La Ninfa del cielo: 016

Pág. 016 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


NINFA:

               Yo llegué
               a la parte que esos cerros
               la cercan, y con los perros
               del agua la levanté,
               y por dar al viento velas,
               quité, luego que la vi,
               el capirote al neblí,
               las lonjas a las pigüelas.
               Hizo una punta en el cielo,
               y ella temiendo la punta,
               al mismo cielo se junta
               desmintiendo al neblí el vuelo;
               revuelve el halcón las alas,
               y tan alta punta dio,
               que encima de ella se vio
               poniéndole al cielo escalas;
               vuelve a bajar como el viento
               y el neblí sobre ella baja,
               que parece que la ataja
               por el mismo pensamiento;
               el pico en ella arrebola
               dos veces y al viento iguala,
               y por debajo del ala
               le descompone la cola;
               otra vez la garza sube
               con más furia que bajó,
               y junto al sol pareció
               él átomo y ella nube.
               Llegó el neblí a acometella,
               y pienso que en este estado
               le dio en el cielo sagrado
               el sol por alguna estrella,
               que nunca más pareció;
               y deslumbrado el neblí,
               hecho un Ícaro, de allí
               a la laguna bajó;
               socorríle, y a la tarde,
               adonde la garza eché,
               dos martinetes volé.