La Ninfa del cielo: 099

Pág. 099 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


CARLOS:

               Roberto, calla,
               que la belleza de Ninfa
               es inmortal, y no basta
               la muerte a vencerla.
Suena ruido

ROBERTO:

               ¿Escuchas?
               Ya se acerca la fantasma.

CARLOS:

               No temo nada, Roberto.

ROBERTO:

               Ya sé, y mucho más batalla
               con estómagos de viento,
               que pasan las estocadas
               por el aire y queda un hombre
               en brazos de una tarasca
               que le hace harina los huesos,
               sin mirar, ni tocar nada.
Suena ruido
               De veras va esto. Se acerca.

CARLOS:

               No temas, que la mañana,
               desmentidora de sombras
               de la noche oscura helada,
               abre las puertas al sol
               y reciben las montañas
               en fuentes de peña viva
               racimos de oro y de nácar,
               y no hay temor que amedrente
               cuando a la tierra acompañan
               los rayos del sol.