Abrir menú principal

Diccionario de Educación, Instrucción y Enseñanza


HISTORIA : HISTORIA ROMANA

La historia de Roma es la de todas las naciones; los pueblos antiguos se ven descritos en ella. Hé aquí lo que creemos suficiente para justificar su importancia.

Las obras que indispensablemente se deben conocer sobre esta historia son, como historia general:


DIONISIO DE ALICARNASIO, que vivía en tiempo de Tito-Livio. Escribió en veinte libros las Antigüedades romanas desde el origen de Roma hasta la primera guerra Púnica. No se conservan más que once tomos y algunos fragmentos. Este escritor tiene facilidad y erudición: es juicioso, pero prolijo. A él es á quien debemos el conocimiento de la mayor parte de las costumbres, usos y ceremonias de los romanos, el culto de sus dioses, el detalle de sus triunfos, &c. &c.


TITO-LIVIO, uno de los buenos y verdaderos modelos, el Herodoto de los Romanos, elegante, variado; compuso la Historia de la república romana en ciento cuarenta libros, de los que no quedan desgraciadamente mas que treinta y cinco.


Como ÉPOCAS ESPECIALES, CÉSAR nos da en sus Comentarios las mejores nociones de la historia de nuestros padres.


SALUSTIO, el primero de los historiadores romanos, tiene una precisión, fuerza y brevedad admirables, que han hecho se le compare á Tucídides: nos ha dejado la Guerra de Jugurta, la Conspiración de Catilina y algunos fragmentos de la Historia general.


VALERIO MÁXIMO. Acciones y palabras notables de los Romanos.


PLINIO EL ANTIGUO. Su Historia natural es la enciclopedia del tiempo en que vivió. Cita una multitud de historiadores y geógrafos, cuyas obras se han perdido.


PATÉRCULO nos ha dejado el último siglo de la república. Es brillante en sus retratos y se deshonra por la adulación que dictó el de Sejan.


QUINTO CURCIO Y ARRIEN, historiadores de Alejandro. El estilo elegante y florido del primero es admirable, pero abunda mucho en anacronismos. El segundo, contemporáneo de Marco Aurelio, escribió sobre memorias de Tolomeo, que había servido á Alejandro.


TÁCITO, el modelo de los historiadores. En los admirables fragmentos que quedan de él pinta con los colores mas vivos la sencillez de los agrestes Germanos y la corrupción de los que entonces gobernaban el mundo. Su Vida de Agrícola está salpicada de bellezas.


SUETONIO. Queda de él la Historia de los doce Césares.


JUSTINO. Fué el compendiador de Trogue Pompeyo. La pérdida de la obra de este último es de las mas sensibles; contenía la historia griega y romana y había elevado á su autor al rango de los primeros historiadores de la antigüedad.


PLINIO el antiguo, FOCIO y CONSTANTINO PORFINOGERETE han recopilado en sus obras muchos fragmentos admirables.


A la lectura de todas estas obras puede añadirse la de la Grandeza y decadencia de los Romanos por Montesquieu y de las Revoluciones Romanas por el abate Vertot.


Sobre el imperio, puede leerse á Tácito y Suetonio.


ROLLIN y CREVIER han reunido en francés, en una sola historia general, las de estos diferentes autores.


Como puede verse en los autores que acabamos de indicar para las tres grandes historias, la primera ó la historia santa es la de nuestra religión; la segunda ó la historia griega es la del entendimiento humano, de las ciencias y de las artes; la tercera ó la historia romana, la de la fuerza y de las conquistas.

Estas dos últimas por sus episodios implican accidentalmente la historia de todos los otros pueblos.






Buscar otra palabra en el índice