La Ninfa del cielo: 026

Pág. 026 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


ROBERTO:

               ¿Tan presto estás enamorado y tierno,
               loco y firme? ¡Notable viento corre!
               Vuelve a cenar, que estás desvanecido
               y yo lo estoy de haber mejor bebido;
               porque en entrando aquí pregunté luego
               del santo botiller por la posada,
               y con tanto jamón seis veces tuve
               del vino Pusílico las veces,
               aunque para mi sed bastaban heces.
               Pero dime el suceso de tu historia.

CARLOS:

               Roberto, Ninfa pienso que me quiere,
               o me engaña mi propio pensamiento.

ROBERTO:

               A mí me preguntó si eras casado,
               cuando entraba contigo.

CARLOS:

               ¿Y qué dijiste?

ROBERTO:

               Que no, por no decir verdad en nada.

CARLOS:

               La mentira, Roberto, fue acertada.

ROBERTO:

               Preguntóme tu estado, y respondíle
               que eras señor de doce mil ducados
               de renta y de los buenos de Sicilia,
               aunque era de Calabria tu familia.

CARLOS:

               Todo eso importa para el bien que aguardo.
               Gozarla determino.

ROBERTO:

               ¿De qué suerte?