La Ninfa del cielo: 073

Pág. 073 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


CARLOS:

               Ésta fue ocasión, señora,
               para dejarte ofendida,
               que amor, antes de obligado,
               imposibles facilita.
               Sirvió de nube la nave
               que iba entonces a Mesina
               para encubrirte quién era
               si los pasos me seguías.
               Pensé vivir sin tus ojos,
               y es imposible que viva,
               y vuelvo loco a buscarlos.
               Amor fue, no fue malicia;
               cuando llegué a ese repecho
               que el camino determina
               de Nápoles a Calabria,
               desnudando las cuchillas
               y calando las pistolas
               con gallarda bizarría
               estos soldados diciendo,
               "Detente" al paso salían.
               Matáronme el postillón
               antes de dejar la silla,
               y por no morir tendido,
               con villana cobardía,
               de las postas a la tierra
               salté, haciendo que me sigan
               con Roberto dos criados
               que en mi servicio venían.
               A la primer rociada
               mueren los dos, y a la vista
               poniéndonos las pistolas
               de las nuestras no vencidas,
               temerosos hasta el puesto
               en que estamos nos retiran,
               donde, como por milagro,
               las hermosas maravillas
               de tus ojos nos dan puerto,
               nos dan gloria, nos dan vida;
               que puesto que entre la gente
               vulgar, escuchado había
               esta novedad, jamás
               la di crédito.