La Ninfa del cielo: 034

Pág. 034 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


NINFA:

               Uno que el alma me lleva.

LAURA:

               ¿Carlos le ha llevado el alma?
               Loca está.

NINFA:

               ¿No se os acuerda
               del huésped que encontré anoche
               y le di posada y cena,
               y el alma con la posada
               para partirse con ella?

MÚSICO 2:

               ¿No quedó contigo a solas?

NINFA:

               ¿Por qué averiguo sospechas
               que están ya tan de su parte?
               ¡Ah, ingrato Carlos!

MÚSICO 2:

               ¿Qué ofensas
               te ha hecho el güésped ingrato
               que lloras y te lamentas,
               para que tomando todos
               tus labradores sus yeguas,
               le sigamos, aunque el viento
               tomar por sagrado quiera?

NINFA:

               ¿Qué mayor ofensa, amigos,
               que en el honor, en fuerza
               del gusto, en la libertad
               del albedrio, en la prenda
               más respetada del alma,
               en la joya que más precia
               la noble sangre, en la vida,
               pues no se estima sin ella?
               Seguidle todos, seguidle,
               y si hiciere resistencia,
               para no volver, matadle.
               No le matéis... Pero muera...
               No, esperad