Ni quiero ser poeta,
ni galante.
¡Sábanas blancas donde te desmayes!

   No conoces el sueño
ni el resplandor del día.
Como los calamares,
ciegas desnuda en tinta de perfume.
Carmen.