La Ninfa del cielo: 059

Pág. 059 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


NINFA:

               La intención ejecutada
               merece el propio castigo
               a su pensamiento doble;
               colgadle del mismo roble.

MUJER:

               Señora, aunque es mi enemigo,
               es mi marido en efeto.
               No le matéis.

NINFA:

               ¿Qué mujer
               llegar pudo aborrecer
               cuando tuvo amor perfeto?
               Mi ejemplo he mirado en ti;
               levanta, mujer, no muera,
               y será la vez primera
               que hombre he perdonado aquí;
               y agradezca que ha traído
               por padrino a una mujer,
               que con mirarse ofender
               a ser su vida ha venido,
               que no se escapara ansí.

POMPEYO:

               Beso tus pies, que yo voy
               arrepentido y no estoy,
               después que te miro en mí,
               que te pintaban más fiera
               de lo que señales das.

NINFA:

               Soylo con hombres no más
               hasta que un ingrato muera.
               Tú te quedarás conmigo
               agora, y a tu mujer
               podrán saldados volver
               a su lugar.