La Ninfa del cielo: 087

Pág. 087 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


CARLOS:

               Su misma muerte has de ver.
               Árboles que habéis de ser
               de mi desdicha testigos,
               a un triste mudos amigos
               si amigos puede tener;
               peñas duras, troncos huecos,
               cuevas lóbregas, sombrías,
               monte oscuro, prados secos
               a quien da lenguas tardías
               el aire de vuestros ecos;
               escasas y turbias fuentes,
               arroyos que sois serpientes
               de esta cumbre despeñados,
               primero hielos atados,
               ya desatadas corrientes;
               ansí todos os veáis
               con lo que más deseáis
               por la generosa mano
               del sol rubio y del verano,
               que de Ninfa me digáis
               adónde está Ninfa, ¿adónde?
               ¿Dióle muerte alguna fiera?
               ¿Nadie a mis voces responde?

ROBERTO:

               Aguarda, señor, espera,
               y a quien eres corresponde.