La Ninfa del cielo: 045

Pág. 045 de 123
La Ninfa del cielo Acto II Tirso de Molina


ROBERTO:

               ¡Oh, palacio cruel, casa encantada,
               laberinto de engaños y de antojos,
               adonde todo es lengua, todo es ojos;
               cualquier cosa es mucho y todo es nada.
               Galera donde rema gente honrada
               y anda la envidia en vela haciendo enojos;
               hospital de incurables, que a hombres cojos
               das siempre una esperanza por posada.
               Calma del tiempo, sueño de los días;
               pues son viento las pagas de tus gajes;
               vano manjar de camaleones buches.
               Sean tus escuderos chirimías;
               órganos tus lacayos y tus pajes;
               tus dueñas y doncellas sacabuches.
Sale CARLOS

CARLOS:

               Pues, Roberto, ¿dónde vas?

ROBERTO:

               A pedirle a vueselencia,
               para dejarle, licencia.