Diferencia entre revisiones de «Tabaquería»

656 bytes eliminados ,  hace 3 años
utilizar el ambiente <poem> para una mejor visualización y cambiar el formato de la fecha (similar al original)
m (Bot - Trasladando categorías (ver Categoría discusión:Literatura por idioma))
(utilizar el ambiente <poem> para una mejor visualización y cambiar el formato de la fecha (similar al original))
{{encabezado
{{encabezado|Tabaquería|[[Álvaro de Campos|Álvaro de Campos]]}}
|Tabaquería
|[[Álvaro de Campos|Álvaro de Campos]]
|Lisboa, 15 de enero de 1928.
}}
 
<poem>
Escrito el 15-1-1928
:No soy nada.
:Nunca seré nada.
:No puedo querer ser nada.
:Aparte de eso, tengo en mí todos los sueños del mundo.
 
:Ventanas de mi cuarto,
----
:De mi cuarto de uno de los millones en el mundo que nadie sabe quién es
:(Y si supiesen quién es, ¿qué sabrían?)
:Dan al misterio de una calle cruzada constantemente por gente,
:A una calle inaccessible a todos los pensamientos,
:Real, imposiblemente real, cierta, desconocidamente cierta,
:Con el misterio de las cosas por debajo de las piedras y de los seres,
:Con la muerte que pone humedad en las paredes y canas en los hombres,
:Con el Destino que conduce la carroza de todo por la ruta de nada.
 
:Estoy vencido hoy, como si supiese la verdad.
:Estoy lúcido hoy, como si estuviese por morir.
:Y no tuviese más hermandad con las cosas
:Que una despedida, volviéndose esta casa y este lado de la calle
:La hilera de vagones de un tren, y una partida silbada
:De dentro de mi cabeza,
:Y un sacudón de mis nervios y un crujir de huesos en la salida.
 
:Estoy perplejo hoy, como quien pensó y halló y olvidó.
No soy nada. <br>
:Estoy dividido hoy entre la lealtad que debo
Nunca seré nada. <br>
:A la Tabaquería del otro lado de la calle, como cosa real por fuera,
No puedo querer ser nada. <br>
:Y a la sensación de que todo es sueño, como cosa real por dentro.
Aparte de eso, tengo en mí todos los sueños del mundo. <br>
 
:Fallé en todo.
Ventanas de mi cuarto, <br>
:Como no me fijé propósito alguno, tal vez todo fuese nada.
De mi cuarto de uno de los millones en el mundo que nadie sabe quién es <br>
:Del aprendizaje que me dieron,
(Y si supiesen quién es, ¿qué sabrían?) <br>
:Me apeé por la ventana del fondo de casa,
Dan al misterio de una calle cruzada constantemente por gente, <br>
:Fui hasta el campo con grandes propósitos.
A una calle inaccessible a todos los pensamientos, <br>
:Pero sólo encontré allí hierbas y árboles,
Real, imposiblemente real, cierta, desconocidamente cierta, <br>
:Y cuando había gente era igual a la otra.
Con el misterio de las cosas por debajo de las piedras y de los seres, <br>
:Dejo la ventana, me siento en una silla. ¿En qué he de pensar?
Con la muerte que pone humedad en las paredes y canas en los hombres, <br>
Con el Destino que conduce la carroza de todo por la ruta de nada. <br>
 
:¿Qué se yo de lo que seré, yo que no sé quién soy?
Estoy vencido hoy, como si supiese la verdad. <br>
:¿Ser lo que pienso? ¡Pero pienso ser tanta cosa!
Estoy lúcido hoy, como si estuviese por morir. <br>
:¡Y hay tantos que piensan ser la misma cosa, que no puede haber tantos!
Y no tuviese más hermandad con las cosas <br>
:¿Genio? En este momento
Que una despedida, volviéndose esta casa y este lado de la calle <br>
:Cien mil cerebros se conciben en sueños genios como yo,
La hilera de vagones de un tren, y una partida silbada <br>
:Y la historia no señalará, ¿quién sabe? Ni uno,
De dentro de mi cabeza, <br>
:Ni quedará más que estiércol de tantas conquistas futuras.
Y un sacudón de mis nervios y un crujir de huesos en la salida. <br>
:No, no creo en mi.
:¡En todos los manicomios hay locos con tantas certezas!
:Yo, que no tengo ninguna certeza, soy más cierto o menos cierto?
:No, ni en mi...
:¿En cuántas buhardillas y no-buhardillas del mundo
:No hay en este momento genios-para-sí-mismos soñando?
:¿Cuántas aspiraciones altas y nobles y lúcidas -
:Sí, verdaderamente altas y nobles y lúcidas -,
:Y quién sabe si realizables,
:Nunca verán la luz del sol real ni encontrarán los oídos de nadie?
:El mundo es para quien nace para conquistarlo
:Y no para quien sueña que puede conquistarlo, aunque tenga razón.
:He soñado más que Napoleón.
:He abrazado a un pecho hipotético más humanidades que Cristo,
:He hecho en secreto filosofías que ningún Kant escribió.
:Pero soy, y tal vez seré siempre, el de la buhardilla,
:Aunque no viva en ella;
:Seré siempre el que no nació para eso;
:Seré siempre sólo el que tenía condiciones;
:Seré siempre el que esperó que le abriesen la puerta al pie de una pared sin puerta
:Y cantó la cantiga del Infinito en un gallinero,
:Y oyó la voz de Dios en un pozo ciego.
:¿Creer en mi? No, ni en nada.
:Que me derrame la Natureza sobre la cabeza ardiente
:Su sol, su lluvia, el viento que me descubre el cabello,
:Y el resto que venga si viene o tiene que venir, o no venga.
:Esclavos cardíacos de las estrellas,
:Conquistamos el mundo entero antes de levantarnos de la cama;
:Pero nos despertamos y es opaco,
:Nos levantamos y es ajeno,
:Salimos de casa y es la tierra entera,
:Más el sistema solar y la Via Láctea y lo Indefinido.
 
:(¡Come chocolates, niña;
Estoy perplejo hoy, como quien pensó y halló y olvidó. <br>
:Come chocolates!
Estoy dividido hoy entre la lealtad que debo <br>
:Mira que no hay más metafísica en el mundo que los chocolates.
A la Tabaquería del otro lado de la calle, como cosa real por fuera, <br>
:Mira que todas las religiones no enseñan más que la confitería.
Y a la sensación de que todo es sueño, como cosa real por dentro. <br>
:¡Come, niña sucia, come!
:¡Si yo pudiese comer chocolates con la misma verdad con que comes!
:Pero yo pienso, y al quitar el papel de plata, que es de hojas de estaño,
:Tiro todo al piso, como tiré la vida.)
 
:Pero al menos queda de la amargura de lo que nunca seré
Fallé en todo. <br>
:La caligrafía rápida de estos versos,
Como no me fijé propósito alguno, tal vez todo fuese nada. <br>
:Pórtico partido hacia lo Imposible.
Del aprendizaje que me dieron, <br>
:Pero al menos me dedico un desprecio sin lágrimas,
Me apeé por la ventana del fondo de casa, <br>
:Noble al menos en el amplio gesto con que lanzo
Fui hasta el campo con grandes propósitos. <br>
:La ropa sucia que soy, sin lista, hacia el transcurrir de las cosas,
Pero sólo encontré allí hierbas y árboles, <br>
:Y me quedo en casa sin camisa.
Y cuando había gente era igual a la otra. <br>
Dejo la ventana, me siento en una silla. ¿En qué he de pensar? <br>
 
¿Qué se yo de lo:(Tú, que seréconsuelas, yo que no existes quiény soy?por <br>eso consuelas,
:O diosa griega, concebida como estatua viviente,
¿Ser lo que pienso? ¡Pero pienso ser tanta cosa! <br>
:O patricia romana, imposiblemente noble y nefasta,
¡Y hay tantos que piensan ser la misma cosa, que no puede haber tantos! <br>
:O princesa de trovadores, gentilísima y colorida,
¿Genio? En este momento <br>
:O marquesa del siglo dieciocho, escotada y distante,
Cien mil cerebros se conciben en sueños genios como yo, <br>
:O célebre cocotte del tiempo de nuestros padres,
Y la historia no señalará, ¿quién sabe? Ni uno, <br>
:O no sé qué moderno – no concibo bien qué-,
Ni quedará más que estiércol de tantas conquistas futuras. <br>
:¡Todo eso, sea lo que fuere que seas, si puede inspirar, que inspire!
No, no creo en mi. <br>
:Mi corazón es un balde vacío.
¡En todos los manicomios hay locos con tantas certezas! <br>
:Como invocan espíritus los que invocan espíritus me invoco
Yo, que no tengo ninguna certeza, soy más cierto o menos cierto? <br>
:A mí mismo y no encuentro nada.
No, ni en mi... <br>
:Llego a la ventana y veo la calle con una nitidez absoluta.
¿En cuántas buhardillas y no-buhardillas del mundo <br>
:Veo las tiendas, veo las veredas, veo los coches que pasan,
No hay en este momento genios-para-sí-mismos soñando? <br>
:Veo los seres vivos vestidos que se cruzan,
¿Cuántas aspiraciones altas y nobles y lúcidas - <br>
:Veo los perros que también existen,
Sí, verdaderamente altas y nobles y lúcidas -, <br>
:Y todo esto me pesa como una condena al destierro,
Y quién sabe si realizables, <br>
:Y todo esto es extranjero, como todo.)
Nunca verán la luz del sol real ni encontrarán los oídos de nadie? <br>
El mundo es para quien nace para conquistarlo <br>
Y no para quien sueña que puede conquistarlo, aunque tenga razón. <br>
He soñado más que Napoleón. <br>
He abrazado a un pecho hipotético más humanidades que Cristo, <br>
He hecho en secreto filosofías que ningún Kant escribió. <br>
Pero soy, y tal vez seré siempre, el de la buhardilla, <br>
Aunque no viva en ella; <br>
Seré siempre el que no nació para eso; <br>
Seré siempre sólo el que tenía condiciones; <br>
Seré siempre el que esperó que le abriesen la puerta al pie de una pared sin puerta <br>
Y cantó la cantiga del Infinito en un gallinero, <br>
Y oyó la voz de Dios en un pozo ciego. <br>
¿Creer en mi? No, ni en nada. <br>
Que me derrame la Natureza sobre la cabeza ardiente <br>
Su sol, su lluvia, el viento que me descubre el cabello, <br>
Y el resto que venga si viene o tiene que venir, o no venga. <br>
Esclavos cardíacos de las estrellas, <br>
Conquistamos el mundo entero antes de levantarnos de la cama; <br>
Pero nos despertamos y es opaco, <br>
Nos levantamos y es ajeno, <br>
Salimos de casa y es la tierra entera, <br>
Más el sistema solar y la Via Láctea y lo Indefinido. <br>
 
:Viví, estudié, amé, y hasta creí,
(¡Come chocolates, niña; <br>
:Y hoy no hay mendigo al que no envidie sólo por no ser yo.
Come chocolates! <br>
:Miro en cada uno los andrajos y las llagas y la mentira,
Mira que no hay más metafísica en el mundo que los chocolates. <br>
:Y pienso: tal vez nunca vivieras ni estudiaras ni amaras ni creyeras
Mira que todas las religiones no enseñan más que la confitería. <br>
:(Porque es posible hacer lo real de todo eso sin hacer nada de eso);
¡Come, niña sucia, come! <br>
:Tal vez hayas existido apenas, como um lagarto a quien cortan la cola
¡Si yo pudiese comer chocolates con la misma verdad con que comes! <br>
:Y que es cola más acá del lagarto agitadamente.
Pero yo pienso, y al quitar el papel de plata, que es de hojas de estaño, <br>
Tiro todo al piso, como tiré la vida.) <br>
 
Pero al menos queda:Hice de la amargura de lo que nunca seréno <br>supe,
:Y lo que podía hacer de mí no lo hice.
La caligrafía rápida de estos versos, <br>
:El disfraz que vestí era incorrecto.
Pórtico partido hacia lo Imposible. <br>
:Pronto me tomaron por quien no era y no lo desmentí, y me perdí.
Pero al menos me dedico un desprecio sin lágrimas, <br>
:Cuando quise quitarme la máscara,
Noble al menos en el amplio gesto con que lanzo <br>
:Estaba pegada a la cara.
La ropa sucia que soy, sin lista, hacia el transcurrir de las cosas, <br>
:Cuando me la quité y me miré al espejo.
Y me quedo en casa sin camisa. <br>
:Ya había envejecido.
:Estaba borracho, ya no sabía vestir el disfraz que no me había quitado.
:Tiré lejos la máscara y dormí en el vestuario
:Como un perro tolerado por la gerencia
:Por ser inofensivo
:Y voy a escribir esta historia para probar que soy sublime.
 
:Esencia musical de mis versos inútiles,
(Tú, que consuelas, que no existes y por eso consuelas, <br>
:Quién me concediera encontrarte como algo que yo hiciese,
O diosa griega, concebida como estatua viviente, <br>
:Y no quedase siempre frente a la Tabaquería de enfrente,
O patricia romana, imposiblemente noble y nefasta, <br>
:Calzando la conciencia de estar existiendo,
O princesa de trovadores, gentilísima y colorida, <br>
:Como una alfombra con la que un borracho tropieza
O marquesa del siglo dieciocho, escotada y distante, <br>
:O un felpudo que los gitanos robaron y no valía nada.
O célebre cocotte del tiempo de nuestros padres, <br>
O no sé qué moderno – no concibo bien qué-, <br>
¡Todo eso, sea lo que fuere que seas, si puede inspirar, que inspire! <br>
Mi corazón es un balde vacío. <br>
Como invocan espíritus los que invocan espíritus me invoco <br>
A mí mismo y no encuentro nada. <br>
Llego a la ventana y veo la calle con una nitidez absoluta. <br>
Veo las tiendas, veo las veredas, veo los coches que pasan, <br>
Veo los seres vivos vestidos que se cruzan, <br>
Veo los perros que también existen, <br>
Y todo esto me pesa como una condena al destierro, <br>
Y todo esto es extranjero, como todo.) <br>
 
:Pero el dueño de la Tabaquería salió a la puerta y se quedó en la puerta.
Viví, estudié, amé, y hasta creí, <br>
:Lo miro con la incomodidad de la cabeza mal girada
Y hoy no hay mendigo al que no envidie sólo por no ser yo. <br>
:Y con la incomodidad del alma mal-entendiendo.
Miro en cada uno los andrajos y las llagas y la mentira, <br>
:Él morirá y yo moriré.
Y pienso: tal vez nunca vivieras ni estudiaras ni amaras ni creyeras <br>
:Él dejará el letrero, y yo dejaré versos.
(Porque es posible hacer lo real de todo eso sin hacer nada de eso); <br>
:A cierta altura morirá el letrero también, y los versos también.
Tal vez hayas existido apenas, como um lagarto a quien cortan la cola <br>
:Después de un tiempo morirá la calle donde estuvo el letrero,
Y que es cola más acá del lagarto agitadamente. <br>
:Y la lengua en que fueran escritos los versos.
:Morirá después el planeta girante en que todo esto ocurrió.
:En otros satélites de otros sistemas cualquier cosa como gente
:Continuará haciendo cosas como versos y viviendo debajo de cosas como letreros,
:Siempre una cosa frente a la otra,
:Siempre una cosa tan inútil como la otra,
:Siempre lo imposible tan estúpido como lo real,
:Siempre el misterio del fondo tan cierto como el sueño de misterio de la superficie,
:Siempre esto o siempre lo otro o ni lo uno ni lo otro.
 
:Pero un hombre entró en la Tabaquería (¿a comprar tabaco?),
Hice de mí lo que no supe, <br>
:Y la realidad plausible cae de repente sobre mí.
Y lo que podía hacer de mí no lo hice. <br>
:Me enderezo a medias, enérgico, convencido, humano,
El disfraz que vestí era incorrecto. <br>
:Y voy a intentar escribir estos versos en los que digo lo contrario.
Pronto me tomaron por quien no era y no lo desmentí, y me perdí. <br>
Cuando quise quitarme la máscara, <br>
Estaba pegada a la cara. <br>
Cuando me la quité y me miré al espejo. <br>
Ya había envejecido. <br>
Estaba borracho, ya no sabía vestir el disfraz que no me había quitado. <br>
Tiré lejos la máscara y dormí en el vestuario <br>
Como un perro tolerado por la gerencia <br>
Por ser inofensivo <br>
Y voy a escribir esta historia para probar que soy sublime. <br>
 
:Enciendo un cigarro al pensar en escribirlos
Esencia musical de mis versos inútiles, <br>
:Y saboreo en el cigarro la liberación de todos los pensamientos.
Quién me concediera encontrarte como algo que yo hiciese, <br>
:Sigo el humo como una ruta propia,
Y no quedase siempre frente a la Tabaquería de enfrente, <br>
:Y disfruto, en un momento sensible y adecuado,
Calzando la conciencia de estar existiendo, <br>
:La liberación de todas las especulaciones
Como una alfombra con la que un borracho tropieza <br>
:Y la conciencia de que la metafísica es una consecuencia de estar malhumorado.
O un felpudo que los gitanos robaron y no valía nada. <br>
 
:Después me echo hacia atrás en la silla
Pero el dueño de la Tabaquería salió a la puerta y se quedó en la puerta. <br>
:Y sigo fumando.
Lo miro con la incomodidad de la cabeza mal girada <br>
:Mientras el Destino me lo conceda, seguiré fumando.
Y con la incomodidad del alma mal-entendiendo. <br>
Él morirá y yo moriré. <br>
Él dejará el letrero, y yo dejaré versos. <br>
A cierta altura morirá el letrero también, y los versos también. <br>
Después de un tiempo morirá la calle donde estuvo el letrero, <br>
Y la lengua en que fueran escritos los versos. <br>
Morirá después el planeta girante en que todo esto ocurrió. <br>
En otros satélites de otros sistemas cualquier cosa como gente <br>
Continuará haciendo cosas como versos y viviendo debajo de cosas como letreros, <br>
Siempre una cosa frente a la otra, <br>
Siempre una cosa tan inútil como la otra, <br>
Siempre lo imposible tan estúpido como lo real, <br>
Siempre el misterio del fondo tan cierto como el sueño de misterio de la superficie, <br>
Siempre esto o siempre lo otro o ni lo uno ni lo otro. <br>
 
:(Si me casara con la hija de mi lavandera
Pero un hombre entró en la Tabaquería (¿a comprar tabaco?), <br>
:Tal vez sería feliz.)
Y la realidad plausible cae de repente sobre mí. <br>
:Visto esto, me levanto de la silla. Voy a la ventana.
Me enderezo a medias, enérgico, convencido, humano, <br>
Y voy a intentar escribir estos versos en los que digo lo contrario. <br>
 
:El hombre salió de la Tabaquería (¿guardando el cambio en el bolsillo del pantalón?).
Enciendo un cigarro al pensar en escribirlos <br>
:Ah, lo conozco: es el Esteves sin metafísica.
Y saboreo en el cigarro la liberación de todos los pensamientos. <br>
:(El dueño de la Tabaquería salió a la puerta.)
Sigo el humo como una ruta propia, <br>
:Como por un instinto divino el Esteves giró y me vio.
Y disfruto, en un momento sensible y adecuado, <br>
:Me hizo adiós, le grité ¡Adiós Esteves!, y el universo
La liberación de todas las especulaciones <br>
:Se me reconstruyó sin ideal ni esperanza, y el dueño de la Tabaquería sonrió.
Y la conciencia de que la metafísica es una consecuencia de estar malhumorado. <br>
</poem>
 
Después me echo hacia atrás en la silla <br>
Y sigo fumando. <br>
Mientras el Destino me lo conceda, seguiré fumando. <br>
 
(Si me casara con la hija de mi lavandera <br>
Tal vez sería feliz.) <br>
Visto esto, me levanto de la silla. Voy a la ventana. <br>
 
El hombre salió de la Tabaquería (¿guardando el cambio en el bolsillo del pantalón?). <br>
Ah, lo conozco: es el Esteves sin metafísica. <br>
(El dueño de la Tabaquería salió a la puerta.) <br>
Como por un instinto divino el Esteves giró y me vio. <br>
Me hizo adiós, le grité ¡Adiós Esteves!, y el universo <br>
Se me reconstruyó sin ideal ni esperanza, y el dueño de la Tabaquería sonrió. <br>
 
 
4

ediciones