Gacela del amor maravilloso

Gacela del amor maravilloso de Federico García Lorca


Con todo el yeso
de los malos campos,
eras junco de amor, jazmín mojado. 

Con sur y llama
de los malos cielos,
eras rumor de nieve por mi pecho. 

Cielos y campos
anudaban cadenas en mis manos. 

Campos y cielos
azotaban las llagas de mi cuerpo.