La Ninfa del cielo: 095

Pág. 095 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


ANSELMO:

               Esa contrición bastaba
               para infinidad de culpas.
               Levanta, Ninfa, levanta,
               y pluguiera a Dios que yo
               en cuarenta años que pasan
               que ha que vivo en esta cueva
               vestido de secas palmas,
               siendo hierbas mi sustento
               y dos peñascos por cama,
               hubiera medrado, Ninfa,
               en la conciencia, en el alma,
               tanto como tú en un día
               no más.

NINFA:

               ¡Qué humildad tan santa!

ANSELMO:

               Entra en esta cueva, adonde
               jamás entró humana planta
               después que yo vivo en ella
               sino tú agora, y aguarda
               del cielo largas mercedes,
               que la mano soberana
               de Dios quiere hacerte ninfa
               del cielo.

NINFA:

               En las penas largas
               del infierno mis delitos,
               Anselmo, apenas se pagan.

Vanse.