La Ninfa del cielo: 084

Pág. 084 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


ROBERTO:

               Si los esconde
               el cielo para alumbrar
               con ellos la tierra y dar
               al sol rayos y arrebol,
               Carlos, pidelos al sol,
               que no los podrá negar;
               que entre sus rayos dorados
               por su resplandor divino
               estarán aposentados.

CARLOS:

               ¡Ay, Roberto, que imagino
               que están sin luz y eclipsados!

ROBERTO:

               ¿Qué quieres decir en eso?
               Que no te entiendo, confieso.

CARLOS:

               Que Ninfa es muerta.

ROBERTO:

               Señor:
               siempre recela el amor.
               el más dañoso suceso;
               que el amor todo es recelos
               en las sospechas y celos,
               en la ausencia, en el desdén,
               hasta que seguro el bien
               corre al engaño los velos.