Fresca arboleda del jardín sombrío

Fresca arboleda del jardín sombrío de Tomás de Iriarte


 ¡Fresca arboleda del jardín sombrío,   
 clara fuente, sonoras avecillas,   
 verde prado que esmaltas las orillas   
 del celebrado y anchuroso río!   
 
 ¡Grata aurora que viertes el rocío  
 por entre nubes rojas y amarillas,   
 bello horizonte de lejanas villas,   
 aura blanca, que templas el estío!   
 
 ¡Oh soledad!, quien puede te posea;   
 que yo gozara en tu apacible seno  
 el placer que otros ánimos recrea,   
 
 si tu silencio y tu retiro ameno   
 más viva no ofrecieran a mi idea   
 la imagen de la ingrata por quien peno.