Gotas de ajenjo: 100

Gotas de ajenjo de Julio Flórez

CEditar





En el lugar donde tu seno arranca

ostenta su blancor una flor breve;

pero esa flor, para vivir tan blanca,

en ese vaso en que el rubor se estanca,

tiene que ser de mármol... ¡o de nieve!