La Ninfa del cielo: 102

Pág. 102 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


Sale NINFA sola como antes,
de penitencia
NINFA:

               Si esta persecución, Señor, importa
               para regalo mío, vengan muchas,
               que siendo Vos mi amparo no las temo,
               aunque me sigan con mayor extremo.
               Anselmo, a cuyos pies mis culpas dije
               y me dio la divina Eucaristía,
               dándome esta cadena en penitencia,
               que fue cilicio suyo y esta dura
               peña con que mi pecho y mis entrañas
               con la memoria de la muerte fiera
               de acero duro las convierte en cera,
               y aquestas pieles de animales fieros,
               segunda vez pasar me manda el río
               y que apartada de él en la otra banda
               en la gruta más áspera procure
               adelante llevar mi pensamiento,
               porque vemos ejemplos cada día
               del mal que causa nuestra compañía.
               Barca parece que hay dentro del río
               y el barquero ha saltado en tierra agora,
               que con la lluvia de la noche oscura
               soberbio raudal lleva, y la creciente
               es imposible que pasarla intente,
               menos que en puente o barca, y quizá el cielo
               por esta parte me encamina.