La Ninfa del cielo: 003

Pág. 003 de 123
La Ninfa del cielo Acto I Tirso de Molina


CARLOS:

               Los criados siempre han sido,
               Roberto, de una opinión.
               ¿Cuándo el gusto en el servicio
               pareció del dueño bien?
               Porque es murmurar su oficio,
               y estar quejosos también
               de poca lealtad indicio.
               Nuestros altos pensamientos
               desdicen de los intentos
               que tenéis siempre vosotros,
               y nunca estáis de nosotros
               satisfechos ni contentos.
               Somos, cuando no gastamos,
               miserables; cuando hacemos
               grandezas, locos estamos,
               si callamos, no sabemos;
               si somos graves, cansamos;
               la llaneza nos estraga,
               nada intentamos sin paga;
               no hay cuando más les obliga
               hombre que verdad nos diga
               ni bien de balde nos haga;
               nunca tenemos amigos,
               porque son nuestros criados
               necesarios enemigos.