La Ninfa del cielo: 022

Pág. 022 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


NINFA:

               Vamos.

CARLOS:

               No digas quién soy.

ROBERTO:

               Ya sobre el aviso estoy.

CARLOS:

               Mayor belleza no vi.

ROBERTO:

               Habla, atrévete, importuna,
               no acobardes los sentidos,
               pues a los más atrevidos
               favorece la Fortuna.

CARLOS:

               Temo el natural desdén.

ROBERTO:

               Nunca quien temió venció.

NINFA:

               Venid. (No me pareció (-Aparte-)
               hombre en mi vida más bien.)
               ¿Cómo os llamáis?

CARLOS:

               Yo, señora,
               Carlos.

NINFA:

               Buen nombre tenéis.

ROBERTO:

               Y para lo que mandéis,
               yo Roberto, y seré agora
               por vos Roberto el diablo.

NINFA:

               (Carlos, atrevido andáis; (-Aparte-)
               dentro del alma os entráis.)

ROBERTO:

               ¿A quién digo, con quién hablo?
               También soy de carne y güeso;
               labradora celestial,
               que estoy herido del mal
               de vuestros ojos confieso,
               que dentro el alma me ha hecho
               cosquillas y estoy perdido.
               Una mano sola os pido.