág. 020 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


NINFA:

               Desde agora
               será vuestra la mitad,
               y toda entera también
               para cuando algunos días,
               venciendo melancolías
               que los tráfagos os den
               de la corte, andéis cazando
               y lleguéis a esta alquería,
               que honráis.

CARLOS:

               Si vueseñoría
               de esa suerte me va honrando,
               quedaré para servilla
               siempre corto y obligado.

NINFA:

               Si os hubiereis bien hallado
               mañana en esta casilla,
               y os quisiereis detener
               a divertir algún día
               en caza o pesca, os podría
               alguna lisonja hacer,
               porque el duque generoso
               de Calabria, cuyos pies
               besan esos mares, que es
               tan rico y tan poderoso,
               no me podrá aventajar.

ROBERTO:

               Pienso que te ha conocido.

CARLOS:

               ¿Cómo, estando sin sentido?


Pág. 021 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


NINFA:

               Estos campos y este mar
               diferentemente arados
               rinden feudo a esta alquería
               cada noche y cada día
               de cazas y de pescados
               que me tributa Neptuno
               con el anzuelo y las redes.

CARLOS:

               Ser quiero a tantas mercedes
               agradecido importuno,
               que por fuerza he de aguardar
               algunos criados míos
               que por mar, valles y ríos
               perdidos deben de andar,
               y, no sé si tanto ya
               como yo.

NINFA:

               No lo estáis mucho.

CARLOS:

               ¡Ay cielo! ¿Qué es lo que escucho?

ROBERTO:

               Picada pienso que está
               también; déjala poner
               en el anzuelo que mira
               y luego el carrete tira,
               que también Ninfa es mujer.

CARLOS:

               Roberto, es ninfa del cielo.

ROBERTO:

               Está en carne humana agora.

NINFA:

               (¡Buen talle de hombre!) (-APARTE-)

CARLOS:

               Señora,
               que soy grosero recelo
               en deteneros aquí.


Pág. 022 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


NINFA:

               Vamos.

CARLOS:

               No digas quién soy.

ROBERTO:

               Ya sobre el aviso estoy.

CARLOS:

               Mayor belleza no vi.

ROBERTO:

               Habla, atrévete, importuna,
               no acobardes los sentidos,
               pues a los más atrevidos
               favorece la Fortuna.

CARLOS:

               Temo el natural desdén.

ROBERTO:

               Nunca quien temió venció.

NINFA:

               Venid. (No me pareció (-Aparte-)
               hombre en mi vida más bien.)
               ¿Cómo os llamáis?

CARLOS:

               Yo, señora,
               Carlos.

NINFA:

               Buen nombre tenéis.

ROBERTO:

               Y para lo que mandéis,
               yo Roberto, y seré agora
               por vos Roberto el diablo.

NINFA:

               (Carlos, atrevido andáis; (-Aparte-)
               dentro del alma os entráis.)

ROBERTO:

               ¿A quién digo, con quién hablo?
               También soy de carne y güeso;
               labradora celestial,
               que estoy herido del mal
               de vuestros ojos confieso,
               que dentro el alma me ha hecho
               cosquillas y estoy perdido.
               Una mano sola os pido.


Pág. 023 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


LAURA:

               Ésa os hará mal provecho.

ERGASTO:

               Hidalgo, apártese un poco,
               no se le llegue tan cerca
               a la labradora.

ROBERTO:

               ¿Es terca?
               ¿tira coces?

CARLOS:

               Yo voy loco.

ROBERTO:

               Y necio.

NINFA:

               (¿En qué ha de parar Aparte
               tanto porfiar, amor,
               que me güeles a traidor?
               ¡Ay Carlos!)

LAURA:

               Volvé a cantar.

MÚSICOS:

               "Que si viene la noche
               presto saldrá el sole."

Vanse todos cantando.


Pág. 024 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


Suena ruido dentro de embarcación
y hablan dentro los MARINEROS
MARINERO 1:

               Antes que sople más el viento, amaina.
               Tomaremos el faro de Mesina
               con más próspero tiempo.

MARINERO 2:

               Echa el esquife,
               tomaremos de tierra algún refresco,
               o por lo menos agua en esta playa.

MARINERO 3:

               Amaina, echa las áncoras a tierra.
               ¡Fondo, fondo!

Sale ROBERTO por un lado del tablado
o en alto

ROBERTO:

              ¡Notable vocería!

MARINERO 1:

              De aquí saldremos a la luz del día.


Pág. 025 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


ROBERTO:

               Nave llegó a la playa y fondo ha dado,
               que desde estos balcones con la luna
               las blancas velas amainar se han visto;
               o viene de Mesina o pasa el faro
               cuyo estrecho de mar términos pone
               a las Sicilias dos, siendo de Rijoles
               el puerto de Mesina opuesta playa.
               ¡Qué calma goza el mar! Dátiles pide;
               déselos, pues los tiene, Berbería.
               ¡Oh, mala bestia! ¿Quién de ti se fía?

Sale CARLOS

CARLOS:

               ¡Roberto!

ROBERTO:

               ¿Qué hay, señor?

CARLOS:

               Dichosas nuevas.

ROBERTO:

               ¿Has heredado a Nápoles acaso,
               o el neblí pareció? ¿Qué traes de nuevo?

CARLOS:

               La aventura mayor que el cielo ha dado
               a un tierno, a un loco, a un firme enamorado.


Pág. 026 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


ROBERTO:

               ¿Tan presto estás enamorado y tierno,
               loco y firme? ¡Notable viento corre!
               Vuelve a cenar, que estás desvanecido
               y yo lo estoy de haber mejor bebido;
               porque en entrando aquí pregunté luego
               del santo botiller por la posada,
               y con tanto jamón seis veces tuve
               del vino Pusílico las veces,
               aunque para mi sed bastaban heces.
               Pero dime el suceso de tu historia.

CARLOS:

               Roberto, Ninfa pienso que me quiere,
               o me engaña mi propio pensamiento.

ROBERTO:

               A mí me preguntó si eras casado,
               cuando entraba contigo.

CARLOS:

               ¿Y qué dijiste?

ROBERTO:

               Que no, por no decir verdad en nada.

CARLOS:

               La mentira, Roberto, fue acertada.

ROBERTO:

               Preguntóme tu estado, y respondíle
               que eras señor de doce mil ducados
               de renta y de los buenos de Sicilia,
               aunque era de Calabria tu familia.

CARLOS:

               Todo eso importa para el bien que aguardo.
               Gozarla determino.

ROBERTO:

               ¿De qué suerte?


Pág. 027 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


CARLOS:

               Con una dama suya me ha enviado
               a decir que me quiere hablar a solas;
               que en abriendo la puerta de un retrete
               que en esta parte está, con el recato
               que es necesario llegue; y me apercibe
               que como quien soy haga. Y yo pretendo
               engañarla, Roberto, con la mano
               de marido, y gozar la más felice
               mujer que vio Calabria y que dio Grecia
               a Troya para incendio.

ROBERTO:

               ¿Y si es Lucrecia
               en los intentos castos?

CARLOS:

               ¡Ah Roberto!
               ¿Qué mujer hay en la ocasión tan fuerte
               que salga vencedora y no vencida
               de un hombre tan a solas persuadida?

ROBERTO:

               ¿Y qué piensas hacer después?

CARLOS:

               Estarme
               gozando su hermosura algunos días
               alargando las vanas esperanzas
               del casamiento, que te juro, amigo,
               que fuera su marido si Diana
               me faltara esta noche.


Pág. 028 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


ROBERTO:

               A su excelencia
               guarde mil años Dios, pues es tan justo,
               que más vale su vida que ese gusto.

CARLOS:

               Están locos y ciegos los amantes,
               y yo lo soy, Roberto, no te espantes.

ROBERTO:

               Ya han abierto la puerta, y la condesa
               pienso que está a la puerta.

CARLOS:

               Pues retírate.
Asómase al paño NINFA

NINFA:

               A Carlos, mi señora está esperando.

CARLOS:

               Y yo el alma en sus ojos abrasando.
Éntranse; queda solo ROBERTO

ROBERTO:

               ¡Entróse! ¡Vive Dios, aquesto es hecho!
               hágale al uno y otro buen provecho!
               Obligación me corre de esperalle,
               aunque mejor aquí que no en la calle.

Vase.


Pág. 029 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


Salen los MARINEROS
MARINERO 1:

               Ya con el alba parece
               que empieza el viento a soplar.

MARINERO 2:

               Y del faro estrecho el mar,
               alegre pasaje ofrece.
               Antes que otra vez el sol
               que vuela en doradas plumas,
               vuelva a la cama de espumas
               por el ocaso español,
               si este viento por bolina
               dura, en favor está,
               fondo habremos dado ya
               en el puerto de Mesina.

MARINERO 3:

               Ninguna señal da el cielo
               que favorable no sea,
               donde la nave desea.

MARINERO 1:

               De los vapores del suelo
               a la parte de Levante
               unos celajes están
               que esperanzas ciertas dan
               de viento.

MARINERO 2:

               Y en el semblante
               de la luna nos señala
               el cerco que os dije yo,
               cuando anoche se escondió
               al dar fondo en esa cala.

MARINERO 3:

               Y ayer se vieron delfines
               en el mar; en conclusión,
               que cuando muchos no son
               prometen prósperos fines.


Pág. 030 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


MARINERO 1:

               Nunca faltaron jamás
               esas señales, Leumeno,
               estando el cielo sereno.

MARINERO 2:

               Ya se ha declarado más
               el viento con la mañana.

MARINERO 1:

               Pues las áncoras alcemos
               y al dulce Levante demos
               el trinquete y la mesana.
Salen CARLOS y ROBERTO

CARLOS:

               Si va a Mesina, Roberto,
               será desmentir espías
               dudando en las prendas mías.

MARINERO 1:

               Gente hay, Leumeno, en el puerto.

MARINERO 2:

               Deben de querer pasaje.

CARLOS:

               En, ella nos embarquemos
               y de aquí a Sicilia iremos
               con poco matalotaje;
               de allí, volviendo a pasar
               el faro en una tartana,
               daré en Calabria mañana,
               que no hay diez de millas mar;
               que ésta es nave aragonesa,
               que a Sicilia para Malta
               viene por trigo, y sin falta
               va a Mesina.

ROBERTO:

               ¿Y la condesa?
               ¿Y Ninfa?


Pág. 031 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


CARLOS:

               No sé, Roberto;
               ya sigo nuevos cuidados.

ROBERTO:

               ¿No esperas a tus criados?

CARLOS:

               Que se han vuelto es lo más cierto
               a la corte.

ROBERTO:

               No te acabo
               de entender.

CARLOS:

               Bien fácil es,
               si sabes lo que después,
               cuando el apetito, esclavo
               de sí mismo, se redime
               con la vitoria alcanzada
               cansa una mujer gozada
               aunque el amor más le anime,
               y más si de las promesas
               resultan obligaciones.

ROBERTO:

               Pues ¿no gozan esenciones,
               duque, las que son condesas,
               tan nobles, tan estimadas
               que fueron soles y lunas?

CARLOS:

               Roberto, todas son unas
               en llegando a ser gozadas.

ROBERTO:

               No ha durado todo un hora.

CARLOS:

               César en la impresa fui
               que partí, llegué y vencí,
               y vuelvo la espalda agora,
               que es más triunfo.


Pág. 032 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


ROBERTO:

               ¿De qué suerte
               la dejas?

CARLOS:

               Durmiendo queda,
               porque persuadirse pueda
               que soñó cuando despierte.

ROBERTO:

               Esta vez, a su despecho,
               en su tragedia crüel,
               hará de Olimpa el papel,
               pues tú el de Vireno has hecho;
               y a la nave y al mar cano
               dará voces como loca
               subida en un alta roca,
               y será el quejarse en vano.

CARLOS:

               Ésta es la traza mejor;
               que por tierra ser pudiera
               que, ofendida, me siguiera,
               y fuera el daño mayor
               si llegara a los oídos
               de la duquesa.

ROBERTO:

               ¿El neblí
               al fin dejamos aquí?

CARLOS:

               ¿No basta llevar sentidos?

MARINERO 1:

               El viento ha picado el mar
               favorable al marinaje.

MARINERO 2:

               ¡Buen viaje!

MARINERO 1:

               ¡Buen pasaje!

MARINERO 2:

               ¡Alto, a embarcar y a zarpar!


Pág. 033 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


ROBERTO:

               ¿Estos fueron los amores
               y finezas?

CARLOS:

               Ten por cierto
               que antes de gozar, Roberto,
               todos somos habladores.
Vanse todos.
Sale NINFA como que sale de la cama,
medio desnuda

NINFA:

               ¡Hola, hola! ¿No hay ninguno
               que me responda? ¿No vela
               sino solo mi cuidado?
               ¡Hola! Mi desdicha es cierta.
               ¡Hola, hola! El eco mismo
               me da escasa la respuesta,
               que una mujer desdichada
               endurece más las piedras.
               ¡Hola!

Salen los dos MÚSICOS
como salieron al principio,
de villanos y la MÚSICA con ellos,
que es LAURA, pastora, y ERGASTO

MÚSICO 2:

               ¿Qué mandas, señora?

MÚSICO 3:

               Voces daba la condesa.

NINFA:

               ¿Sabéis de Carlos?

MÚSICO 2:

               ¿Qué Carlos?


Pág. 034 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


NINFA:

               Uno que el alma me lleva.

LAURA:

               ¿Carlos le ha llevado el alma?
               Loca está.

NINFA:

               ¿No se os acuerda
               del huésped que encontré anoche
               y le di posada y cena,
               y el alma con la posada
               para partirse con ella?

MÚSICO 2:

               ¿No quedó contigo a solas?

NINFA:

               ¿Por qué averiguo sospechas
               que están ya tan de su parte?
               ¡Ah, ingrato Carlos!

MÚSICO 2:

               ¿Qué ofensas
               te ha hecho el güésped ingrato
               que lloras y te lamentas,
               para que tomando todos
               tus labradores sus yeguas,
               le sigamos, aunque el viento
               tomar por sagrado quiera?

NINFA:

               ¿Qué mayor ofensa, amigos,
               que en el honor, en fuerza
               del gusto, en la libertad
               del albedrio, en la prenda
               más respetada del alma,
               en la joya que más precia
               la noble sangre, en la vida,
               pues no se estima sin ella?
               Seguidle todos, seguidle,
               y si hiciere resistencia,
               para no volver, matadle.
               No le matéis... Pero muera...
               No, esperad


Pág. 035 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


MÚSICO 2:

               ¿Qué determinas?

NINFA:

               No sé, amigos. Dadme apriesa
               un caballo tan veloz
               que a mi pensamiento exceda,
               que yo seguiré su alcance
               mejor, porque en la carrera
               venceré el viento volando,
               que siempre amor alas lleva.

MÚSICO 2:

               Ya están por él.

NINFA:

               Ya se tardan.

LAURA:

               ¿Qué novedades son éstas,
               de amor y de honor, Ergasto?

NINFA:

               ¿Qué esperáis?

LAURA:

               Ergasto, vuela.


Pág. 036 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


Sale un PESCADOR
PESCADOR:

               Si te ha ofendido, señora,
               el que anoche en esta mesma
               casa albergaste con tanto
               noble decoro y grandeza,
               ya es imposible vengarte;
               que esa nave aragonesa
               que al mar da velas agora,
               soberbia de verse en ella,
               burlándose de tus iras,
               a tu ingrato güésped lleva,
               no sé si a España o Sicilia,
               a Francia o a Ingalaterra,
               que al primer reír del alba
               le vi embarcándose en ella,
               viniendo de echar un lance
               para que con varia pesca,
               tan vil güésped regalases,
               y alargándose de tierra
               dieron las velas, zarpando
               que ya del viento se empreñan,
               a cuya soberbia ayudan
               los clarines y trompetas
               con la saloma ordinaria,
               las flámulas y banderas;
               mas vuelve, y verás la nave
               que ya del puerto se aleja.


Pág. 037 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


NINFA:

               Calla, no más, que me matas,
               y esos clarines que suenan
               al viento, son en mi muerte
               músicos de mis obsequias.
Aquí tañen, y pasa la nave,
si la hubiese
               ¿Es verdad esto que miro?
               ¡Villano güésped, espera,
               que te me vas con la paga,
               si no es la paga mi afrenta!
               ¿Dónde me llevas el alma,
               que con tan grandes ofensas
               echará a fondo el navío
               que más que la tierra pesan?
               ¿Cómo, güésped enemigo,
               por dulces abrazos truecas
               olas del mar y una casa
               que a tantos vivos encierra.
               Monstruo fiero, en quien las jarcias
               parecen nervios y venas,
               caballo del mar con alas
               que para mi daño vuelas.
               Cárcel movediza, arado
               de las olas, que no dejas
               acabando de pasar
               la señal del surco apenas;
               monte arrojado en las aguas,
               cuyas secas arboledas
               son mástiles y mesanas,
               raíles, cables y cuerdas;
               caballo griego preñado
               de traiciones y promesas,
               para fuego de la Troya
               que dentro en mi pecho queda.
               ¡Plega a Dios que en un escollo
               o en algún banco de arena
               dejes la gavia y las jarcias
               y la quilla en las estrellas!
               ¡Rayos los cielos airados
               en tu plaza de armas lluevan;
               el viento te rompa el árbol,
               el agua las obras muertas;
               a la pelota contigo
               de la mar y de la tierra
               jueguen los vientos y falta
               hagan en alguna peña,
               y ese ingrato que llevas,
               cuando todos escapen sólo él muera!


Pág. 038 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


MÚSICO 2:

               Mira quién eres, señora.
               Vuelve en ti.

NINFA:

               Dejadme, afuera,
               que estoy loca, que me abraso.

LAURA:

               ¡Hay desdicha como aquésta!

NINFA:

               Dejadme todos, dejadme,
               que en el mar...

MÚSICO 2:

               Señora, espera.

NINFA:

               Dejadme morir, amigos.
               ¿Qué importa que yo perezca?

MÚSICO 2:

               Mucho importa a tus vasallos.

NINFA:

               ¿Para qué queréis condesa
               y una señora afrentada
               con la culpa de esta pena?
               Pero yo me vengaré
               de este agravio, de esta ofensa,
               aborreciendo las vidas
               de los hombres de manera
               que hasta encontrar con mi ingrato
               he de matar cuantos vea;
               porque es bien que paguen todos
               lo que un hombre solo peca,
               y saliendo a los caminos
               como víbora sedienta
               de su sangre, me pregono
               por pública bandolera,
               y de no tener, al cielo
               juro, con hombre clemencia
               hasta morir o vengarme.


Pág. 039 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


MÚSICO 2:

               ¿De quien eres no te acuerdas,
               señora?

NINFA:

               Ya de la nave
               no se descubren apenas
               los penoles de las gavias.
               ¡Mal haya, amén, la primera
               mano ingrata que esas tablas
               con resina, pez y brea,
               juntó para mi desdicha
               y para tantas ofensas!
               Pero ¿de qué cosa pudo
               en la mar como en la tierra
               ser la codicia inventora
               que no fuese inorme y fea?
               ¡Qué lejos va de los ojos!
               Ya parece que al sol llega
               tendidas las alas pardas
               el águila de madera.
               ¡Oh, aleve máquina!
               Bajes al centro pedazos hecha,
               porque enseñes las entrañas
               que tantos males encierran,
               ¡y ese ingrato que llevas
               cuando todos escapen, sólo el muera!
 
FIN DE LA PRIMERA JORNADA


Escena II
Pág. 040 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


Salen CARLOS y la duquesa DIANA
DIANA:

               ¡Tristeza sin ocasión!
               Llámela vueseñoría
               natural melancolía.

CARLOS:

               Duquesa, tenéis razón;
               triste sin causa me siento.

DIANA:

               ¿Cuándo vos serlo soléis,
               si no es, duque, que lo estéis
               de algún nuevo pensamiento?
               Siempre la melancolía
               es efeto natural,
               y desde el principio mal
               que con la sangre se cría.
               Ésta es imaginación,
               no propia naturaleza;
               Llamadla, duque, tristeza
               que habrá tenido ocasión.

CARLOS:

               Tristeza o melancolía,
               yo estoy sin gusto.

DIANA:

               Será
               de alguno nuevo.

CARLOS:

               Ya está
               cansada vueseñoría.

Vase CARLOS


Pág. 041 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


DIANA:

               La que llega a cansar a su marido
               no ha menester en las celosas flechas
               averiguar testigos de sospechas,
               ni hacer linces los ojos ni el oído.
               Ni importará sacar contra su olvido
               de Amor las paces una vez deshechas,
               con suspiros, con lágrimas y endechas,
               agua del alma y fuego del sentido.
               Excusar de él querellas me parece;
               haga su curso Amor, que es apetito,
               y aquello que le privan apetece,
               que si estrecharle a celos solicito
               es prisión en que más se ensoberbece,
               y añadirá a un delito otro delito.
Sale ROBERTO

ROBERTO:

               Aquí la duquesa está.
               Siempre que por no encontrarla
               determino barajarla
               más veces la encuentro.

DIANA:

               Ya
               viene en su busca Roberto,
               y de encontrarme le pesa;

ROBERTO:

               Ya me [ha] visto la duquesa.

DIANA:

               (¿Habrán hecho algún concierto (-Aparte-)
               para sus melancolías?)


Pág. 042 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


ROBERTO:

               ¿No estaba, señora, aquí
               el duque, mi señor?

DIANA:

               Sí,
               Roberto. ¿Qué le querías?

ROBERTO:

               Yo, servir a su excelencia;
               llamóme, y vine a buscarle.

DIANA:

               ¿Adónde quieres llevarle?
               ¿Hay nueva dama en Cosencia?
               ¿Ha venido fruta nueva
               a la corte a que llevar
               al duque, que en el lugar
               antes que nadie la prueba?
               ¿Tráesle recado o papel
               de alguna impresa que alcanzas?
               ¿Hay ya nuevas esperanzas?
               ¿Muéstrase menos crüel?
               ¿Dice que hablará esta noche
               al duque, cuando dormido
               esté el padre o el marido?
               ¿Quiere joyas, pide coche?
               ¿Qué tenemos?

ROBERTO:

               Vueselencia
               hacerme merced solía.

DIANA:

               ¡Qué gentil hipocresía!
               Ya me falta la paciencia.
               ¿Qué merced os he de hacer,
               si sé que sois su alcahuete?


Pág. 043 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


ROBERTO:

               Que a vueselencia respete
               siempre forzoso ha de ser;
               pero miente el lisonjero,
               vueselencia me perdone,
               que de envidia mal me pone
               con quien agradar espero
               más que al duque mi señor,
               porque ven que en su privanza
               tanto mi ventura alcanza.
               Antigua plaga y rigor
               de criados a señores,
               que en viendo alguna ocasión,
               como no los oigan, son
               lisonjeros y habladores.
               No tienen penas pequeñas,
               por los chismes que engendraron,
               los primeros que inventaron
               los escuderos y dueñas.
               ¡Mal haya tan mala gente,
               aunque entre con ellos yo!

DIANA:

               ¿Cuándo, Roberto, se vio
               condenarse el delincuente
               sino es dándole tormento?

ROBERTO:

               Esos músicos cobardes
               hacen en palacio alardes,
               sin él, de culpas de viento.

DIANA:

               Roberto, lo que yo veo
               no lo he menester oir.

ROBERTO:

               ¿Qué es lo que quiere decir
               vuecelencia?


Pág. 044 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


DIANA:

               Que deseo
               que al duque no divertáis;
               que sé que os sirve la caza
               de estratagema y de traza
               para lo que deseáis,
               y que sabéis, con achaque
               de socorrer un neblí,
               perderos los dos, y ansí,
               sin que otro ninguno os saque
               de rastro en más de seis días
               donde más gusto tenéis,
               libres os entretenéis
               a costa de penas mías.
               Esto y otras cosas sé,
               aquí y fuera del lugar,
               que se pueden remediar,
               o yo las remediaré.

ROBERTO:

               Mire vueselencia bien
               que me está tratando mal;
               que al duque le soy leal
               y a vueselencia también;
               que más que a mí no es razón
               dar crédito a aduladores;
               mas ya es plaga en los señores
               la primera información.

DIANA:

               Esto sé de cierta ciencia.
               Procurad vos que se impida,
               que os haré quitar la vida
               por vida de su excelencia.

Vase la duquesa DIANA


Pág. 045 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


ROBERTO:

               ¡Oh, palacio cruel, casa encantada,
               laberinto de engaños y de antojos,
               adonde todo es lengua, todo es ojos;
               cualquier cosa es mucho y todo es nada.
               Galera donde rema gente honrada
               y anda la envidia en vela haciendo enojos;
               hospital de incurables, que a hombres cojos
               das siempre una esperanza por posada.
               Calma del tiempo, sueño de los días;
               pues son viento las pagas de tus gajes;
               vano manjar de camaleones buches.
               Sean tus escuderos chirimías;
               órganos tus lacayos y tus pajes;
               tus dueñas y doncellas sacabuches.
Sale CARLOS

CARLOS:

               Pues, Roberto, ¿dónde vas?

ROBERTO:

               A pedirle a vueselencia,
               para dejarle, licencia.


Pág. 046 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


CARLOS:

               ¿Qué dices?

ROBERTO:

               No pienso más
               servirle en toda mi vida.
               Más quiero estarme en mi casa
               que aguardar la dicha escasa
               de una esperanza perdida.
               No lo pasaré muy bien;
               mas con mi pobre caudal
               vendré a hallarme en menos mal
               y más dichoso también,
               que me basta el no servir
               y la quietud por riqueza.

CARLOS:

               Vaguidos traes de cabeza;
               gana me das de reír,
               y en el estado en que estoy
               no es pequeña maravilla.

ROBERTO:

               Rico con una escudilla
               como el filósofo voy,
               que le pareció después
               que le sobraba advirtiendo
               uno que estaba bebiendo
               con la mano.

CARLOS:

               No me des
               más pesadumbres, Roberto,
               pues sabes que nadie alcanza
               conmigo mayor privanza.

ROBERTO:

               Que me haces mercedes, cierto;
               pero es con grande embarazo,
               que quien sirve a señor ya
               casado es como el que está
               malo del hígado y bazo;
               que lo que aprovecha al uno
               suele hacer al otro daño.


Pág. 047 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


CARLOS:

                Ha sido el ejemplo extraño.

ROBERTO:

                Pues yo no seré importuno
                en aplicar el ejemplo.

CARLOS:

                Ya estoy aguardando, di.

ROBERTO:

               En mi señora y en ti
               bazo e hígado contemplo.
               Tú eres el hígado, y ella
               ha de ser por fuerza el bazo;
               remedios de agrado trazo
               ayudado de mi estrella,
               de entretener y servirte,
               y el bazo, que es mi señora,
               sospechas y celos llora
               de agradarte y divertirte;
               y si dejándote a ti,
               al bazo quiero agradar
               con pretenderle llevar
               chismes de aquí para allí,
               luego el hígado está malo
               y anda en mudanzas de luna
               el hombre en baja fortuna,
               aquí el mando y allí el palo.
               Ya el bazo mucho se enfría,
               ya el hígado se calienta,
               ya la opilación se aumenta,
               ya se engendra hidropesía;
               uno es flaco y otro es fuerte,
               y ambos a dos embarazo,
               y ando con hígado y bazo
               entre la vida y la muerte.


Pág. 048 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


CARLOS:

               ¿Qué es lo que te ha sucedido
               de nuevo?

ROBERTO:

               Llamóme agora
               alcahuete, mi señora;
               dándome de prometido,
               por lo menos de la vida,
               tan escasas esperanzas,
               que me estorban tus privanzas.

CARLOS:

               De celos está perdida.

ROBERTO:

               Pues ¿hay novedad agora
               con repentina afición?

CARLOS:

               Memorias pasadas son
               que el alma por sueños llora.

ROBERTO:

               ¿Cómo memorias pasadas?

CARLOS:

               Ninfa me tiene sin mí.

ROBERTO:

               ¿Con eso sales aquí?

CARLOS:

               Pienso que fueron soñadas
               las glorias que gocé entonces,
               y envidio, Roberto, agora,
               pues su ausencia me enamora.

ROBERTO:

               La afición tienes de gonces,
               que la vuelves a mil partes.
               Arpón de amor te has tornado;
               no te entenderá un tejado.

CARLOS:

               Tiene Amor extrañas artes,
               Roberto, de perseguir
               al que de él piensa que sale
               libre cuando al viento iguale
               y ufano piensa vivir.
               Después que llegué a Cosencia,
               Roberto, con las memorias
               de tantas sonadas glorias
               pierdo el seso y la paciencia;
               que el ausencia las más veces
               acrecienta la pasión
               y despierta el afición.


Pág. 049 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


ROBERTO:

               De más colores pareces
               que el arco que pinta el cielo.

CARLOS:

               El Amor me ha condenado
               la ingratitud en cuidado
               y la mudanza en recelo;
               loco estoy, Ninfa me abrasa;
               ¿qué haré, Roberto?

ROBERTO:

               No sé,
               que al bazo dañar podré.

CARLOS:

               Eso de límite pasa.
               Deja necedades ya,
               acude al remedio mío.

ROBERTO:

               Por fuerza habrá de ser frío
               para el calor con que está,
               del hígado vuecelencia,
               olvidos son menester.

CARLOS:

               Esos ¿cómo pueden ser
               si más me abraso en su ausencia?

ROBERTO:

               Pues al remedio acudamos
               del clavo que uno a otro saca.

CARLOS:

               Ésa no es buena triaca
               para mi veneno.

ROBERTO:

               Vamos
               a verla.

CARLOS:

               Ése es el mejor.


Pág. 050 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


ROBERTO:

               Cuando es tan grave dolencia
               aplica al dolor de ausencia
               ungüento de ojos, Amor.
               Mas ¿con qué traza ha de ser
               si mi señora por traza,
               ha condenado la caza
               con que la pudieras ver
               a costa de otro neblí,
               puesto que así no podías
               gastar allá muchos días?

CARLOS:

               Pues ello ha de ser ansí.
               Yo he de fingir que he tenido
               del rey mañana una carta
               en que me manda que parta
               a Nápoles. Advertido
               que con diligencia sea,
               que en la corte mi persona
               a cosas que a la corona
               son importantes, desea,
               y así con pocos criados,
               y por la posta, saldré
               de Cosencia, y fin daré
               con Ninfa a tantos cuidados,
               que ya me tienen a pique
               de morir; y claro está
               que a mis disculpas dará
               crédito que certifique
               la fineza de mi amor.


Pág. 051 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


ROBERTO:

               ¿Piensas hablarla verdad
               en lo que a tu calidad
               toca?

CARLOS:

               Ya fuera rigor,
               Roberto, el fingido trato.

ROBERTO:

               ¿Y el casamiento?

CARLOS:

               No sé.
               Vamos, que yo trataré
               como no parezca ingrato
               y estará toda sospecha
               segura con lo que trazo.

ROBERTO:

               (¡Plega a Dios no dañe al bazo Aparte
               lo que al hígado aprovecha!)

Vanse.


Pág. 052 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


Salen por el monte abajo,
ALEJANDRO y CÉSAR, de salteadores,
y todos los que puedan, y NINFA
detrás con bastón y de bandolero

 
NINFA:

               Éste es buen puesto por hoy.
               En los que he mandado estén
               esos soldados con quien
               dando guerra a Italia estoy
               y al mundo; que aunque la humana
               sangre toda de él vertiera,
               satisfecha no estuviera
               mi hidrópica sed tirana;
               y siendo eterna homicida,
               no tendrá con la que vierte
               mayor amigo la muerte,
               mayor contrario la vida.
               Que con la fiereza extraña
               que al paso esperando estoy
               un risco, un escollo soy
               de aquel mar, de esta montaña;
               tanto, que llego a temer
               que han de venirme a faltar
               vidas que poder quitar,
               muertes que poder hacer;
               y de mi cólera fiera
               pienso, de crueldad armada,
               que no he de quedar vengada
               cuando todo el mundo muera.


Pág. 053 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


ALEJANDRO:

               Quien mira tu gentileza
               publica, Ninfa, que bajas
               a matar con dos ventajas:
               de hermosura y fortaleza;
               que dando a los enemigos
               muerte fiera con tus manos,
               con tus ojos soberanos,
               no perdonas los amigos.
               Mira, si a todos maltratas,
               de qué modo han de seguirte
               los que vienen a servirte,
               si de guerra y de paz matas.
               Todos tus armas tememos,
               porque vienen más armados
               tus ojos que tus soldados;
               pero ya que no podemos
               escapar de ser despojos
               de tu valor invencible,
               enséñanos, si es posible,
               a defender de tus ojos.


Pág. 054 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


NINFA:

               Alejandro, yo te he hecho,
               a ti y a César, mi honor
               fiando y viendo el valor
               del uno y el otro pecho,
               capitanes de quinientos
               hombres que se me han llegado,
               escogiendo por sagrado
               de sus vivos pensamientos
               esta montaña en que estoy
               del real camino y playa
               más vigilante atalaya,
               donde en mi venganza soy
               un esfinge cada día
               dando, despeñando, muerte
               a cuantos su corta suerte
               y dichosa suerte mía
               traen a morir a mis manos;
               y lo mismo te prometo
               si me pierdes el respeto
               --¡por los cielos soberanos!--
               porque no estoy con los hombres
               tan bien que he de perdonarlos.
               Pues ves que salgo a matarlos
               aborresciendo sus nombres,
               tus locos atrevimientos
               puedes desde hoy refrenar,
               porque sabré castigar
               palabras y pensamientos.


Pág. 055 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


ALEJANDRO:

               Perdona si te ofendieron,
               que a tu valor no vencido
               atrevimientos no han sido;
               alabanzas solas fueron
               que yo estimo...

NINFA:

               No es materia
               para hablar en ello más.

ALEJANDRO:

               Con razón airada estás.

CÉSAR:

               Hoy por fuerza de la feria
               de Salerno han de pasar
               percachos y mercaderes.

NINFA:

               No ofendáis a las mujeres;
               los hombres podéis matar,
               robándoles cuanto llevan,
               que yo solamente quiero
               las vidas. Tomá el dinero
               vosotros y no se atrevan
               a hacer ofensa a ninguna
               mujer, porque colgaré
               a quien gusto no me dé.
               Toda la mala fortuna
               corran los hombres, que son
               los que me ofenden no más,
               y escarmiente a los demás
               mi fiera satisfacción.

CÉSAR:

               De diferentes cabezas
               tienes llenos estos tejos,
               que parecen desde lejos
               fruta que dan sus malezas,
               sin las que ha tragado el mar.


Pág. 056 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


NINFA:

               ¿A cuántos di muerte ayer?

CÉSAR:

               Noventa deben de ser.

NINFA:

               ¡Qué, no pudieron llegar
                  a ciento! Corta tarea;
               yo la llenaré otra vez,
               que hoy han de ser ciento y diez.

ALEJANDRO:

               No hay quien de una mujer crea
               extremo tan inhumano.
Dice dentro una MUJER, lastimosa

MUJER:

               ¡Justicia, cielos, os pido!

NINFA:

               A ver qué es ese ruido;
               id luego y no será en vano,
               que parecen de mujer
               estas quejas.

ALEJANDRO:

               Los dos vamos
               a servirte.

CÉSAR:

               Entre estos ramos
               sin duda deben de ser.

NINFA:

               Si es mujer no permitáis
               que la ofendan.

ALEJANDRO:

               Será ansí
               como lo mandas.

NINFA:

               O aquí
               donde estoy y donde estáis
               colgaré al que la ofendiere
               de un roble.


Pág. 057 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


ALEJANDRO:

               ¡Justo rigor!

NINFA:

               Y lo demás no es valor,
               sino vileza.
Vanse ALEJANDRO y CÉSAR,
Sale POMPEYO

POMPEYO:

               Si fuere
               tan dichoso que a mi intento
               corresponda mi crueldad,
               hoy gozo la libertad
               sobre las alas del viento.

NINFA:

               ¿Dónde vas, hombre?

POMPEYO:

               A buscarte,
               si eres, Ninfa, la condesa.

NINFA:

               Aunque ser quien soy me pesa,
               quién soy no puedo negarte.
               ¿Qué quieres?

POMPEYO:

               Como he sabido
               que, ofendida y agraviada,
               con la pistola y la espada
               rayo de Calabria has sido
               y que en ella son tus hombres,
               Ninfa, monstruo del Amor,
               condesa de Valdeflor
               y enemiga de los hombres,
               y que en Calabria has juntado
               todos los más animosos
               valientes y sediciosds,
               yo, a tu valor inclinado
               y a este famoso ejercicio
               con que matas tantos hombres
               de tan diferentes nombres,
               porque agradarte codicio
               y servirte juntamente,
               colgada dejo de un roble
               a mi mujer, que aunque es noble,
               discreta, cuerda y prudente,
               es propia mujer, en fin,
               que le basta por delito,
               y al viento en tu busca imito.


Pág. 058 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


NINFA:

               Ha sido para tu fin;
               que yo no amparo crueldad
               contra mujer, que ésa es sola
               la impresa que sigo. ¡Hola!
               De ese roble le colgad
               adonde le puedan ver,
               y la misma muerte siga
               con un letrero que diga,
               "Por traidor, a una mujer."

POMPEYO:

               ¡Señora!

NINFA:

               Llevadle.

POMPEYO:

               El cielo
               me castiga justamente.
Salen ALEJANDRO y CÉSAR,
sacan a la MUJER

ALEJANDRO:

               Ésta es la mujer.

NINFA:

               Detente.

MUJER:

               Mayor desdicha recelo.

NINFA:

               ¿No la dejaste colgada?

ALEJANDRO:

               Con las espadas cortamos
               el cordel cuando llegamos.


Pág. 059 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


NINFA:

               La intención ejecutada
               merece el propio castigo
               a su pensamiento doble;
               colgadle del mismo roble.

MUJER:

               Señora, aunque es mi enemigo,
               es mi marido en efeto.
               No le matéis.

NINFA:

               ¿Qué mujer
               llegar pudo aborrecer
               cuando tuvo amor perfeto?
               Mi ejemplo he mirado en ti;
               levanta, mujer, no muera,
               y será la vez primera
               que hombre he perdonado aquí;
               y agradezca que ha traído
               por padrino a una mujer,
               que con mirarse ofender
               a ser su vida ha venido,
               que no se escapara ansí.

POMPEYO:

               Beso tus pies, que yo voy
               arrepentido y no estoy,
               después que te miro en mí,
               que te pintaban más fiera
               de lo que señales das.

NINFA:

               Soylo con hombres no más
               hasta que un ingrato muera.
               Tú te quedarás conmigo
               agora, y a tu mujer
               podrán saldados volver
               a su lugar.


Pág. 060 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


POMPEYO:

               Pues contigo
               seré un Pompeyo, que así
               es mi nombre.

NINFA:

               ¿De adónde eres?

POMPEYO:

               De Casano.

NINFA:

               Si no fueres
               hombre de importancia, aquí
               no te faltara castigo
               como al que a infamias se atreve
               y no es bien consigo lleve
               tu mujer a su enemigo.

MUJER:

               Como muerte no le des,
               hácesme muchas mercedes.

NINFA:

               Partirte a Casano puedes
               luego.

MUJER:

               Bésote los pies.

NINFA:

               Una escuadra de soldados
               haced que baje con ella,
               porque no pueda ofendella
               nadie.

ALEJANDRO:

               Ya están aprestados.

MUJER:

               Dete la Fortuna el bien
               que darte, señora, puede.

POMPEYO:

               Como yo sin ella quede
               viva mil siglos, amén.


Pág. 061 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


Llevan la MUJER.
Sacan un CORREO
con una maleta con cartas
CÉSAR:

               Entra, borracho.

NINFA:

               ¿Qué es eso?

CORREO:

               Mi mala suerte.

CÉSAR:

               Un correo.

NINFA:

               Días ha que le deseo.

CÉSAR:

               Lleva la maleta peso.

CORREO:

               Todas son cartas.

NINFA:

               Tú llevas
               famosa mercadería
               pues vas la noche y el día
               de papel cargado y nuevas.
               ¿De dónde vienes?

CORREO:

               Señora:
               de Nápoles.

NINFA:

               ¿Qué se dice
               allá de mí?

CORREO:

               Apenas hice
               venta en Nápoles un hora
               cuando me hicieron con esto
               partir a Trento.

NINFA:

               Si fuera
               a esotro mundo, pudiera
               ser que llegaras mas presto.


Pág. 062 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


CORREO:

               ¿De qué suerte?

CÉSAR:

               Hay un despacho
               para el infierno; ¿qué dudas?

CORREO:

               Debéis de escribir a Judas,
               que fue calabrés.

CÉSAR:

               ¡Borracho!
               ¿quieres que te dé?

NINFA:

               Abrid luego,
               entretanto, esa maleta
               que descansa la estafeta,
               y no dejéis ningún pliego
               que no abráis, para saber
               lo que hay de nuevo en la corte,
               porque puede ser que importe.

CORREO:

               ¿Qué descanso ha de tener
               quien vuestro rigor espera
               sin daros más ocasión?

NINFA:

               Acabad

CORREO:

               Mirad que son
               despachos del rey.

ALEJANDRO:

               Que fuera.

NINFA:

               Id deshaciendo los pliegos.

CÉSAR:

               Mostrad acá. ¡Qué crüel
               embarazo de papel!


Pág. 063 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


NINFA:

               ¡Qué de engaños, qué de ruegos,
               qué de avisos, qué de amores,
               qué de agravios, qué de miedos,
               qué de mentiras y enredos,
               qué de trampas, qué de flores,
               de falsas correspondencias,
               de engañadas amistades,
               de veras, de necedades,
               buenas y malas ausencias
               deben de venir ahí!
               César, empieza a leer.

CÉSAR:

               Aquí dice, "A mi mujer."

NINFA:

               Abre el pliego.

CÉSAR:

               Dice ansí:
               "Dos meses ha..."

NINFA:

               No prosigas,
               que en su afrenta se aconseja
               hombre que dos meses deja
               a su mujer.

CÉSAR:

               Bien la obligas
               si ella llegara a escuchar.
               "A Lisarda," dice aquí.

NINFA:

               Abre y lee.

CÉSAR:

               Comienza así:
               "Dueño mío, si de amar
               tu soberana hermosura,
               el Amor no me pagara
               volviéndome loco..."


Pág. 064 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


NINFA:

               Pára;
               que ese es ingrato y procura
               engañar a esa mujer;
               porque si bien la quisiera,
               adonde ella está estuviera.
               Rompe.

CÉSAR:

               Ya empiezo a romper.

NINFA:

               ¿Qué pliego es ése?

CÉSAR:

               "A Sisberto,
               mercader," dice.

NINFA:

               Será
               cédula alguna.

CÉSAR:

               Aquí está.

NINFA:

               Que fue para mí es más cierto.
               ¿Qué es la cantidad?

CÉSAR:

               Dos mil
               ducados a letra vista.

NINFA:

               ¿A quién?

CÉSAR:

               A Claudio Bautista
               y a Juan María Gentil.

NINFA:

               Ginoveses son, por Dios,
               que se han de dar por la posta;
               éstos de ayuda de costa
               se tomen para los dos,
               César y Alejandro.

ALEJANDRO:

               El cielo
               edades largas te guarde.


Pág. 065 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


NINFA:

               Y partiránse esta tarde
               a cobrarlos.

CÉSAR:

               Todo el suelo
               de la Europa a tus pies sea
               alfombra no merecida,
               y de tu fama y tu vida
               los eternos siglos vea.

NINFA:

               Pasa adelante.

CÉSAR:

               "Gaceta,"
               dice aquí, "a Celio."

NINFA:

               Ésas son
               nuevas.

CÉSAR:

               El primer renglón,
               si el pecho no te inquieta,
               con tu nombre empieza.

NINFA:

               Di,
               que no hay cosa que mi pecho
               sobresalte, satisfecho
               del valor que vive en mí.


Pág. 066 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


Lee
CÉSAR:

               "Ninfa; Condesa de Valdeflor, olvidándose
               de quién es y viéndose burlada de cierto
               caballero, con quinientos hombres y más
               anda robando por los caminos de Calabria
               y abrasando los lugares convecinos, y hoy
               por mandado del rey han pregonado su talla
               en diez mil escudos y libertad de sus
               delitos, y si fuere compañero suyo el que
               trujere su cabeza, muchas más mercedes."

NINFA:

               No pases más adelante,
               que a la estafeta que lleva
               ese pliego, por la nueva
               quiero dar porte importante.
               ¡Hola! Echad esa estafeta,
               para que pueda llegar
               presto al infierno, en la mar,
               y en el cuello la maleta.


Pág. 067 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


CORREO:

               ¡Piedad!

NINFA:

               No hay piedad, villano;
               llevalde luego de ahí.

CÉSAR:

               Por el viento desde aquí,
               le verás ir al mar cano.
 
Llevan el CORREO y sacan dos MÚSICOS,
de camino, la capas al hombro
y las guitarras debajo del brazo

ALEJANDRO:

               Llegad.

NINFA:

               ¿Quién son éstos?

MÚSICO 1:

               Dos
               músicos míseros somos.

ALEJANDRO:

               Y tenéis muy buenos lomos
               para un remo.

MÚSICO 2:

               Guárdeos Dios
               por la merced.

NINFA:

               ¿Dónde vais?

MÚSICO 1:

               A Nápoles.

CÉSAR:

               ¡Buena gente!

NINFA:

               ¿Y es música solamente
               la pretensión que lleváis?

MÚSICO 2:

               Señora, sí, que en la corte
               suele estimarse.

NINFA:

               Cantad,
               que yo os diré la verdad,
               y si no es cosa que importe,
               aquí os quedaréis mejor
               y excusaréis de cuidados.


Pág. 068 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


MÚSICO 1:

               ¿Cómo?

NINFA:

               De un roble colgados
               o en el mar. Perdé el temor
               y cantad.

MÚSICO 2:

               Danos licencia
               para templar.

NINFA:

               No cantéis
               si habéis de templar, pues veis
               que tengo poca paciencia.
               El uno cante no más.

MÚSICO 1:

               Escucha.

NINFA:

               Ya estoy atenta,
               aunque no quiere mi afrenta
               que esté con gusto jamás.
Canta el MÚSICO 1

MÚSICO 1:

               "Bordaba el alba las flores
               que afrentó la noche fría;
               cantaban al sol las aves,
               lloraban las tortolillas,
               cuando, buscando los brazos
               del duque Vireno, Olimpa
               sombras ciñe, engaños toca;
               despierta, llora y suspira,
               salta del desierto lecho,
               corre al mar, su arena pisa,
               y de la peña más alta
               la nave del duque mira."


Pág. 069 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


NINFA:

               Arrojad esos villanos
               a la mar, pues con Olimpa
               y con Vireno me cantan
               ejemplos de mi desdicha.

MÚSICO 1:

               Señora...

NINFA:

               Arrojadlos luego
               de aquesas peñas vecinas,
               que son cisnes que cantando
               hoy mi muerte solicitan;
               y dejadme todos sola,
               porque no quiero a la vista
               tener ningún hombre.

CÉSAR:

               Vamos.
Déjanla sola todos

NINFA:

               ¡Ay, memorias enemigas,
               qué fuego habéis en el alma
               revuelto! ¡Qué de mentiras,
               qué de promesas y agravios,
               qué de palabras fingidas!
               ¡Ay, Vireno! Fiero el mar,
               cuyas mudanzas imitas
               con ingratitudes tantas,
               te dé sepulcro.


Pág. 070 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


Salen CARLOS y ROBERTO,
desnudas las espadas, y
acosándolos ALEJANDRO,
CÉSAR y otros BANDOLEROS
CARLOS:

               Las vidas
               hemos de vender muy bien;
               que también pólvora espiran
               y balas estos cañones,
               y son de acero estas limpias
               espadas.

ALEJANDRO:

               ¡Rendíos, villanos!

ROBERTO:

               ¡Mentís! Y las obras sirvan
               en lugar de las palabras,
               bandoleros de mentira.
Ahora salen todos

NINFA:

               Teneos; ¿qué es esto? Apartad;
               no los ofendáis.

CARLOS:

               ¿No es Ninfa
               ésta, Roberto?

ROBERTO:

               Señor,
               o es su imagen o ella misma.

NINFA:

               ¿No es aqueste Carlos? ¡Cielos!
               ¿Es del alma fantasía?
               ¿Es sueño?

CÉSAR:

               Los tres están
               suspensos.


Pág. 071 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


CARLOS:

               ¡Notable dicha!

NINFA:

               Ven acá. ¿Cómo te llamas?

CARLOS:

               Carlos.

NINFA:

               ¡Él es!

CARLOS:

               ¿Qué te admira?

NINFA:

               Pienso que ha sido ilusión.

CARLOS:

               Y para mí el verte, Ninfa.

NINFA:

               No acierto a tomar venganza,
               con estar de ti ofendida
               y haber sido la fatal
               ocasión de mis desdichas.
               Por ti sólo, ingrato Carlos,
               poniendo la sangre mía
               en olvido y los abuelos
               que mi nobleza acreditan,
               soy pública bandolera
               del cielo y suelo enemiga,
               no perdonando, agraviada,
               a ningún hombre la vida,
               y hoy la tuya, ingrato güésped,
               me pagará...

CARLOS:

               No prosigas,
               que es tuya, Ninfa, y no es bien
               que acabes tu vida misma.
               A buscarte, cielo hermoso,
               y a disculpar mi huída
               vengo. Mátame si quieres,
               como tú contenta vivas,
               que yo sé que no podrás
               sacarte del alma mía.


Pág. 072 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


NINFA:

               ¡Ay sirena! ¿Otra vez cantas?
               Vuélvete al mar, no me rindas.

CARLOS:

               Porque entiendas, Ninfa hermosa
               de la suerte que te estima
               el alma, hablarte verdad,
               amor y sangre me obligan.
               El duque soy de Calabria,
               casado por mi desdicha
               con Diana la duquesa,
               del rey de Nápoles hija.

NINFA:

               ¡Qué dices!

CARLOS:

               Esto que escuchas.

NINFA:

               No me vengas con mentiras.


Pág. 073 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


CARLOS:

               Ésta fue ocasión, señora,
               para dejarte ofendida,
               que amor, antes de obligado,
               imposibles facilita.
               Sirvió de nube la nave
               que iba entonces a Mesina
               para encubrirte quién era
               si los pasos me seguías.
               Pensé vivir sin tus ojos,
               y es imposible que viva,
               y vuelvo loco a buscarlos.
               Amor fue, no fue malicia;
               cuando llegué a ese repecho
               que el camino determina
               de Nápoles a Calabria,
               desnudando las cuchillas
               y calando las pistolas
               con gallarda bizarría
               estos soldados diciendo,
               "Detente" al paso salían.
               Matáronme el postillón
               antes de dejar la silla,
               y por no morir tendido,
               con villana cobardía,
               de las postas a la tierra
               salté, haciendo que me sigan
               con Roberto dos criados
               que en mi servicio venían.
               A la primer rociada
               mueren los dos, y a la vista
               poniéndonos las pistolas
               de las nuestras no vencidas,
               temerosos hasta el puesto
               en que estamos nos retiran,
               donde, como por milagro,
               las hermosas maravillas
               de tus ojos nos dan puerto,
               nos dan gloria, nos dan vida;
               que puesto que entre la gente
               vulgar, escuchado había
               esta novedad, jamás
               la di crédito.


Pág. 074 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


CÉSAR:

               ¿Qué miras?

ALEJANDRO:

               Loco estoy, César, ¿qué quieres?,
               muero de celos y envidia.
               ¡Vive Dios, que favorece
               en extremo a solas Ninfa
               a este cobarde, a este ingrato!

CÉSAR:

               ¿Eso en mujeres te admira,
               y más en ésta, Alejandro?

CARLOS:

               Mi bien, traza determina
               tu gusto.

NINFA:

               Mata a Diana.

ROBERTO:

               Sentencia es definitiva;
               si yo apelare por ella
               a nueva chancillería
               mil y quinientos me peguen
               con un cable en la barriga:
               tanto puede en qualquier pecho
               un agravio.

CARLOS:

               Si mil vidas
               tuviera, mil le quitara.

NINFA:

               Duque de Calabria, mira
               que me has dado la palabra,
               y si de esta fe te olvidas,
               Troya volveré a Cosencia,
               hasta mirar sus cenizas.


Pág. 075 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


CARLOS:

               Esta palabra te doy,
               y mano desde este día
               de esposo.

NINFA:

               Tuya soy, Carlos.

ALEJANDRO:

               (Celoso estoy, ¡muera Ninfa! (-Aparte-)
               Pues sirvo al rey y a mis celos.)
Encara el arcabuz contra NINFA y no da fuego
               Cayóseme, ¡qué desdicha!

NINFA:

               ¿Qué es esto? ¡Villano!

ALEJANDRO:

               Espera,
               detente.

CARLOS:

               ¡Qué alevosía!

NINFA:

               ¿Qué te obliga a darme muerte?

ALEJANDRO:

               ¡Señora!

NINFA:

               Habla.

ALEJANDRO:

               Codicia
               de tu talla y celos; dame
               muerte, que es bien merecida.

NINFA:

               Yo te perdono. Levanta,
               que aunque las causas pedían
               castigo, más es tu infamia,
               y hoy he de hacer de las vidas
               merced a cuantos pudiere,
               de mi ventura en albricias,
               y vete, porque un traidor
               no es segura compañía.
               César se vaya con él,
               pues los secretos se fían
               y son amigos tan grandes.


Pág. 076 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


CÉSAR:

               ¡Señora!

NINFA:

               ¿Qué me replicas?
               Éste es mi gusto y es justo.

CÉSAR:

               Obedecerte es justicia.
               Vamos, Alejandro.

ALEJANDRO:

               César,
               celoso voy y sin vida.
Vanse los dos.
Suena dentro ruido de cajas

NINFA:

               ¡Hola! ¿Qué cajas son éstas?
Salen HORACIO y POMPEYO

POMPEYO:

               En nuestra demanda, Ninfa,
               se ha descubierto en el campo
               un tercio de infantería.

NINFA:

               Diligencias son del rey.

CARLOS:

               Escapar te determina
               conmigo, pues tengo postas
               que a los vientos desafían
               mientras esta furia pasa,
               y a que segura la vida
               en ninguna parte tienes.

NINFA:

               Vamos, que tuya es la mía,
               y sálvese quien pudiere.

CARLOS:

               Las postas, Roberto, aprisa.

ROBERTO:

               Mas ¿que ha de haber de nosotros?
               ¿Libros de caballería?

Vanse


Pág. 077 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


HORACIO:

               Aguarda, enemiga, aguarda.
               ¿Dónde vas, ingrata Ninfa?
               Tras un centauro que ya
               al viento en el curso imita.
               ¿Tan presto nos desamparas?
               ¿Cuando es menester te eclipsas,
               sol escaso de Noruega?
               Amigos, muera, seguidla,
               y ese Paris de Calabria
               muera con ella en la misma
               Troya que con su belleza
               su amor soberbio fabrica.
               ¡Muera Ninfa! Ea, soldados,
               pues se ausenta y nos olvida.
               ¡Muera Ninfa!

Vanse HORACIO y el compañero,
metiendo mano a las espadas,
y dicen dentro

TODOS:

               ¡Ninfa muera,
               y el Rey de Nápoles viva!


Pág. 078 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


Sale NINFA sola,
como que se ha perdido en el monte
NINFA:

               Bien te llaman--¡oh, noche!--imagen muda
               de temor y la muerte, pues con tantos
               ojos apenas ves tus sombras negras,
               y siempre lloras y jamás te alegras.
               A Carlos he perdido en este monte,
               y cansado el caballo dio conmigo
               en este laberinto de jarales,
               sin estribos ni riendas, ¡bravo paso!
               Pienso que encuentro un monte a cada paso.
               ¿Qué haré, que estoy confusa? ¿Iré adelante?
               ¡Ah, Carlos, Carlos! ¿Nadie me responde?
               Sólo el silencio el eco ha interrumpido,
               que entre estas hojas respondió dormido.
               Rendida estoy, quiero pasar la noche,
               a quien muy corto término da el día
               al parecer, sobre esta verde grama,
               pues no hay para quien quiere mejor cama.
               Sueño, ocupad un poco los sentidos
               poniendo un rato a mis recelos tregua,
               hasta que pase la tiniebla obscura,
               que poco a un desdichado el bien le dura.
               Llegue el día que aguardo, llegue el día,
               y en los brazos que adoro, regalada,
               descanse el afligido pensamiento.
               ¡Carlos, Carlos! Mas ¡ay, que abrazo el viento!
Échase a dormir,
y dice entre sueños
               ¡Ay, gloria del amor, poco segura,
               qué poco a un desdichado el bien le dura!
               Si no me engaño, pienso que amanece,
               y suena gente y música. ¿Qué es esto?
               Ceñidos vienen de diversas flores,
               aunque no me parecen labradores.
Salen los LABRADORES, tres BAILADORES
y van cayendo en el pozo, como lo dice NINFA,
al son de folias o villano
               Alrededor de un pozo, que está en medio.
               de aquellas verdes hayas, que ya el día
               distintas muestra ya todas las cosas,
               se ponen a bailar--¡extraño caso!--
               cerca de un pozo, habiendo campo raso.
               Uno de los más mozos que bailaban
               cayó en el pozo, y los demás suspensos
               se han quedado mirándole, y ahora
               vuelven al baile y al primer estado
               olvidados de aquello que ha pasado.
               Otro ha caído agora, y se suspende
               el que ha quedado, cual la vez primera;
               ya éste vuelve a bailar; no los entiendo,
               en lo que paran contemplar pretendo.
               El último ha caído, y yo presumo
               que debe de ser burla, y que es el pozo
               fingido al parecer; llegarme quiero
               y ver si dentro están, como han caído,
               todos los que bailaban de esta suerte.


Pág. 079 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


Asómase por el pozo
y aparécese la MUERTE
LA MUERTE:

               ¿Qué buscas en el pozo de la muerte?

NINFA:

               ¡Válgame el Cielo! ¿Es sombra del abismo,
               o es sueño? No; que esta medrosa imagen
               con mis ojos he visto. En esta selva
               debe de estar mi muerte y mi desdicha.
               El cielo me persigue, y no sin causa
               en ella me he perdido. Grandes culpas
               cometí contra el cielo, pues que tengo
               a cargo tantas vidas, tantos robos.
               Todo es sombras y miedos cuanto miro;
               no me puedo salvar, ya está cerrado
               de mi sentencia el último proceso;
               amigos y enemigos me persiguen,
               cielo y tierra. ¿Qué haré, que ya no puedo
               en cuanto mira el sol estar segura?
               Desde aquí se ve el mar. Este peñasco
               triste teatro de mi muerte sea,
               de tantos enemigos ofendida,
               porque ninguno triunfe de mi vida.


Pág. 080 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


Va a arrojarse NINFA,
y sale un ÁNGEL y detiénela
ÁNGEL:

               Ninfa, no te desesperes;
               que no has de serlo del mar,
               que más hermoso lugar
               te han dedicado.

NINFA:

               ¿Quién eres?

ÁNGEL:

               Un amigo, el más amigo
               que en tus sucesos tuviste;
               que desde que tú naciste
               ha andado siempre contigo.

NINFA:

               No te conozco.

ÁNGEL:

               Después,
               Ninfa, me conocerás,
               y si me sigues, tendrás
               bien de mayor interés.

NINFA:

               Ya seguirte no recelo;
               llévame a cualquier lugar.

ÁNGEL:

               Deja el ser ninfa del mar
               que has de ser ninfa del cielo.
 
FIN DE LA SEGUNA JORNADA


Escena III
Pág. 081 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


Sale NINFA sola
NINFA:

               Humanos desengaños,
               hacedme solamente compañía,
               y vosotros, engaños
               del mundo, allá os quedad desde este día;
               basta lo que dormidos
               a la verdad tuvistes mis sentidos.
               Como culebra quiero
               para otra nueva vida renovarme,
               donde clemencia espero,
               si acierto de una vez a desnudarme
               del hábito que ha hecho
               la vil costumbre de mi ingrato pecho.
Vase quitando las armas, el ristre y bonete, y valos
colgando de las ramas, de algún clavo a propósito
               Quedad por estos pobos,
               bárbaros instrumentos de la muerte,
               de insultos y de robos,
               que con el dueño de la misma suerte
               merecistes castigo
               a no tener el cielo por amigo;
               a cuya hermosa cara
               los vergonzosos ojos alzo apenas,
               viendo que, aunque me ampara,
               tantas ofensas de crueldades llenas
               contra él he cometido,
               a quien piedad de tantas culpas pido.
               Valad, plumas, al viento,
               galas del loco abril de mis antojos,
               y las del pensamiento
               sirvan para traer agua a mis ojos;
               y queden los cabellos
               para esconderse mi vergüenza en ellos.
               Monte, en lo más espeso
               de tus obscuras lóbregas moradas,
               a un huésped nuevo, a un preso
               recibe entre las ramas intrincadas
               del laberinto tuyo,
               que en ti, a Dios me presento y restituyo.
               Arrugadas cortezas
               sean mis colgaduras de damascos;
               sírvanme tus malezas
               platos de hierba en mesas de peñascos,
               y denme, entre esos troncos,
               canta de campo tus silvestres troncos.
               Perdóname,entretanto.
               que tu soledad santa reverencio,
               si violare con llanto
               y debidos suspiros tu silencio.


Pág. 082 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


Dentro
CARLOS:

               ¡Ninfa, Ninfa!

NINFA:

               Ya es tarde.
               Del mundo, Carlos, huyo; Dios te guarde.
Vase.
Salen CARLOS y ROBERTO

CARLOS:

               !Ninfa, Ninfa!

ROBERTO:

               ¿Dónde vas,
               siguiendo, Carlos, el viento?
               ¿No miras que es por demás
               aunque así a tu pensamiento
               alas sin provecho das?
               ¿De qué sirve ninfear
               por la tierra y por la mar,
               si te la ha escondido el cielo
               o se la ha tragado el suelo
               y no te la quiere dar?
               Toda una noche y un día
               hemos andado tras ella
               llamándola.


Pág. 083 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


CARLOS:

               ¡Ninfa mía!
               ¿dónde estás?

ROBERTO:

               Culpa tu estrella,
               pues yendo en tu compañía
               supiste tener tan poco
               cuidado que...

CARLOS:

               Yo estoy loco;
               Roberto. No me des más
               pesares.

ROBERTO:

               ¿No me dirás
               el fin? Si no te provoco
               a enojo también, ¿adónde
               vamos hechos caballeros
               andantes? Carlos, responde.

CARLOS:

               Tras los hermosos luceros
               de Ninfa.


Pág. 084 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


ROBERTO:

               Si los esconde
               el cielo para alumbrar
               con ellos la tierra y dar
               al sol rayos y arrebol,
               Carlos, pidelos al sol,
               que no los podrá negar;
               que entre sus rayos dorados
               por su resplandor divino
               estarán aposentados.

CARLOS:

               ¡Ay, Roberto, que imagino
               que están sin luz y eclipsados!

ROBERTO:

               ¿Qué quieres decir en eso?
               Que no te entiendo, confieso.

CARLOS:

               Que Ninfa es muerta.

ROBERTO:

               Señor:
               siempre recela el amor.
               el más dañoso suceso;
               que el amor todo es recelos
               en las sospechas y celos,
               en la ausencia, en el desdén,
               hasta que seguro el bien
               corre al engaño los velos.


Pág. 085 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


CARLOS:

               ROBERTO espera.

ROBERTO:

               ¿Qué dices?

CARLOS:

               ¿Son antojos del deseo
               de mis venturas felices
               lo que en estas ramas veo?

ROBERTO:

               Serán hojas y raíces.

CARLOS:

               No es sino Ninfa, Roberto,
               o el deseo me ha engañado.

ROBERTO:

               Eso será lo más cierto.

CARLOS:

               ¿No es aquel ristre bordado
               y aquel bonete cubierto
               de plumas prendas dichosas
               de su beldad celestial?

ROBERTO:

                Hoy en tu centro reposas.

CARLOS:

                ¡Ninfa, Ninfa!

ROBERTO:

               Al viento igual
               exceder sus plantas osas;
               que debe de huír de ti,
               pues no responde a las voces
               que le has dado desde aquí.


Pág. 086 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


CARLOS:

               Mal un amante conoces.
               Mi bien, aguarda. ¡Ay de mí!
               Como sombra me has burlado
               cuando te toqué engañado.

ROBERTO:

               Como delincuente ha sido
               que de tus manos ha huido
               y la capa te ha dejado,
               porque hacerte toro a ti
               fuera la comparación
               más pesada.

CARLOS:

               Estoy sin mí;
               ciertas mis sospechas son.

ROBERTO:

               ¿Cómo?

CARLOS:

               A Ninfa han muerto aquí,
               o la está despezando
               alguna fiera. Yo voy
               pasos por su sangre dando.

ROBERTO:

               A Píramo y Tisbe estoy
               en Ninfa y en ti mirando.


Pág. 087 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


CARLOS:

               Su misma muerte has de ver.
               Árboles que habéis de ser
               de mi desdicha testigos,
               a un triste mudos amigos
               si amigos puede tener;
               peñas duras, troncos huecos,
               cuevas lóbregas, sombrías,
               monte oscuro, prados secos
               a quien da lenguas tardías
               el aire de vuestros ecos;
               escasas y turbias fuentes,
               arroyos que sois serpientes
               de esta cumbre despeñados,
               primero hielos atados,
               ya desatadas corrientes;
               ansí todos os veáis
               con lo que más deseáis
               por la generosa mano
               del sol rubio y del verano,
               que de Ninfa me digáis
               adónde está Ninfa, ¿adónde?
               ¿Dióle muerte alguna fiera?
               ¿Nadie a mis voces responde?

ROBERTO:

               Aguarda, señor, espera,
               y a quien eres corresponde.


Pág. 088 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


CARLOS:

               Déjame morir, Roberto.
               Sepulten mi cuerpo frío
               las grutas de este desierto;
               de Ninfa soy, no soy mío,
               sin ella mi fin es cierto.
               Prendas queridas y halladas
               por mi mal, de vuestro dueño
               dadme nuevas regaladas,
               porque me parecen sueño
               todas las glorias pasadas.
               ¿Dónde está Ninfa?

ROBERTO:

               Señor
               ¿cómo te han de responder?

CARLOS:

               Alma les dará mi amor;
               pero Ninfa no es mujer,
               aunque nació en Valdeflor,
               para que pueda morir.
               Viva está, yo he de seguir
               mis suspiros y alcanzarla;
               y en las estrellas buscarla
               cuando de mí quiera huír.

ROBERTO:

               ¡Quién tal de tu amor creyera!

CARLOS:

               Mi bien, aguárdame, espera,
               que si al cielo te has subido
               alas al Amor le pido.

ROBERTO:

               ¡Linda está la ventolera!
               Amadís y Galaor
               andamos hechos de amor
               sin que la dicha nos sobre,
               hasta que en la Peña Pobre
               estés penando, señor.


Pág. 089 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


CARLOS:

               Roberto, Amor lo concierta.
               A Ninfa en tierra o en mar
               he de buscar viva o muerta.

ROBERTO:

               Comiénzala a vocear.

CARLOS:

               ¡Ninfa, Ninfa!

ROBERTO:

               A esotra puerta.
Sale un LABRADOR

LABRADOR:

               Si buscáis una mujer
               de hermosura celestial,
               diosa o ninfa, al parecer,
               por este blanco arenal
               al aire intenta vencer.
               No sé qué lleva; parece
               cierva herida, según va,
               y ansiosa el agua apetece
               de este río, donde ya
               el névado pecho ofrece.
               Ya dejó la blanca arena
               y entre la nevada espuma
               parece ahora sirena
               con quien no es bien que presuma
               ser hermosa la que suena
               en el mar napolitano
               despeñada y enriquece
               el campo de cristal cano.

CARLOS:

               Roberto, a Ninfa parece.

ROBERTO:

               Darle voces será en vano,
               que no nos podrá escuchar.


Pág. 090 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


CARLOS:

               Lleguémonos a la orilla
               donde las podamos dar.

ROBERTO:

               La noche podrá encubrilla,
               que ya comienza a bajar.
               Ya no se ve.

CARLOS:

               ¿Qué ocasión
               puede moverla, Roberto?

ROBERTO:

               No sé.

CARLOS:

               ¡Extraña confusión!

ROBERTO:

               El quererla es lo más cierto;
               que ésta es propia condición,
               Carlos, de toda mujer
               a quien más amor obliga.

CARLOS:

               Roberto, ¿no puede ser
               que, enamorada, me siga,
               y que llegase a entender
               que fue por darme ocasión
               para dejarla, y que así
               huyo de la obligación?
               Sígueme.

ROBERTO:

               Ya voy tras ti.

CARLOS:

               ¡Ninfa, Ninfa!

Vanse CARLOS y ROBERTO


Pág. 091 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


LABRADOR:

               Locos son.
               Ni al hombre ni a la mujer
               entiendo qué podrá sér.
               Ahora se han arrojado
               al río y pasan a nado
               entrambos, al parecer;
               pero no es muy seguro el paso.
               Voyme, que la noche empieza,
               con mis cabras paso a paso.
Dicen dentro CARLOS y ROBERTO

CARLOS:

               ¿Vienes?

ROBERTO:

               San Juan de Cabeza.

CARLOS:

              ¡Ninfa, Ninfa!

LABRADOR:

              ¡Extraño caso!

Vase el LABRADOR


Pág. 092 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


sale NINFA, de pobre
NINFA:

               No hay cosa, Señor, que pueda
               estorbarme que con tanta
               diligencia os busque y siga,
               que vos propio me dais alas,
               y como de amor me habéis
               herido, Señor, el alma,
               herida y llena de fuego
               vengo, como cierva al agua.
               Ninfa soy ya de los ríos,
               y la cabeza bañada
               de la espuma saco a tierra
               cortando las líneas plata.
               Aquí ha de estar mi remedio,
               conforme la soberana
               voz del cielo me dio aviso
               que por su Ninfa me aguarda.
               La noche obscura se cierra
               y las estrellas más claras
               de negras nubes reboza
               y tempestad amenaza.
               Ya con agua y con granizo
               los lóbregos senos rasgan,
               y al soplo del viento gimen
               sacudidas estas ramas,
               y contra mí, al parecer,
               agora con justa causa
               se conjuran noche y nubes,
               vientos, peñascos y plantas.
               Pero allí, entre aquellas peñas,
               diviso una luz. Sin falta
               la cueva debe de ser
               de Anselmo, cuyas hazañas
               heroicas pregona el cielo.
               Ésta es la dichosa entrada
               y ésta es la puerta. ¿Qué bien
               a esta pobreza se iguala?
               ¿Qué corte a esta soledad?
               A este palacio, ¿qué alcázar?
               A esta humildad, ¿qué grandeza?
               ¿Qué ventura a dicha tanta?
               Quiero llamar, aunque rompa
               de su tranquila bonanza
               las treguas. ¡Anselmo, Anselmo!
               ¡Anselmo, Anselmo!


Pág. 093 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


Dentro
ANSELMO:

               ¿Quién llama?

NINFA:

               Una mujer que el rigor
               de las nubes besa y baña
               con lágrimas tus umbrales.
               Ábreme, Anselmo, levanta.

ANSELMO:

               Perdona, mujer; que yo
               no puedo abrir. Pasa, pasa
               delante y déjame solo
               en mi quietud, que no faltan
               adonde ampararte cuevas.

NINFA:

               Tu persona es necesaria,
               Anselmo, para mí agora,
               que he venido en tu demanda.
               Mira que me envía el cielo.


Pág. 094 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


Sale ANSELMO, ermitaño,
muy viejo y vestido de
palmas, con linterna
ANSELMO:

               ¿Quién eres?

NINFA:

               Soy una esclava
               del demonio, una mujer
               la mayor y la más mala
               pecadora que ha tenido
               la tierra entre todas cuantas
               ha sustentado y sustenta.
               Soy, al fin, Ninfa.

ANSELMO:

               Levanta,
               ya te conozco. ¿Qué quieres?

NINFA:

               Anselmo, echada a tus plantas
               vengo a confesar mis culpas
               y a que me limpies el alma,
               que por la mano piadosa
               de Dios, Anselmo, guiada,
               a nado pasé este río,
               adonde supe que estabas.
               Dame, Anselmo, la más fiera,
               la más dura, la más rara
               penitencia que mujer
               haya hecho en carne humana;
               que he ofendido mucho al cielo.


Pág. 095 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


ANSELMO:

               Esa contrición bastaba
               para infinidad de culpas.
               Levanta, Ninfa, levanta,
               y pluguiera a Dios que yo
               en cuarenta años que pasan
               que ha que vivo en esta cueva
               vestido de secas palmas,
               siendo hierbas mi sustento
               y dos peñascos por cama,
               hubiera medrado, Ninfa,
               en la conciencia, en el alma,
               tanto como tú en un día
               no más.

NINFA:

               ¡Qué humildad tan santa!

ANSELMO:

               Entra en esta cueva, adonde
               jamás entró humana planta
               después que yo vivo en ella
               sino tú agora, y aguarda
               del cielo largas mercedes,
               que la mano soberana
               de Dios quiere hacerte ninfa
               del cielo.

NINFA:

               En las penas largas
               del infierno mis delitos,
               Anselmo, apenas se pagan.

Vanse.


Pág. 096 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


Salen CARLOS y ROBERTO mojados,
que han pasado a nado
CARLOS:

               Ya piso tierra, Roberto.

ROBERTO:

               ¡Lindamente, Carlos, nadas!

CARLOS:

               Gracias a Dios que la arena
               toco; a pesar de las aguas.
Sale ROBERTO como nadandoen seco

ROBERTO:

               Aún estoy yo todavía
               en el golfo.

CARLOS:

               Pára, pára,
               que va estás nadando en seco.

ROBERTO:

               ¡Hablara para mañana!
               Nunca más burlas con ríos;
               que tienen bellacas armas.
               Nade un delfín que lo entiende,
               hijo y vecino del agua,
               que de aquí adelante soy,
               si el demonio no me engaña,
               de parte de los mosquitos
               que en pipas de vino nadan.
               ¡Buenos estamos, por Dios!
               Pasados de este otra banda
               por el agua como huevos.
               ¡Oh, cinco veces mal haya
               quien sirve a loco señor,
               quien tras vanos cascos anda,
               hecho fantasma en la tierra
               y hecho labanco en el agua!
               Pues la noche nos ayuda,
               agua, Dios, hasta mañana,
               agua abajo, y agua arriba,
               ella es famosa empanada.
               Tiempo pato, tiempo sopa,
               tiempo hongo, tiempo rana,
               tiempo muela de barbero,
               tiempo arroz, tiempo linaza.
               ¿En qué ha de parar aquesto?
               ¿Soy garbanzo, soy patata
               soy abadejo, soy berro?
               ¿Qué me quieres?


Pág. 097 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


CARLOS:

               Ninfa, aguarda.
               ¿Adónde estás, dónde huyes?
               Roberto.

ROBERTO:

               ¿Qué es lo que mandas?

CARLOS:

               ¿Divisas a Ninfa?

ROBERTO:

               ¡Bueno!
               ¡La pregunta está extremada!
               Pues no sé si estás ahí
               sino sólo cuando hablas,
               ¿y dices si la diviso?
               ¡Famosamente despachas
               mis servicios!

CARLOS:

               Pues, Roberto,
               vamos los dos a buscarla.

ROBERTO:

               Estoy aguado, no puedo
               y a un rocín, sin tener alma,
               cuando lo está, no le corren,
               o de corrido descansa,
               aunque si ya los criados
               plaza de rocines pasan,
               ya he cerrado en tu servicio.
               Viejo estoy, échame albarda,
               ponme a una noria, que suelen
               al caballo de más fama
               cuando ya no es de provecho,
               en las más prósperas casas,
               dar este pago los dueños
               y las dueñas o las amas,
               y más si sabe estas cosas
               la duquesa de Calabria.


Pág. 098 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


CARLOS:

               No hay Calabria ni hay Duquesa;
               sola Ninfa es la que manda
               dentro del alma, Roberto.

ROBERTO:

               ¡Nunca yo a verla llegara,
               nunca yo la conociera!

CARLOS:

               La más lóbrega y extraña
               noche es que he visto.
Suena dentro ruido
de cadenas arrastrando

ROBERTO:

               ¿No escuchas,
               si no es que el miedo lo causa,
               Carlos, un son de cadenas?

CARLOS:

               Los sentidos acobarda.

ROBERTO:

               ¿Nosotros, señor, habremos
               venido a parte que vayan
               nuestros nombres solamente
               a Cosencia?

CARLOS:

               ¡Cosa rara!

ROBERTO:

               En este desierto debe
               de andar penando alguna alma
               de las que ha sacado Ninfa
               con la pistola o la espada
               sino es acaso la suya
               que a la violencia del agua
               rindió la tirana vida
               que ha sido


Pág. 099 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


CARLOS:

               Roberto, calla,
               que la belleza de Ninfa
               es inmortal, y no basta
               la muerte a vencerla.
Suena ruido

ROBERTO:

               ¿Escuchas?
               Ya se acerca la fantasma.

CARLOS:

               No temo nada, Roberto.

ROBERTO:

               Ya sé, y mucho más batalla
               con estómagos de viento,
               que pasan las estocadas
               por el aire y queda un hombre
               en brazos de una tarasca
               que le hace harina los huesos,
               sin mirar, ni tocar nada.
Suena ruido
               De veras va esto. Se acerca.

CARLOS:

               No temas, que la mañana,
               desmentidora de sombras
               de la noche oscura helada,
               abre las puertas al sol
               y reciben las montañas
               en fuentes de peña viva
               racimos de oro y de nácar,
               y no hay temor que amedrente
               cuando a la tierra acompañan
               los rayos del sol.


Pág. 100 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


ROBERTO:

               Agora
               entre aquellas peñas pardas
               parece que un monstruo viene
               andando hacia acá y arrastra,
               una cadena por tierra.
               ¡Pesada, espantosa carga:
               notablemente me asombra!

CARLOS:

               No es monstruo, cosa es humana
               que con el largo cabello
               lleva cubierta la cara
               y el cuerpo de pardas pieles.
               ¡Prodigiosa vista!

ROBERTO:

               Espanta.

CARLOS:

               Una calavera lleva
               en la mano izquierda y rasga
               con la derecha y con una
               piedra el pecho.

ROBERTO:

               Ella es extraña
               penitencia.
Sale NINFA como se ha dicho por
una puerta y éntrase por otra

CARLOS:

               Ya se vuelve
               huyendo, que al viento iguala
               como nos ha visto.

ROBERTO:

               Pienso
               que es mujer.


Pág. 101 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


CARLOS:

               Y no te engañas.
               El alma me da, Roberto,
               que es Ninfa, y me lleva el alma.

ROBERTO:

               ¿Ninfa vestida de pieles
               con cadena y con la amarga
               de la muerte imagen fea,
               rompiendo la no tocada
               nieve de su pecho? Es sueño,
               es burla.

CARLOS:

               Mujer, aguarda,
               si eres Ninfa o sombra suya
               a mi voluntad ingrata.
               Carlos. soy.
Dentro

NINFA:

               No te conozco,
               hombre. No me sigas.

CARLOS:

               Pára,
               refrena el ligero curso.

NINFA:

               Busca a Dios.

ROBERTO:

               Ése te valga,
               y de esta sombra te libre
               que te sigue y no te alcanza;
               y ansí me da un amo cuerdo,
               que no es pequeña ventaja.

Vanse.


Pág. 102 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


Sale NINFA sola como antes,
de penitencia
NINFA:

               Si esta persecución, Señor, importa
               para regalo mío, vengan muchas,
               que siendo Vos mi amparo no las temo,
               aunque me sigan con mayor extremo.
               Anselmo, a cuyos pies mis culpas dije
               y me dio la divina Eucaristía,
               dándome esta cadena en penitencia,
               que fue cilicio suyo y esta dura
               peña con que mi pecho y mis entrañas
               con la memoria de la muerte fiera
               de acero duro las convierte en cera,
               y aquestas pieles de animales fieros,
               segunda vez pasar me manda el río
               y que apartada de él en la otra banda
               en la gruta más áspera procure
               adelante llevar mi pensamiento,
               porque vemos ejemplos cada día
               del mal que causa nuestra compañía.
               Barca parece que hay dentro del río
               y el barquero ha saltado en tierra agora,
               que con la lluvia de la noche oscura
               soberbio raudal lleva, y la creciente
               es imposible que pasarla intente,
               menos que en puente o barca, y quizá el cielo
               por esta parte me encamina.


Pág. 103 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


Sale un BARQUERO
BARQUERO:

               ¿Quieres
               pasar, mujer, el río?

NINFA:

               Sí, quisiera,
               que me importa pisar la otra ribera.

BARQUERO:

               Entra en la barca, pues.

NINFA:

               No tengo cosa
               que darte.

BARQUERO:

               Eso no importa, si eres pobre.
               Vamos, camina aprisa.

NINFA:

               El bien te sobre.
Vanse.
Salen ROBERTO y CARLOS

CARLOS:

               Sombra debió de ser, Roberto, aquélla,
               que el viento la llevó.

ROBERTO:

               Los que han perdido
               todo es antojos cuanto ven. Concluye
               imaginando que perdiste a Ninfa
               y que si bien te quiere ha de buscarte,
               y que si no, que es imposible cosa,
               aunque corras la tierra en busca suya,
               ni aunque surques el mar a vela y remo,
               que la mujer olvida con extremo.
               Advierte que eres duque de Calabria,
               que tienes por mujer tan gran señora,
               que lo menos que tiene es ser legítima
               hija de un rey de Nápoles, y mira
               no te castigue el cielo.


Pág. 104 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


CARLOS:

               Como cuerdo,
               Roberto, me aconsejas; yo estoy loco.
               Dar vuelta procuremos a Cosencia

ROBERTO:

               Hace como quien es vuestra excelencia.
Da voces dentro NINFA

NINFA:

               ¡Que me ahogo! ¡Socorro!

CARLOS:

               Voces suenan.

ROBERTO:

               Serán de ganaderos.

NINFA:

               ¡Que me ahogo!

CARLOS:

               Voces son de mujer; guía, Roberto,
               a la puente.

ROBERTO:

               ¡Notable desconcierto!
Vanse.
Sale el BARQUERO arrastrando a NINFA
de los cabellos por el tablado

NINFA:

               ¡Que me ahogo, piedad!

BARQUERO:

               No saldrás, Ninfa,
               con lo que intentas esta vez, ni el cielo
               ha de poder librarte, ni ese viejo
               Anselmo, mi enemigo. ¡Muere, ingrata,
               que el mismo a quien serviste ése te mata!
               No has de lograr la penitencia. ¡Muere!
               Pues has sido mi esclava en mi servicio,
               que no te has de alabar de la vitoria
               del haberme dejado a tan buen tiempo.


Pág. 105 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


Sale el ÁNGEL custodio
ÁNGEL:

               Ya no es tu esclava, cese tu castigo.
               Ninfa es del cielo. Apártate enemigo.

BARQUERO:

               ¿Hasta aquí me persigues? ¿Qué me quieres?

ÁNGEL:

               Quitarte a Ninfa.

BARQUERO:

               Vesla ahí.

ÁNGEL:

               Barquero
               infernal, vete agora.

BARQUERO:

               Yo me parto;
               mas yo me vengaré.

ÁNGEL:

               Vete, enemigo.
               Sígueme, Ninfa.

NINFA:

               Ya, mi bien, te sigo.

Vanse.
Sale la DUQUESA y todos los que puedan
con ella de casa

UNO:

               Aquí vueselencia puede,
               si quisiere, descansar.

DUQUESA:

               Ya no hay, Ortensio, lugar
               para mi descanso. Excede
               la pena al mayor descanso,
               el pesar al mayor gusto,
               que puede mucho un disgusto.


Pág. 106 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


Sale un PASTOR
PASTOR:

               Tienes de pagarme el ganso.

DUQUESA:

               ¿Qué tiene ese labrador?

PASTOR:

               Señora, pues me ha escuchado,
               un criado mal criado
               tuyo entró por Valdeflor
               cuando pasó por allí
               agora su señoría,
               con toda la fantasía
               que en toda mi vida vi;
               y al pasar della laguna
               una pedrada tiró
               a un ganso, y me le mató
               sin helle cosa ninguna,
               y no me quiere pagar
               lo que vale.

DUQUESA:

               ¿Quién ha sido?

PASTOR:

               A fe, si hubiera querido
               la señora del lugar
               que estuviéramos mejor
               de lo que estamos tratados,
               pues tien vasallos honrados.

DUQUESA:

               No os aflijáis, labrador.
               Hacedle dar lo que vale,
               y vuélvanle luego el ganso.

PASTOR:

               Dios le dé mucho descanso,
               porque la presencia iguale
               siempre a tan grande valor
               como muesa aquese pecho.


Pág. 107 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


DUQUESA:

               Venid acá: ¿qué se ha hecho
               Ninfa?

PASTOR:

               Dejó a Valdeflor,
               y por su bellaquería
               o poco recato, en fin,
               la gozó un hombre roín
               estando allá en su alquería,
               y burlada la dejó;
               y ella, loca y agraviada,
               por quedar de éste vengada
               bandolera se tornó;
               hasta qué enviando el rey
               un tercio de infantería,
               su furia huyó en compañía
               de un caballero sin ley
               que dicen que era casado,
               y aun hay quien ha dicho aquí
               que era el duque...

DUQUESA:

               Acaba, di.

PASTOR:

               De Calabria, y que le ha dado
               la palabra de matar
               a su mujer, que diz que es
               una santa, y que los pies
               no le merece él besar.
               ¿De qué lloráis?

DUQUESA:

               Hame dado
               compasión esa mujer.


Pág. 108 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


PASTOR:

               Otra tal encontré ayer
               viniendo tras mi ganado
               de esa montaña al pasar.
               Sentíla que caminaba,
               que atrás el viento dejaba
               sin volver, hasta llegar
               al río, donde se echó,
               y un hombre que la seguía
               con otro en su compañía
               dándole voces, cortó
               también el agua tras ella.

DUQUESA:

               ¿Cómo la llamaba?

PASTOR:

               El nombre
               no le escuché bien.

DUQUESA:

               ¿Y el hombre?

PASTOR:

               Era de presencia bella
               y que moviera a respeto
               a cualquiera su persona.

DUQUESA:

               (A fuego y sangre pregona (-Aparte-)
               en público y en secreto
               la Fortuna contra mi
               guerra de celos crüel.
               El duque es éste, y si es él
               ya el bien y la paz perdí;
               porque, aunque son ilusiones
               los celos imaginados,
               cuando son averiguados
               son ciencia sin opiniones.
               Quiero averiguarlos más.)
               ¿Conoces a Ninfa?


Pág. 109 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


PASTOR:

               No;
               porque después que murió
               su padre, nunca jamás
               los de Valdefior la vimos,
               hasta que, siendo mayor
               por el campo a Valdeflor
               trocó, aunque todos sentimos
               el faltar de su lugar
               en extremo.

DUQUESA:

               ¿Esa mujer
               que encontraste, puede ser
               de ese modo?

PASTOR:

               Que pensar
               con aqueso me habéis dado;
               porque huyendo del furor
               del rey, con tanto valor
               puede ser se haya escapado
               y yo no la conociese;
               pero el galán, ¿quién sería,
               que tan loco la seguía?

DUQUESA:

               Puede ser que el duque fuese.

PASTOR:

               La presencia era, pardiez,
               de duque o de gran señor.

DUQUESA:

               Llevad este labrador;
               que he de salir esta vez,
               Ortensio, de mi sospecha.

PASTOR:

               ¿Dónde me quieren llevar?

DUQUESA:

               Guía hacia el mismo lugar
               que dices.

UNO:

               No te aprovecha
               querer dar excusas ya.


Pág. 110 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


DUQUESA:

               Llevadle.

PASTOR:

               ¡Señora!

DUQUESA:

               ¡El coche,
               hola!

PASTOR:

               ¿Vine de allá anoche
               y he de volver hoy allá?

UNO:

               ¿Qué importa, pues interesa
               paga, que mil leguas ande?
               ¿No basta que te lo mande
               mi señora la duquesa?

PASTOR:

               ¡Nunca yo pidiera el ganso!

DUQUESA:

               (¡Qué me cuestas de desvelos, (-Aparte-)
               Carlos! Mas ¿cuándo los celos
               dieron al alma descanso?)

Vanse todos.


Pág. 111 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


Sale NINFA sola
NINFA:

               Tente, aguarda, esposo amado.
               ¿Cómo te vas y me dejas,
               y de mis brazos te alejas?
               ¿Qué nuevo amor te ha llevado?
               ¿Tampoco estás satisfecho,
               dejándome en triste calma
               del que me enamora el alma
               y del que me abrasa el pecho?
               Dormida me habéis dejado
               y os vais, Señor, ¿cómo es esto?
               Volved a casa tan presto.
               ¿Me habéis, mi bien, olvidado?
               ¡Ay, que me abraso, por vos!
               Volved, gloria de mi vida,
               que estoy de amores perdida.
               Tomad el alma, mi Dios.
               Volved, no me deis enojos,
               porque, entretanto que voy
               tras vos, mi bien, Ninfa soy
               de las fuentes de mis ojos.
               Árboles, fuentes y peñas,
               al alma no le escondáis,
               que porque de él me digáis,
               yo os daré todas las señas.
               Es a la parda avellana
               semejante su cabello;
               al blanco marfil, su cuello;
               sus mejillas, a la grana;
               su frente es nevada falda,
               que de mil claveles rojos
               termina, un valle; sus ojos
               son dos soles de esmeralda;
               corona las niñas bellas
               de celajes carmesíes;
               sus labios llueven rubíes;
               sus dientes nievan estrellas.
               ¿Hay quién de él me diga, hay quién
               me le enseñe? Peñas duras,
               arboledas, fuentes puras,
               decid, ¿dónde está mi bien?


Pág. 112 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


Se asoma CRISTO en la fuente
CRISTO:

               ¡Ninfa!

NINFA:

               señor, ¿dónde estais?

CRISTO:

               Aquí en esta fuente estoy.

NINFA:

               Allá a ser Narciso voy,
               si vos, Señor, me miráis.

CRISTO:

               Llega, llega.

NINFA:

               ¡Esposo mío,
               mi bien, mi Señor, mi Dios!

CRISTO:

               Presto, Ninfa, de los dos,
               ya que en tu valor confío,
               el desposorio verás;
               que a las vistas vengo así.
               Presto partirás de aquí
               y al sol belleza darás,
               y para no ser ingrato
               amante, lo que esté ausente,
               Ninfa mía, en esta fuente
               te dejaré mi retrato,
               aunque es imposible estar
               ausente de nada yo.

NINFA:

               ¡Mi bien, Señor!

Desaparece el CRISTO.


Pág. 113 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


Asómase CARLOS en lo alto,
encima de la misma fuente
CARLOS:

               No igualó
               al viento vela en el mar,
               como tras Ninfa me lleva
               el pensamiento forzado
               de mi enemigo cuidado
               en demanda de su cueva;
               que mudando el pensamiento
               del amor que me tenía,
               en estos montes porfía
               ser prodigioso portento.
               Y así tras sus pasos voy,
               celoso y determinado,
               que de ver que me ha olvidado
               corrido en extremo estoy;
               y aun rabio de verla ansí
               de otro dueño enamorada.
               Toda ésta es peña tajada,
               no puedo pasar de aquí.

NINFA:

               Mi bien, no os vais tan aprisa,
               dadme un abrazo, Señor,
               que quedo muerta de amor.


Pág. 114 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


CARLOS:

               Aquélla que se divisa
               sóbre aquella fuente agora
               es Ninfa, si no me engaño.

NINFA:

               ¿Por la imagen de mi daño
               truecas la que el alma adora?
               Fuente, ¿qué es esto? ¡Ay de mí!
               Pues donde el cielo me honró,
               del perro que me mordió
               el retrato miró en ti.
Alza los ojos arriba y quiere huír
                  Allí está el original:
               huír quiero.}}

CARLOS:

               ¡Extraña cosa!
               Mi bien, aguarda, reposa.

NINFA:

               Causa de todo mi mal,
               déjame.

CARLOS:

               Aguarda, o si no
               me despeñaré de aquí.

NINFA:

               Si se despeña de allí
               vengo a ser la causa yo
               de perderse un alma, y son
               los peligros que recelo
               extraños. Si aguardo...¡ay cielo!...
               ¿qué haré en tanta confusión?

CARLOS:

               ¿Cómo es posible que olvidas
               tanto amor y voluntad?


Pág. 115 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


NINFA:

               Sigo, Carlos, la verdad
               del cielo; el bien no me impidas.
               Déjame, que ya no soy,
               Carlos, la que conociste;
               ya soy una sombra triste,
               ya con otro dueño estoy.
               Dios ha tenido de mí
               lástima, y me ha remediado,
               y matrimonio he tratado
               con Él. Carlos, vuelve en ti;
               que ya soy de Dios esposa,
               y tuya no puedo ser;
               vuélvete con tu mujer,
               que es honesta y virtuosa.
               Ya yo no estoy de provecho
               para el mundo, que me tira
               otro pensamiento; mira
               hecho pedazos el pecho,
               sangriento el cuerpo y llagado,
               porque con, esta cadena
               que arrastro por tierra en pena,
               y prisión de mi pecado,
               justamente le castigo
               toda la noche y el día,
               que ha sido del alma mía
               mi más mortal enemigo.
               Todas las cosas se acaban,
               Carlos, y la edad ligera
               lleva nuestra primavera
               a la muerte y no se alaban
               los homenajes apenas
               que pudieron resistir
               a los tiempos sin rendir
               a la tierra sus almenas.
               Carlos, tu vida gobierna
               en lo mejor de tus años,
               pues ves tantos desengaños,
               que hay muerte y hay pena eterna.

Vase


Pág. 116 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


CARLOS:

               Venturosa penitente,
               ya que esa causa te aleja
               de mí, que te bese deja
               las plantas. Ninfa, detente.
Vase también.
Salen la DUQUESA, ROBERTO y
toda la compañía con ellos

ROBERTO:

               Señora, en esta ocasión
               que debes tanto a Roberto,
               siguiendo sin seso al duque
               como a tu cuidado pienso
               injustas o justas cosas
               quien no obedece sirviendo
               a su dueño, y más en éstas
               que no han tenido remedio.
               Para el suyo te ha traído,
               sin duda, señora, el cielo,
               porque en estos montes anda
               sombra y engaños siguiendo.


Pág. 117 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


DUQUESA:

               Aunque el duque me aborrece,
               Roberto, le adoro y quiero
               más que a mí misma, y ansí
               ansiosa a buscarle vengo.
               La fama, que siempre ha sido
               de todas nuevas correo,
               me avisó de la jornada
               del duque y de su suceso.
               Sin poderme resistir
               partí de Cosencia luego,
               encaminada a este bosque
               de mi amor y de mis celos,
               que con sola mi persona
               reducir acá los pienso
               sin darle a entender que han sido
               causa mis rabiosos celos.
               Pártete con la mitad
               de mis criados, Roberto,
               hasta que el duque encontréis,
               diciéndole cómo quedo
               cazando en el bosque a causa
               de haber venido a este puerto
               en devota romería
               a ver la ermita de Anselmo,
               un varón santo que dicen
               que vive en este desierto,
               y me entretengo cazando
               en tanto que a verle vuelvo,
               encubriendo lo posible
               que ha sido otra causa.


Pág. 118 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


ROBERTO:

               Hoy veo
               en ti un romano valor.

DUQUESA:

               Que he sabido que a lo mesmo
               se ha detenido, y que estoy
               loca de gusto y contento.

ROBERTO:

               Vamos.

DUQUESA:

               Quizás pondré ansí
               a mis desdichas remedio.

ROBERTO:

               Huélgome, porque salgamos
               de ser amantes del yermo.
Vase

UNO:

               Puesto que de tus sospechas
               hayas visto los efetos,
               diviértete, si es posible,
               que te matarán los celos.

OTRO:

               ¿Quieres que echemos un gamo
               porque le mates?

UNO:

               Yo creo
               que uno corta aquellas ramas
               agora.

DUQUESA:

               Matarle quiero;
               haré verdad el achaque
               y con él lisonja al dueño
               que adoro y huye de mí.


Pág. 119 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


UNO:

               Tírale y pásale el pecho
               con el venablo.

DUQUESA:

               Camilo,
               rayo será de mis celos.

OTRO:

               Cayó en tierra.
Tira el venablo la DUQUESA,
y dice NINFA dentro

NINFA:

               ¡Muerta soy!

DUQUESA:

               Voz humana fue.
Sale NINFA con el venablo atravesado

NINFA:

               Ya el cielo
               venganza de tantas vidas
               ha tomado en mí, que en tiempo
               ninguno puede faltar
               la verdad de su evÁNGELio.
               Quien a hierro mata es justo
               que muera también a hierro.

DUQUESA:

               Llegad y mirar quién es.

NINFA:

               ¿Eres tú la que me has muerto?

DUQUESA:

               ¿Quién eres?


Pág. 120 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


NINFA:

               Una mujer
               que ha ofendido mucho al cielo
               y que pago mis pecados
               de esta suerte.

DUQUESA:

               ¡Él es portento
               prodigioso!

NINFA:

               Ya, señora,
               que en las manos vuestras muero,
               decid quién sois.

DUQUESA:

               La duquesa
               de Calabria, que entendiendo
               que eras algún animal,
               entre estas ramas he hecho
               cosa que me pesa tanto.

NINFA:

               Justamente me habéis muerto,
               porque os he ofendido, mucho.

DUQUESA:

               ¿Quién eres?

NINFA:

               Un monstruo fiero
               de Calabria, un basilisco,
               una víbora, un incendio.

DUQUESA:

               ¿Quién eres, mujer, al fin?

NINFA:

               Ninfa soy.

DUQUESA:

               ¡Válgame el cielo!
               ¿Tú eres Ninfa?


Pág. 121 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


NINFA:

               Yo soy Ninfa,
               que pago lo que te debo;
               perdóname en este trance
               las ofensas que te he hecho,
               porque morir a tus manos
               son soberanos secretos.

DUQUESA:

               Admirada estoy. ¿Qué hacías
               de tal suerte?

NINFA:

               Estaba haciendo
               penitencia de mis culpas.
Sale CARLOS

CARLOS:

               ¡La duquesa aquí! ¿Qué es esto?
               ¿Quién te ha muerto, Ninfa?

NINFA:

               Carlos,
               no te alteres, que es del cielo
               en mi predestinación
               inexcrutable rodeo.
               Pensando que era animal
               tu esposa misma me ha muerto,
               que, para descanso mío,
               es de mi muerte instrumento.

CARLOS:

               Déjame besar mil veces
               esas heridas.


Pág. 122 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


NINFA:

               Al cuerpo
               no me toques. Tente, Carlos.

CARLOS:

               Haré locuras y extremos.

NINFA:

               Carlos, lo que importa más
               es buscar a Dios, que aquesto
               es regalo para mí.
Aparece el CRISTO
bajando en una peana,
y va subiendo NINFA en otra

CRISTO:

               ¡Ninfa esposa!

NINFA:

               ¡Amado dueño!

CRISTO:

               Nuestras bodas se han llegado.
               Vestido de boda espero.
               Venid, hermosa paloma,
               que ya ha pasado el invierno,
               y en el inmortal abril
               las flores aparecieron.
               Llegad a mis brazos, Ninfa,
               y Ninfa sólo del cielo.

NINFA:

               Mi bien, mi gloria, mi esposo,
               por vuestro costado quiero
               entrarme en Vos.

CRISTO:

               Ya estáis, Ninfa
               y querida esposa, dentro.

NINFA:

               Apretadme más los brazos,
               mi bien, mi amor, mi remedio,
               que en ellos...


Pág. 123 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


CRISTO:

               Valor, esposa.

NINFA:

               Mi espíritu os
               encomiendo.
Ciérrase la cortina como se abrió

CARLOS:

               ¡Oh, prodigio soberano!
               Altos son vuestros secretos,

DUQUESA:

               Señor, notables favores
               a una mujer habéis hecho.

CARLOS:

               Esto el cielo ha permitido,
               Diana, para bien nuestro.
               Perdonad, que yo daré
               de mi vida tal ejemplo
               que admire mi penitencia.
               Llevemos el santo cuerpo
               para que dé admiración
               la santidad y el suceso.

DUQUESA:

               Con la majestad debida
               y ostentación la llevemos
               para patrona.

CARLOS:

               Y aquí
               da fin la Ninfa del Cielo,
               cuya prodigiosa vida,
               por caso admirable y nuevo,
               Ludovico Blosio escribe
               en sus morales ejemplos.
 
FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg