Diferencia entre revisiones de «El latín de una limeña»

sin resumen de edición
 
 
Sabido es que en el sistema de educación antigua entraba por mucho el hacer perder a los muchachos tres o cuatro amosaños en el estadio de la lengua de Cicerón y Virgilio, y a la postre se quedaban sin saber a derechas el latín ni el castellano.
 
Preguntábale un chico al autor de sus días:
3

ediciones