La Ninfa del cielo: 048

Pág. 048 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


CARLOS:

               ¿Qué es lo que te ha sucedido
               de nuevo?

ROBERTO:

               Llamóme agora
               alcahuete, mi señora;
               dándome de prometido,
               por lo menos de la vida,
               tan escasas esperanzas,
               que me estorban tus privanzas.

CARLOS:

               De celos está perdida.

ROBERTO:

               Pues ¿hay novedad agora
               con repentina afición?

CARLOS:

               Memorias pasadas son
               que el alma por sueños llora.

ROBERTO:

               ¿Cómo memorias pasadas?

CARLOS:

               Ninfa me tiene sin mí.

ROBERTO:

               ¿Con eso sales aquí?

CARLOS:

               Pienso que fueron soñadas
               las glorias que gocé entonces,
               y envidio, Roberto, agora,
               pues su ausencia me enamora.

ROBERTO:

               La afición tienes de gonces,
               que la vuelves a mil partes.
               Arpón de amor te has tornado;
               no te entenderá un tejado.

CARLOS:

               Tiene Amor extrañas artes,
               Roberto, de perseguir
               al que de él piensa que sale
               libre cuando al viento iguale
               y ufano piensa vivir.
               Después que llegué a Cosencia,
               Roberto, con las memorias
               de tantas sonadas glorias
               pierdo el seso y la paciencia;
               que el ausencia las más veces
               acrecienta la pasión
               y despierta el afición.