La Ninfa del cielo: 092

Pág. 092 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


sale NINFA, de pobre
NINFA:

               No hay cosa, Señor, que pueda
               estorbarme que con tanta
               diligencia os busque y siga,
               que vos propio me dais alas,
               y como de amor me habéis
               herido, Señor, el alma,
               herida y llena de fuego
               vengo, como cierva al agua.
               Ninfa soy ya de los ríos,
               y la cabeza bañada
               de la espuma saco a tierra
               cortando las líneas plata.
               Aquí ha de estar mi remedio,
               conforme la soberana
               voz del cielo me dio aviso
               que por su Ninfa me aguarda.
               La noche obscura se cierra
               y las estrellas más claras
               de negras nubes reboza
               y tempestad amenaza.
               Ya con agua y con granizo
               los lóbregos senos rasgan,
               y al soplo del viento gimen
               sacudidas estas ramas,
               y contra mí, al parecer,
               agora con justa causa
               se conjuran noche y nubes,
               vientos, peñascos y plantas.
               Pero allí, entre aquellas peñas,
               diviso una luz. Sin falta
               la cueva debe de ser
               de Anselmo, cuyas hazañas
               heroicas pregona el cielo.
               Ésta es la dichosa entrada
               y ésta es la puerta. ¿Qué bien
               a esta pobreza se iguala?
               ¿Qué corte a esta soledad?
               A este palacio, ¿qué alcázar?
               A esta humildad, ¿qué grandeza?
               ¿Qué ventura a dicha tanta?
               Quiero llamar, aunque rompa
               de su tranquila bonanza
               las treguas. ¡Anselmo, Anselmo!
               ¡Anselmo, Anselmo!