La Ninfa del cielo: 075

Pág. 075 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


CARLOS:

               Esta palabra te doy,
               y mano desde este día
               de esposo.

NINFA:

               Tuya soy, Carlos.

ALEJANDRO:

               (Celoso estoy, ¡muera Ninfa! (-Aparte-)
               Pues sirvo al rey y a mis celos.)
Encara el arcabuz contra NINFA y no da fuego
               Cayóseme, ¡qué desdicha!

NINFA:

               ¿Qué es esto? ¡Villano!

ALEJANDRO:

               Espera,
               detente.

CARLOS:

               ¡Qué alevosía!

NINFA:

               ¿Qué te obliga a darme muerte?

ALEJANDRO:

               ¡Señora!

NINFA:

               Habla.

ALEJANDRO:

               Codicia
               de tu talla y celos; dame
               muerte, que es bien merecida.

NINFA:

               Yo te perdono. Levanta,
               que aunque las causas pedían
               castigo, más es tu infamia,
               y hoy he de hacer de las vidas
               merced a cuantos pudiere,
               de mi ventura en albricias,
               y vete, porque un traidor
               no es segura compañía.
               César se vaya con él,
               pues los secretos se fían
               y son amigos tan grandes.