Abrir menú principal

Cambios

sin resumen de edición
• Cumplimiento de las leyes de accidentes de trabajo, de protección del trabajo de las mujeres y menores, de las jornadas de ocho horas en las faenas de la agricultura.
 
• Asimilación del paludismo en los valles de la costa a la condición de enFermedadenfermedad profesional con las consiguientes responsabilidades de asistencia para el hacendado.
 
• Establecimiento de la jornada de siete horas en las minas y en 105los trabajos insalubres, peligrosos y nocivos para la salud de los trabajadores.
 
• Obligación de las empresas mineras y petroleras de reconocer a sus trabajadores de modo permanente y efectivo, todos los derechos que le garantizan las leyes del país.
• Aumento de los salarios en la industria, la agricultura, las minas, los transportes marítimos y terrestres v las islas guaneras, en proporción con el costo de vida y con el derecho de los trabajadores a un tenor de vida más elevado.
 
• Abolición efectiva de todo trabajo forzado o gratuito, y abolicion o punicion del regimenrégimen semi-esclavista en la montaña
 
• Dotación a las comunidades de tierras de latifundios para la distribución entre sus miembros en proporción suficiente a sus necesidades.
• Implantación del salario y del sueldo mínimo.
 
• Ratificación de la libertad de cultos y enseñanza religiosa al menos en los términos del artículo constitucionLtíconstitucional y consiguiente derogatoria del último decreto contra las iglesias no católicas. Gratuidad de la enseñanza en todos sus grados.
 
Estas son las principales reivindicaciones por las cuales el Partido socialista luchará de inmediato. Todas ellas responden a perentorias exigencias de la emancipación material e intelectual de las masas. Todas ellas tienen que ser activamente sostenidas por el proletariado y por los elementos conscientes de la clase media.
 
La Libertad del Partido para actuar públicamente, al amparo de la constitución y de las garantías, que ésta acuerda a los ciudadanos para crear y difundir sin destriccionesrestricciones su prensa, para realizar sus congresos y debates, es un derecho reivindicado por e1el acto mismo de la fundación pública de esta agrupación.
 
Los grupos estrechamente ligados que se dirigen hoy al pueblo por medio de este manifiesto, asumen resueltamente, con la conciencia de un deber y una responsabilidad históricas, la misión de defender y propagar sus principios y mantener y acrecentar su Organización, a costa de cualquier sacrificio. Y las masas trabajadoras de la ciudad, el campo y las minas y el campesinado indígena, cuyos intereses y aspiraciones representamo5representamos en la lucha política, sabrán apropiarse de estas reivindicaciones y de esta doctrina, combatir perseverante y esforzadamente por ellas y encontrar, a través de esta lucha, la vía que conduce a la victoria final del socialismo.
 
¡Viva la clase obrera del Perú!
¡Viva la revolución social!
[[Categoría:Obras literarias de José Carlos Mariátegui]]
[[Categoría:P1928D1928]]
59

ediciones