Diferencia entre revisiones de «La corneta de llaves»

1519 bytes eliminados ,  hace 3 años
jajaj
(jajaj)
{{encabezado|La corneta de llaves|[[Pedro Antonio de Alarcón|Pedro Antonio de Alarcón]]}}
 
''lo mas apunto que tuvemiran .''zorro
.''
 
<center>'''I'''</center>
 
Pero he aquí que cierta injusticia cometida por nuestro Jefe en daño de Ramón; uno de esos abusos de autoridad que disgustan de la más honrosa carrera; una arbitrariedad, en fin, hizo desear al Teniente de cazadores abandonar las filas de sus hermanos, al amigo dejar al amigo, al liberal pasarse a la facción, al subordinado matar a su Teniente Coronel.... ¡Buenos humos tenía Ramón para aguantar insultos e injusticias ni al lucero del alba!
 
Ni mis amenazas, ni mis ruegos, bastaron a disuadirle de su propósito. ¡Era cosa resuelta! ¡Cambiaría el morrión por la boina, odiando como odiaba mortalmente a los facciosos!
 
A la sazón nos hallábamos en el Principado, a tres leguas del
enemigo.
 
Era la noche en que Ramón debía desertar, noche lluviosa y fría, melancólica y triste, víspera de una batalla.
 
A eso de las doce entró Ramón en mi alojamiento.
 
Yo dormía.
 
--Basilio....--murmuró a mi oído.
 
--¿Quién es?
 
--Soy yo.--¡Adiós!
 
--¿Te vas ya?
 
--Sí; adiós.
 
Y me cogió una mano.
 
--Oye... (continuó); si mañana hay, como se cree, una batalla, y nos encontramos en ella....
 
--Ya lo sé: somos amigos.
 
--Bien; nos damos un abrazo, y nos batimos en seguida.
 
--¡Yo moriré mañana regularmente, pues pienso atropellar por todo hasta que mate al Teniente Coronel! En cuanto a ti, Basilio, no te expongas... La gloria es humo.
 
--¿Y la vida?
 
--Dices bien: hazte comandante... (exclamó Ramón.) La paga no es humo..., sino después que uno se la ha fumado.... ¡Ay! ¡Todo eso acabó para mí!
 
--¡Qué tristes ideas! (dije yo no sin susto.) Mañana sobreviviremos
los dos a la batalla.
 
--Pues emplacémonos para después de ella...
 
--¿Dónde?
 
--En la ermita de San Nicolás, a la una de la noche.--El que no asista, será porque haya muerto.--¿Quedamos conformes?
 
--Conformes.
 
--Entonces.... ¡Adiós!...
 
--Adiós.
 
Así dijimos; y después de abrazarnos tiernamente, Ramón desapareció en las sombras nocturnas.
 
 
--S
 
 
Usuario anónimo