Informe del Coronel Cahuantzi al Juez de Distrito de Tlaxcala

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.


Informe del Coronel Cahuantzi al Juez de Distrito del Estado de Tlaxcala sobre los sucesos ocurridos en San Bernardino Contla la noche del viernes 27 de mayo de 1910

30 de mayo de 1910

El día 27 del presente mes, en la correspondencia oficial que se recibió por el correo, llegó una carta anónima, de la que remito a usted copia. Ya por dicha carta como por otros documentos, se dio aviso al Gobierno de mi cargo, de que un grupo de operarios procedente de las Fábricas de Metepec y otras del Estado de Puebla, en combinación con algunos descontentos vecinos de los pueblos de San Bernabé Amaxac y San Bernardino Contla, pertenecientes al de mi mando, preparaban un levantamiento a mano armada con fines políticos. Con objeto de evitar una sorpresa, supuesto que no era posible saber las proporciones que tendría tal movimiento, libré las órdenes conducentes para que las Fuerzas, tanto del Estado como de la Federación, que guarnecen esta Ciudad, se prepararan a repeler cualquier agresión que intentaran los sediciosos.

A las dos de la mañana del siguiente día 28, el ciudadano José Bautista, vecino del pueblo de Ocotlán, me dio cuenta de que el Ciudadano Nicolás Reyes, Presidente Municipal de San Bernardino Contla, acababa de llegar trabajosamente a la casa de dicho Bautista, en solicitud de auxilio, por los golpes y lesiones que le había inferido un grupo de gente armada que capitaneaban Antonio Hidalgo, Marcos Hernández Xolocotzi y Juan Cuamatzi, cuyo grupo había venido recorriendo los pueblos de San Bernabé, San Bernardino y San Pablo Apetatitlán hasta llegar junto a la planta Hidroeléctrica, situada a dos kilómetros de esta capital.

A fin de obtener mayores datos sobre la denuncia, mandé que trajeran al herido, quien ratificó lo expuesto, agregando, que los cabecillas mencionados habían ordenado fuera pasado por las armas, lo que no tuvo efecto, debido a que logró escapar favorecido por la obscuridad y lo escabroso del terreno, habiéndose dirigido después al pueblo de Ocotlán donde acababa de llegar.

En vista de lo manifestado por el aludido Presidente y de los demás datos que a continuación vino a darme el Juez primero local de Contla, ciudadano Roberto Xochitiotzi, en unión de otros vecinos del mismo lugar, que llegaron en busca del Presidente Municipal, y después de haber situado algunas avanzadas en puntos convenientes, salí personalmente, asociado del Ciudadano Teniente Coronel Cruz Guerrero, comandante del Primer Cuerpo Rural de la Federación, con ochenta soldados de caballería, en persecución de los sediciosos, quienes, según se decía, podían ser como cien hombres; nos dirigimos al pueblo de Chiautempan sin tener noticias de los sublevados, ya porque no encontramos persona que nos informara, como por la oscuridad de la mañana; continuamos por terrenos de la finca de Tepetlapa hasta regresar a esta Ciudad, a la salida del sol.

Por algunos individuos que contra su voluntad se llevaban los sediciosos y que pudieron desertarse de éstos, tuve conocimiento de que los sublevados, al llegar a la Planta Hidro-eléctrica, cruzaron el río Zahuapan, continuaron por los pueblos de Teotlalpan y Tepetícpac con dirección al cerro blanco; que antes de llegar a este punto, oyeron el toque de clarines de la caballería de esta Ciudad (a las dos de la mañana ), lo que sin duda los atemorizó y decidieron dispersarse, como lo verificaron, tomando cada quien el rumbo que le pareció más conveniente.

En los oficios que en copia van adjuntos, se dan más detalles sobre los hechos que nos ocupan y se asientan los nombres de los individuos que tomaron participio en la sedición; por cuyo motivo ordené su captura, habiéndose logrado hasta hoy, la de Florentino Xochitiotzi, Antonio Pérez, Miguel Flores, Antonio Romano, Josafat Nezahuatl, Pedro S. Flores, Alberto Galicia, Julián Tzompantzi, Francisco L. Xelhuantzi, José de la Luz Romano, Cayetano Saldaña, Rosario Flores, Juan Moreno y Juan Evangelista Hernández, haciendo notar que este último ejerce el cargo de Juez local de San Bernabé, y al llegar a San Bernardino acompañado de los sublevados, fue a levantar a los Regidores del Ayuntamiento para que se unieran a ellos.

Como los hechos de que se trata, han sido promovidos, según tengo informes, por los descontentos de las Fábricas y pueblos ya citados, me ha parecido conveniente hacer lo expuesto del conocimiento de usted, poniendo a su disposición en la Cárcel de esta Ciudad, a los referidos individuos, para que el Juzgado de su merecido cargo se sirva abrir la averiguación que el caso requiere, manifestándole además, que el Presidente Municipal de Contla se encuentra en el Hotel de San Carlos de esta Ciudad curándose de los golpes y lesiones que sufrió.

Reitero a usted con este motivo mi distinguida consideración.

Tlaxcala 30 de Mayo de 1910.

Próspero Cahuantzi (rúbrica)

Al ciudadano Juez de Distrito en el Estado. Presente.

Fuente: http://www.inah.mx/images/stories/Boletines/2010/Especiales/Memoria_del_Foro/capitulo11.pdf

Esta obra se encuentra en dominio público. Esto es aplicable en todo el mundo debido a que su autor falleció hace más de 100 años. La traducción de la obra puede no estar en dominio público. (Más información...)