Julieta y Romeo/Acto 1/Escena 6

​Julieta y Romeo: Tragedia en tres actos​ (1849) de Víctor Balaguer
Acto 1, Escena 6

ESCENA VI[1].
JULIETA.

Vete, esposo mio,
vete, dulce amor!
Aumenten las sombras
su negro crespón,
aumente la brisa
su soplo veloz,
aumenten las flores
su arrullo de amor,
aumente el arroyo
su plácido son,
porque de tus pasos
no suene el rumor.
Feliz yo mil veces
si siempre cual hoy
tenerte pudiera,
mi esposo y señor!
sentir como late
tu fiel corazón,
mirarte en mis brazos
llamarme tu Dios,
mirarme en tus ojos,
muriendo de amor!
Huye, esposo mio,
que odio el mas atroz,
llena de enemigos
el sitio dó estoy.
No venda tus pasos
ni un leve rumor,
proteja tu marcha
la brisa veloz,
estiendan las sombras
su negro crespon…
Huye, esposo mio,
parte, dulce amor!

(Julieta se dirige á su aposento, pero se detiene repentinamente al oir un lejano choque de espadas.)

Justo cielo! qué es eso?… Dios piadoso!
fatal tormento el corazón me augura…
Cesó el rumor… cesó… mas oigo pasos…
Dios! oh mi Dios! me matará la angustia.
Romeo allí… le han muerto!… Dios eterno!…
Tú no querrás, Señor, abrir mi tumba!

  1. Tal vez desdiga esta escena de la entonacion trájica que pienso dar á mi composición, pero hija de un capricho, el mismo capricho me obliga á no variarla.