La Ninfa del cielo: 104

Pág. 104 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


CARLOS:

               Como cuerdo,
               Roberto, me aconsejas; yo estoy loco.
               Dar vuelta procuremos a Cosencia

ROBERTO:

               Hace como quien es vuestra excelencia.
Da voces dentro NINFA

NINFA:

               ¡Que me ahogo! ¡Socorro!

CARLOS:

               Voces suenan.

ROBERTO:

               Serán de ganaderos.

NINFA:

               ¡Que me ahogo!

CARLOS:

               Voces son de mujer; guía, Roberto,
               a la puente.

ROBERTO:

               ¡Notable desconcierto!
Vanse.
Sale el BARQUERO arrastrando a NINFA
de los cabellos por el tablado

NINFA:

               ¡Que me ahogo, piedad!

BARQUERO:

               No saldrás, Ninfa,
               con lo que intentas esta vez, ni el cielo
               ha de poder librarte, ni ese viejo
               Anselmo, mi enemigo. ¡Muere, ingrata,
               que el mismo a quien serviste ése te mata!
               No has de lograr la penitencia. ¡Muere!
               Pues has sido mi esclava en mi servicio,
               que no te has de alabar de la vitoria
               del haberme dejado a tan buen tiempo.